logo

Panel de agradecimientos

Mostrar los mensajes que están relacionados con el gracias. Se mostraran los mensajes en los que has dado un agradecimiento a otros usuarios.


Mensajes - Antonio Carrasco

en: 22 de Junio de 2020, 12:17:36 1 KIOSKO / Wargames / Re:¿Que tienes encargado en P500?

El día 16 publicaron un mensaje donde indicaban que ya habían enviado todo el cargamento hacia europa. Normalmente tardan entre 4 y 5 semanas desde que envían hasta que llega a tu casa, no sé si en las circunstancias actuales se retrasará algo. Así que supongo que para la segunda quincena de julio deberíamos tenerlos, si los envíos funcionan con normalidad.

en: 08 de Mayo de 2020, 18:32:20 2 KIOSKO / Wargames / Re:Almoravid - P500...

Al final no he podido aguantar y me he pillado el Nevsky. Así podré ir probando el sistema mientras espero que salga el Almoravid. Ya he leído las reglas y he estado mirando los vídeos de Agustí Barrio en Youtube; si no los conocéis, os los recomiendo encarecidamente, son muy buenos (os pongo abajo el enlace a su canal). Este domingo por la tarde lo probaré con mi hijo mayor (para el sábado tenemos previsto otro del señor Volko Ruhnke, el Wilderness War)

La primera impresión es muy positiva, y eso que al principio pensaba «¡Leñe! ¿A qué va a ser un eurogame disfrazado?» Pues no, no lo es. Es un señor wargame, como la copa de un pino. Que los bloquecitos de madera no os engañen. Creo que el señor Ruhnke ha vuelto a sacarse de la manga una joya.

https://www.youtube.com/user/Haplopro/videos

ES una joya. Aunque el manual tiene algún pasaje densillo (tampoco mucho) la forma de gestionar los ejércitos, la logística, el poder hacerlos únicos con las cartas que juegas en ellos... Nevsky es una preciosidad de juego, un muy grato descubrimiento.

Y Si Almoravid simplemente lo iguala será otra joya. Y también caerá.
La mayoría de las tiradas 'pequeñas' (todo es relativo) son para evitar riesgo de acumular stock que no se vende, y que te puede llegar a anular el poco beneficio de lo vendido. Salvo las compañías con las espaldas bastante anchas para encajar ese riesgo, para todas las otras basta un mal cálculo con un solo juego para echarles del circuito.

Como he comentado hace poco en otro hilo, PSC games parece estar haciendo tiradas demasiado (al menos un poco) grandes, y cada pocos meses se ven obligados a hacer rebajas muy fuertes para aligerar el stock. Se trata de juegos buenos y recientes: me compré el QG Cold War con un descuento del 70% (!), toda la gama Red Alert al 50%... O están calculando muy mal, o les da igual porque se lo pueden permitir y prefieren ensanchar la base de jugadores antes que perder clientes potenciales, no sé.

En cuanto al P500 de GMT, es el método más seguro y el que ha permitido que GMT siga en el circuito con juegos que son un nicho dentro del nicho. Pero no lo veo aplicable al mercado en general, desde que anuncian un juego hasta que por fin se financia y llega a las tiendas pasan varios años, y los aficionados en general no son tan pacientes.

A mí como autor me parece muy decepcionante diseñar un juego y que al poco pueda no estar disponible, por culpa de un cálculo justito de las ventas potenciales. En parte eso me hizo dirigirme a nestorgames, porque trabajan sin stock. Si el juego tiene menos éxito no se quedan cajas de invendidos colgadas, y si tiene éxito siempre estará disponible.
Gracias a César Frontgammon, que está adquiriendo una soltura y maestría dignas de orfebre enano con esto de los módulos de Vassal, su Rellosa Majestad y Servidor llevamos dos sábados luchando por la legitimidad al trono entre una niñata sin talento y un barbas... sin talento. Nada nuevo en nuestro país.

El módulo está genial y pronto estará listo para que comience la última fase de testeo. El juego, por otra parte, estaría ya para publicar. Pero David tiene la manía (extraña y poco común) de pulir sus juegos al detalle. Por alguna indecible perversión, no le mola sacar al mercado juegos infratesteados. El muy tiquismiquis.

