Es uno de los mayores misterios del Londres victoriano sobre todo para las clases menos pudientes, eternas beneficiarias de la miseria y el desamparo en una capital del imperio donde, a la noche, todos los gatos son pardos y nadie, o casi nadie, repara en si hay un pobre m√°s o un pobre menos. El […]

Continuar leyendo.....