Mal karma (Distopia)

Berto T. Moron y Olivier Perot eran dos acérrimos enemigos que se conocían desde hace años. Uno era filósofo primitivista, el otro tecnocientífico. Dos especialistas en sus campos de conocimiento, con dos posturas claramente enfrentadas. Tanto que era habitual verles enfrentados como tertulianos en diferentes programas de televisión. Dos arcontes que habían quedado (ahora se sabe que en secreto) una noche de agosto para beber, charlar, debatir y disfrutar de una buena cena en soledad.

Al mediodía del lunes 4 de agosto, en el jardín de su residencia en las Torres Kennedy, las autoridades levantaban sus cadáveres dispuestos alrededor de la mesa. “Uno estaba sentado en una silla, mientras que el otro estaba tendido en el suelo. Sus cuerpos no mostraban ningún signo aparente de agresión o violencia. Parecía que hubieran muerto de manera simultánea, cuenta a Noticias Insólitas el juez Rémi Vuitton.

¿Qué es lo que ha ocurrido? ¿Qué los ha reunido? ¿Sobre qué tema estaban debatiendo? ¿Tiene que ver algo esa cita secreta con sus muertes? ¿Ha sido otro desafortunado error de selección?

Un Enigma para Distopia (anteriormente Eugenesia).

Comparte este artículo:

Deja un comentario