Esta vez me toca ir con los divertidos, creando fuegos. Sin embargo, estoy ensayando otro acercamiento, forzando el juego en un sentido extraño: un carlista poco "leñeador" (de "leñear", es decir, repartir leña ). 1834 ha sido un año tranquilo y he decidido no castigar al ejército liberal (que empieza numeroso pero vergonzosamente incompetente). Sin llegar a ser un juego como el Hannibal, es decir, político (ya comentaré en algún momento por qué me lo parece), UGI tiene muchos componentes de control de territorio. Así que me he dedicado a levantar fortalezas en Puente la Reina y barrer el fuerte del Baztán, un incordio que si no se tiene cuidado, puede enquistarse y dar PVs al liberal. Estoy asediando Durango (Relloso, deja de leer a partir de aquí), y Estella, mi futura capital, es la siguiente en la lista. De esta forma, amén de los dos fuertes que he montado en Tolosa y Vergara, mi intención es que en la zona carlista no me tosa ni Dios, ni la Patria o ni el Rey.

Es cierto que él va avanzado en la construcción del perímetro de seguridad anti-vírico alrededor de mi zona: Valmaseda y Santoña protegen que el corona-fueros19 se extienda al oeste. No me gusta, pero si siembro en centro de fortalezas y guarniciones, más uno o dos ejércitos de respuesta, podrían llegar a ganar e incluso plantarme ante una ciudad enemiga a dar sustos (me suele gustar Bilbao, en la que sé que los estragos del asedio no provocarán ningún daño arquitectónico o cultural de envergadura).

Para distraer a los cristinos había pensado mandar una expedición de la-de-dios a "hacer las Españas", pero ha sido salir y que la Legión francesa y las mejores unidades de caballería liberales comenzasen la caza. Al menos en Valencia me he puesto a tope de hombres y recursos, lo que ha permitido que cuando se ha entablado batalla (al final, si no cambias la región, siempre te encuentran) mi expedición se retirase a Aragón muy diezmada, pero aún viva.

En el resto sigo con los deberes: el asedio a San Sebastián, ese villorrio de surferos franceses amanerados, entra ya en su segundo año, rentándome credibilidad política en forma de PVs. El ejército está casi al máximo (el liberal también, por lo tanto, y superándome 2 a 1), y tengo muchas ganas de marchar hacia Orduña para dejar mis "autopistas de montaña" despejadas para explicarle a los cristinos el concepto de "basculación central y superioridad local". Apagar los focos carlistas que han aparecido en Galicia, Valencia y Cataluña consume recursos al cristino, por lo que espero poder reorganizar mi expedición en Aragón, tierra de buena gente y mejores migas.

Veremos cómo se da el 1836.


Especial mención a la carga de Bernadotte, (...) Lo mismo me repienso lo de fusilarle al final del día.



En vez de fusilarle se cruel y nómbrale rey de España.

Jodo, Antonio, el tipo merece pelotón de fusilamiento y damnatio memoriae, ¡pero tampoco esa tortura inhumana! Mañana voy a salir a las 8 a aplaudir a Amadeo de Saboya, no te digo más...
La suerte sonríe a los audaces. Y a los perseverantes.

Mientras el cepo se cerraba como unos romanos republicanos cada vez más abarrotados en Cannas, una inocente salva a más de medio kilómetro se ha tornado en catástrofe: el apilamiento sobre el que pivota la defensa ruso-austriaca acaba de salir corriendo. De nada han servido las terribles amenazas de Kutuzov, prometiendo empalamientos en todo el camino de aquí a San Petersburgo: 1.500 hombres y más de 40 piezas han tomado las de Villadiego. 

Justo, justo en este momento en el que los apilamientos recuperados por Napoleón se dirigen a Pratzen, y que Bernadotte, al que esta vez no le llamaré traidor sino lento e incompetente, sigue impoluto y descansado, esperando para propinar el golpe de gracia.

Feo se pone para la Coalición... Deberán echar mano a la Guardia Rusa, y sólo el dios ortodoxo sabe lo mucho que eso desea Bessiéres, que se relame al pensar que los gorros-de-oso estarán cansados cuando él mande a la créme-de-la-créme...




