logo

Panel de agradecimientos

Mostrar los mensajes que están relacionados con el gracias. Se mostraran los mensajes en los que has dado un agradecimiento a otros usuarios.


Mensajes - hiarbas

en: 02 de Noviembre de 2020, 15:40:18 1 KIOSKO / Wargames / Re:WARGAMES EN TU MESA

Amateurs to Arms!

Este juego jamás defrauda. Solemos preparar el mazo para que Napoleón pierda Leipzig en un momento razonable, y apostamos para llevar al Británico (como ambos hemos puesto 2 movimientos del track de victoria, al final fue a suertes, y me tocaron los de siempre: los amateurs).

Esta partida, sin embargo, se ha convertido en la primera en la que todos los posibles teatros y escenarios de la guerra se han usado. El comienzo no ha sido original: reforzar fortificaciones en los lagos y comenzar a filtrar currículums de generales para dar con algo decente. La previsible ofensiva británica no ha tenido lugar: líos de politicuchos y transfuguismo poco inclusivo han enviado a Tecumesh (el de verdad, no Sherman) de vuelta con su tribu, justo en una partida en la que los nativo-americanos iban a dar mucha guerra. Así hemos entrado tranquilos en 1813, yo con las atarazanas preparadas y Zalo haciendo pinitos en la zona de la Gran Nación India. Justo cuando comenzaba a pensar en maldades, los Chickesaw han decidido emanciparse y montar su propio track para el programa espacial, en un giro de los acontecimientos inesperado... ¡Con ayuda española!

Los problemas comenzaban pronto, así que para ganar tiempo mientras organizaba el barco de Piolín, le he devuelto la gentileza: jugando la carta de la Gran Nación India todos los territorios del oeste se "desbloqueaban" y obligaban al inglés a internar sus correos franceses, rangers y tramperos en bosques frondosos, ríos apenas navegables y llanuras infinitas. Las gestas que allí acontecieron fueron dignas de la pluma de Jack London.

La expedición de castigo contra los Chickesaw me salió a pedir de boca: me los localizó el mismo David Cocreta, jugué una carta para inspirar a mi general y depusieron las armas y los referéndums al instante. Ahora tocaba girar hacia el curso alto del Misisipi y colocarle algún fuerte de madera al inglés, que ya había montado un par de expediciones en el Lago Eire. Para ello tuve la suerte de contar con Andrew Jackson, que eficientemente taponó los senderos de penetración.

El tema en los lagos seguía su curso y por un momento creí que se me escapaba el Champlain, pero una nefasta tirada de Zalo me permitió retirar mis chalupas a Vergennes y echar a rodar el rodillo industrial yankee.

Los británicos no estuvieron ociosios y completaron el bloqueo militar, primero, y total, posteriormente, sellando el Atlántico a mis corsarios. Sin embargo, en osadísima acción, los últimos aguijonazos del Wasp vacilaron la escuadra inglesa y consiguieron traer los últimos movimientos de track a casa. Eran necesarios pues cuando creía que los Grandes Lagos estaban controlados, una gran tormenta obligó a las flotillas refugiarse, perdiendo así mi ventaja en ese teatro.

El meta-juego de generales, promociones, degradaciones y traslados ha tenido un momento de apogeo a media partida, donde la paranoia se adueñó de ambos y nos pusimos a organizar todas nuestras fuerzas. La inactividad de Zalo en los lagos, unida a la fragata secreta que conseguí deslizar en el lago Champlain (casi no entraba, y rozaba por los costados) me permitieron preparar mínimamente la llegada de la Flota de Invasión. Era finales de 1813 y Wellington puso su apestoso pie irlandés en América. El momento que habían esperado mis tiradores de élite, que le recibieron con un disparo en toda la frente: un siervo menos para su graciosísima majestad.

Pero con la Flota venía también el mamón de Cockburn, que con ese nombre ya va avisando: sus razzias en la costa me tuvieron muy preocupado hasta que tres granjeros de Nueva Inglaterra lo trincharon como un pavo, para lo de Acción de Gracias eso que celebran.

No estaban yendo bien las cosas para el british, así que David tomó una decisión inesperada: previo lentamiento de los Seminolas para dar por saco y sinergiar el momento, me ha desembarcado en Nueva York en serio, para quedarse. Andrew Jackson estaba por la zona después de asegurar los territorios inexplorados el oeste, y le han pillado en bragas organizando una expedición (infructuosa, pues los citizens yankees se han quejado de los impuestos, impidiendo mi reclutamiento). Sin oposición, los británicos han llegado hasta Albany y realizado un gran estropicio. Es entonces cuando salió el chico guapo de la peli: Winfield Scott, un joven activo y exquisito táctico, se activó sin interrupción durante 6 rondas seguidas, llevando la muerte a Canadá. Tomó York en el Eire, Isle au Noix en el Champlain y puso a la invasión inglesa de Nueva York de espaldas al mar: "Profundos go home!".

