logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 15742 veces)

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
La BSK: El Encuentro.
« en: 08 de Marzo de 2013, 09:12:11 »
  

                                           Una introducción al mundo de los juegos de mesa y cartas.

                                      


(Imágenes sacadas de la BGG)


Antes de dar el paso y tener mi propia cuenta en la BSK fui un visitante mudo más de entre los cientos que observan desde el anonimato como a través de un cristal el trajín del día a día del foro. Había comprado recientemente el Horror de Arkham  y La Era de Conan – en principio buscaba La Guerra del Anillo pero la noticia  de la por entonces nueva edición de lujo me parecía una excentricidad - , y no tenía constancia de que hubiera luz más allá del umbral de Devir y Edge.


                                            


Con el Arkham Horror abrí la puerta a este mundo, para mí entonces, oculto por las sombras de lo cotidiano. Busqué en él las abominaciones y misteriosas mansiones que me engatusaron en las novelas del universo de Lovecraft ¿Quién me iba decir que tras adquirirlo - junto a un buen surtido de expansiones del mismo - iba a ingresar en un foro con nombre sectario y a caer atrapado sin remedio en las garras virulentas de esta afición? Fotografía de Jordi Ribas


Tuve varias razones que me hicieron repensar si dar el paso de registrarme o no, entre ellas si realmente me sería útil disponer de una cuenta cuando por entonces sólo consumía – con avidez de primerizo - la sección de novedades y la de jugón a jugón, antes de que la desmembraran a lo que es hoy; además, me preguntaba qué necesidad tendrían de leer las consagradas personalidades con esas astronómicas cifras de posts a sus espaldas lo que un novato como yo pudiera escribir sobre sus primeros pasos en los juegos. A simple vista nada, pero ahora sé que más allá del intercambio de información es dulce cruzar palabras con los que ayer no conocías y hoy puedes contar entre tus amigos, gente encantadora llegada de todas partes.

Al principio fue difícil pillar los bromas de lo que se decían en clave familiar unos a otros y eso me hacía sentir fuera, más que nada por no conocerles pero con el tiempo te aprendes los avatares, sus nombres, su forma de hablar y cada vez que interviene uno de ellos lees con avidez lo que diga, aunque sólo se trate de un smile.

Este texto va dirigido a los visitantes – no a los usuarios -, a los que aún no se han registrado,  a los que aún nos miran tal vez indecisos, sin rostro ni voz. Si los contáis en cualquier momento son muchos más que nosotros y yo les invito desde aquí a que den el paso y abracen sin temor nuestra variopinta comunidad. Aunque debo informarles de que cuando pisen la alfombra roja de la BSK ya será demasiado tarde para echarte atrás.

Seguramente acaban de descubrir esta afición y algunos de ellos oyen en sus entrañas el retumbar de la llamada de lo que luego se puede convertir en la perdición para sus bolsillos pero en felicidad para su entorno en forma de cajas. O tal vez se trate más bien de un reencuentro empujado por un súbito ataque de melancolía. Quizás hace bastantes años se ilusionaron viendo el anuncio del Heroquest por la televisión como lo más guay para aquellas míticas navidades, o puede que tuvieran que decidir entre éste y el Cruzada Estelar convirtiéndose en una de las indecisiones más crudas de su corta vida, o es posible que tropezaran un poco después con ese fabuloso juego de cartas llamado Magic y del que por miedo a hipotecarse de por vida a él lo dejaron por otros menesteres más mundanos.


                                              


Aquí empezó todo, cuando todavía era un niño impresionable y formal cayó en mis manos semejante poderío de portada, difícilmente abarcable de una vez para mis pequeños ojos, nada podría ya ponerle frenos a mi imaginación, ni los sinos de todas las estrellas juntos habrían evitado en ese momento que cayese presa de toda esa ambientación, que encomendara mi pequeñaja alma a Crom, que me viera tras mi futura adolescencia como ese bárbaro rebanando orcos, haciendo rodar cabezas de guerreros de Caos y pidiendo a gritos la cabeza de la Gárgola para que saliese de su escondite

¿Soy el único que se quedaba embelesado sólo con su portada relacionando a los héroes con los villanos diciendo?: Ahora el Enano le partirá en dos la cabeza a ese orco baboso que tiene delante, entonces el Bárbaro con un berrido gutural dará buena cuenta de esos dos cogotes de orcos del pie de la imagen que babean también y blanden sus espadas con la poca gracia de los extras mal pagados de las películas. Y luego tendrá que darse prisa en volverse y ayudar al Mago porque está demasiado ocupado haciendo ese pulso mágico con aquél hechicero y el trío de zombies que tiene cerca le van clavar esas mazas tan pronto dejen de gritar aparatosamente ¿Podrá mientras el jugador elfo abandonar su extraña postura para plantar cara a toda la marea de seres que se cierne sobre él? Es complicado, siempre me ha agobiado mucho esta portada, no sé cómo resolverla.


Hay cosas que predestinan los caminos que se recorrerán en el futuro y esta fue uno de ellas. Ya podía pasar la pubertad y vestirme como una persona más con zapatos de charol, que esa imagen, esos pasillos de ratas y esas cartas de tesoro y monstruo errante ya no se borrarían de mi mente jamás.
Fotografía de WaterZero BSK


Ahora, querido visitante, te reencuentras con tu pasado y vuelves a echar una mirada a aquellos viejos horizontes de los que apartaste la mirada hace años, y del desierto de títulos de antaño te topas con un verdadero paraíso ya maduro y exultante que ha germinado de una manera asombrosa y a todas luces desproporcionado. Donde antes tenías suficiente con una corta charla en una tarde con un friki para hacerte una idea de la actualidad de juegos de mesa y rol te encuentras delante de la recreación de la biblioteca de Alejandría pero compuesta sólo de juegos de mesa. 63817 títulos diferentes censados en el momento en el que tecleo estas palabras. Y su número no deja de aumentar. Dejaré que la cifra resuene en tus adentros y la expectación empiece a crecer en tu ánimo.

¿Cómo es posible que haya crecido tanto el negocio, que se publiquen tantos juegos cada año? ¿Hay mercado para consumir tantos títulos? Y lo más te sorprendente de todo es que hay editoriales españolas y ediciones multilingües de juegos llegados de todo el mundo – bueno de China, los juegos siguen viniendo de oriente como cuando éramos unas cándidas criaturitas -.

Efectivamente, los descendientes del Monopoly, el Risk y el Ajedrez entre otros –repudiados con furia los dos primeros a pesar de conformar el marco desde el que empezamos la mayoría a gatear hacia donde nos encontramos hoy. – se han ido expandiendo cual virulenta colonia clonal a nuestro alrededor, por toda Europa y sus tallos empiezan a asomar aún con timidez en nuestro país.


                                          


Es universal, desde 1933 vive al margen de los envites y caídas de la industria de los juegos de papel y madera, sempiterno y áureo vive entre reediciones en todos lo idiomas. Hasta los chinos lo conocen - 大富翁 -. Es la primera puerta, el vínculo a través del cuál la gente de la calle tiene conciencia de nuestra apasionada afición. Pero nosotros lo repudiamos, torcemos el gesto si alguien compara nuestros juegos con ese famoso juego de los monopolios urbanísticos ¿Qué nos pasa? Es uno de los los ancestros de nuestros juegos más destacados ¿Acaso la elevación de los nuevos títulos de hoy en día ha producido una raza tan formidable, original e incomparable que cuyo nombre se mancha lacerado al relacionarse con el Monopoly? ¿Qué ha hecho mal el papá de los juegos del tablero montados y las casitas de madera? Imagen de Aaron Tubb


Si paseas por la calle no es tan extraordinario toparte con las raíces de esa sequoia monstrua brotando más allá de una sección intransitada del Corte Inglés, las verás abriéndose pasos en numerosos establecimientos, tiendas especializadas dirigidas por dependientes conocedores de los juegos, algunos jugones como nosotros. Te responderán con tal solicitud y propiedad de palabra que difícilmente podrás dar media vuelta e irte indiferente al sentirte arropado por la atenta mirada de tantas cajas a tu alcance. Pronto descubrirás el secreto placer de arrancarle el envoltorio a una de esas.

Si todavía ninguna manifestación de nuestra adorada afición se ha mostrado en tu apartada localidad no temas estar a salvo de su tentación. Sin ir más lejos, a la izquierda del inicio de la BSK, en su portada, tienes a tu disposición un nutrido surtido de enlaces a tiendas online, y esas sólo representan la punta del iceberg, hay muchas más esperándote por doquier. Sé que le estoy alcanzando a tus dedos lo que después maldecirás haber tocado. Pero atrévete, dale al ratón y ábrete a la efervescencia de sus atiborrados mostradores, aunque tan sólo sea para hacer una primera toma de contacto, sobrevuela ese surtido de nombres y de editoriales de todo el mundo que parece no tener fin.
 
Aunque a veces se registran desafortunados episodios con alguna tienda, en general puedes confiar plenamente en sus servicios. Ante cualquier irregularidad o incidencia su noticia cunde como un incendio por la BSK y a ninguna tienda le interesa la mala publicidad que ello genera, así que tranquilo. Si tienes algún caso de esos verás lo rápido que te lo solucionan.

Ni las maléficos tentáculos de alguna terrorífica deidad lovecraftiana se moverían con más sigilo y presteza contaminándolo todo con sus huellas. Aun queda lejos que las portadas de los nuevos juegos sean vistos con la familiaridad de un Monopoly, pero el pulso de los nuevos cada vez late con más fuerza. Tal vez sólo nos quede esperar a que la evidencia de su presencia se revele sola a los ojos desinteresados del mundo, gota a gota hasta que resulte aceptable y normal ver a un cincuentón destroquelar fichitas y guardarlas con mimo y evidente regocijo en sus bolsasitas mientras se desplaza dentro del vagón de un metro .

Sin embargo el legado del Monopoly, el Ajedrez y el Risk permanece en su sitio, imperturbable y eterno en las mentes no iniciadas, arraigado a la pobre y miope opinión que se le tiene al mundo de los juegos de mesa, que se resiste a ser reconocido, sentirse abrazado por los ojos de la calle.

Pero de todas formas ¿No estamos en la era de la tecnología? - Te preguntas sin acabar de comprenderlo. A tu alrededor sólo se juega con móviles y ipads a juegos con gráficos de  hace 13 años. Y para los que les va la marcha va a desembarcar en breve la Playstation 4 ¿No habían arrancado de las manos a los niños de los juguetes y los juegos de tablero los videojuegos hace mucho? Cómo es posible que en este tiempo haya florecido todo este vergel lúdico, con una maleza tan espesa que ni con un machete en mano durante horas puedes abrirte paso para ver los límites de lo que abarcan sus nuevas dimensiones? ¿Qué ha pasado?


