Archivo de la etiqueta: Underground

Underground, el metro de Londres

London Underground Map 1889

A lo largo de la primera mitad del siglo XIX Inglaterra sufrió un gran desarrollo del ferrocarril, principalmente hacia Londres, la capital del mundo. Las diferentes compañías ferroviarias construían “estaciones término” en Londres, uniendo así la ciudad con diferentes puntos del país. Muchas de las compañías (en especial las que llegaban desde el norte, el este y el oeste) situaban las estaciones de llegada a cierta distancia de la City, por aquel entonces el núcleo principal de la ciudad. Cuando se construyó en la década de 1830 la llamada “New Road” (en la actualidad Farringdon Street), se planeó el desarrollo de una línea de ferrocarril suburbano aprovechando la ruta del río Fleet, el mayor río subterráneo de la ciudad y que desembocaba en el Támesis cerca de la catedral de San Pablo, en plena City. El plan ideado era perfecto, ya que esta línea permitiría unir la City con las estaciones término de las afueras. No fue el único plan de ferrocarril subterráneo; otros muchos diseños de ferrocarriles subterráneos poco profundos  fueron apareciendo desde 1844. Dos razones provocaron este hecho: por un lado, el estar inmersos en pleno apogeo de la Railway Mania, una burbuja económica en torno al ferrocarril, y también el aumento del tráfico en la ciudad que hacía falta imperiosamente un reordenamiento del plan urbanístico. Sin embargo, de entre todos esos diseños realizados muy pocos llegaron en realidad a buen puerto.

King's Cross StationDespués de la Gran Exposición de 1851, un punto de inflexión en todos los sentidos en la época victoriana, se planteó un nuevo proyecto para el cauce del río Fleet: una línea de ferrocarril de vía ancha, trocha (espacio que media entre los dos rieles de una vía férrea) utilizada por la compañía Great Western Railway, hasta la estación de Paddington (operada por la GWR). Esta estación contaba con el inconveniente de ser la más lejana a la City de todas las estaciones término. Así, gracias a esta línea se unirían las estaciones término de Paddington, Euston y King’s Cross con la City. La empresa encargada de su construcción se iba a llamar “Bayswater, Paddington and Holborn Bridge Railway”, aunque con posterioridad el nombre elegido fue “North Metropolitan Railway”. Aunque el proyecto estuvo a punto de cancelarse en 1853, la compañía GWR se comprometió a apoyar la construcción, siempre que se garantizara que la línea llegara hasta Paddington al oeste y hasta la City al este. Otra compañía implicada, la “Great Northern Railway” (GNR), propietaria de la estación término de King’s Cross, también se comprometió a suministrar su apoyo. Así, la North Metropolitan Railway fue refundada el 7 de agosto de 1854, con el nombre “Metropolitan Railway” (MetR).

En el año 1854 se construyeron seis terminales de ferrocarril en las afueras del centro de Londres: London Bridge, Euston, Paddington, London King´s Cross, Bishopsgate y Waterloo. En esa época, únicamente la estación de Fenchurch Street estaba localizada en la actual City.

La congestión de tráfico en la ciudad y en sus alrededores aumentaron considerablemente en ese periodo, en parte debido a la necesidad de los viajeros de ferrocarril de llegar a su destino en el centro de la ciudad a través de sus carreteras y calles. La idea de construir un metro, que conectara la ciudad con las principales terminales de ferrocarril, fue propuesta por primera vez en la década de 1830, pero no fue hasta la década de 1850 que la idea tomó forma como una solución a los incipientes problemas de tráfico.

Tren Subterráneo

El primer tren subterráneo

En el año 1855 un Acta del Parlamento aprobó la construcción de un metro entre la estación Paddington y Farringdon Street vía King´s Cross, la cual se llamó tren Metropolitan. El “Great Western Railway (GWR)” dio apoyo financiero a este proyecto cuando se acordó que se construiría un empalme que uniría el metro con su principal terminal Paddington. Además también se acordó que diseñaría trenes especiales para este ferrocarril subterráneo.

La escasez de fondos retrasó esta construcción durante varios años. El hecho de que este proyecto se pusiera en marcha fue gracias a la presión de Charles Pearson, quien en aquella época era procurador de la “City of London Corporation”. Pearson apoyó la idea de un tren subterráneo en Londres durante varios años, y abogó por el plan de demoler ciertas zonas insalubres que serían sustituidos por nuevos alojamientos en las zonas suburbiales, ya que el nuevo metro mejoraría el transporte desde el centro hacia esos lugares.

Aunque Pearson nunca ha estado relacionado con el funcionamiento de la primera línea Metropolitan, es reconocido ampliamente como uno de los primeros visionarios del concepto de ferrocarril subterráneo. En el año 1859, fue Pearson quien persuadió a la “City of London Corporation” para que ayudara a financiar el plan. El trabajo finalmente comenzó en febrero del año 1860 bajo la dirección del ingeniero John Fowler. Pearson murió antes de que el trabajo fuera terminado.