El Sol de Austerlitz (brumoso aún)

Llegamos a las 11 de la mañana, tras un turno corto (en la primera activación de 36 posibles, saqué 11 activando el fin de turno. Tardó en llegar, pero era inevitable).  Los cañones de la coalición están haciendo su trabajo y  no es la primera ni la décima vez que un asalto francés se va a la mierda por lo finos que andan los ruskis con las miras telemétricas (una botella de vodka vacía del revés).

Sin embargo, Pratzen a caído, desetabilizando todo el centro aliado. Un par de salvas agraciadas y unos asaltos decentes han terminado por entregar la llave al IV Cuerpo de Soult, que aunque maltrecho, ha desmoralizado a numerosas unidades aliadas. El norte del campo de batalla no ha visto acción: mucho miedo ante las bocas enemigas, y era vital activarse en las zonas donde ha trascurrido la acción.

Davout se ha hecho un mini-feudo con 2.000 tropas y 300 húsares en una colina. De los tres cuerpos que le acosaban, dos han debido ser retirados para contrarrestar elementos del IV Cuerpo y los granaderos de Duroc, que llegan frescos y con ganas de retomar Sokolnitz. Especial atención a la artillería ruski de esa zona: se han ventilado 600 dragones a 500 metros en una andanada.

Aunque todo parece pintar azul ahora, no hay que engañarse: los franceses tienen dos cuerpos desmoralizados (Davout y Murat), han perdido tres banderas consiguiendo sólo una y para aspirar a la victoria marginal deben sacar 400 PVs a la Coalición. Es decir, todavía van perdiendo, y de mucho.



Los círculos rojos son unidades aliadas retirándose. La primera línea de contención de Lanjarón (el del agua embotellada) está a punto de quebrar a la izquierda, pero la segunda tiene una batería de artillería infranqueable. Davout a lo suyo, en modo corsario pirata independiente.



Un minuto de silencio por esos dragones, que se han ido al garete cuando les ha impactado el Gran Bertha en medio de la formación. Al fondo, la primera línea de contención está muy floja ya, pero ha desgastado muchísimo a los hombres de Soult.



En Pratzen ya hay una tricolor: el centro aliado hace aguas, aunque aún conserva numerosa artillería para rechazar las columnas francesas.



Con ningún cañón por banda,
viento en popa, a vela agujereada,
no corta la nieve, sino vuela,
mi comandante calvín:
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo Europa conocido,
del uno al otro confín.



Especial mención a la carga de Bernadotte, por la que nadie (especialmente el resto de mariscales franceses) daba un duro, pero que ha puesto en fuga a los húsares austriacos y tomado las alturas. Sólo los quería para fijar la caballería aliada, pero si encima la desalojan solos, pues tanto mejor. Lo mismo me repienso lo de fusilarle al final del día.



El Petit está contento en Pratzen: tiene tres horas más para destrozar a la Coalición.
¿Debería? Todo empieza con una inocente pregunta.

"Un comienzo es un tiempo muy delicado".




Principalmente, toda la brasa que voy a dar se resume en esta imagen:




Chafardeando estrategias y posibilidades, ya voy captando de qué va ésto: cantidad vs. calidad. Cuando el líder genérico de reposición es MEJOR que tu comandante, y lo único que deseas es que la diñe al cruzar un río helado antes de la batalla.




Considerando darle a la batalla completa en estos días de cuarentena, una duda me asalta, y acudo a los muchachos. "No seas bobo y cometas los mismos errores con el ruso, bla-bla-bla..." pero el caso es que el diseño es inteligente: un ataque devastador (y exitoso) al debilitadísimo flanco derecho francés puede acabar en Victoria Automática para la Coalición.

Si os fijáis en la foto, nada menos que 5 banderas de las 9 gabachas se concentran allí (así como una de las dos fuentes de suministro, y la posibilidad de ir "tipi-tapa" hasta Turas, detrás del dispositivo imperial). Vamos, que si se quiebra a Davout (sabemos que eso es es difícil, como ya vimos en el Escenario 1), Napoleón no puede atacar a full en los Altos de Pratzen, debe cuidarse las espaldas y posiblemente pierda a los puntos (nada menos que 180 PV en el castillo de Sokolnitz y alrededores).

