logo

Panel de agradecimientos

Mostrar los mensajes que están relacionados con el gracias. Se mostraran los mensajes en los que te dieron un agradecimiento otros usuarios.


Mensajes - queroscia

Si os gusta el tema, La Guerra del Anillo sin dudarlo . No es Wargame , pero hay cartas y tortas.

Ahora es cuando el hilo deriva en un debate sobre la definición de wargame...   ;D ;D ;D

¿Qué diferencia realmente los juegos de mesa de otras actividades para que puedan ser "mejores contextos" para trabajar algunas actitudes y aptitudes?

Al final vamos a tratar en este hilo lo que era para tu siguiente fumada, pero...

Tampoco voy a aseverar nada, sino a exponer otras hipótesis; a ver cuáles podemos «probar» y cuáles desmentir y, por tanto, descartar.

Los juegos, en general, incentivan capacidades cognitivas desde muy temprana edad. El cerebro es un músculo que, como cualquier otro, se trabaja o no se trabaja. Un cerebro que se trabaja (muchas veces basta con leer un poco cada día, pensar cinco minutos diarios en algún acertijo o en cualquier otra cosa que nos obligue a estimular el cerebro) debería ser, a priori, un cerebro más «esponjoso«, capaz de empaparse cada vez más de conocimiento y de agilidad. En eso, indudablemente, jugar es beneficioso.

Otro tema es cómo afectan los juegos a las relaciones interpersonales y a las habilidades sociales. Mi sobrina detesta perder y es un tanto mandona. Un día trataba de explicar a mi hermano, su padre, los beneficios de jugar en colaborativo y tratar de evitar el efecto líder. Mi hermano defendía el efecto líder porque considera que en la vida hay líderes y no hay nada malo en ello. Es decir, reafirmaba la actitud de mi sobrina. Así es difícil que ella aprenda a colaborar, porque el refuerzo que recibe de sus referentes adultos principales es que mandar está bien. El juego no va a ayudar nunca a mi sobrina a ser menos competitiva, porque va a tapar muchas de sus carencias mediante esa competitividad.

Mi cuñado, de pequeño, se cogía una pataleta si no ganaba. Mi mujer, su hermana, quería jugar —vivían en un pueblo muy pequeño del interior de Teruel, con inviernos continentales—, así que se dejaba ganar para obtener su beneficio: jugar. Eran niños, pero a día de hoy, con más de 40 años, mi cuñado es capaz de proponer interrumpir una primera partida para reiniciarla, porque en esa primera partida está perdido desde mucho antes de empezar.

Cuando entré en el grupo de juegos que hay montado alrededor de la tienda Júpiter de Badajoz me quedé flipando de las broncas que se montaban en la partida. Gritos e insultos, tal y como lo digo, eran el pan de cada día. La impaciencia también. Yo les preguntaba abiertamente por ello, porque yo quedaba para jugar para divertirme, no para encabronarme. Después, como todo el mundo quiere tener la razón... O alguien se baja o la cosa se complica aún más.

Yo mismo, tengo numerosos defectos. Tengo un carácter explosivo y muy poca paciencia, lo que hace que no conjugue bien con cierto tipo de personas. Y lo gestiono mal. La única herramienta que soy capaz de usar es apartarme de esas personas con las que saco lo peor de mí y procuro jugar con toda la gente con la que disfruto, que no en vano es mucha.

La salvedad, al menos en mi caso, es que juego para pasar un rato agradable, con el juego y con las personas que se sientan conmigo a compartir ese espacio y ese tiempo. Un mal día lo tiene cualquiera. Un mosqueo porque te hacen una jugada equis le sale a cualquiera. Pero no puede ser una norma.

Sin embargo, y he ahí el quid de todo esto, es que creo que pesa más la educación, la familia, el entorno en el que te has criado, etc. en tu comportamiento en una mesa que los posibles —seguros— beneficios que proporciona jugar a juegos de mesa.
Estaba esperando a estar delante de un ordenador para participar en este debate, y deseando estoy ver ese nuevo hilo sobre los beneficios del juego.

Me he leído toda tu fumada y soy seguidor del programa desde la temporada 5 y, año tras año, se percibe lo que comentas. En aquella, sin ir más lejos, Juan Muñoz, otro humorista muy reconocido en su tándem en Cruz y Raya, encajaba fatal las críticas.