                                            


Desde el Heroquest hasta el Mage Knight ha llovido mucho. Ni siquiera el arte de las portadas tiene apenas relación. Se diría que las de hoy día no contienen ese apasionamiento, ese halo místico y detenido que te hace seguir los detalles de la escena que muestran, escuchando el relato en cada rincón de su superficie la historia que cuentan, un enfrentamiento, una nueva amenaza, unos ojos ensangrentados brillar en la oscuridad. Por la calidad de los nuevos juegos no temas. No sólo están a la altura de los de antaño. Tenemos verdaderas leyendas vidas acabadas de salir del horno que difícilmente se perderán en el olvido. Y Mage Knight es uno de ellas.

Cada año hay dos o tres títulos - por desgracia hay muchos otros maravillosos juegos que quedarán fuera de los focos de la actualidad y tal vez estos sí, injustamente desamparados desaparezcan de los horizontes lúdicos - de los que te debatirás angustiado por cuál comprar y la solución poco práctica para tu morada sólo podrá ser adquirirlos todos. Me pregunto cómo serán los juegos dentro de otros veinte años.



Reconozco que no tengo una respuesta para ello. Yo simplemente me dejé llevar en su momento sin que las preguntas sin respuesta entorpecieran el viaje que había emprendido. Y estoy encantado, fascinado por la riqueza de ideas que contienen todas esas cajas con el sólo propósito de reunirnos entorno a una mesa y desafiarnos, hacernos soñar, brillar, sufrir con auténtico placer y disfrutar al fin y al cabo.

Tal fue mi sorpresa que no consigo aún hoy desquitarme de una amarga sensación de incredulidad hacia tanto juego publicado, de la idea de que estamos viviendo un sueño, una burbuja que puede estallar en cualquier momento y hacerme despertar con desgana de una idílica ilusión.

Me muevo por los senderos de los juegos catando sus frutos pero no sin el temor de fondo – voy  bajar la voz un momento -  de que algún día una bronca inspiración de simple racionalidad colectiva baje las persianas de esta edad de oro de los tableros y aboque a los jugadores a buscar otras formas de diversión, en otros soportes alejados del olor a cartón prensado y deliciosamente impreso. Mientras ello no ocurra no levantemos la voz, que el dorado sueño no pierda fuelle y nos permita encontrarnos en él.

No necesito enardecer a los visitantes desde aquí, si llevan el estigma en algún rincón de su alma caerán solos en las garras de los eurogames y se enredarán balbuceando nombres como Vlaada Chvátil en apasionados encuentros lúdicos. Cuando su enfermedad llegue a ese nivel tan insano poco más habrá que añadir, ya estarán maduros para blandir sus ideas con la misma ferocidad y radicalidad que cualquier otro usuario y no necesitarán leer ninguna de mis palabras.

Si eres un forero curtido sin duda tendrás muchos peros que poner a lo que esboce a continuación, especialmente al pequeño recorrido que voy a bosquejar, con sus ramas para orientar al nuevo usuario, al que no tiene ninguna noción ni tiene conocimiento de las novedades - en todos los sentidos - que nos han traído los juegos en los últimos años. Yo sólo conozco el sendero de compras que yo tomé, el único que con más o menos acierto he trazado a lo largo de este tiempo, no conozco otro. Si discrepas de las estaciones en las que me detuve para decidir cada nuevo paso en mi colección estamos de enhorabuena ya que se te brinda aquí la oportunidad de contrastar tu opinión a la mía y hacer brillar la razón de ser de todo foro: la de que entre todos se arroje luz sobre un tema y resulte útil a los demás.

Yo crecí en este mundillo huérfano de guías más allá de la BSK – que no es poca ayuda, la verdad -, pero saber catalizar sus afluentes siempre caudalosos no es tarea de un día, hay que tomar los sorbos con mesura y dejar que su sabor se aclare en tu paladar, sólo así te formas y acabas aprendiendo a qué pabellones acudir y desde que puntos atisbar. La BSK es toda una ciudad prohibida de los juegos, con una gran base de reseñas en constante crecimiento y un foro de intercambio de impresiones de casi todos los juegos que puedas encontrar. Hoy se te tienden las llaves para que puedas cruzar su umbral. Sólo sigue sus reglas con respeto y todo marchará bien.


                                            

Si no tienes amigos con los que jugar no tienes por qué sentirte excluído o imposibilitado para disfrutar de los juegos de mesa. En estos últimos tiempos han proliferado de manera asombrosa juegos diseñados sólo para jugarse en solitario y muchas de las novedades más taquilleras del momento disponen de variantes oficiales y bien testeadas para que puedas disfrutar de tus juegos sin depender de nadie.


En mi caso he sido como una mala hierba en mi pueblo del que he llegado a ser sin buscarlo el primero en traer – y acumular para escándalo de mis seres queridos – docenas de juegos. Mi sino no me ha permitido probar antes de comprar como muchos te recomendarán sabiamente por lo que el presente escrito va especialmente dirigido a los pobres desamparados que no tienen ni quieren otra alternativa que acertar con sus compras – más allá queda el limbo de la salvación de la venta de juegos, pero eso es otro capítulo del que por suerte apenas tengo experiencia-.
« Última modificación: 16 de Marzo de 2013, 07:40:27 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #1 en: 08 de Marzo de 2013, 09:12:41 »
De usuario a visitante.

Si estás leyendo esto primero de todo quiero darte la bienvenida. Cuando llegué me hubiera gustado encontrarme con un hilo como el que voy a tratar de desarrollar, que me pintase de una vez, sin tener que seguir múltiples enlaces lo que abarcaba esta afición, lo que me esperaba si seguía tirando de la cuerda que había decidido asir con fuerza.

No voy a plagar este hilo con cientos de enlaces para que “muevas el culo y busques la información tú mismo”, eso ya te lo dirán con infinita educación los moderadores cuando repitas inocentemente un tema ya existente en cualquier sección. Mi idea es darte una perspectiva, particular, sesgada, condicionada y completamente parcial basada únicamente en lo que ha sido mi experiencia en la BSK de lo que te espera . Te garantizo que dentro de un tiempo tendrás argumentos de sobra para contradecir mis palabras – y las de cualquier otro – en base a tu experiencia.

¿Y entonces para qué escribir nada en este sentido? Al fin y al cabo mi experiencia bajo mis circunstancias, compañeros de vicio y gustos son irrepetibles – digo esto sin un ápice altanería, al mismo nivel que la experiencia de cualquier otro, yo sólo doy una pincelada de color más en este variopinto cuadro que formamos los usuarios es el foro – y no tienen porqué servirte en tu caso. Pues porque aun así tengo la esperanza de que te resulte útil para reaccionar contra ella y evitar compras equivocadas que ayuden a engrosar célebres hilos como los de “Cuál es el peor juego al que has jugado”.

Pretendo  ofrecerte una perspectiva en fuga, como la de los cuadros renacentistas, que recorra en una sola dirección algunos de los juegos que me fueron interesando en orden temporal, las experiencias que asocié a esos tipos de juegos, y que te sirvan para hacerte una idea de lo que te puede esperar al realizar tu propio camino – aunque sea en una dirección completamente opuesta -.

Debes saber que a medida que avancemos por las salas que contienen esos juegos, en los laterales de las mismas hay más puertas y esas conducen a otras salas, algunas más iluminadas, conocidas y aceptadas por el público y otras más viejas, entre tinieblas, que se esconden y pasan inadvertidas a las miradas rápidas y nerviosas de los nuevos. Te ofrezco dar un pequeño paseo, te señalaré qué baldosas pisé, en qué muros me quedé embelesado.


                                            

Imagen de Fabian

                                            

Imagen de Paul Humphreys



                                            

Imagen de Andrius is Lietuvos

Hay miles de juegos que pueden llamar tu atención, una imagen suya, sus componentes, lo que te sugiera su tema es suficiente para que tu cabecita empiece a trabajar, maquinar, comparar con los otros títulos de tu colección por si tiene cabida, si se repiten sus mecánicas en otro juego que ya tengas. En pocas horas es posible que ya no puedas vivir sin tenerlo, lo has visto demasiado - nunca aprendes, siempre tropiezas con la misma piedra - y tu ánimo hacia él no aguarda ninguna duda. Sólo el reparo de su precio, si su duración lo hará ver mesa entre los tuyos o el espacio que va a consumir de tu estantería te hace dudar.

Lamento que en nuestro fugaz recorrido pasaremos de largo ante corredores que sin duda te harán girar la cabeza y seguirme distraído, preguntándote porqué no nos detenemos a deleitarnos con el juego de aquella sugerente portada. Tú mismo lo harás en breve. No abriré todas las puertas. La curiosidad ya te llevará de la mano hacia esos rincones. Hay guías en este foro que podrán descubrirte los entresijos de cada estancia mucho mejor que yo, pero no es eso lo que buscas en este momento.

Ahora acabas de toparte con esta comunidad. Una vez superas el reparo inicial al leer el sugestivo nombre del foro, sospechoso y poco tranquilizador, verás en la barra superior una serie de pestañas. Son la puerta a la comunidad, en breve te moverás en soltura por ellos.

De ellos te resaltaré uno que muchas veces se olvida que existe, el de los marcadores. Con él podrás señalar esos hilos que en este momento tu voracidad no te permite digerir al multiplicarse ante ti al abrirse en abanico tan apetitosos hilos que sin duda querrás seguir y te empujen saltar de un enlace a otro. Mejor márcalos y ya darás buena cuenta de ellos luego – no publiques en ellos para el mismo fin, en la BSK cabemos todos pero por desgracia ya ha habido más de un episodio donde la hemos visto zozobrar con impotencia, y una vez te sientes aquí como en tu casa, veras que te apenará no poder entrar en ella.

Ahora sientes hambre, mucha hambre y no tienes la paciencia necesaria para destilar con serenidad y prudencia ya no sólo los títulos y los nombres de los autores más venerados sino el vasto compendio que incluyen todas las mecánicas que se han visto en las mesas de juego hasta hoy día y de las que sin duda querrás catar al menos una vez.

Paciencia, todo llegará, ahora estás limpio de prejuicios, aún no tienes motivos para acalorarte al oír el nombre de Martin Wallace o de Reiner Knizia, ni a su favor ni en su contra. Si alguien te dice que le encanta oler las cajas de sus juegos fruncirás el ceño ajeno a los placeres laterales a la adquisición de todo juego, qué incauto eres, cuánto te falta por descubrir, aún queda lejos de ti el debate al que te someterás en tu fuero interno de si almacenar los juegos acostados o en vertical para que sufran lo mínimo, cuando debas elegir cómo ordenar los componentes de un juego en su caja una vez estrenado, buscar espacio para guardar tus nuevas adquisiciones; cuando tu mente se vea atribulada por el ansia de lo que aún sólo conoces por la imagen de su portada en la red. Aún no sabes, querido visitante, que todo esto es sólo el principio del hobby, que todo irá a peor en poco tiempo.
« Última modificación: 16 de Marzo de 2013, 07:42:07 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #2 en: 08 de Marzo de 2013, 09:13:02 »
Quiero otro juego.


Si tienes la suerte de internarte en casa de algún veterano y veas cómo sus pobres armarios con una fuerza hercúlea apenas bastan para soportar el peso de todas esas baldas pobladas de juegos posiblemente reprimas una risa nerviosa al pensar que jamás podrías tú verte en la misma situación, pero en tu interior sonará una duda. Habrá que evitar dicha situación a toda costa, no te ves acumulando tanto juego pero cada año hay novedades y tú aún no has empezado a adquirir los clásicos, los que son buenos, los números uno, los indispensables.