La otra opción es quedarse, claro: catenaccio austriaco y verlas venir, que los Hijos de la Revolución peleen cuesta arriba. Pero entre todo lo que va a caer, quién dice que en un asalto afortunado no se abra un claro en la niebla, salga el Sol de Austerlitz y se rompa el dispositivo de la Coalición (sin mencionar que un Davout sin presión puede hacer putas-virguerías tras las líneas aliadas).

Pues eso, que como no me decido, copio a Javier Cansado y os pregunto: ¿Me lanzo con la Coalición hacia Sokolnitz y Telnitz?

Aquí están los resultados:




Habrá que bajar al llano, pues. Preparo la mesa, las hojas de ayuda contra la pared, el cementerio (4 A4 con todo el orden de batalla, preparados para recibir convalecientes), el plano de órdenes de los cuerpos, el track de turnos, el sitio de la cerveza-café-té, alineo bien los altavoces para escuchar buena musicota, dejo un sitio cómodo para que Ker se enrosque como un ovillo mientras yo disfruto... ¡Todo listo! Justo antes de comenzar me acuerdo de una anécdota:

De pequeño estudié inglés en el Instituto de Idiomas, que en Vitoria era como la Escuela Oficial adaptada a niños y adolescentes. El caso es que a los 15 o 16 años la profesora nos dijo que teníamos que hacer una presentación de 5 minutos en inglés del tema que eligiésemos: cosa chunga, para chavales en plena edad del pavo, todo vergüenzas y encima en inglés... Así que intentando controlar daños, me fui a por un tema mainstream, neutro y con un desarrollo sencillo: expliqué la batalla de Austerlitz. Como os lo cuento.

Huevo sobre huevo, delante de la chica de la que estaba enamorado (no íbamos al mismo instituto y sólo la veía allí), tiza en mano y con voz firme, dibujé los Altos de Pratzen, intenté explicar el motivo de que el Petit "los regalase", comenté la marcha de Davout ("Very-very-very quickly!") y el morbo de la retirada, con la artillería rompiendo el hielo de los estanques de Satschan. Aquello ralentizó dos años más, sin duda, conquistar aquella plaza de preciosa melena morena. Pero fue una declaración de intenciones. No todo iba a ser fútbol en aquellas anodinas y predecibles charlas.

El caso es que ahora esta batalla vuelve con la fuerza de las armas combinadas: libro y wargame. Y como me habéis liado, voy a atacar Sokolnitz. Que me quiten esta polka bailada: son las 6 de la mañana del 2 de diciembre de 1805, y la Guardia de Kienmayer comienza a descender de la ermita de San Antón. Como dijo el pérfido Bardo:

"All the world is a stage, and we are merely players."













Después de encenegarme un poco con mi gran amigo Patxo sobre la calidad musical de Izal, siempre respetuosamente ("Infecto pop nauseabundo de un tipo de privada que se hace pasar por alternativo para vomitar banalidades que hacen las delicias de las muchachas que se creen demasiado profundas como para escuchar reaggeton. ¡He dicho!"), estoy preparado para inaugurar el tinglado.

6:00 AM, 2 de diciembre de 1805.

La niebla es espesa como un carro de algodón, piensa Kienmayer. No es que haya visto uno nunca cargado, pero así se lo imaginó cuando un teniente de navío que había visitado la República Americana se lo explicó, borrachos en una taberna de Trieste. Densa, suave, amortiguando el ruido de los 6.000 hombres que marchan a sus espaldas. El silencio casi es perfecto, aunque se rompe periódicamente cuando sus cosacos pasan al galope tendido rastreando actividad enemiga. En Viena lo expresaría de otra forma, pero entre sus ulanos no es necesario: no se ve una puta mierda.

De vez en cuando se oye algún disparo madrugador a lo lejos. Ni uno de su columna, pues las órdenes han sido claras: armas descargadas bajo pena de muerte. Quedan unos 2 km hasta el pueblo de Telnitz, y sería muy recomendable tomarlo sin alertar a los franceses. La oscuridad y la niebla juegan a su favor, además de los cosacos que le ha proporcionado el general Dokhturov: borrachos, criminales y bestias, pero excelentes a la hora de reconocer el terreno.