Con la paz de Gante llegamos a un final extenuante: empate merecido para ambos, un montón de planes frustrados, alguna alegría de vez en cuando y mucha diversión a este juego al que no dejamos de descubrir perspectivas.




¡Cómo luce, el bandido!





Guateque nativo.





Hasta en el cielo de la boca, han llevado.





Os lo voy a poner como símil deportivo gráfico, a ver si no patino:








"Y dile a tu rey que el mismo tiro le descerrajaré en la testa si a lo mismo se atreve". O eso.





Ahora, de esto no me olvido, don Jerry Shiles y Kevin McPartland. Sin españoles, franceses y holandeses, seríais un inmundo pozo peor que Irlanda.




Bernardo: "¡Damos la vuelta, muchachos! Anda y que les empale un casaca roja."
Ocurrió un día indeterminado del confinamiento, debido a el posible contacto con el virus yo ya estaba confinado unas semanas antes del decreto de estado de alarma por lo que la monotonía ya había hecho efecto en mi débil psique. Los días eran todos iguales, las horas pasaban lentas delante del ordenador. El aburrimiento hacia mella y junto con una copiosa comida aquel fatídico día caí en un sueño profundo... Al despertar descubrí que me había dejado puesto el ordenador en YouTube. Entonces ocurrió. Solo los oscuros entresijos del algoritmo de YouTube sabe cómo llegue a ese vídeo. Era un video de esos juegos de hexágonos que siempre me habían llamado la atención pero nunca me decidí a probar. El autor del video, cuyo nombre luego resultó ser Agustí, de apellido Barrio, desarrollaba una partida en la que el ejército de Rommel se abría paso a través del paso de Kaserrine. No entendia nada de las reglas, pero me fascinaba el transcurso de la batalla. Me deboré esa serie y entonces busqué más...
Nunca había jugado a ningún wargame y el precio de ese juego era excesivo así que buscando información encontré un juego asequible sobre la misma batalla y rápidamente lo encargué. Había leído algunos hilos avisandome de donde me metía, pero pobre de mi...
Un tiempo indeterminado después llegó a mi poder un paquete con un juego dentro de una bolsa zip. Al principio me extraño ese tipo de presentación pero sin darme cuenta ya había destroquelado y preparado una partida a Kasserine de la serie folio.
No se cuanto tiempo paso, comencé a jugar solo como vi en ese video de YouTube, cambiando de bando en cada turno, termine la partida y tras un cigarro me senté  en el sofa y quedé inmóvil. Con la mirada perdida pensando. Y entonces fue cuando se me fue del todo. Me quise comprar el juego del video, pero vi que en esa serie (BCS) había tres juegos más y en el canal del chico había sendos videos! Los debore y fue cuando tome la peor decisión de mi vida... The Last Blitzkrieg.
Cuatro mapas, cientos de fichas que tarde en destroquelar toda una tarde, pero estabamos de cuarentena, no tenía otra cosa que hacer. Jugue la misma partida que en el video para aprender, la del Kampfgruppe Peiper, luego goose egg... Maldecia no tener sitio para juntar los mapas y jugar algo más grande...
Poco a poco tome conciencia de que prácticamente había empezado en este mundo de la peor forma posible, con un juego enorme, había mirado al abismo y este me había devuelto la mirada....


Bueno gente espero que no os haya aburrido mi presentación, ya han pasado unos meses desde entonces y he decidido al fin registrarme por aquí. A día de hoy tengo algunos wargames más pero me sigo considerando un completo novato, estoy seguro que jugue fatal a BCS y me saltaría muchas reglas pero me ha encantado y me ha hecho descubrir un mundo que siempre me atraia y al fin di el paso.

Un abrazo a todos y espero aprender mucho por aqui

en: 18 de Julio de 2020, 11:53:46 3 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 66

Sip, dos Sábados han pasado ya y se viene otro Tele Wargame: el númeo 66


Ya está en casa, que se ha pasado una temporadita en la zona de la batalla de Clavijo y Nájera, pillando aroma afrutado medieval con retrogusto de mesnada riojana.

Eso sí, lo mismo que a veces son necesarias unas "reglas de la casa" para arreglar juegos, éste ha precisado de una "portada de la casa" para mejorar su aspecto gráfico.