No estoy seguro en tu lectura de si pretendes vincular de algún modo la actitud del jugón para ser capaz de entrar en ese círculo mágico o solo se ha nombrado como curiosidad casi anecdótica. En el caso de que sea lo primero, no puedo estar más en desacuerdo (quizá por eso esté deseando el hilo sobre los beneficios del juego).

Programas como Tu cara me suena u otros desvelan parte de la persona que hay detrás del personaje. Eso me gusta. Me he llevado sorpresas inesperadas tanto por romper prejuicios como por ver caerse a algunos «mitos». Y el jurado no está exento de ello. ¿Qué tiene que ver, entonces, que sean o no jugadores?

No he estudiado ni leído teorías del juego, de sus beneficios, etc. En esencia, me dedico a jugar y punto. Ahora bien, me interesa mucho el comportamiento humano y de eso sí he leído y estudiado algo.

Quizá haya habido algunos jugones más en estas ocho temporadas; no en vano, son muchos los que han pasado por ahí. De hecho, Edurne también es jugadora confesa. Pero no me suena que haya habido muchos más de los que sea pública y notoria su afición por los juegos.

Mencionaba antes a un humorista, Juan Muñoz, como ejemplo de quien no sabe encajar el fracaso. En esa línea no me costaría encardinar a David Guapo, quien creyó que iba a ser lo más (muchos no lo sabrán, pero también tiene una faceta como cantante como David Callejón, que es su verdadero nombre, faceta con la que no ha cosechado ni una centésima parte de éxito que como monologuista). En el otro lado tienes otras humoristas como Yolanda Ramos o Silvia Abril, dos destroyers que dejan el pabellón altísimo, hasta el punto de hacerte llorar de la risa, literalmente.

¿Y qué pasa con los cantantes profesionales? María Isabel traga veneno cada vez que se lleva malas notas, tanto da si son del jurado o del público. Cristina Ramos es un portento de humildad y no creo que, cantando, tenga mucho que envidiar a dos endiosadas como Mónica Naranjo o Ainhoa Arteta. Nerea apenas ha empezado su carrera y nos dio grandes momentos de diversión cuando hizo de mexicano y no salió del papel en todo el programa. Pero ¿qué me decís de Canco? Iba para «payaso» y se metió en la final por méritos propios, sin dejar de hacernos reír y sin tomarse a mal ninguna mala crítica. Hasta Vaquerizo encaja mal no ser la estrella que cree ser. Y que conste que me cae bien el tipo, creo que es buena persona, pero es casi tan pesado como la Terremoto de Alcorcón. Ambos, entre tanto histrionismo, disfrazan mejor que otros la frustración de no estar arriba.

Podría seguir con muchos más (solo me faltaría recordarlos, que ando mal de memoria últimamente), pero creo que ya he ilustrado suficientemente lo que quería decir.

¿Realmente hace falta ser jugón o tener un espíritu jugón para entrar en ese círculo que menciona Calvo? ¿O es algo tan simple como una cuestión de educación y de carácter?

Avanzándome un poco al hilo que haga Calvo sobre los beneficios del juego, creo que he conocido más jugones que no saben gestionar situaciones cotidianas, que son competitivos en el peor sentido del término y que no tienen grandes habilidades sociales que jugones que se caractericen por lo contrario.

En cualquier caso, siempre es un placer participar en hilos así.

Y ahora voy a mirarme un rato en el espejo, por lo que pueda pasar...
No hemos jugado nunca un 18xx. Tengo el 1846 por estrenar. Le hemos dado al City of the Big Shoulders sin problemas. Nos encantan los juegos duros. Miraré este 1862, gracias por el consejo.

Entonces dadle al 46, que también es muy bueno. Lo del 62 no es cuestión de dureza, sino de complejidad en las reglas (aparte de que el reglamento no es muy afortunado), incluso para veteranos de los 18xx. Es una pena tener el 46 en la estantería sin estrenar.
¿Un poquito?... Lo del 1817 es de un caradurismo de vergüenza. En AAG el precio estándar ronda los 100$, así que ¿a cuento de qué ponerlo al doble? Y que no me vayan a decir que es porque lleva mucho material.

Sencillamente es un juego muy deseado y, con los derechos en la mano, han pensado que el que lo quiera que pase por el tubo. Muy mal por AAG.