Tras media hora de marcha llegan a un viñedo situado en una colina: no ha habido suerte. Los cosacos informan de que el enemigo ocupa el pueblo, infantería de línea, seguramente un regimiento. Da las órdenes pertinentes: los húsares se despliegan en el flanco izquierdo, con intenciones de cruzar el Goldbach aguas abajo por el puente desprotegido (eso si los Cazadores franceses no han anticipado la jugada, piensa sombrío), mientras da órdenes a los trenes artilleros de prepararse: si el enemigo se ha concentrado tanto, habrá que molerlo a obuses. Finalmente busca a Carneville para que despliegue a sus hombres: nada de florituras, asalto frontal con todo, a probar suerte. Si son rechazados, ya explorará otras alternativas al norte, pero quiere intentar un ataque antes de las 8 de la mañana. Sería bonito, piensa. Madrugarle a los franceses, pero sobre todo a los rusos, cuyos comentarios y condescendencia se hacen insufribles. Salvar un poco de orgullo austríaco tomando ese pueblo y, quién sabe, quizás arrebantando la gloria luego a los rusos tomanto también Sokolnitz.

El general sueña despierto, como una lechera flamenca. Lo único que se interpone en sus delirios casi febriles de grandeza son los 1.500 franceses del 3º de Línea. Tipos muy fogueados de fieros mostachos. Atrincherados en el pueblo, están tranquilos: 4 a 1, tratándose de austríacos, es un buen ratio.



DAVOUT: LA LEYENDA

Ayer por la tarde jugamos el primer escenario del Austerlitz, Rising Eagles de Hesaxim (por la mañana había caído el segundo). Afrontamos la partida con tranquilidad, sin sospechar que íbamos a presenciar la crónica más extraordinaria desde los tiempos de Snorri Sturluson, con episodios sacados de The Walking Dead y momentos cómicos "pythonianos".

Señores, vayan pasando las fotos y disfruten del apasionante proceso en el que la Historia se convierte en Mitología, los hechos en épica y la narrativa de una partida se convierte en inmortal. Escuchen la historia de San Davout.




El escenario contempla las primeras horas del flanco derecho francés en Austerlitz. Nicolás Davout, arengando a su III Cuerpo de Ejército, acude quemando suela de bota y herradura de caballo para proteger el ataque principal. Ante ellos, 4 cuerpos de la coalición (una horda literal de eslavos y centroeuropeos degenerados) se viene encima. La orden del corso es lacónica: "Mantenga los pueblos de Telnitz, Sokolnitz y su castillo el tiempo suficiente para que me meriende al zar". Lo que Davout, en su apabullante experiencia, estima en unas 5 horas.




La lógica apuntaría a atrincherarse como ratas inglesas tras el río y dar las órdenes desde la retaguardia. Pero Davout ha nacido para ese día. Sabe que si concede todo ese terreno a la Coalición, será expulsado irremediablemente, exponiendo a todo el ejército francés. Así que tomando personalmente el mando de los Tiradores Polacos (300 tipos que, como él, tienen muy poco que perder y toda una patria por ganar), sale al viñedo exterior de Sokolnitz para estorbar el avance enemigo. Más de 10.000 siervos de rancias potencias absolutistas. Davout indica al bandera que clave la regimental a un manzano que sobresale. A partir de ese momento, ese viñedo es Francia. Es República. Libertad, Igualdad y Fraternidad. Progreso.




Fieles a su fama, las "belles filles" del Emperador parecen tener sistema de guiado láser: todo el cuerpo de Kienmayer sale huyendo. No será la primera vez. Son las 7:30 de la mañana del 2 de diciembre de 1805, y todavía hay esperanza.




Sin embargo, a las 8:00 am la situación se tuerce. Una fallida activación y la retirada inesperada del 26 Ligero deja cercado a Davout y sus hombres en el viñedo. Es el momento exacto en el que Atenea envía a Clío a registrar lo que está a punto de suceder.