Saludos:

Muchas gracias a todos. Estoy muy satisfecho de que Bellica 3G vaya a publicar el juego, espero que el resultado sea lo mejor posible.

Estamos trabajando en mejorar Una Guerra Imposible. La fase de pruebas es y será intensa para detectar errores y aspectos mejorables. En cada sesión surge alguna cosa, unas más importantes que otras, y todo es útil con vistas a depurar el juego. No hay prisa, se trata de jugarlo la mayor cantidad de veces y con la mayor cantidad de gente posible, exactamente igual que con Cruzada y Revolución. La ayuda de Paco Ronco y su bagaje wargamero está siendo imprescindible.

Os seguiré informando aquí y en otros foros. No dudéis en preguntar cualquier cosa. Gracias otra vez por vuestro interés y apoyo, seguimos en contacto.

David

BAILÉN, o la potra descomunal de Castaños

No os creáis, de vez en cuando, y tan sólo en los momentos en los que los gabachos están muy subiditos, yo también les recuerdo el penal de Cabrera. Suele ser cuando se están mofando del ejército español (de los guerrilleros no se atreven), poniéndolo por debajo del austriaco. Y hombre, para una vez que sacamos un doble 6 en los dados, no hay que desaprovecharlo.

El problema lo tengo con Castaños, ese hijo de puta (hay una diferencia sustancial entre escribirlo todo junto, en plan compadreo de colegas, o separado y con todas sus letras), absolutista, inepto y con más potra que Octaviano estando donde y cuando Fortuna iba a realizar un exceso de sus atribuciones.

La batalla la jugamos con la serie Les Maréchaux, uno de mis wargames predilectos. Para reforzar la niebla de batalla usamos los espacios de los líderes en el orden de batalla para ocultar todas las unidades que van con ellos. Eso cambia completamente el juego, pues antes podías estimar "a bulto" lo que te venía, y ahora un señuelo aparenta lo mismo que 30.000 hombres en orden de batalla.

Nos salió una partida redonda, la verdad: estampadas brutales, engaños al enemigo, marchas in extremis, cruces complicadísimos del Guadalquivir...

Mejor os lo relato en las fotos. ¡Qué maravilla es este sistema!






Usamos el despliegue libre, y decido colocar el grueso del ejército en Jaén. A pesar de una ligera ventaja en cuanto a caballería, los franceses me superan en caballería, algo fundamental en este sistema para cubrir las retiradas o asestar el golpe fundamental en las persecuciones.

Cruzar como un carnero por Andújar es de primero de "West Point", tirar un "dado al Sol", así que voy a intentar seccionar la retirada francesa hacia Madrid. En realidad, esa es mi intención a largo plazo: en los primeros tres días de batalla, con lograr situarme al otro lado del Guadalquivir, me doy con un canto en los dientes.





El sol y la sed comienzan a apretar en el julio jienense. Mis señuelos intentan descolocar a los franceses, que no tienen muy claro cuales son mis intenciones para franquear el río. Juego con las tiradas de activación, con los chits de fatiga al mover, con mi interpretación digna de Oscar a la hora de gestionar... ¡espantapájaros! Pero parece funcionar: Zalo habla poco y fija su mirada en el mapa preocupado: no sabe por dónde viene la hostia.




Contribuye a su incertidumbre LA CAGADA que me he currado el primer día: dos brigadas de caballería se han adelantado al ejército para tomar los vados al sur de Bailén. Si los franceses respondían, esperaba poder retirarlas antes del combate. Si no, la cabeza de puente estaba establecida, y sólo quedaba consolidarla.

Para eso había que sacar 2+, claro. Pero no, con un 1 me pilló con los gayumbos bajados y se ventiló una de las caballerías. La supremacía francesa en centauros comenzaba a ser MUY preocupante.

Mirándolo por el lado bueno, el sacrificio era bastante significativo de que ese era el lugar que había elegido para cruzar... Y sin embargo, Castaños se deslizaba hacia Úbeda, cruzando sin oposición el Guadalquivir y haciendo peligrar el enlace gabacho a La Carolina, su ruta de retirada.




Sin embargo, Dupont sospechaba algo... Simplemente por descartar lo que seguramente fuesen "ridículas pantallas de caballería y algún insignificante destacamento", despachó a sus exploradores hacia Baeza. "Descartamos esa posibilidad y nos concentramos en Andújar y Bailén, con todas las belles filles apuntando a los puentes".

Pero cuando los húsares de Dupont remontaron las colinas en el exterior de Baeza, se les cayeron los huevos al suelo: ¡El ejército español estaba allí al completo! Eso ponía a todo el dispositivo francés en peligro. Volvieron grupas a toda leche, a explicar a Dupont que los come-ajos estaban "donde no debían".