Aunque la voz de un experimentado amigo te diga que no hay ninguno indispensable asentirás sus palabras con fingida madurez pero tus ojos verán como chiribitas aquello que ha de entrar con urgencia en tu colección. Cuánto trabaja tu cabecita maquinando, componiendo el collage de juegos que te van a dar los buenos días cada mañana en las estanterías, los que alegrarán tu mesa y seguro gustarán…

¿Perdón? ¿Qué les gustarán? Otra dato de peso cae con un fuerte estropicio sobre tus planes. Habrá que escuchar a los que vayan a jugar contigo. Esto no es un juego de ordenador, se trata de socializar un poco y todos tenemos que pasarlo bien. Se te quiebra el gesto cuando contemplas en suma la cantidad de variables a tener en cuenta para hacer tus primeras adquisiciones. Qué difícil te parece todo. Claro, si deshacerte de los juegos que no cuajen no te supone un problema te resultará más sencilla la tarea, pero tú no, tú quieres clavarla cada vez que sumes un nuevo inquilino en tu estantería. Y quieres sentir amor por ellos, como antaño cuando recibías un juego, sólo uno para la noche mágica de Reyes y era el más especial del mundo. No, nada de vender. Serán como tus hijitos. Hay que escoger bien.


                                            


Un Juego de Tronos es un buen ejemplo de ese tipo de juegos que no funciona con todo el mundo ya que se forman volátiles pactos que se revelan en traiciones por toda la mesa, las agresiones son crudas y directas entre los jugadores y no todo el mundo tienen el ánimo para saber encajarlo. Por lo que me han contado hay personas que toman dichas acciones como algo personal y tienen dificultades para recordar que sólo se trata de un juego. Si quieres que tus sesiones de juego sean un éxito has de conocer bien a tus jugadores y saber qué ofrecerles para evitar que una apacible velada termine de malas maneras.


Los nervios empiezan a invadirte cuando descubres que hay juegos descatalogados o agotados. Son dos palabras horribles en esta afición, cunde el pánico como un fuego sin control. En ocasiones esa muerte con guadaña de los juegos se mantiene a primera vista al margen, nadie repara en ella cuando un juegos de mesa o de cartas tiene un gran éxito de ventas, nos decimos confiados que cuando se termine la tirada vendrá luego otra, y otra  y otra…

Pero las novedades se suceden, las editoriales tienen su vida propia, nacen y sí, a veces mueren aunque hayan cosechado grandes éxitos. Las licencias a veces quedan en el aire, o mejor dicho de un cajón, cogiendo polvo y la única forma de acercarte a esos santos griales es el mercado de segunda mano que infla los precios un poco más allá de lo que la expectación general tomaría por un buen precio.

Por eso cuando sólo queda un ejemplar de un juego – aunque se diga que habrá otra tirada, vete tú a saber cuándo y en qué año -se deslizarán los ratones y se desenfundarán las tarjetas de crédito en silencio desde cientos de hogares, no avisas a los colegas, podrían hacerse con esa codiciada copia, cómpralo primero y avisa después.

Ver tu cesta virtual en una tienda de juegos de mesa es como ver un oasis en el desierto. Puede desaparecer en cualquier momento, por que otros pueden estar en la misma situación de indecisión o de espera para completar un pedido que tú. La diferencia la puede marcar un click de ratón.


                                            

Uno de los placeres inherentes a nuestro loado hobby, recibir paquetes, abrirlos con glotonería, y como puedes observar, hay algunos de nosotros que tienen la sangre fría de detenerse para sacarle una hermosa fotografía. Imagen de Tong Chi Wai.


 ¿Cuantas compras alocadas cuando el límite que se marca cada uno al año, al mes -¡ A la semana! - es desbordado para conseguir “ese último juego que me compro en mucho tiempo “, que si no era hoy ya no era nunca, que descubriste la tarde anterior y ya no te veías feliz sin poseer el resto de tu vida. Te ves como un romántico salvando de su incierto fin a ese juego y dándole un puesto de honor, a resguardo del olvido en tu morada ¿Dónde va a estar mejor ese desamparado título que contigo? Tú sabes el valor que tiene y sabrás hacerlo brillar en tu mesa de juegos con los tuyos, sabrás darle un buen fin a ese último y especial ejemplar.

Da igual los juegos que ya tuvieras, la diversión que ofrecen no sería igual de dulce si no sientes el latir de este casi desaparecido de la faz de la tierra en tu estantería, descansando tranquilo como en un refugio antinuclear. Es más, joven Indiana Jones, mientras lees estas líneas otro buscador de tesoros como tú está adquiriendo la última copia de un juego que seguro que necesitaras tener ¡Qué desastre! Debes ponerte manos a la obra de inmediato, tu felicidad depende de ello.


                                            


Todavía no lo sabes pero mañana es posible que NECESITES tener todos estos. Fotografía de Carl Paradis


Ya empiezas a sentir el peso de lo que te viene encima al dar el paso definitivo en esta afición. Antes de jugar a un juego has de hacerte con él, pero incluso antes de todo eso necesitas saber cómo se llaman esos juegos, conocer este nuevo mundo, y aún antes saber qué te gusta, formarte un criterio. Y sí, tener en cuenta si les gustará o no a los demás.

¡Basta! Pero cuántas variables a tener en cuenta ¡Esto no es una sosegada afición, esto es trabajo! Y tú vienes a disfrutar, a relajarte de esa vida real que no, para nada se puede tomar como un juego. Ahora te vuelves indeciso, pero no tires la toalla antes de haber empezado, esto es mas relajado de lo que parece. Estos puntuales momentos de frenesí que te impedirán encontrar la postura idónea ante el ordenador se ven separados por verdaderas lagunas de sequía de novedades entre las ferias que se celebran en todo el mundo, y es en esas largas estaciones donde las partidas a los juegos captarán toda tu atención.

 Tu régimen de sesiones vendrá marcado por tus circunstancias y tiempo libre, y en esas etapas de esparcimiento cultivaras el amor tranquilo a los juegos y lo que marcará el tempo real de tu afición. Pronto sabrás lo que es la espera – rayando la desesperación literalmente – también forma parte de este mundo. Hay partos larguísimos que abarcan no semanas sino un buen número de meses en los mejores casos y años, un puñado a veces, si es que no se cancela el proyecto antes por algún infortunio editorial.

Nada te empuja a hacerte con todos, sólo quieres tomar lo mejor de lo mejor. No quieres hacer experimentos en tus adquisiciones, no quieres coleccionar, quieres jugar, recoger lo máximo que pueda ofrecerte este mundo y disfrutarlo toda la vida con tu gente. Tú tienes un límite, tú no caerás, no pasarás de los cincuenta títulos ¿Has dicho cincuenta? Tratas de visualizarlo físicamente en tus estanterías y los libros que dormían tranquilos en su feudo tienen los días contados, pronto seguirán su letargo en cajas de cartón y serán los juegos los que luzcan por todas partes, pero sin excederse. Sólo lo mejor.
« Última modificación: 16 de Marzo de 2013, 00:46:23 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #3 en: 08 de Marzo de 2013, 09:13:21 »
Tiempo buscando, tiempo jugando.


¿Y cómo conseguir lo mejor sin equivocarse, sin comprar lo innecesario, lo pasable, sin que el ruido de lo nuevo te ciegue a la primera y abraces el entusiasmo repentino de un hilo hacia alguna novedad que nadie ha jugado? ¿Cómo acertar sin tener experiencia? Parece imposible ¿Hay atajos que nos hagan acortar la vasta cantidad de tiempo que se necesita aprender a jugar a todos ellos, a uno de cada tipo, autor y mecánica para conseguir dotarse de un criterio fehaciente?

Te dirán que no y alguno te dirá que sí. Bueno, no es necesario que asumas tanto trabajo de cero. Necesitas a un oteador. Alguien que haya recorrido el terreno por ti, que haya gastado él su tiempo recorriendo estepas hexagonadas, bosques poblados de animados y encantadores meeples y colinas con forma de loseta, ama su afición y no le dolerá en absoluto darte todos los detalles y recomendaciones de lo que quieras a lo que él sea afín.


                                            

Estudiar la cima del ranking general de la BGG (Board Game Geek) - otro nombre para un foro poco tranquilizador  e integrador - te conducirá a los juegos más reconocidos, populares y amados por su comunidad. Desde allí te queda mucho trabajo que hacer, pinchar en cada juego y acceder a su ficha - asusta ver la cantidad de información que se acumula en torno a cada título - aunque te recomiendo que al principio sólo ojees sus galerías de imágenes. Si un juego te ha de enamorar lo hará primero por tus ojos. Si das el paso de registrarte por aquí no tardarás mucho en hacerlo también por allí. Tendrás tu propia cuenta y podrás registrar los juegos que ya poseas. Su base de datos es amplísima como ya te he mencionado y encontrarás cualquier juego que tuvieras de niño por raro que fuese.


Por el foro los encontrarás de todo tipo, hay oteadores especializados sólo en alguna rama, estos te descubrirán las piezas más extrañas, los tesoros olvidados por el público y alejados de los focos de la BGG pero seguramente podrán darte experiencias igualmente increíbles y seguramente te llevarás más de una grata sorpresa.

También los hay que son verdaderos Marco Polos de los juegos, tocando todos los estilos, mecánicas y que pueden hablarte en ristra de tres o cuatro juegos de cada autor, los hay que navegan según el baremo de la BGG y los hay como un servidor que tomó como referencia la exquisita, concentrada, todoterreno y a simple vista perfecta lista de otro usuario – Gelete, toda una personalidad por estos lares - y tuve suerte porque nada que compré tomando como ejemplo sus compras me dejó indiferente, más bien al contrario, le debo lo que hoy para mí son verdaderas joyas en mis estanterías.


Encontrando tu sitio.


Te toca saber que hay tres grandes reinos cuyas lindes se encuentran cada vez más desfiguradas por la efervescente productividad del sector de los últimos años. (Sí, te encuentras en plena edad de oro de los juegos – Sé bienvenido otra vez, no podrías haber venido en un momento mejor - . Cada año miles de juegos suman ficha en BGG – no son las siglas de ninguna cadena de televisión británica, servidor escribía al principio BBG cuando sólo contaba con un centenar de mensajes en el contador -. ) Por mucho que algunos wargamers tengan claro lo que es un wargame pronto descubrirás por ti mismo poco precisa que se ha vuelto dicha etiqueta.

Afortunadamente, no saber qué es o no un wargame, un eurogame o un ameritrash  no nos impide jugarlos y disfrutarlos, aunque siempre habrá quien te pida referirte a ellos “con propiedad” bajo pena de que tus palabras no sean tomadas en tanta consideración o cuestionadas con un smile burlón si no se encuentran bajo el paraguas de la ortodoxia. Ningún eurogamer se ofenderá si dudas de los límites de un eurogame – tal vez no ocurra lo mismo con un wargamer, me temo - Evita las reyertas en ese sentido, son estériles, al fin y al cabo lo importante es que cada uno nade a gusto con sus juegos, estamos aquí para disfrutar. Tal vez tengas corazón de predicador, en ese caso el foro presenta varias plazas donde podrás batirte en la arena con cualquier afable usuario, son encantadores, lo descubrirás en breve.