El I Cuerpo Ruso, una maraña de mujicks borrachos y crueles, se lanza al asalto. Con una sangre fría que deja la "flema" británica en poco más que un moco verde, Davout los rechaza sin despeinarse (ahí dejo la coña, para el que le gusten los grabados de generales).

"Mientras sólo nos superen 20 a 1, no hay nada que temer", tranquiliza a sus hombres. Y parece estar en lo cierto, puesto que vuelve a rechazar una segundo asalto, y un tercero, infligiendo graves pérdidas a los rusos.




Langeron, el general aliado más competente de la zona, se acerca a "resolver". "Son cuatro perros polacos y un calvo" grita a sus hombres. La bravata le cuesta 800 bajas y escapar de la muerte por los pelos (no los de Davout, claro). Acaba de sufrir la humillación más grave de su carrera, y considera el volarse la tapa de los sesos.




Tras hora y media defendiendo el viñedo frente la mitad de las fuerzas aliadas del sector, Zalo y yo comenzamos con las coñas. Que si "Chuck Norris trata de usted a Davout", que si "Homero escribe sus versos de la tinta que destila con la sangre de Davout", que si "los gabachos juegan en casa y los aliados no comprenden los entresijos de la lucha entre vides"...

Estamos flipando un poco con la situación, yo como un cochino y Zalo rindiéndose a la épica narrativa que los dados nos deparan, e imaginamos a Davout tuerto, cojo, con un brazo amputado que utiliza para asestar mandobles a los rusos desde encima de una vid mientras los pocos polacos que quedan dan las gracias por matar a raudales a sus enemigos ancestrales y apilarlos en grotescos muretes de cadáveres. Vamos, que lo de 300 de Frank Miller parece un puñetero cómic inclusivo de diversidad cultural al lado de lo que está pasando en ese hexágono.

Tanto es así que empezamos a pensar en el Petit, sentado en su puesto de observación comiendo un paquetito de garrapiñadas, y comentando a sus edecanes: "Davout lo tiene todo controlado, lo mismo le reclamo ese I de Dragones y el 108 de Línea, que va sobrado". El muy cabrón.




Los aliados lo intentan TODO. Le descerrajan hasta cuatro bombardeos brutales con todo lo que tienen (las baterías de Sievers y Sigismund hacen quebrarse el grueso hielo del río Goldbach). Tras dos horas de combate, ese viñedo parece Flandes en 1918. Pero Davout, que es el calvo más viril desde Don Limpio, dice na-nai. O "Davuti", como empezamos a llamar a sus galácticas tiradas.




A las 9:30 ocurre lo inevitable, y ensartado por mil bayonetas, Davout y sus polacos sucumben. Han sido necesarias dos horas y más de 10.000 tropas para reducirle y aniquilarle en un puñetero viñedo. Mientras, los franceses han podido reorganizar filas y prepararse para el asalto final. Al Petit se le escapa una lágrima: "Jodido calvo. ¡Qué hijodeputa heroico!".




Pero en el cuarto turno, chequeando la "Biblia" para ver qué le pasaba a Przybyzsew, ¡me doy cuenta de que lo hemos hecho mal! Aún rodeado de enemigos y ZOCs, ¡Davout tenía una oportunidad! Zalo me permite intentarlo (nos ha dado muy buenos momentos, el cabrón), e incluso con un malus de +2, Davout se reatomiza en el Viñedo Maldito (los aliados evitan pasar por ahí debido a los malos espíritus) como el mismísimo Doctor Manhattan. LA SEGUNDA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR Davout se materializa en el pueblo de Sokolnitz, donde es más necesario. Todas las mitologías orientales y occidentales contemplan el mito: aquél héroe que aparecerá en el momento más necesario para su pueblo con una espada mágica y brillante cartón (y armadura).

"¡Alabado sea Davout, porque al tercer turno resucitará para castigar a los ruski-filisteos!".




Se nos hecha la tarde, aunque en el juego son las 10:30 am. Davout, de vuelta a las andadas: rodeado con el 48 de Línea. Esta vez el III Cuerpo de refresco llega impoluto y arrogante a "sopapearle" en la plaza del pueblo. Davout les grita:

"No comprendéis que yo no estoy encerrado aquí con vosotros. ¡VOSOTROS ESTÁIS AQUÍ ENCERRADOS CONMIGO!"