Respecto al 1862, del todo de acuerdo con maltzur: juegazo. Eso sí, yo no lo recomendaría nunca si no tienes ya bastante experiencia en 18xx.
Pues tiene que estar por salir el segundo cooperativo de esta colección paralela a la de los librojuegos individuales. Se tratará de una serie de aventuras protagonizadas por los irregulares de Backer St., esto es: los mozuelos de la calle que ayudan a Sherlock Holmes en sus pesquisas.

Estando de acuerdo con tu análisis de Kuala, creo que el de Sherlock supone un reto superior, que no necesariamente mayor diversión.

Próximamente...


Unas semanas después: «Pues en el canal de fulanito ponen superbién el juego...». Claro, ¿acaso has visto muchos canales donde pongan un juego así como una mierda pinchada en un palo?

Esto irá para otro hilo, y no tanto en este en el que se habla de "comprar por la vista" (Y, como bien comentaba Calvo, el flaco favor que nos hacemos como consumidores si eso nos acaba llevando a cada vez juegos 'más bonitos y menos juego').

Pero lo que comentas me parece muy curioso, porque eso de solamente reseñas buenas en los canales se está dando en los juegos de mesa...y se lleva dando mucho tiempo en muchos sitios. Me costaría recordar una crítica mala de un disco. Y me costaría más recordar una crítica mala de un videojuego (Algo de lo que ahora estoy apartado, pero en su día no recuerdo ver en revistas especializadas menos de un 7.5-8). Con los libros sí parece ser más sencillo encontrar diversas opiniones, aunque creo que tiene más que ver por atizar al escritor/escritora de turno por sus ideales y afinidades políticas que por el libro en sí.

Y bueno, lo dicho, dejo este tema para otro topic  ;D

Abro offtopic para contestar:

Tu comentario me recuerda algo que me dijo mi tutor del trabajo de fin de grado, un catedrático muy respetado en su ámbito. Soy graduado en Lengua y Literatura y entre la distinta bibliografía empleada para mi trabajo estaba un libro recién publicado de una joven valenciana.

Mi tutor, que dirige una revista (en realidad es un tomo y no una revista en el sentido quiosquero), me propuso que hiciera una reseña de ese libro, con el compromiso de publicármela en dicha revista especializada.

La reseña era positiva. Hablando con él me dijo, y es a lo que iba: “normalmente cuando una persona hace el esfuerzo de realizar una reseña lo hace de algo que le gusta, por eso suelen ser positivas. Ahora bien, aunque existen las reseñas negativas, estas requieren un conocimiento mucho más profundo de la obra reseñada e hilar muy fino con cada afirmación”. Obviamente, he parafraseado sus palabras.

Y no le falta razón, cuando lo que haces lo haces por gusto.

El problema en los juegos de mesa es que equis reseñadores quizá empezaran por gusto (o directamente con otras intenciones ), pero acaban queriendo convertirse en influencers o tener juegos gratis o, incluso, vivir de reseñar. Y ahí se pierde esa esencia del “amor al arte”, en el mejor sentido de la expresión.

Fin del offtopic.

A mí siempre me ha llamado la atención —para mal— la cantidad de gente que coge un juego de una estantería de una tienda cualquiera o, aún peor, ve una foto obtenida por internet y dice: «¡Qué buena pinta tiene!». Pero ¿buena pinta por qué? ¿Porque es estéticamente bonito? ¿Porque trae mucho plástico (a ver quién la tiene más grande; la mini, me refiero)? ¿Porque trae toneladas de cartas o de dados? ¿Porque en lugar de cubitos de madera vienen pequeñas piezas de hortalizas, piedra, madera, animales, etc., también en madera? Pero ¿qué sabes realmente de ese juego?

Unas semanas después: «Pues en el canal de fulanito ponen superbién el juego...». Claro, ¿acaso has visto muchos canales donde pongan un juego así como una mierda pinchada en un palo?

—Póngame un kilo de tomates de esos tan bonitos y deme una bolsa grande, donde quepa bastante aire, por favor.
—Claro, por supuesto. Son 120 € de los tomates y 0,05 € de la bolsa. Y no se preocupe, que en próximas expansiones le pondremos la lechuga, el pepino, sazonador, etc. Por unos 200 € tendrá una ensalada magnífica.

