logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 680 veces)

Calvo

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 11738
  • Ubicación: Arganda-Rivas-Talavera-Fuenlabrada
  • El AP da más grima que el bigote de tu prima.
    • Ver Perfil
    • Distinciones
El papel del adulto en el juego infantil (J.L. Linaza)
« en: 11 de Mayo de 2014, 12:03:48 »
Más de uno me habéis animado a continuar investigando y aportando información sobre el juego en la infancia y como nos puede ser de utilidad nuestra "experiencia" con los juegos de mesa para que esto juegue a favor del desarrollo y educación de los niños... y en ello estoy.


Enlazo un sencillo artículo introductorio que creo que puede resultar de gran utilidad, de José Luis Linaza, del que extraigo las siguientes conclusiones a modo de resumen:

Existen dos "conflictos" básicos para los adultos respecto al juego infantil:
1) El niño se "sumerge" en el juego y deja "en suspenso" cualquier otra actividad. El adulto se ve obligado a "esperar" a que el juego termine.
2) El juego "resta tiempo" a las actividades "serias".

Tipos de juego durante el desarrollo:

1) Juego motor
2) Juego de interacción social ("palmas palmitas..."). Inicialmete el niño es "pasivo" y posteriormente activo.
3) Juego de ficción.

Y algunas conclusiones y consejos que copio literamente del texto:

1. Objetivo: seguir jugando
En sus juegos, tanto en clase como en el recreo, las niñas y los niños ponen en práctica ideas imaginadas y dan rienda suelta a deseos a veces inconscientes.

Representan personajes distintos, y coordinan entre ellos diferentes papeles, lo que da lugar a situaciones complejas.

En esa interacción son inevitables los conflictos de intereses y, a renglón seguido, se ponen en marcha procedimientos para resolverlos.

No importa el tiempo que le dediquen, siempre les parecerá poco. No importa qué problemas surjan o qué haya que hacer después, siempre hay una idea predominante: seguir jugando.

¿Conocemos esos guiones? ¿Sabemos a qué juegan los niños y las niñas de nuestra clase? ¿Tenemos
acceso a lo que dicen mientras juegan? Es un capital que no podemos desaprovechar.

2. El juego es un asunto serio..., y absorbente
No es fácil sacar a un niño del juego cuando está metido en él hasta las cejas. Tampoco importa lo que nosotros tengamos previsto hacer a continuación, el juego es absorbente..., a veces mucho más allá de nuestra paciencia.

¿Cuántas veces nos gustaría que el niño tuviera esa “concentración” en las tareas que nosotros
le proponemos?
Propuesta: a veces es posible acortar el camino entre el juego y el trabajo, entre lo lúdico y lo serio.
Si llegamos a no verlos como opuestos, ahí tenemos un espacio para conciliar intereses y obtener energía y dedicación a raudales

http://revistas.upcomillas.es/index.php/padresymaestros/article/view/522/427
No me fío de la gente que pregunta si hace falta comprar cerveza.