Tras tres asaltos más en los que los aliados van con TODO, Davout sufre un doble volteo. "No pasa nada, piensa. Cancelaré comiéndome otra baja y manteniendo este enclave por unos minutos más". Pero, ¡Ah! ¡Porca Fortuna! Esos cazadores eran más flojos que la mierda de un italiano. Al aplicar la primera baja, nos sorprende una funesta realidad: sólo tienen un paso. Davout cae traicionado por un desertor, habiendo defendido solito todo un flanco. El Petit lo echará de menos el próximo año en Alemania.




Zalo, a pesar de haber acabado definitivamente con su Bestia Negra, está cabizbajo. Lo que nos hemos reído y vibrado con el jodío.




Pero todavía queda un turno, y la batalla está frenética. Tras las dobles oleadas de dos cuerpos, el cruce de carreteras de Sokolnitz cae. Sin embargo, y en épica resistencia, Telnitz es salvada para los franceses. Nos quedamos justo en un empate (16 PV hubiese sido una victoria francesa, 18 PV aliada), mientras nos tomamos la última caña a las 12:00 de la noche comentando lo que acabábamos de presenciar (habíamos quedado a cenar con mi pareja y sus amigas, pero lo cancelamos por lo frenético del desarrollo).

Voy a apostatar de la Religión del Monstruo Espagueti Volador. A mí que me apunten ya a la Iglesia de Nuestro Salvador Davout de Todas las Alopecias.
A este juegazo de los franceses de Hexasim le tenía ya jugado los tres escenarios dos veces cada uno, así que el paso lógico era montar la mesa de la War Room y lanzarme con la obra de arte del Petit. Como ya sabéis, suelo escribir en el grupo Guerras de Cartón de Facebook:

https://www.facebook.com/groups/124107594985321/

Así que os voy a hacer aquí un collage-frankensteniano con las últimas publicaciones. No esperéis mucha coherencia, porque cada día es diferente, unos estoy más serio e histórico, otros más atento a cuestiones del juego, y otros burlón-quevediano. Empezamos con la crónica del primer escenario que jugué con mi compadre Zalo hace muchos meses ya, que no tiene desperdicio por la épica de San Davout.

en: 21 de Marzo de 2020, 01:56:07 10 SALÓN DE TE / De jugón a jugón / Re:Segunda Mano ¿Vale la pena?


Ah, pues entonces las tiendas harán liquidación por cierre.

¿Y eso te parece bueno?  ???

Alucino con el personal...

Me imagino a DonFalcone llevando las cuentas de un fondo buitre en los tiempos duros del esclavismo.

"Sí, la epidemia en África es buena para el negocio. Los negros se pondrán enfermos y los podremos comprar más baratos. Páseme el té y una pasta, Sir Kelleher."

en: 20 de Marzo de 2020, 16:36:12 11 SALÓN DE TE / De jugón a jugón / Re:Segunda Mano ¿Vale la pena?

Ahora me doy cuenta que estas compras ni importaban tanto, ni voy a poder permitírmelas en un futuro, así que se puede decir que para mí el hobby se ha terminado, salvo si me da por retomar el diseño de juegos.

Morirán las editoriales, las tiendas serán arrasadas por zombies, las imprentas tomadas por invasores alienígenas, y las fábricas requisadas por inspectores de Hacienda. Para mí, eso dará igual, porque la afición no morirá mientras yo tenga un juego que jugar, y alguien con quién jugarlo.

en: 16 de Marzo de 2020, 16:22:30 12 SALÓN DE TE / De jugón a jugón / Re:Segunda Mano ¿Vale la pena?

Cierto, eso de la devaluación es un tema peliagudo... serviria para abrir otro debate...

Mi impresión es que los juegos no se devalúan por viejos, se devalúan por machacados.

En el mercado de armas de segunda mano, no sueles mirar la edad de las armas, si no su estado de conservación. Hay muchas viejas armas que se venden a precio de arma semi-nueva y a lo mejor tienen 40 años. ¿Por qué? Pues porque están tan bien conservadas que pensarías que tienen 2.