Semanas después:

Vendo tomatazos y demás ingredientes para una ensalada de primera.

¡Joder! ¡Con la pinta que tenía!...

Buen provecho a todos.
Estoy muy tentado de adquirir este juego ya que lo he visto a buen precio.

Mi duda es si sigue funcionando bien o está ya desfasado,  también si escala bien en número de jugadores y si hay juegos que lo hayan podido superar.

De colocación de trabajadores tengo Stone Age y Viticulture y no sé si este se va a pisar demasiado con ellos.

Cómo lo veis?

Gracias!

Por partes:

A mí sí me gusta el juego, y además me parece que tiene un arte y una producción que dan gusto.

Lo de si sigue funcionando bien o está desfasado, pues bueno... El juego tiene ya sus años y, obviamente, hay muchos diseños desde entonces que son mejores; eso es normal. Sin embargo, yo no diría que haya envejecido mal en absoluto. Yo me echaba hoy una partida sin dudarlo. Pero sí, hay juegos de colocación de trabajadores que superan al Pilares.

Sobre la escalabilidad, en mi opinión no escala bien. Hay una parte del juego en que se establece un orden sacando piezas de una bolsa. Ese punto y solo ese hace que el juego se disfrute a 4 jugadores y pierda muchísimo a 2, dejándose jugar a 3. El otro gran problema de este juego es la rejugabilidad. Tiene muy pocas cartas, lo que hace que en «pocas» partidas sientas la necesidad de cartas. Solo con que hubiesen puesto el doble creo que el juego habría quedado redondo. Ahora bien, ¿tú cuánto juegas? Si vas a echar una partida al mes, pues adelante. Si vas a jugar una o más a la semana, el juego es bueno, pero es fácil que lo quemes pronto por el tema cartas. Una verdadera lástima, la verdad, porque hubiese costado muy poco arreglarlo.

Respecto a si se van a pisar, pues la verdad es que no. Aunque todos usan la mecánica principal de colocación de trabajadores, son suficientemente distintos para que compartan estantería sin problema.

Si el precio es tentador y tienes ocasión de jugarlo a 4 jugadores yo me lo pillaría y lo jugaría hasta quemarlo, y luego le daría puerta. Si echas 10 o 15 partidas ya estará amortizado y siempre lo puedes vender por lo que te costó o algo menos o incluso regalarlo si tienes algún allegado a quien dárselo.

Si nos ceñimos a los dos que comentas, para mí Caverna de lejos. El banquete de Odín a mí tampoco me ha parecido un acierto de juego. Pero como te dicen por aquí, yo también me sumo a Agrícola como el juego más completo. Eso sí, Agrícola solo está disponible en la actualidad de segunda mano y no se sabe para cuándo volverá a salir en español.

En cualquier caso, Caverna y Odín son suficientemente distintos, como preguntabas, para compartir ludoteca.

en: 16 de Noviembre de 2020, 13:54:35 12 LUDOTECA / Estrategias / Re:¿1817 es tan fiero el león como lo pintan?

A mi una cosa que me ha sorprendido, la que más hasta ahora, es la brutalidad de los cierres en el mapa.

Llega a la bolsa de nueva york recién salidod e tu pueblo en Ohio, con los ahorros del abuelo Jack, y te platnas allí, invitas a comer en lhardy, como Jarabo, y piensas que bueno, hay sitio para todos, porque tienes el culo pelado de jugar 1830s y tal y seguro que al final se abre Pittsburg y puedes construir tus vias, con tus minas de carbón y te montas en el dolar. Pero resulta que no, que esa panda de robber barons te van a cerrar Pittsbourg, te van a cerra Charlotte y te van a abrir otras cosas que es mejor no mentar, y te das cuenta ed que vas a palmar como un campeón, se te queda la cara del Cebolla en la final de Lisboa, pero en el fondo piensas, vaya pasote de juego, cuando la revancha?

Piensa que en un 1830 te das de leches para tener dos compañías rentables. En 1817 es fácil que lleves 4 al mismo tiempo, por lo que es mucho más fácil y rápido cerrar posiciones. Más tarde ya te las averiguarás para que esas compañías que solo ha venido a cerrar se incorporen a tu compañía estrella, pero reza para que no se acabe estrellando.  ;)

en: 16 de Noviembre de 2020, 13:49:26 13 KIOSKO / Wargames / Re:Nuevos Wargames de Devir

Es muy bueno, pero muy complejo. Creo honestamente que el 50% o mas que lo compren no lo van a jugar.