Dupont dictó órdenes a toda leche: todas las unidades debían marchar al oeste. Pero en este juego, "mandar" es muy diferente de "ejecutar". Entre ambos términos está "activar" y "marchar". Y claro, las tropas francesas que consiguen taponar el agujero al otro lado del Guadalimar son las que son...

Reding cruza el puente valiente. Castaños espera en retaguardia, como se espera de un menguado estratega.




Ninguno de los bandos desencadena aún la batalla. Las tropas quedan ocultas por unas ondulaciones del terreno, por lo que nos enzarzamos en un divertido juego de llevar refuerzos durante toda la mañana.





Finalmente me lanzo al asalto en Linares. Sé que mi engaño no ha sido total y que los franceses se han reorganizado como han podido, pero la inactividad de Dupont me da confianza.




... una confianza equivocada, por supuesto. Dupont no ha conseguido traer a todo su tren artillero, pero sí que ha fabricado reductos que han hecho inefectiva mi preparación artillera (chit de Contra-batería). Con los modificadores totales muy igualados, Dupont (en realidad es Gobert, puesto que Dupont está muy ocupado despachando todo lo que ha saqueado hacia Madrid), los franceses expulsan al ejército español. La persecución es ineficaz, pero las unidades hispanas quedan desmoralizadas. Tremendo golpe, pues en escenarios tan pequeños, apenas hay tiempo de reorganizar y lanzar otro asalto. Considero conceder. Pero bueno, quién sabe, quizás Castaños haga honor a su legendaria potra más adelante...




Decido continuar y como ya no tiene sentido las medias tintas, la división de La Peña, en reserva frente a Andujar para "aparentar", cruza el puente... ¡Es ahí cuando descubre que lo que protege el pueblo son 4 gascones borrachos! Los franceses también sabe jugar al engaño, y si no hubiese sido por el descalabro de Linares, a bien seguro que La Peña (que va sin artillería ni caballería de apoyo) no se hubiese atrevido.




A la mañana del 16 de junio Dupont se dispone a perseguir al desmoralizado ejército español y acabar con él... ¡Pero justo ese turno se inicia con el chit de Inactividad francesa! Castaños respira aliviado, mientras el desorden cunde en las filas francesas.




Aprovecho el turno para no mover e intentar reagrupar a mi ejército frente a Linares (tendré mucha chosca y recuperaré a casi todas las unidades por los magníficos discursos de Reding). Para intentar poner nerviosos a los franceses, habida cuenta de que no pueden entablar combate a lo largo del día, mando unos exploradores a ver qué protegen Bailén. Para goce de mis colmillos, me doy cuenta de que todo el tren de bagajes francés están indefenso en la villa. Anticipando unos años el episodio del "Equipaje del Rey José", envío a un simple destacamento a capturarlo. Lo único que no tienen que hacer es sacar el chit de fatiga de 3 entre 11 chits que me valen. Y ahí está, todo muy hispano:

"Vamos, Pepe, que les vamos a birlar la comida y la bebida a los gabachos."

"¡Te he dicho mil veces que me llames José, hideputa!"

(Sacan navajas y se enzarzan).




El choque se va a volver a decidir en Linares.




Y esta vez sí, la suerte sonríe a Castaños. Además, la caballería francesa dice "Adiós, muy buenas" y sale por patas, abandonando todo el tren artillero a su suerte. El golpe es atroz.


Esta serie, originalmente aparecida en la revista Vae Victis, me parece sencillamente sublime. Para información general del juego, os dejo este vídeo:

&t=219s

Usaré el hilo para ir recopilando los AAR que subo en el grupo Guerras de Cartón de Facebook.

en: 01 de Febrero de 2020, 10:57:32 8 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 55

Después de la "reseca" de las Bellota, volvemos con una nueva edición del Tele Wargame, la número 55:

en: 29 de Enero de 2020, 12:02:16 9 KIOSKO / Wargames / A pesar de una portada... Nevsky, por fin un wargame

Han pasado tres días desde el mejor evento EUROPEO DE WARGAMES (la élite lúdica), y uno de los juegos que más me han impactado ha sido el Nevsky de Volko. Os dejo las impresiones que me dejó en la primera partida que tenía programada y en la segunda que conseguí montar tras caer rendido a sus pies.



A PESAR DE UNA PORTADA...

Comentar lo que estamos disfrutando estos días del aspecto lúdico, humano e incluso gastronómico sería cruel para los que no habéis podido venir, así que os voy a brasear un poco con mi último descubrimiento.