Si a tus espaldas tienes un pasado de mapas de papel descubrirás tal vez con horror que algunos se editan hoy montados sobre cartón, otra prueba más de cómo los editores de tradicionales de wargames son sensibles a la permeabilidad de dichos tres reinos y de lo caducos que se están volviendo – lamento tratar de esbozarte el cuadro en términos que poco a poco dejan de ajustarse a la realidad actual pero es que vivimos en plena vorágine de juegos sin apenas un ápice de aire para separarse de ella y valorar con perspectiva lo que estamos experimentando, hasta el punto que a veces se critica a los autores por producir más de un juego al año ¡Ni que vivieran de ello! – .


                                                


El señor de arriba es Dios, digo...
No, no puego ocultar su nombre por razones evidentes pero este prestigioso diseñador es responsable de que nuestros bolsillos se vean menguados hasta cuatro veces, repito, cuatro veces al año. Lo que ha llevado a que haya frustrados fans que hayan levantado la voz reprochándole su más que fecunda producción anual de juegos. Señor Stefan, queremos que descanse, se relaje y nos deje deleitarnos con sus creaciones en paz, muchas gracias.
Fotografía de Henk Rolleman.


Antes de que eches el grito en el cielo y lamentes tal incongruencia – la de los mapas montados - y su falta de lógica ten en cuenta que gracias a ello el vasto público eurogamer, mucho más nutrido que el del los wargames – sin que ello conlleve ninguna connotación de ser aventajados – a dado sustanciosos beneficios a editoriales como GMT que a su vez pueden traer a la luz muchos más títulos, montados y de papel a su variado público – y todos felices – aunque siempre habrá quien necesitará proclamar que su opción es la más adecuada para desfogar su incomprendido espíritu y más probablemente su ego. En mi caso, por venir del Monopoly y del Risk soy muy feliz con mi Path of Glory montado, pero eso es otra historia.


                                  

Mi reino por un tablero montado. Fíjate en esas texturas de la superficie del mapa, sus poros perfectamente hilvanados pidiéndote que los acaricies, que deslices tu mano sobre su lomo duro, con cuerpo. Ya puedes sentir en las yemas de tus dedos ese cosquilleo, ese placer cálido de acariciar toda Europa y sentir bajo tu poderoso puño lo que pronto vas a reclamar como tuyo a tu apacible oponente. Ese vasto territorio ha de ser debe descansar domeñado bajo tu bandera. Ves amontonando tus blindados y pasando lista a tus counters, en breve vas a cambiar la historia. Fotografía de Filip Makówka.



Hay un tercer reino, el de los ameritrash - eso, primero trata de saber pronunciarlo -. Para simplificar, los ameritrash son juegos donde el tema prevalece sobre las mecánicas del juego y que suelen venir con componentes de plástico y tableros espectaculares donde la imaginación ya tiene mucho trabajo hecho, en el eurogame ocurre justamente lo contrario, además suele venir con componentes de madera de todos los tamaños y son monísimos, y los wargames que son juegos de guerra a nivel táctico, operacional o estratégico –luego te explico la diferencia - con cientos counters y mapas en los que soltar al comandante, al general, al emperador que llevas dentro.
« Última modificación: 16 de Marzo de 2013, 07:46:03 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #4 en: 08 de Marzo de 2013, 09:13:40 »
El reino de la madera de colores.


Como he dicho en la introducción me abrí a esta afición por azar buscando algún juego relacionado con el universo de Lovercraft y mi puerta a los juegos fue un juego muy temático de terror, el Horror de Arkham seguido de cerca por La Era de Conan con la que ponía la primera piedra en mi colección de juegos de guerra – la idea era cubrir con éste el hueco dejado por el Risk de mi niñez -. Aunque los vientos lúdicos cambiaron rápidamente para mí tan pronto empecé a bucear por la BSK.


                                      

El Caylus en su edición especial, amada por unos por su elegancia barroca y aborrecida por otros por resultarles demasiado oscura y de diseño poco práctico. Ya te harás tú mismo tu propia opinión.


La palabra Agrícola y Caylus sonaban con fuerza por doquier y yo me sentía poderosamente atraído por probar esa cosa que se llamaban los eurogames. Ambos cayeron en poco margen de tiempo en mi poder y sumé a mi base de datos un nombre, mi primera estrella que admirar: Uwe Rosenberg. A pesar de la grata experiencia que me dio tenía recelos respecto a adquirir un segundo título del mismo autor por temor a poseer dos juegos muy similares. Ese otro juego que por entonces sólo tenía poco más de un año en la calle y publicado al castellano también por Homolúdicus era el Le Havre. Cuán equivocado estuve al dudar de él.


Le Havre. Una obra maestra.


                                          


Todos tenemos nuestro sagrado grial del que cuando bebimos las mieles del juego nos sentimos convertidos, consagrados a este mundo de manera inequívoca, la primera partida que hicimos a él constituyó nuestro bautismo y confirmación de las sensaciones de nuestros primeros pasos. A partir de él ya no hay vuelta atrás posible y ya te sientes listo para emprender el camino con determinación cual Conan empuñando su espada por primera vez y rompiendo los grilletes que le apresan los tobillos, libre.

En mi caso fue mi primera partida al Le Havre, un torpe solitario a las ocho de la mañana de una inusualmente cálida mañana de enero. Soy incapaz de arrojar ni un ápice de frialdad objetiva para hablarte de él por todo lo que me ha dado. Jugándolo saboreé de forma plausible lo que este mundo tenía que ofrecerme en sus más altas cimas.



Recuerdo el viaje en tren en el que me lo traje a mi pueblo y cómo lo destroquelé con cuidado durante el viaje ante la mirada extrañada del resto de pasajeros. Debes saber, oh incipiente friki, que a pesar de la evidente vitalidad de la que goza hoy día esta industria en el mundo, en nuestro país el escenario aún está un poco en pañales, resulta algo extraterrestre mostrarse desplegando un flamante tablero en un lugar público sobre todo si ya cuentas con cierta edad.

No todo el mundo está dispuesto a aprender una reglas para jugar a un nuevo juego cada dos días ni preparar sobre una mesa cientos de fichitas distintas para hacer una partida a algo que pide más de una hora de atención – y una gran mayoría de juegos sobrepasa con creces esa cifra -. Estos juegos de los que te hablo requieren dedicación, verdaderas ganas de jugarlos.

Por supuesto que también hay juegos más frescos, dicharacheros y arrebatadores que sólo te van a a consumir media hora de tu vida. Nunca antes ha sido más fácil encontrar un juego para cada circunstancia, grupo, tiempo, trasfondo y mecánica deseada. Es hora de que poco a poco te encuentres a ti mismo, y sí, seguramente que tu juego, EL juego, es posible que ya esté editado y en la calle, esperando que te acerques a una tienda y le quites el precinto.

Adquirí, digo, el Le Havre  - junto a la primera edición del Descent  y dos expansiones del mismo, un juego que para mí por entonces suponía el renacimiento del Heroquest - con cierta desgana y poca expectativa por los comentarios que se vertían sobre él respecto a su hermano mayor, el Agrícola, por sus semejanzas.  Para mi sorpresa resultó ser un magnífico juego, de los que te hacen levantarte cuando terminas la partida y tu pensamiento no puede sino remitirte una y otra vez al buen sabor de boca que te ha dejado. Ni que decir tiene que se convirtió en mi favorito durante muchos años, empatado en la actualidad con otros cinco gigantes en mi ranking personal.

Sí, aunque la BSK te orientará, te aconsejará, te ahuyentará y te prevendrá con aspavientos has de aprender a leerla, saber de donde vienen los consejos, cotejar las palabras de unos y otros, comparar sus colecciones e incluso las puntuaciones que vierten en sus propios juegos, es muy revelador la mayor parte de las veces, y aún así la única medida cierta para tu diversión, de lo que te va a gustar eres tú, por ello, mi, en principio, mala compra fue todo un éxito.

En el Le Havre descubrí que lo que me gustaba era construir, adquirir propiedades, gestionar recursos, manipularlos y hacer castillitos con las monedas grandes que iba sumando a mi cuenta, mientras engranaba meticulosamente el cosmos de un monopolio de servicios que produjera, de la manera más efectiva y barata, barcos de madera al principio, de hierro, metal después hasta alcanzar a inaugurar los lujosos transatlánticos.

Pero no has de olvidar en tu desvarío capitalista dar de comer a tus trabajadores que cada vez te pedirán más y más, y ahí tendrás que sacar al contable de tu interior, cuadrando comidas y recortando tus planes según las necesidades del día. Es un sin vivir delicioso de juego adornado con una ilustraciones dulces y amables, como las que antaño tenían las acarameladas galletas de Cuétara, que disfrazan con una límpida inocencia el diabólico mecanismo que encierra en su interior.

El bucólico atardecer que se respira en su portada sólo lo viven sus dibujos, tú vas a sufrir por esa madera que necesitas pero que tu vecino seguro te va a pillar primero – y callarás y mirarás con fingido gesto de indiferencia a otra parte del tablero para evitar que tu “energía” delate tus anhelos- , por esos peces que necesitas procesar en rico atún enlatado para seguir con tus planes o con ese frío hierro, promesa de grandes dividendos flotando sobre el mar en breve. Y el juego está en castellano ¿Qué más se puede pedir?


¿De qué diablos está hablando el autor de este artículo?


¡Ya está bien! ¿Pero qué me estás contando? - Me interrumpes frustrado.

Es muy probable que tu locución estallase mucho antes de donde la he ubicado en el presente hilo pero después de hablarte en los términos en los que lo he hecho en el Le Havre, un eurogame, que como yo antes te he asegurado, debe de tener por definición el tema como algo pegado, secundario, que sólo es una excusa para presentar unas mecánicas sin apenas relación, que se trata simplemente de una floritura, un caramelo que dé sabor a la partida y endulce la experiencia. Y yo, en cambio, te he dado un relato apasionado cuyo centro gravita exclusivamente en el tema.

Algo no cuadra, te dices con suspicacia, algo huele a chamusquina y no eres tú, es este desaforado panfleto y su autor. Exiges una explicación sosteniendo tu amenazante pulgar en el aire bajo pena de privarme de mi inmerecido karma. Ya has aguantado suficiente.

Bien, es cierto lo que piensas. Las palabras que empleo en este hilo son apasionadas pero justamente porque me fascina el tema y sobretodo los juegos. Tal vez pienses que lo que necesites ahora no es toda esta calentura a la que te aboco sino más bien un texto con un vocabulario más técnico, que describa con la jerga del hobby las líneas que se han trazado en el mundo de los juegos de mesa. A ello te respondo que en breve te vas a ver inmerso en ella y mi panfleto te resultará un documento excéntrico, más bien producto de una minoría exaltada en contraposición a los más prácticos - e igualmente interesantes unos y otros-.