Metropolitan Underground RailwayEl tren Metropolitan se inauguró el 10 de enero de 1863. Casi 41.000 pasajeros viajaron en aquel primer viaje, en vagones descubiertos que iban bajo tierra y tirados por locomotoras de vapor. Los frecuentes trenes pasaban y recogían pasajeros cada 10 minutos, y transportó una media de 26.000 pasajeros al día, a los pocos meses de su apertura. La línea Hammersmith & City se abrió el 13 de junio de 1864 entre Hammersmith y Paddington. Los servicios fueron operados en un principio por GWR (Great Western Railway). El 23 de diciembre de 1865 la extensión oriental de la línea Metropolitan se abrió en Moorgate Street. Más tarde y en esa década se abrieron otras ramas en Swiss Cottage, South Kensington, Addison Road, y Kensington (ahora conocido como Kensington Olympia). El metro tenía inicialmente un ancho de vía dual, lo que permitía su uso por parte de máquinas de la “Great Western Railway (GWR)” y por aquellos que usaran el ancho de vía estándar. Pero ciertos desacuerdos con GWR forzaron que el Metropolitan cambiara a una vía estándar en el año 1863 después de que GWR retirara todas sus acciones del proyecto. Estas diferencias fueron más tarde remendadas, pero de cualquier forma la vía ancha fue retirada totalmente en marzo de 1869.

El 24 de diciembre de 1868, el “Metropolitan District Railway” comenzó a ofrecer servicios entre South Kensington y Westminster usando el tren Metropolitan y sus vagones. La compañía, la cual pronto sería conocida como “District”, fue incorporada por primera vez en 1864 para completar la línea circular alrededor de Londres en colaboración con la línea Metropolitan. Esto formaba parte de un plan para construir una línea circular interior y una línea circular exterior alrededor de Londres.

Baker Street Station ProjectPronto se desarrolló una rivalidad en las líneas District y Metropolitan. Esto retrasó significativamente la realización del proyecto de la línea circular ya que las dos compañías competían por construir líneas en los suburbios de Londres. La compañía “London and North Western Railway (LNWR)” comenzó a realizar su servicio Círcular Exterior desde Broad Street vía Willesden Junction, Addison Road y Earl´s Court hacia Mansion House en el año 1872. La línea circular interior no fue completada hasta el año 1884, funcionando junto con las líneas Metropolitan y District. Mientras tanto, District terminó su ruta entre West Brompton y Blackfriars en 1870, con un intercambiador con Metropolitan y South Kensington. En 1877, comenzó a funcionar su propio servicio desde Hammersmith hasta Richmond, en una línea que fue originariamente abierta por “London & South Wester Railway” en 1869. Entonces District abrió una nueva línea desde Turnham Green hasta Ealing en 1879, y extendió su ramificación de West Brompton hacia Fulham en 1880. Durante la misma década el Metropolitan se amplió hacia la estación  de Harrow-on-the-Hill en la zona noroeste. Fueron tiempos que sin duda, las compañías luchaban por repartirse el pastel.

Picadilly LineLos primeros túneles del metro fueron excavados usando el método de construcción conocido como “cortar y cubrir”. Esto ocasionó grandes problemas ya que requería la demolición de la mayoría de las propiedades que había en la superficie. Los primeros trenes eran de vapor, lo cual requería una ventilación eficaz hacia la superficie. Los pozos de ventilación en varios punto de la ruta permitían a los motores expulsar el vapor y coger aire fresco dentro de los túneles.

El 7 de diciembre de 1869, el “London, Brighton and South Coast Railway (LB&SCR)” comenzó a operar entre Wappping y New Cross Gate usando el túnel del Támesis que fue construido por Marc Brunel y su hijo Isambard Kingdom Brunel. Usaron un método revolucionario en su construcción protegiendo su estructura, lo cual hizo posible su realización. Este túnel ya se había abierto en 1843 como un túnel peatonal, pero en 1865 fue comprado por el ELR (un consorcio de seis compañías ferroviarias) y fue convertido en un túnel ferroviario.

A finales de la década de 1880, los ferrocarriles subterráneos, o metro, alcanzaron Chesham con la Metropolitan, Hounslow, Wimbledon y Whitechapel con la District y New Cross con lo que actualmente se conoce como London Overground. A finales del siglo XIX, la Metropolitan había ampliado sus líneas fuera de Londres hasta Aylesbury, Vernay Junction y Brill, creando nuevos barrios a los largo de su ruta.

Fue entonces cuando el tren metropolitano alcanzó cifras inimaginables, en esta década, apenas veinte años tras su inauguración, llegaría a transportar 40 millones de pasajeros anuales. Ahí es nada.