Tenía muchas ganas de conocer a César, con el que llevaba un tiempo hablando y el cual ha preparado el nuevo modulazo de vassal para el CyR y el Una Guerra Imposible. Además de ser un tío cojonudo, resulta que es compadre de Aitor Juno29, otro tipo pistonudo que invitamos a nuestra quedada cochambrosa de las Jornadas Golpistas, confirmando esa intuición de que las grandes personas terminan cerrando círculos de amistad aunque vivan en la otra parte de España.

El caso es que César me propuso el Nevsky, con una frase que debería tener tallada en piedra en mi casa: "Lo descubrimos juntos paso a paso, yo juego para maravillarme ante lo que describe el juego, las ganas de ganar son sólo necesarias para que la simulación tenga sentido". Ahí caí rendido...

Las reglas, siendo buenas, no transmiten la esencia de de qué va el juego, que por otra parte es sencillo aunque exigente en cuanto a la intendencia. Es mejor que alguien te lo explique o recurrir a los ejemplos de juego.

Cada noble tiene una mesnada con cierto tipo de unidades: caballeros, sargentos, caballería ligera, campesinos... Adicionalmente llevará provisiones, dinero y toooda una fiesta de medios de transporte para poder llevarlo: carros, botes fluviales, barcos marítimos y trineos en invierno: el infierno de administradores militares tipo Eumenes de Caria.

Los nobles viene a luchar por ti, además, por un tiempo limitado (tienen que recoger sus cosechas y "sí, Peter, hacer sus cosas de nobles"). Así que te pasas media partida mirando el calendario, viendo cuando finalizan sus Contratos de Obra y Servicio o cuando se va a helar toda esta tierra de mujiks borrachos.

Cada turno se divide en una fase administrativa donde los vladimiros y los jochenchauer llaman a sus vasallos, incrementan sus recursos, intentan convocar a otros nobles y desarrollan ciertas habilidades especiales, y luego la fase de campaña.

Bienvenidos al Angola! Volko bromeaba con que había sido el primero en robar tan interesante sistema, y la verdad es que funciona genial. Dependiendo la estación cada jugador crea un mazo de x cartas ordenadas que activarás a sus diferentes nobles en el orden que éste elija. Cada uno, al tener 3 cartas, podrá ser activado tres veces. Si tienes muchos nobles, no obstante, algunos se quedarás tejiendo telares, aunque ayudarán a que el contrario no tenga ni idea de por dónde puede activar el otro. Luego alternativamente cada jugador descubre su carta más alta, activando al noble seleccionado para infinidad de cosas: saquear, mover, atacar, asediar, forrajear, tallar impuestos...

Los combates son muy originales: los impactos son automáticos según el tipo de tropa, la salsa está en ver si las armaduras de otro resisten o no (un caballero tiene una tirada básica de 1 a 4, mientras que la milicia sólo se libra con el 1).

Un juego sencillo pero con muchísimas cosas de las que estar pendiente. Y no es un COIN, no: aquí cada cubo o recurso tiene sentido, cada acción no es un algoritmo a optimizar sin alma sino una pieza del puzzle narrativo. Un ejemplo:


Comienzo como vasallo mongol (ruso boyardo). César en el primer turno recluta a todos sus nobles y los cheta para venir a saludar a mis ortodoxos herejes (el legado papal le permite aún más acciones de preparación). Mis dos nobles se miran nerviosos: hay que llamar a más colegas. Sólo fallo con un 6 el llamamiento de mi tercer noble... Fallo! Gasto otro punto... Otro 6! Gasto el tercero... 6!!! César se siente mal, mi bautismo con él está siendo penoso. Con dos nobles (de mierda) tendré que resistir.

En campaña los daneses vienen por mar al norte, mientras que el grueso va lento y preparado al sur del Peipus. Sin la más mínima posibilidad en batalla campal, me dedico a saquear el territorio enemigo con mi gran capacidad de "raiders". César establece un asedio a las afueras de Pskov, pero se confía en el asalto y lo rechazo con una guarnición compuesta por dos tuertos y un cojo: bravo!

El siguiente turno decido crear una horda eslava al sur para liberar el asedio, pero César me madruga y lo refuerza con otro noble. Como ya no me atrevo, vuelvo al robo de gallinas en sus tierras.

César se confía y mientras mantiene el asedio me manda a su gran Maestre a exterminar mis razzias. Tiene una sorpresita que me impedirá luchar con todo la primera ronda... Pero yo tengo otra peor: una colina desde la que le ensarto en mil flechas. Desfondado, sale de la partida y yo sigo a lo mío: quemar graneros.