                                              

¿Pero qué es esto? Se me prometió un transitado puerto, flotas de madera y acero, recursos y me encuentro esto. Sólo ves un tablero con un canalito, unas cartas infantiles y montañas de fichas ¡Que se ponga fin a los delirios de este usuario ya! imagen de David Adams


No, no me estoy escaqueando de tu pregunta inicial: El tema en los juegos. Tú que te has emocionado leyendo novelas, levantado ovaciones en el cine junto a cientos de espectadores no te ves entorno a una mesa, en un apacible ambiente, con tu bebida y tus amigos sumergido con esa misma implicación en un juego de mesa. Al fin y al cabo estás ante un tablero de cartón impreso y una fichitas. Tú tienes una dilatada carrera en las tres Playstation anteriores que te ha permitido ponerte en la piel de personajes de otros mundos a través de los videojuegos, sabes lo que es la simulación de verdad ¿Qué simulación va a haber en un juego de mesa o en un wargame?

Sí, las portadas de los juegos están bien pero una vez te pones a jugar ya no las tienes delante. Tú no ves comida sino fichitas con un gracioso icono, no ves una flota, sólo unas cartas que has puesto juntas delante de ti. Te sientes sin buscarlo como Neo, viendo caer los hilos de las mecánicas en verde fosforescente a tu alrededor. Sabes interpretarlos y enlazar las jugadas pero no ves a tu alrededor la adquisición de propiedades, tomar esas cartas no construye en tu interior ese imperio capitalista del que te he hablado.

Te escucho en silencio con todo el respeto del mundo y sólo puedo decirte que de ningún juego que compres, al examinar su contraportada para ver los componentes que trae te encontrarás el de la imaginación. Por favor, no tomes mis palabras como una falta de respeto, no es para nada esa mi intención. El pequeño musculito de la imaginación lo tenemos todos y creo que es tarea nuestra cuidarlo dándole uso. Los beneficios que nos va a reportar en todos los aspectos de nuestra vida cubren con creces las molestias de tener que prestarle atención.

No recae en los juegos de mesa y cartas toda la responsabilidad de nuestro divertimento. Un juego de mesa es un instrumento refinado, espléndido, afinado durante meses por personas muy diversas, cuidadosamente alicatado con una ambientación y con el único deseo de su autor que en tus manos y en las de la gente que estimes brille en todo su esplendor y os haga disfrutar. Pero ese instrumento necesita unos dedos receptivos y creativos, que sepan sacar sus notas. El trabajo de un juego de mesa no está todo finiquitado cuando sale de imprenta, un juego no es producto ya masticado y preparado para que tragues el bolo alimenticio sin añadir ni un ápice de tu saliva. Se te pide una actitud activa, permeable.

Esto me lleva a un tema lateral al de apreciar un juego y es el de la sentencia - en ocasiones de destierro, incluso para su autor de tu Olimpo lúdico -. Te pediría que no te alzases como un juez poniendo a los juegos mudos ante ti para impartirles justicia por no haber satisfecho las altas expectativas con las que los habías abrazado. Aunque te duela el pecho y necesites descargar tu frustración, no, no tiene porqué ser culpa de ellos. Los juegos de mesa no han cometido ningún asesinato, no hay porqué condenarlos, el único mal que se ha cometido es caer en las manos equivocadas, para cada juego, por malo que te pueda parecer siempre habrá alguien a quien le habrá complacido. Están ahí para hacernos felices por eso no comprendo a los que se obcecan en apalaearlos cuando no les satisfacen, echarlos al suelo de la plaza pública y señalarlos gritando : "¡No son personas, podemos decir de ellos lo que queramos Jo Jo Jo!"

Es cierto, no son personas, pero detrás de ellos sí que hay personas que lo son. No, no, tampoco digo que no se puede criticar - ¡Esto es un foro! Es su razón de ser -, sólo te hago ver lo que implica opinar y cómo opinar. Luego tú haz y di lo que creas oportuno.

Cuando te acercas con los brazos abiertos a un juego este siempre te corresponderá con la misma mirada - y ahí tu sensibilidad e imaginación juega un papel fundamental -, sé generoso en tu mirada a una pintura y ésta te descubrirá todos sus secretos y mañana cuando vuelvas al museo te estará esperando sólo a ti, en toda su desnudez sin oponerte ninguna resistencia.

Venimos al mundo con una imaginación de fábrica, pero ella, al igual que cualquier aspecto de nuestro ser requiere educación y podemos ampliar scope a muchos ámbitos de nuestra vida, con paciencia y sabiendo oir las opiniones de los demás. Tampoco te estoy diciendo que te guste todo - no es sano y menos barato en nuestra afición -. Formarse un criterio es importante y muy bueno para discernir unas cosas de otras pero no os cerréis puertas ni selléis ventanas para no ver lo que a vuestro juicio - o prejuicio - no os debería interesar. La vida es muy corta y cuanto más felices seamos disfrutando de las buenas cosas mejor ¿no?

Al fin y al cabo siempre que leo las palabras de los que declaran no prestar atención al tema en los juegos ellos mismos siempre usan los términos temáticos cuando se refieren a ellos. Hablan de comida cuando manosean las fichas correspondientes a ella, cuando dirigen su atención a los diversos marcadores de los tableros lo hacen siguiendo los nombres contextualizados con los que los ha bautizado el autor. Palabras como heridas, telas, armadura, oro, barcos, peones, castillos, enemigos, héroes, espadas, blindados, colinas, puentes, y un larguísimo etcétera, son las palabras que llenan nuestras partidas. No creo que en el fondo nadie pueda despegar sin romper el juego el tema de sus mecánicas, incluso aunque el juego se llame Tigris & Éufrates o Trajan. Y quien crea que no es así le propongo que juegue a ellos sin nombrar ningún término temático del juego, a ver si son capaces.

Por ello - y ya termino con el paréntesis, demasiado dura ya - a mí, por ponerme como un ejemplo más, me gusta embriagarme de la temática de los juegos y vivirlos, sentir su ambientación con la que lo han diseñado. Me brinda incluso la oportunidad de añadir música a las partidas. Creo que en suma así me lo paso mejor pero bueno, cada uno de nosotros es un mundo diferente. Sólo quería que supieras porqué el Le Havre reluce con ese trajín de puerto tan dulce para mí.


Quiero más eurogames.
  

Me sentía encantado al descubrir la que para mí era una nueva categoría de juegos, los eurogames y quise hacerme rápidamente con todos los clásicos de dicho frente. Así llegó el siguiente nombre del estrellato de autores de juegos de mesa a mi lista: Martin Wallace. Despreciado por unos por el nuevo rumbo de sus juegos, más cercano al gran público y ¿alejado de los jugones? Es discutible pero no lo haré aquí.  También es amado con fervor por otros por juegos como el Brass.


                                            


Su manual es horrible, de los peores que podrás leer jamás, pero no puede negarse lo bien diseñado que está, lo voraz y competitivo que es. Te aseguro una experiencia plena sólo después de unas cuántas partidas, eso sí, prepara tu equipo de escalada para superar su curva de aprendizaje y hacerte con este imperdible.


Aquí me invade el temor al citarlo pues bien podría ser que lo catases y te diesen ganas de estampármelo en la cabeza diciendo que es una porquería de juego, incomprensible, raro, pero raro raro. Y aquí tocamos otro tema relacionado con este fascinante mundo de los juegos. A veces sólo la paciencia y las varias oportunidades que le des a un título te recompensarán al darte el gusto de descubrir una genialidad donde al principio sólo veías frustración. No siempre se disfruta un juego desde la primera partida, las curvas de aprendizaje a veces son muy pronunciadas y proporcionales al placer que en un cercano futuro te van a ofrecer. Paciencia con Wallace, mucha paciencia, y sino, pues ves a por otro, que no será por falta de juegos ni autores por conocer.

Si sigues la senda de los juegos sobre economía te interesará saber que hay una línea de juegos llamada 18xx y que va de dirigir empresas de ferrocarril y tirar vías a través de sus mapas siguiendo un sistema de acciones de bolsa que varía un poco de título a título. El 1830 es el que con su reedición se ha convertido en la joya de la corona. Aunque no son juegos fáciles los hay que pueden servirte muy bien de puente a este sistema como el Poseidón. Si definitivamente te gusta manejar dinero también podría interesarte el Alta Tensión, un juego con mucha personalidad y un reglamento fácil de sólo unas hojas, subastas feroces y donde se puede oír el glu-glu del hervir de los sesos de los jugadores.


                                        


Los componentes de la nueva edición del tan idolatrado 1830. Si añades una calculadora de tu parte a la partida todo fluirá con más soltura y reducirás las muchas horas que son necesarias para finalizar este monstruo de la economía. Imagen de Duarte Conceicao.


Cayeron más juegos en esa línea antes de que el péndulo de mis intereses girase en una nueva dirección, sólo quiero resaltarte uno de ellos, uno de cartas llamado Race for the Galaxy. No es el Magic pero bien podría situarse a su lado sin empequeñecer en virtudes. A medida que se juega crece dentro de uno mismo, se aprende el rico lenguaje que posee y se advierte la profundidad abismal en cada partida.


                                            


Sus iconos te confundirán al principio, pero después los encontrarás la mar de prácticos para interpretar rápidamente la función de las cartas. Por lo demás es un juego sencillo de reglas pero que lleva mucho tiempo saber dominar bien. No temas por la rejugabilidad de tus juegos. Tan pronto sumes tu colección por decenas te resultará difícil agotar y aburrirte de un juego. Imagen de Ururam Tururam
« Última modificación: 17 de Marzo de 2013, 03:15:13 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #5 en: 08 de Marzo de 2013, 09:13:57 »
Trincheras hexagonadas y pilas de counters. Los wargames.


Aunque nunca he dejado de tener un ojo puesto en los euros centré mi atención en ese otro campo de los juegos de guerra que nunca antes había pisado con firmeza. Es un poco más difícil abrirse paso por su maleza ya que no contarás con tantos jugadores que conozcan bien sus veredas y que tengan a sus espaldas muchas partidas. A esto se suma que el número de wargames traducidos a nuestra lengua es bien escaso aunque también es cierto que algunas editoriales patrias como Devir están ahora mismo apostando fuerte por este sector.

                                    

A veces una mirada lo dice todo y la de esta portada es de las más intensas que conozco, da igual en qué rincón de tu cuarto te escondas o qué estés haciendo, sus ojos te seguirán allá donde vayas recordándote el peso de tu deber, pidiéndote ayuda. Francia te necesita. El tema es serio y cuando uno lo toma del estante y siente su peso sabe que va a jugar algo grande.


Su último anuncio es la traducción de Senderos de Gloria, un clásico de la Primera Guerra Mundial que aunque difícilmente te lo recomendaría como tu primer wargame servidor fue el primer wargame que compró. Lo dejé en conserva mientras ganaba bagaje con otros más sencillos pero que compartían la mecánica básica y con el tiempo puedo decir que se ha convertido en uno de mis favoritos.