En comparación con For the People o de Senderos de Gloria, que son los más complejos a los que me he enfrentado, ¿subimos muchos escalones de dificultad? Lo que más temo es la redacción del señor Herman, pues para mi gusto no es muy bueno redactando reglamentos, por ser amable.

en: 16 de Noviembre de 2020, 13:43:40 14 LUDOTECA / Estrategias / Re:¿1817 es tan fiero el león como lo pintan?

Empezar con buen pie:

Una vez que empiezas la primera OR tienes que posicionarte en el mapa, pero en 1817 la salida de «tu compañía» se subasta, así que pueden chafarte tus planes —y lo harán a menudo—. Salvo que vayas con todo con una compañía, lo normal y recomendable es hacer tus cálculos, en función de las privadas que tengas, para sacar dos compañías en la SR1. Y estas dos compañías deben ser potencialmente capaces de hacer dos rutas en la OR2, que en general darán entre 90$ y 110$.

La cuestión aquí es cuánto has metido en privadas y cuánto en efectivo, porque necesitarás dos trenes, que costarán 100*2. A las malas, tienes los préstamos, y no hay que echarse las manos a la cabeza, porque si están es por algo, pero tampoco debes olvidar nunca que cada OR deberás pagar intereses por cada préstamo, y que esos intereses son variables (y aceptables mientras no suban de 25$ por préstamo; más caros pueden ocasionar muchos dolores de cabeza).

El ideal óptimo es que puedas llegar a la OR2.2 repartiendo dividendos al 100%, lo que te dará músculo financiero para sacar compañías en la SR3 que hagan simbiosis con las que ya tienes. Pero, si pediste préstamos, eso significa que debes tener suficiente efectivo para pagar los intereses de 4 OR. Y la variación en el interés a pagar no depende de ti, sino del conjunto de jugadores. Un jugador fuerte económicamente podría pedir un préstamo que no necesite solo para incrementar en 5$ el interés a pagar por préstamo. no es habitual, pero sí posible.

De todos modos, sí se me antoja imprescindible que llegues a la SR2 repartiendo todo en dividendos en la OR1.2. Ya habrá tiempo de devolver los préstamos. Intereses a 10$ o 15$ son un regalo: aprovéchalos.

Todo lo que no sea eso, es una salida que, aun siendo posible y válida, te deja en una posición inicial de desventaja. No es ni mucho menos definitiva, pero hay que salvarla.

Por último, algunas losetas tienen costes extra de construcción. Ojo con eso a la hora de calcular los gastos. Es muy bonito colocarse en Baltimore, pero si luego al pagar los costes de +20$ tanto hacia NY como hacia Richmond no te da más que para un tren...

Y hasta aquí mis reflexiones sobre una buena salida.

en: 16 de Noviembre de 2020, 13:21:42 15 LUDOTECA / Estrategias / Re:¿1817 es tan fiero el león como lo pintan?

El tablero:

Para mí, las ciudades en orden de importancia donde uno debe colocarse cuanto antes sí o sí son Pittsburg —con las salvedades de lo expuesto en mi mensaje sobre las privadas—, Baltimore, NY, Cleveland, Philadelphia, Toledo, Boston, Detroit y Charleston. Estas ciudades te garantizan rutas muy rentables con trenes tanto pequeños como grandes.

Aunque flOrO ha despreciado la ruta del río (Louisville, Cincinatti, Charleston), a mí no me parece tan mala, sobre todo si haces que se unan Chicago y Atlanta. Eso sí, creo que eso es y debe ser un punto de partida para luego fusionar o vender la compañía o, en su defecto, para tener una segunda compañía fuerte en el oeste que añada un plus a tus ingresos.

Moverse por el sur suele ser bastante poco rentable, salvo que tengas garantizado el paso por Baltimore y, a ser posible, alguna ciudad más de la lista inicial que conecte con Baltimore. Y la ruta norte no debe despreciarse. Sin embargo, es muy sencillo que te cierren por Buffalo, Rochester, Scranton o Albany, así que no debe perderse de vista.

Y esto en lo que respecta al mapa.
Páginas: [1] 2 3 ... 37 >>