Muy, muy buenas sensaciones. Incluso a pesar de la portada...




A PESAR DE UNA PORTADA... II

No le dejo de dar vueltas al juego, chicos. Me tiene hechizado (es posible que esa gama cromática de la portada tenga algo que ver, como en "El color (horror) que cayó del cielo").

Lo que iba a ser un "tiento de descarte" (es algo muy habitual en mí, pruebo juegos para cerciorarme de que no los quiero, como ese Pax Pamir que padecí para deleite de Gixmo, que siempre podrá ahora  insultarme con lo de "eurogamer") se convirtió en el descubrimiento de las jornadas.

Total, que luego le eché otra larga partida con Antonio e Ignacio, amén de un buen grupete de ojeadores que percibían el buen olor que desprendía (el juego, los salones tras 3 días con mucho macho viril pedían clemencia ya), y fue un placer descubrir que se iban añadiendo capas de cebolla a la sensación, que masterizar aquello iba a ser similar a aventurar por dónde te la iba a meter Aníbal en batalla: imposible.

"¡ES UN PUTO EUROGAME DE CUBITOS Y CILINDROS, MAMÓN!" Os oigo venir y no me lo parece. Los COIN sí, soy el primero en admitirlo, buenas mecánicas sin alma, en los que la narrativa es nula y sólo buscas optimizar el algoritmo, cero cromo, o chrome, o "sabor". Pero el Nevsky NO es así.

Me he ido dando cuenta estos días, dándole vueltas al cotarro. Todo tiene sentido histórico y aporta a la sensación "literaria" de partida. Os daré unos ejemplos:

Fase de leva: Preparar a tus mesanadas para la subsiguiente campaña es una DELICIA de sub-juego, muy similar a cuando recibes tu mano en un CDG y elaboras un plan a medio plazo para su utilización: ¿Recluto más vasallos? ¿Solicito a algún noble más? ¿Construyo transportes? ¿Qué tipo? ¿Cómo equipo a mis muchachos? ¿Monturas rápidas para saquear el territorio enemigo? ¿Mejores corazas y arcos para buscar la batalla? ¿Mucha capacidad logística y armas de asedio que me permitan iniciar ese asedio para consolidarme en territorio enemigo? Todo esto, por supuesto, con la tercera o cuarta derivada de que las cartas con las que los equipe no estarán disponibles en el siguiente turno como evento (son dobles), algo que según cuáles puede ser crucial.



Fase de campaña. Cómo mola saquear, ¿verdad? Me acaba de llegar el título UNED sobre "Experto en Razzias, Cabalgadas y Encamisadas". Mucho rédito, poco riesgo. Pero no todo es tan sencillo: cuando saqueas una ciudad consigues bocadillos y botín (en esta época no nos emocionamos: ganado). Mientras que los bocatas son de uso inmediato (puedes enviar un cabra-loca sin comida al territorio enemigo y vivir del terreno mientras consigues VP (siempre que no te cacen, claro)), el botín te da automáticamente el estatus de "sobrecargado", y dejas de ser ese ágil incursor hijodeputa. Siempre te lo puedes comer como si fuesen bocatas, claro, pero lo bueno del botín es VOLVER  a tus tierras y transformarlo en dinero. ¿Para qué sirve el dinero? Ay, majos, el dinero es la piedra angular del asunto, porque con él pagas a tus nobles para que se queden un turno más luchando para ti, algo vital en muchos casos.

El mecanísmo de activación tipo ANGOLA es la re-hostia. Ni lo explico, los que lo habéis jugado ya sabéis el grado de planificación, paranoia y caos que introduce (aunque en el Nevsky es todo algo menor, sólo hay dos jugadores, menos cartas en el mazo...).

El propio calendario (UN PUTO CALENDARIO, PARDIEZ!!!) es un tablero de juego en sí. Lo que en otros juegos es simplemente un track para llevar los turnos o los PV aquí adquiere una dimensión estratégica brutal, contando como agua de mayo el fin de contrato del mejor noble enemigo mientras que piensas cómo sacar los recursos para alargar el tuyo. Y eso sin jugar con las reglas avanzadas, que ya no sólo introducen los nobles ahí sino TODOS los vasallos que traen: quizás al noble lo tengas a tu servicio durante 4 turnos, pero sus vasallos mañana vuelvan a cosechar sus tierras...