Las partidas a los wargames suelen requerir mucho más tiempo pero el recuerdo de cada partida se vuelve más memorable que en juegos donde el asunto se liquide en menos de dos horas. Es como leer un libro. Doce horas entre el barro de las trincheras me pasé con aquel juego, contemplando como mis harapientos soldados franceses defendían con su vida cada punto del tablero, asumiendo las bajas con dolor y la pérdida de posiciones con desesperación.

Ves con agonía como tus hombres caen contra la imparable maquinaria alemana, cómo enseguida se apilan los cadáveres de los recién llegados para reforzar los puntos clave, todo en vano. Tus frentes retroceden de manera catastrófica  y pierdes la partida, pero la recuerdas y la rememoras durante meses. Y Senderos de Gloria, que es como espero que se le nombre dentro de unos meses y se nos olvide a todos que una vez se llamó Path of Glory, es sólo un magnífico título más de los muchos que tienes a tu alcance en este campo.

Si sólo has jugado a eurogames sería fácil con un poco de tu voluntad que te acercases a él siguiendo la siguiente vereda. Si eres capaz de jugar un Catán puedes jugar un Agrícola, del Agrícola puedes pasar al Le Havre, en este punto ya tienes la medida de un juego medio-duro, si das el paso para comprender y asimilar el Brass estarás completamente curtido y ningún euro debería acobardarte. Ya está a tu alcance un amplísimo espectro de euros y puedes catar sin reparos clásicos como el Tigris & Éufrates, El Grande o el Dominant Species – te hago ver que estos tres títulos que te acabo de dar en batería constituirían en secuencia un sendero alternativo e igualmente válido para alcanzar el mismo sitio - .

                                    

Es muy probable que te preguntes qué interés podrías tener por representar una especie animal inmerso en una titánica lucha por la supervivencia y la dominación al inicio de la Edad del Hielo. A ti no te emociona controlar anfibios ni decidir cuáles son sus gustos culinarios, no te arranca ninguna lagrimita verte morir como un insecto ni te emociona reproducirte como tal. Y no puedes ver a las arañas ¿Qué demonios te está recomendando este desorientado usuario? Recuerda, es un eurogame, sus mecánicas prevalecen sobre el tema por lo que ello no debe desmerecer ni un ápice la diversión y desafíos que te pueda ofrecer el juego. Aunque a un servidor le flipa perder moviendo a las aves.


Llegados a este punto ya conoces la lengua madre que subyace en el lenguaje de todos ellos. Encuentras en sus mecánicas y componentes rasgos familiares, pequeñas huellas que los emparentan y que te permiten saltar por los párrafos de sus manuales con la soltura de un impala. La terminología de los juegos de mesa ya no te resulta dura y desconocida, forma parte de tu idioma y aprendes a llamar las cosas por su nombre, sabes hablar de mayorías, marcadores, tablas, formas de puntuación, y sobre todo, de puntos de victoria, el elemento más codiciado en toda partida.
« Última modificación: 17 de Marzo de 2013, 00:12:51 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #6 en: 08 de Marzo de 2013, 09:14:16 »
Buscando nuevas veredas.


Uno no se cansa de juegos, simplemente busca nuevos estímulos y emociones distintas a las que ha cosechado dentro del hobby y el megalómano jugador que llevaba dentro no podía ignorar uno de los horizontes que le devolvía la mirada con promesas de grandes gestas, el mando de miles de vidas, frentes imposibles de defender, cargas y avances tan dramáticos como memorables, no podía dejar para más adelante, digo, el dar el paso hacia los wargames…

Desde esta cima – la de cualquier juego. Hago notar aquí que el símil que uso entre juegos y montañas en cuanto a su altura sólo responde a la dificultad de aproximarse a ella, de aprender a jugarlo y no a su calidad, así que apagad las antorchas - puedes cruzar la cordillera que te llevará a los Alpes de los wargames. Que no te ponga nervioso su perfil dentado en el horizonte, no se requiere una inteligencia superior ni una especial preparación, es ridículo pensar que un wargamer es una persona más lista e implicada que un eurogamer, y si alguien se cuelga medallas por ello te puedes reír de él de mi parte.

Sigamos desde nuestra actual mirador pues, el Brass, podemos descender a un título estelar como el Twilight Struggle, actual number one  de todas las categorías de la BGG, La Meca donde balancear la cabeza con fervor y coleccionar tan adorables microbagdes, ahora es él el que manda ahí, el primero de abordo, el número uno, el gran héroe - Sí, existe un ranking a nivel global y atemporal, hecho por miles de usuarios de todos los continentes, pero no adelantemos acontecimientos, ya veo cómo te corre el sudor y un nervioso temblor se adueña de tus manos, necesitas devorarlo, ver cuál es ese número uno y fabular sobre la proporcional diversión  que te ofrecerá, dame un poco de tiempo para desmentir esa inicial impresión -.

Querrás ver imágenes de él inmediatamente para saber el aspecto del juego al que las estadísticas derivadas de la opinión internacional de frikis coronan - con bastante tierra de por medio a sus inmediatos perseguidores – con el trono de emperador. Puedo notar cómo le falta el aire a más de uno para desmentir la seriedad de dicho ranking (aunque participe en él) –. Si quieres animarte una tarde entra en un corrillo de wargamers y suelta esto :”El twilight Struggle es un wargame ¿no? “Es como hacer una pintada en una valla a pleno día, podrás oír el silbido de la policía y el resuello de los perros pisándote los talones.


                                               

Vale, vale, ya te pongo una imagen suya. El Telón de Acero hecho juego.


Crearte una colosal expectativa como la que merece sin duda alguna tan excelsa posición puede darte todas las papeletas para que te decepcione e incluso que le cojas ojeriza. Tampoco soy partidario de lo contrario – en esto me encuentro en abrumadora minoría en el foro – de que reprimas los calores de tus ensoñaciones y amores platónicos hacia los juegos, soy un firme defensor de dejarse llevar por los enamoramientos como antaño cuando éramos unos críos y le dábamos a los regalos y a las cajas de colores valores de dimensiones épicas en diversión ¿Por qué no dar saltos de alegría porque nuestro diseñador favorito va a sacar su enésimo juego sobre la vida en la granja? Algunos lo llaman autoplagio, otros coherencia. Ya decidirás dónde posicionarte.

Pronto comprobarás que ceder al impulso de dichas emociones es tratado como una debilidad y también por una muestra de falta de experiencia. Cuando una novedad estalla en el foro son muchos los que prefieren tomarse una ducha fría y colgar el rótulo de hype sobre cualquier opinión y expectación creciente que se vierta sobre ella. También comprobarás cómo se resisten a retirar dicho ahuyentador cartelito aunque el juego lleve en el mercado más de un año.

Sigamos con nuestro viaje. Abandonamos los placeres del número uno para el mundo para movernos por pasos menos frecuentados. Desde el sistema CDG delTwilight Struggle es muy fácil pasar bajo el arco de la entrada de Khazad-Dum de los wargames, jugando un Hannibal: Rome vs Carthage, Washington’s War, Wilderness o un No retreat: the Russian Front. Sólo escoge el contexto con el que te quieras ver inmerso dirigiendo tropas, tomando decisiones difíciles y a disfrutar, que ese es el objetivo de los tres reinos de los juegos de mesa. Si consigues aclimatarte en esta posición el resto es fácil, sólo requiere un poco de tiempo y paciencia. A partir de cualquiera de estos títulos puedes lanzarte al Senderos de Gloria y luego ir aún más allá, al For  the People o al en estos momentos descatalogado - aquí un minuto de silencio y una súplica a GMT en su honor, por favor – Empire of the Sun.


                                             


Descatalogado. Agotado, Sin stock. Qué palabras tan antipáticas y feas. Te amargarán la tarde en más de una ocasión, ya verás.


Sacando al pequeño Napoleón que llevas dentro.

Los wargames simulan desde pequeñas batallas históricas de unas horas hasta campañas completas y guerras que abarcan años de conflicto. Según la lente militar que busques puedes dirigir desde escuadras, pelotones y compañías hasta brigadas y divisiones. Si lo que buscas es rememorar una batalla histórica, cargas de caballería, desplegar formaciones de combate, protagonizar un memorable choque a lo largo de una pelada llanura, salpicada por algunos bosques y poder contar las cabezas de tus soldados lo que pides un wargame táctico.

Si prefieres llevar tu control a algo más amplio, alejar tu vista a la de un pájaro, ver qué hay más allá de las colinas vecinas y misionar tu avance por la red de carreteras, puentes, pueblos y ciudades que se extienden más allá, mover una gran línea de combate cuidando con celo del seguro abastecimiento de tus tropas y negándoselo a tu contrario, estrangulándolo con las tenazas de tu gran despliegue, entonces estás pidiendo a gritos un wargame operacional.


                                       


Aunque la mayor parte de los wargames usan counters también hay un tipo de ellos que usan bloques para esconder la información militar al enemigo y crear una interesante niebla de guerra entre ambos bandos. Imagen de Henk Rolleman


Y si no, si lo que te pide tu ambición pides más allá de ganar una batalla y el dominio de una región, si el mapa sobre el que te quieres mover quieres que cubra el tamaño de un continente y tus decisiones impliquen a un buen número de países o reinos, mover los teatros de operaciones con tus dedos a lo largo de años, en ese caso, lo que buscas es un wargame estratégico.

Conquistada esta cima, que servidor todavía no ha tomado pero que no le da ya ningún miedo a estas alturas, se puede uno dirigir a cualquier otro sistema. Ya posees el vocabulario, has visto muchas tablas ante ti y sabes cómo moverte por ellas, lees los manuales en diagonal porque ya sabes lo que van a decirte, ves un mapa de un juego que no has jugado y ya intuyes y pones nombre a su uso antes de haberlo jugado siquiera, has crecido y madurado dentro de ellos y todo ahora es muy fácil, las digestiones pesadas ya son cosa del pasado. Tu estómago está a prueba de todo, tan sólo los manuales peor redactados te podrán atormentar.

Podrías haber empezado el viaje desde el propio campo de los wargames, lejos de las praderas multicolor de los eurogames, hay muchos títulos de inicio, sencillos y divertidos – Comand & Colors: Ancients sin ir más lejos -. Si te propongo que empieces por los eurogames es porque en general son más agradecidos a la vista, más amables en colores y sus tableros montados más sólidos y cálidos, y porque mi experiencia personal me hizo partir de ellos y quiero hablarte desde ella.
« Última modificación: 17 de Marzo de 2013, 07:58:58 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #7 en: 08 de Marzo de 2013, 09:14:41 »
Las superproducciones, los ameritrash.


El retorno desde las áridas llanuras de los wargames te hará ver los eurogames con renovada alegría, su frescura y desafíos se complementa perfectamente con las lecciones de historia que ofrecen los juegos de guerra. Es el momento de hablar de una tercera vía, que aunque en mi caso la recorrí pareja a las otras dos merece que se le de una particular atención.

Figuritas de plástico. Hemos hablado de tu posible pasado con el Heroquest y el Cruzada Estelar. Pero puede que dieses algunos pasos más allá antes de dejar aletargarse tu afición y convertirte en un ciudadano normal. Tal vez tuviste en tu mano un ejemplar de la revista White Dwarf y te diga algo el nombre de la empresa Games Workshop.

