Los Crímenes de Oxford

The_Oxford_Murders[1]Hace unos días que se estrenó la película «Los Crímenes de Oxford» de Alex de la Iglesia, sin demasiado éxito me temo (yo no puedo opinar porque no he ido a verla todavía). Lo que muchos desconocen es que esta película se basa en una extraordinaria novela negra de Guillermo Martínez titulada «Crímenes Imperfectos» (y que en España se le cambió el nombre por el mismo que comparte ahora con la película) que transcurre en la apacible vida académica de Oxford, basada en la tradición novelística desplegada por Arthur Conan Doyle y Edgar Allan Poe, resultando ser una de las mejores obras del género de suspense (o policíaco) aparecidas en los últimos años. Ganadora del Premio Planeta de Argentina en 2003. La trama es ingeniosa y sorprendente, como debe ser, y los personajes tienen la dosis exacta de ambigüedad como para poder encarnar, por turno, el lugar de sospechosos. Como novela de género, Crímenes imperceptibles es impecable y entretenida.

Los Crímenes de Oxford

La contraportada del libro reza: Pocos días después de haber llegado a Oxford, un joven estudiante argentino encuentra el cadáver de una anciana que ha sido asfixiada con un almohadón. El asesinato resulta ser un desafío intelectual lanzado a uno de los lógicos más eminentes del siglo, Arthur Seldom, y el primero de una serie de crímenes. Mientras la policía investiga a una sucesión de sospechosos, maestro y discípulo llevan adelante su propia investigación, amenazados por las derivaciones cada vez más riesgosas de sus conjeturas. «Crímenes imperceptibles», que conjuga a los sombríos hospitales ingleses con los juegos del lenguaje de Wittgenstein, al teorema de Gödel con los arrebatos de la pasión y a las sectas antiguas de matemáticos con el arte de los viejos magos, es una novela policial de trama aparentemente clásica que, en el sorprendente desenlace, se revela como un magistral acto de prestidigitación.

Esta es mi recomendación de la semana. Posiblemente, en esta ocasión, la novela merezca muchísimo más la pena que la película. Y en el caso que nos ocupa, una fuente de inspiración para «El Club de los Martes» impecable y extraordinaria.

Comparte este artículo:

Un comentario sobre “Los Crímenes de Oxford”

Deja un comentario