El puzzle del tablero. Quizás el aspecto mas euro, pero aún así perfectamente justificado. Mientras que en invierno las cosas se simplifican (es un decir, puesto que no quedan gallinas ni grano en prácticamente ningún lugar), el verano es la estación donde se abre la fiesta del Ministero de Trasporte: conexiones con carretas y botes hace complicadísimo el movimiento. Muchas veces debes tomar el camino largo puesto que no dispones de los recursos suficientes para transitar por un río o camino. Y luego está el mar, claro: los cruceros turísticos que te llevan de una punta a otra del norte son la re-leche para los daneses.


Las batallas, siendo ligeras, no son una abstracción intragable. De nuevo, muy original que los impactos sean automáticos según tus tropas y lo que importe es si las armaduras del contrario aguantan o no.

Hasta aquí la brasa de hoy. Ya lo siento, pero no dejo de pensar en el juego. Y sí...

... A PESAR DE ESA HORRIBLE PORTADA!!!

PD. Lo jodido del tema es que el arte del resto del juego es MAGNÍFICO, SUBLIME, EXQUISITO, EXCELSO, DELICIOSO... ¡Hay que joderse!

en: 11 de Enero de 2020, 11:42:48 10 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 54

Después del parón navideño os traemos una nueva edición del Tele Wargame:

en: 21 de Diciembre de 2019, 11:21:27 11 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 53

Tele Wargame número 53, con muchas noticias de empresas y diseñadores españoles. Volveremos con la siguiente edición del Tele Wargame el Sábado, 11 de Enero. ¡FELICES FIESTAS A TOD@S!

en: 07 de Diciembre de 2019, 13:26:36 12 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 52

Dos semanas han pasado y aquí tenéis una nueva edición del Tele Wargame, la número 52:

en: 23 de Noviembre de 2019, 11:12:55 13 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 51. Con 25 noticias wargameras

Tele Wargame número 51, 14 minutos llenos de información wargamera:

en: 26 de Octubre de 2019, 13:20:25 14 KIOSKO / Wargames / Tele Wargame 49. Record de noticias: 26

Tele Wargame número 49, con record de noticias, 26, y con una duración de 14 minutos. ¡Esperamos que os guste!

en: 15 de Septiembre de 2019, 22:04:26 15 KIOSKO / Wargames / Re:WARGAMES EN TU MESA

LA BATALLA DE ARQUIJAS

Reglamento de la serie Pub Battles para recrear este enfrentamiento de la 1º Guerra Carlista. ¡Que lo disfruten!



Córdoba se adelanta impetuoso hasta el Humilladero de Arquijas, sin esperar la columna de Oráa. Iturralde se activa posteriormente y corre a defender el cruce del río Ega, confiado en que el bosque y el puente serán obstáculos casi insalvables para los cristinos. Casi con fanfarronería, los Guías de Navarra se apostan en el linde y empiezan a hostigar al enemigo. Sin embargo, la regular y contundente fusilería del Regimiento del Infante los pone en desbandada, rompiendo el contacto. Es la una del mediodía y el principal acceso a Zúñiga ha quedado expedito (todo dependerá del orden de los chits).



Espartero sale de Nazar, pero no queriendo estorbar a la caballería de lanzeros de Oráa, que ya se escucha en la lejanía, toma posiciones en el barranco del río, dejando el puente libre para ellos. Pero Zumalacárregui, que ha visto la jugada, se activa antes. El plan original era contener a los liberales en el Ega, castigarles mientras se mantenía un perímetro pequeño que permitía una organizada rotación de unidades. Pero con dos puentes flanqueados al norte, en Arquijas y Acedo, se hace necesario responder. Así que se enrosca la boina y con sus huevacos mostachudos ordena a sus navarros avanzar y pillar por el flanco a Espartero.



En la carnicería subsiguiente, los Carabineros y el tercer regimiento de Soria se desmaterializan. Espartero, espantado, se queda temblando y necesitado de un buen abrazo.



En el norte los carlistas son rechazados: se les expulsa del bosque que rodea a la Ermita de Arquijas y también del Valle de Lana. Una última andanada, sin embargo, destruye a los valientes soldados catalanes de la Brigada Ligera de Gerona, que literalmente habían limpiado el valle de carlistas. Los lanceros de Córdoba, no obstante, ya toman posiciones en las lomas para flanquear a los hombres de Iturralde.



Tres de la tarde y la lucha sigue. El primero en activarse es Córdoba. Sonríe como un bobalicón: sus lanceros se van a pegar un festín con tanto carlista desorganizado. Además, cruza dos regimientos de refresco para apoyar al del Infante (que, de momento, se está ganado una carreta de medallas él solito).