Si es así tal vez compartimos sueños de niñez por poder hacerse con una de esas cajas básicas atiborradas de goblins y elfos del universo de Warhammer. Quizás con la mísera paga de un adolescente compusiste figura a figura tu pequeño ejercito de no muertos y trabajases como un verdadero artesano retirando las rebabas de los soldaditos de los blisters de metal blanco e insuflases vida capa a capa de pintura en esas mágicas figuras, al principio con torpeza de novicio pero después con mas destreza y cura para asombro de tus amigos.

Si tienes ese bagaje en tu haber te alegrará saber que el mercado tiene grandes títulos preparados para ti, te daré algunos títulos para que les eches un vistazo. El primero de ellos el Earth Reborn. Es una película de acción hecha juego, el Fallout 3 pero con dados y donde puedes hacer de todo. Si conoces alguna de las tres descatalogadas ediciones de Spacehulk – la última fue increíble – tómala como referente para imaginarte el Earth Reborn, pero como si ambos bandos fueran marines y, aún siendo el número de las figuras implicadas por partida mucho menor, sumergiéndote en unas mecánicas que reflejan pormenorizadamente el extenso abanico de acciones – algunas únicas y particulares de cada personaje – con las que se dota a cada uno de los personajes.


                                              


Hay dos maravillosas reseñas de este juego que provocaron una avalancha de compras para hacerse con él. Te animo a que las busques, son serias candidatas a ser las mejores reseñas - y más divertidas - de la BSK.


Sus atributos y habilidades están cuidadosamente delimitados siguiendo fielmente su descripción física y su extenso reglamento – y gradualmente asumible gracias al formato tutorial que te lleva de la mano y te señala con el dedo dónde mirar desde el principio – te permite no sólo aniquilar a tu adversario de muchas maneras, como viene siendo tradicional en estos juegos, sino interactuar con los objetos de tu entorno, con los otros personajes o con los cadáveres de los mismos, destruir paredes, e incluso espiar y torturar. Todo para el alegre regocijo de los participantes.

 Si sientes melancolía por lo que ya conocías  y echas un ojo a la página web de Games Workshop verás que siguen adelante con el negocio, que las ediciones y revisiones del juego les han funcionado bien financieramente pero los han alejado bastante de lo que fueron originariamente y que Jervis Jonshon es cada vez más calvo. Más allá de ello te encontrarás con regimientos más grandes, figuras más grandes y, para no desentonar con todo ello, precios más altos.

Con el estreno del Hobbit en las grandes pantallas la Guerra del Anillo se ha beneficiado de una nueva reedición y de un controvertido lavado de cara, sobre todo de tablero y de reglamento. Aun así espectacular a todas luces y en castellano por gentileza de Devir.

Por no atosigarte con más nombres sólo citaré uno más. Si eres un nostálgico de los ‘Mechs que sepas que el universo de Battletech también ha despertado de su largo letargo tal vez para recibirte hoy a ti con una pila de nuevos modelos de robots para que te vuelvas a sentir como un edificio con patas pasando calor entre tiro y tiro de tu CPP y cubriéndote de las salvas de misiles entre indestructibles montañas. Es impagable ver cómo pierdes una pierna de cuajo y aún desde el suelo puedes pelear soltando puntapiés con tu otra pierna. Yo ya tengo el mío.
« Última modificación: 15 de Marzo de 2013, 07:42:16 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #8 en: 08 de Marzo de 2013, 09:15:01 »
Los lindes del juego, mestizajes y wareuros.


Pocos juegos me han cautivado tanto como aquellos que nadan entre las orillas de los tres reinos de juegos, son los Aquiles de los juegos de mesa, maravillosos en su nacimiento, extraños, amados por los novicios sin prejuicios y algo despreciados por los puristas de la simulación en el caso de los juegos de guerra. Reconozco que aquí se encuentran algunos de los títulos que más adoro de los que componen mi modesta colección.

Te daré sólo un mítico nombre, muy representativo de este campo: el del diseñador Richard Sivél con su feroz y exquisito Maria. Aun cuando su sencilla –y diabólica – mecánica se centra en aprovechar los símbolos –los palos - de la baraja de cartas de donde robas tu mano y hacerlos coincidir con los que hay impresos en el mapa para simular y medir la fuerza del envite de tus ejércitos contra los de tus oponentes en plena Guerra de sucesión de Austria, el faroleo resultante, las miradas de poker y el engaño, digámoslo con claridad, hacerte ver débil para atraer a la presa confiada a la trampa, esconderla y hacerle retroceder donde tú tenías la batalla perdida no tiene precio, es una gozada, y el marco histórico junto a la cuidado aspecto de los componentes lo eleva a uno de mis juegos soñados hecho papel y madera.


                                            


Si existe un dios de los juegos de mesa seguro que inspiró este. Es una eclosión perfecta de buenas ideas, refinada y salvaje a la vez. Y encima divertidísimo. Vale, confieso que con este también soy un incondicional  pero es que se lo ha ganado a pulso. Ha sido uno de esos juegos que me ha asombrado hasta la incredulidad ¿Pero cómo puede ser tan bueno?

                                            

Permitidme añadir una imagen más del inefable, dorado Maria. Ante ti Austria y los buitres cerniéndose a tus pasos. si dudas estás perdido. Aquí cuenta todo lo que hagas, cualquier paso en falso arruinará tu futuro. Al norte Prusia - Azul marino - invadiendo Silesia con confianza.

Tomar el papel de Maria de Austria es obligado para todo aquel que quiera saborear desde el primer minuto el sabor de la venganza más plena, más astuta tramada en un juego de mesa, es una juego asimétrico, desesperado pero sutilmente maquiavélico. Hay margen para levantarse, rehacerse  y hacer que los demás hinquen las rodillas ante tus faldas. Deja que Prusia entre, y con él sus perritos falderos, Bavaria, Sajonia y la augusta Francia. Son horas para el valor.

Espera paciente con tu mano de cartas, desplégate ante sus ojos, atráele disimulando tu sonrisa, que piense que te tiene en su mano mientras preparas tu golpe, el primero, el que humille a su ejército más poderoso, que lo detenga y lo aturda preguntándose qué ha ido mal, hasta que Prusia comprenda tarde que no puede avanzar y que ya la has atrapado.  
Fotografía de Scott deVries.



Otro juego que nos ha servido antes de puente en nuestro viaje a los wargames, el Twilight Struggle es otro ejemplo de los controvertidos juegos que se resisten a ser claramente catalogados. Y que vengan muchos más, por favor.


Tierras dobles.


Si vienes del Magic, ahuyentado por el abismo de las expansiones infinitas en el pasado te vas a llevar una grata sorpresa cuando veas que no sólo no ha desaparecido con el tiempo – desengañémonos, esa planta parasitaria que es el Magic siempre deja semillas por doquier y es raro por no decir que no he encontrado a nadie que no flaquee, por mucho falso rencor con el que se exhiba, de aún amarlo. Cuando vea que sigue vivo sentirá una pequeña conexión en su interior sonreír con melancolía, porque él “jugaba a eso hace veinte años” y eso le alegrará y todavía le agradará más ver que no está sólo en esa situación.

Seguramente me preguntarás curioso si existe ahora algo nuevo en este campo, que no te obligue a comprometerte a ello de por vida para tenerlo todo. Una respuesta a medias sería LCG. Sí, LCG, no CCG como el Magic. En este nuevo formato además de cambiar una letra de su denominación se nos venden sobres y packs de cartas fijas, y de cada una de ellas nos vienen tres ejemplares para incluirlos en nuestros mazos. Se acabó la mala – y la buena – suerte al abrir un sobre. Ahora sabes antes de abrirlo si te conviene lo que trae en su interior.

Se pierde algo de la magia de lo que te tocará pero también te evitas un gran dispendio en la búsqueda de esa maravillosa rara que seguro que sale en el próximo paquete. Por otra parte los ciclos que representan sobres y packs no han cesado de salir y de exprimir con la misma letalidad los bolsilos de los que se embarcan en su compra. Ello ha estimulado el repudio por muchos a volver a caer en las garras del mal de los coleccionables de cartas. Sólo uno parece que está quebrando la férrea promesa de muchos ante lo que se consideraba el mal del CCG disfrado bajo otra pérfida apariencia. Y se llama Netrunner.


                                            

El no tan nuevo juego de moda.


¿Qué lo conoces? ¿Qué no tuvo mucho tirón en su época a pesar de ser de Richard Gardfield, el papá del ojo del mal, del Magic?  

Sientes un espeso déjà vu al asomarte y ver en la BGG al Netrunner, otra vez al inicio de sus pasos, viviendo una resurrección inigualable, prodigiosa, ascendiendo como un maremoto por los rankings y tirando hacia abajo a tantos clásicos detenidos, haciendo cola como en un atasco de tráfico esperando sin esperanza que alguien de arriba pierda protagonismo – Qué bueno sería que el ranking general tuviera más de un sillón en cada posición… -.

Usuarios de los que a juzgar por sus gustos y comentarios no esperaba que dejasen quebrar su férrea determinación no han podido resistirse a lo irresistible, al juego de engaños que se saborea en el Netrunner, a su asimetría, a su genialidad. No es el fin del Magic, es un juego más que ha venido a convivir con muchos otros y aunque se trata de una novedad para muchos no es un producto nuevo como puedes ver.
« Última modificación: 16 de Marzo de 2013, 07:54:22 por Zolle »

Zolle

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1002
  • 其疾如风,其徐如林,侵掠如火,不动如山。
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: el Encuentro.
« Respuesta #9 en: 08 de Marzo de 2013, 09:15:20 »
En la cresta de la edad de oro de los juegos de mesa.


En esta edad de oro no podían faltar las reediciones, los renacimientos, y las licencias hasta hace poco dormidas, olvidadas y sólo rememoradas por cuatro risueños frikis como algo que jamás volvería ha contemplarse por estrenar, se lo rifan hoy las grandes editoriales a codazos y a puntapiés.

Se multiplican sus ediciones en todos los idiomas y el público se mueve como presa de una hipnosis inexplicable, lo adquieren desaforadamente, en grandes cantidades, hasta agotar la última copia en pocas semanas, y la siguiente, que  todavía se está cocinando, aún no se ha embarcado en un contenedor desde China y ya están en europa y EEUU reservadas, vendidas.

Me asalta de nuevo el temor del inicio del artículo ¿Hasta cuándo se alargará este dulce sueño? Nada dura para siempre, tal vez unas décadas después recordemos esta épocas como algo realmente extraordinario, un hervidero de ideas plasmadas en cartón y cartas bellamente ilustradas, tableros en la era de las tabletas electrónicas y los ordenadores de potentes aceleradoras gráficas, un milagro o una extravagancia colectiva incomprensible, injustificable pero inolvidable, y te invito a que formes parte de ella, te embriagues en esta borrachera lúdica.

