Veneno y Acero (MdlA)

Fuente de los Tritones, Jardín de la Isla de Aranjuez

El día 24 de septiembre de 1621, dos horas antes de que amaneciese, salió apresuradamente de Aranjuez en su carroza por mandado de Doña Juana Pimentel, dama de la Reina Isabel, don Fernando Pimentel, hijo del conde Benavente, con dirección a Madrid.

En el camino es asaltado por unos malhechores, que parecían estar esperándole. Los criados de don Fernando reaccionan al ataque e intentan retener a los asaltantes. Antes de darle tiempo a desenvainar su espada resulta herido grave de una estocada. Comienza a pedir confesión a gritos, mientras reza entre lágrimas el In Te Domine Speravi, esperando ya la muerte Pero por suerte, no tardan mucho en aparecer unos agricultores que andaban trabajando el campo; gracias a ellos, por suerte logran parar la hemorragia, y llevarle a un curandero que le trata como buenamente puede las heridas.

Apenas un par de días después son detenidos tres sospechosos, pero nunca se llegó a saber cuál fue la razón del asalto a un hombre de bien, más allá del robo. Ahorcaron a un mozuelo de 18 años, porque hurtó y vendió todo de valor de la carroza, y con él se llevaron a otros dos cómplices del delito; a uno le dieron 200 azotes y fue desterrado del reino, mientras que al otro, vergüenza pública y galeras.

En las Losas de Palacio no dejan de especular acerca de que era lo que portaba don Fernando para salir tan apresuradamente del palacio de Aranjuez esa madrugada; y mucho más intrigante, si era algo enviado por la Reina a Madrid, a través de su dama; y si lo robado fue por orden de alguien que pagó sus servicios.

Nota: Este Enigma aparece como el número 1 del playset Madrid de los Austrias para el Club de los Martes. No está liberado para descarga gratuita.

Comparte este artículo:

Deja un comentario