Zumalacárregui, o como me gusta llamarle, Zhuki, se vuelve a activar antes que Espartero. Sería jugoso madrugarle al "riojano" (un anacronismo como otro cualquiera) y dejarle sin infantería. Pero Zhuki no se va a hacer una puta leyenda haciendo movimientos obvios. Él sabe que la batalla es global, y que mantener a esos malditos progresistas al otro lado del Ega es vencer. Así que con pena de su corazón, deja a 3º Regimiento Guipuzcoano conteniendo a las columnas de Oráa, que empiezan aparecer como horda zerg, y se retira de nuevo a proteger el puente. La historia dirá si le terminamos apodando el “Stonewall Jackson” vasco, o el “Cagarrutas de Cegama”.



La carga de lanceros cristinos es un confuso choque en el que consiguen desorganizar a la 3º Brigada Navarra, pero sin aniquilarlos. Su oficial decide que este trabajo frontal de desgaste es propio de infantes, que ellos son los delicados equites de elaboradas maniobras. En otras palabras, que ataque a esos putos brutos con boina los alpargateros. Menos mal que el Regimiento del Infante sigue descoyuntando unidades carlistas como si fuesen flojos “gudaris” del 36, en vez de montañeses más duros que la madre que los parió. Ojo, porque Córdoba está cerca de romper el centro de Zhuki.



Cuatro de la tarde y Villareal comienza activándose. La dicotomía en este momento es gorda: sus dos regimientos de lanceros, élite entre sus tropas, podrían cargar por el Valle de Lana, protegiendo a los maltrechos navarros y llevándose por delante a los lanceros cristinos (y posiblemente retomando el puente de Acedo). Pero sólo puede comandar un ataque (debe estar a 1/3 de ellos), y eso le alejaría de donde se está vendiendo el turrón: el bosque de Arquijas. La solución más razonable es flanquear a la columna liberal y confiar en que los navarros se activen antes.


Oráa al fin ha llegado, pero no combatirá en este turno debido a los pocos accesos. Podría haber enviado a algunas unidades al Valle de Lana, sí, pero en ese caso debería desplazarse por todo el campo de batalla. Además, con los muchachos del Regimiento del Infante… ¿Quién necesita enviar apoyo?



En el sur los guipuzcoanos dispersan a la caballería ligera de Espartero. Pero éste no es tan tonto. Justo detrás ha colocado a sus compañías de Cazadores, cuyo fuego concentrado acaba con ellos. El puente ha vuelto a quedar sin protección… ¿Quién activará primero? Es un juego en el que los liberales tienen las de ganar, pues las tropas de Oráa también podrían franquearlo.



¡Desbandada liberal en el centro! El regimiento de apuestos y gallardos soldados alaveses, con su formación dispersa y conocimiento del terreno, han salvado la papeleta.



Seis de la tarde. Numerosas unidades carlistas se reorganizan. En el Valle de Lana carga la caballería carlista, sus temidos lanceros. El bosque de Arquija se inunda de nuevo de boinas rojas. La situación parece estable y prometedora si no fuera por el flanco sur, que expone todo el dispositivo de Zhuki: si permite que Espartero o la caballería de Oráa entren en el Valle de Campezo, todo puede tambalearse…



Los soldados del 6º Batallón de Navarra, que combaten casi tan bien como los alaveses, se meriendan a la Caballería ligera de Espartero (sólo le queda un regimiento, y va buscando anuncios de “Free Hugs” en Internet, pues está muy necesitado de cariño) y a los Tiradores de Isabel II, que como su joven reina, han ido a comer balas y poco más. Sin embargo, ¡el hueco está a punto de abrirse!



En el centro, el Regimiento del Infante, a pesar de estar desorganizado, repele los intentos carlistas por cruzar el Ega (se están ganando peli de Hollywood, aviso). La artillería cristina, que había intentado tomar posiciones en el flanco derecho, es repelida junto con el Regimiento Provincial de Ávila, que cae ensartado en las lanzas carlistas.



¡El chit de Zhuki sale segundo! Eso le permite enviar a sus últimos guipuchis al combate. Solo deben aguantar una hora, pues el ocaso ya se adivina tras los montes de Vitoria.



Siete de la tarde, fin de la batalla. En el centro, los castellanos carlistas y el Regimiento Provincial de Sigüenza se exterminan, porque si algo sabemos hacer bien los españoles, bajo cualquier bandera nacional o regional, es estar divididos y acuchillarnos el bajo vientre. Al norte los lanzeros de Iturralde reconquistan el Valle de Lana y al sur, Zhuki y sus guipuchis aguantan lo suficiente. ¡Victoria Total para los Boinas Rojas! ¡Dios, Patria y Rey! (Mañana en Las Amézcoas me van a hacer la ola…)

Páginas: [1] 2 3 ... 5 >>