Dentro de una o dos décadas miraremos atrás y seguro que nos asalta la emoción al recordar las cosechas de Essen de cada año – Essen es el nombre de una ciudad alemana que un soleado fin de semana de octubre de todos los años abre las puertas de una de las ferias más importantes de juegos de las que se celebran en todo el mundo.


                         

                         

El aroma de los juegos se nota desde aquí, fíjate en todas esas caras felices buscando sus nuevos juegos. Ojalá algún día yo también pueda dejarme caer por Essen... Fotografías sacadas de Tric Trac.


Son días de multicolores y de muchos nervios, como cuando se acerca Navidad y los Reyes están a la vuelta de la esquina, donde a través de la BSK y la BGG se devoran con curiosidad fotos y videos repletos de envidiados frikis que prueban en primicia las novedades del año, de las que tanto se han hablado los últimos tres, cuatro meses, y se codean e incluso comparten mesa y juego con los propios diseñadores. Y tal vez ganarles.

Se mira con lupa todo lo que se  deja ver y se escrutan las palabras de los asistentes que postean por los foros, convertidos súbitamente en reporteros de lo que se cuece en aquellas lejanas tierras, y se valorarán las primeras impresiones para cotejarlas con las que uno mismo ha fantaseado desde la distancia. Luego vienen los riesgos: lo compro y me equivoco o soy prudente y me quedo sin ejemplar por que fijo que se agota la tirada y me toca esperar unos meses. Siempre decisiones. Nadie duda que la vida del jugador está llena de tribulaciones aunque con el tiempo asimilarás ese aspecto como algo inherente a la afición, incluso con algo de placer.

De mayores, decía, rememoraremos cansinos los títulos de cada añada, parpadeando aparatosamente con cada confusión o duda al citar los nombres de los juegos y seguro que contemplando a nuestro alrededor, incomprendidos,  formas de diversión nuevas, alejadas de las nuestras. Pero sobre todo recordaremos las amistades ganadas detrás de cada derrota a un juego, la de nuestros contrincantes y compañeros de juegos.


Tabla resumen de otros pormenores de la afición.


Pronto contemplarás el rostro de cientos de juegos y seguramente caerás en el influjo fatal de sus ojos. Tras devorarlos con gusto en buena compañía es posible que te interese saber que muchos de ellos, normalmente los más exitosos, poseen ampliaciones, y no una ni dos, sino un buen puñado de ellas para extender el universo, la dificultad y la vida de cierto juego. En tu mano estará examinarlas y decidir si las quieres o no. Su existencia no necesariamente quiere decir que el juego que has adquirido no está completo o no tiene la redondez que podría, aunque a veces es cierto que el juego base puede tener carencias o resortes no muy bien engranados y con la expansión la cuadra y hace que fluya como debería.

Cuando las cajas empiecen a amontonarse en tu habitación es muy probable que lamentes el excesivo contenido de aire que hay en ellas, un derroche reprochable e inconcebible en una afición cuyos límites suelen verse sometidos a la tiranía del espacio escaso. La diversión  en términos lúdicos puede ocupar mucho y puede abocarte a más de una pelea familiar. Tal vez pienses en tirar algunas cajas, reordenar, reubicar, hacer convivir dos juegos en una caja ajena para uno de ellos.

Si piensas hacer eso antes medita lo que he acabo de decir. Las cajas son los rostros de los juegos, y puede que hoy olvides que antaño te enamoró su portada y hoy, con una mente mucho más práctica decidas deshacerte de ella con frialdad. Luego, al cabo de un tiempo, descubras con tristeza que te duele la ausencia de su mirada desde la estantería, y que su fastuoso contenido está ahora oculta detrás de la máscara de una tapa que no es la suya, desamparado y sin encontrar el descanso.

No quiero dejarte sin que hagamos un pequeño repaso a los entrañables rostros de esos seres que diseñan los juegos que hoy traemos a nuestras mesas. Poco diré al respecto, te dejo a tu propio divertimento imaginarte qué tipo de juegos diseñan. Salta a la vista que son personas entregadas, comprometidas con las masas y geniales en todos sus detalles. No te desvelaré sus nombres. Cuando cruces bien sé yo qué salas te los encontrarás de frente y les darás nombre. No quisiera añadir ningún prejuicio a los que tú mismo te sugieras al contemplar sus perfiles.

                                           


Nuestros entrañables diseñadores no cesan en recibir premios muy variopintos y de todos los países. Muchos se preguntan hasta cuando seguirá el de arriba diseñando Top's 100 basados en la vida del campo. Fotografía de Paulo Soledade.


                                           


Nadie puede negar la solicitud y entrega que los diseñadores dedican a sus obras. En casi todos los créditos de los juegos podrás leer agradecimientos de los autores hacia sus pacientes parejas por su comprensión ante las elevadas empresas a las que se enfrentan. Es pura abnegación. Fotografía de Petr Sabata.


                                           


Genial, genial. Mira su aspecto, sólo puede hacer genialidades ese hombre.


                                         

Fíjate en el gesto de concentración, ya no le hace falta ni usar los ojos para asimilar el texto


Por último decirte que en la larga andadura que te espera, cuando escuches atento lo que te digan otros, cuando busques consejo y luz donde sólo te asaltan dudas hacia dónde dirigirte hay un nutrido personal en la BGG, estrafalario a cada cuál más, que responderían muy bien al colectivo de gurús del juego. Editan regularmente videoreseñas y son famosos por su glotonería sin medida, y sus aguda verborrea. Escoge al que más te convenga para escuchar la actualidad desde sus palabras, regularmente reciben juegos gratis de las editoriales y los abrirán y manejarán sus componentes sin cuidado ante tus aterrados ojos - Es lo que tiene tener mucho, que valoras poco lo que tienes -. La mayor parte de las veces son la mar de interesantes. Júzgalo tú mismo.   


                                             


Yo particularmente sigo las reseñas de Marco Arnaudo, jugador solitario de wargames. Sus reseñas son muy agudas y entusiastas. Fotografía de Marco Arnaudo.


Un punto y seguido para ti.


Lo dejo aquí, podría seguir pero no es momento de atiborrarte de nombres, creo que ya puedes moverte sólo, te deseo el mayor de los aciertos en todas tus compras.
 
Te animo por última vez a que te tomes la molestia de pasar y conocer a los feligreses de esta increíble comunidad, los juegos son sólo una excusa para relacionarte con ellos, escucharles y aprender, son ellos en suma el verdadero tesoro que guarda la BSK. Hay que agradecerles a los administradores en primer lugar, a los moderadores y a los usuarios por mantener el nivel de bienestar en el foro como está hoy en día.

A mí por el momento me resulta imposible seguir participando activamente en el foro  y de alguna forma trato de buscar las palabras para despedirme temporalmente. Espero que sólo sea un punto y a parte. He tratado de corresponder aquí algo de lo mucho que he recibido de la comunidad  y me temo que me he quedado bastante corto.

Tranquilo que pronto recogerá mi testigo otro para contarte una película completamente cierta y que se contrapondrá a lo que te he dicho. Mi consejo es que le escuches, a él y a todos los que te reciban y poco a poco forjes un criterio propio que te sirva para acertar con lo que te haga feliz y puedas compartir con los demás.

Mucha salud.  

« Última modificación: 13 de Junio de 2013, 06:03:33 por Zolle »

Betote

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 7067
    • Ver Perfil
    • El Dado de Jack
    • Distinciones
Re: La BSK: El Encuentro.
« Respuesta #10 en: 08 de Marzo de 2013, 09:41:44 »
+1.

Pedrote

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 5154
  • Ubicación: Por ahí, por allá (Catalunya - Asturias)
  • Grognard errante (¿o era errático?)
  • Distinciones Moderador caído en combate Antigüedad (más de 8 años en el foro)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: El Encuentro.
« Respuesta #11 en: 08 de Marzo de 2013, 09:42:13 »
En cuanto tenga un rato te leo
Si te molesta algo que haya escrito, seguro que ha sido mi Community Manager...

Pepius

Re: La BSK: El Encuentro.
« Respuesta #12 en: 08 de Marzo de 2013, 10:17:30 »
Joder, enhorabuena por el currazo. A ver si lo ponen como resaltado para los nuevos.

P.D. A ver cuánto tardan en movértelo de subforo  ;D
"Aldea, robo una carta"

Spooky

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 1780
  • Ubicación: Madrid
  • May u live 2 c the dawn
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: El Encuentro.
« Respuesta #13 en: 08 de Marzo de 2013, 10:35:38 »
qué bueno! lo he leído con una sonrisa. Recuerdo que convencí a dos amigos a jugar al juegazo que es el Ora et labora enviándoles una reseña tuya, en la que contagias entusiasmo por el juego.

Enhorabuena!

Maeglor

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 9843
  • Ubicación: Madrid
  • Deja de pensar el Caos ya tiene Teoría.
  • Distinciones Fan del Señor de los Anillos Conocí a iNTRuDeR Juego a todo, incluso al monopoly Juego online (vassal, cyberboard, bga, etc) Entre los 10 más publicadores Entre los 10 con mayor tiempo conectado Colaborador habitual y creador de topics Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana) Encargado del juego del mes
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: La BSK: El Encuentro.
« Respuesta #14 en: 08 de Marzo de 2013, 10:40:34 »
Gran trabajo Zolle.


Introducción
Antes de dar el paso y tener mi propia cuenta en la BSK fui un visitante mudo más de entre los cientos que observan desde el anonimato como a través de un cristal el trajín del día a día del foro. Había comprado recientemente el Horror de Arkham  y La Era de Conan – en principio buscaba la Guerra del Anillo pero la noticia  de la por entonces nueva edición de lujo me parecía una excentricidad - , y no tenía constancia de que hubiera luz más allá del umbral de Devir y Edge.

Tuve varias razones que me hicieron repensar si dar el paso de registrarme o no, entre ellas si realmente me sería útil disponer de una cuenta cuando por entonces sólo consumía – con avidez de primerizo - la sección de novedades y la de jugón a jugón, antes de que la desmembraran a lo que es hoy; además, me preguntaba qué necesidad tendrían de leer las consagradas personalidades con esas astronómicas cifras de posts a sus espaldas lo que un novato como yo pudiera escribir sobre sus primeros pasos en los juegos. A simple vista nada, pero ahora sé que más allá del intercambio de información es dulce cruzar palabras con los que ayer no conocías y hoy puedes contar entre tus amigos, gente encantadora llegada de todas partes.

Al principio fue difícil pillar los bromas de lo que se decían en clave familiar unos a otros y eso me hacía sentir fuera, más que nada por no conocerles pero con el tiempo te aprendes los avatares, sus nombres, su forma de hablar y cada vez que interviene uno de ellos lees con avidez lo que diga, aunque sólo se trate de un smile.

Este texto va dirigido a los visitantes – no a los usuarios -, a los que aún no se han registrado,  a los que aún nos miran tal vez indecisos, sin rostro ni voz. Si los contáis en cualquier momento son muchos más que nosotros y yo les invito desde aquí a que den el paso sin temor. Aunque debo informarles de que cuando pisen la alfombra roja de la BSK ya será demasiado tarde para echarte atrás.


Yo pensé exactamente lo mismo antes de empezar a escribir en la BSK.  ;D
666