Durante el siglo XIX, y a falta de las herramientas necesarias para la demostración de la etiología (“dar una razón de algo”) de la mayor parte de los trastornos psiquiátricos surgen varias escuelas de pensamiento o pseudomedicinas, basadas en observaciones y experimentos más teóricos que empíricos con cierta base científica, y otros (muchos más divertidos para […]

Continuar leyendo.....