¿Qué es más barato: un juego que tiene 10 partidas y está muy vapuleado, o un juego que tiene 30 y no se le notan?

En el caso de los juegos de mesa entran otros factores, como que para un juego viejo ya no se publiquen expansiones, deje de haber torneos organizados y demás. Aunque son factores importantes para algunas personas, no sé hasta qué punto son influyentes. Sospecho que no mucho.

en: 05 de Marzo de 2020, 15:27:08 13 SALÓN DE TE / De jugón a jugón / Re:Segunda Mano ¿Vale la pena?



Que os parece? Sería posible? Lo ponemos en sondeos?

No es posible.

en: 05 de Marzo de 2020, 10:08:00 14 SALÓN DE TE / De jugón a jugón / Re:Segunda Mano ¿Vale la pena?

Perdonad el tono de este mensaje, pero es que a veces me toca un poco la moral el hecho de los "santos y los y los Sentencias" los santos en plan decir lo del IVA cuando efectivamente le han explicado que el IVA entre particulares ya está pagado y no hace falta pagarlo, pero sin embargo en el mismo mensaje dice que si se ahorra un 50% entonces en ese caso si ya se le va la moral de lo del IVA. Y en cuanto a lo de insultar a la gente porque venda a 10 € menos un juego que a lo mejor solamente lo ha desprecintado, y te estás ahorrando 10 € a lo mejor para ti 10 € pues no  es importante tendrás un buen sueldo y te lo podrás permitir, pero insultar a gente porque quiera vender al precio que le dé la gana y  que no obliga a nadie a comprar pues me parece que está fuera de lugar.
En fin  los aludidos no os molestéis en contestar porque yo a este hilo ya no vuelvo a entrar, pero haced el ejercicio de pensar un poquito antes de hablar, a no ser que lo que pretendéis sea trollear.

en: 09 de Febrero de 2020, 21:54:00 15 KIOSKO / Wargames / Re:A pesar de una portada... Nevsky, por fin un wargame

¡Por fin he podido llevar a los germanos norteños! Si bien es cierto que no hemos llegado al invierno (es la repolla lo que hay que pensar en este juego), seguimos descubriendo facetas y dimensiones nuevas. ¿He dicho ya que me tiene enamorado? ¡Joder, qué bueno es!

PD. Que no se me olvide: la portada es HORROROSA.



Lo primero que me encuentro al llegar al local es este 1914 Glory's End When Eagles Fight, que está jugando Asier y Alfonso. Me llama mucho la atención lo manejable que parece, y que el plan Schilieffen va como se esperaba: mal. No obstante, toquiteo todas las fichas para mejorar la posición francesa: Vive la Republique!



Herman se pone a currar y toma Izborsk, no sin bajas. Esto me empieza a dar pistas sobre lo jodidamente difícil que es tomar castillos en este juego: se trata de una empalizada de madera, lo más sencillo...



Bien repleto de bocatas, su siguiente objetivo es Pskov, donde Sergio también ha hecho los deberes y tiene una cantidad considerable de comida. Mi única baza es que tengo transportes suficientes para trazar suministro a tres fuentes (he jugado las comanderías y esto es una orden militar seria), así que en algún momento espero rendirle por hambre.



Pero el muy mamón no me deja ni una activación tranquilo y trae a compadres gitan... digo ruskis. Ser el defensor es una ventaja considerable y además tengo parapetos del asedio, pero claro, él trae mucha morralla eslava... En condiciones normales me las piraría, pero son las 7:30 y queremos ver algo de sangre.



Mi flor y nata teutona se salva, pero todos sus sargentos y milicianos sucumben. Aprendo una valiosa lección: no importa cuántos rusos mates, siempre queda alguno para zumbarte cuando tus espadas están melladas.



Al menos mis daneses están saqueando como sus antecesores vikingos: no sólo roban rebaños, sino que incluso toman alguna ciudad pequeña que usarán como punta de lanza en el próximo turno. Estoy a punto de denominarla Normandía II, feudo de Rollón el del Este.



Lo dejamos al principio del invierno, pero mirad qué deliciosa carta me entra para que Normandía II se anexiones Bretaña del Este...

Páginas: [1] 2 3 >>