logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 3965 veces)

Cubil Juegos

BATTLELORE SEGUNDA EDICIÓN (Reseña de Cubil Juegos)
« en: 28 de Octubre de 2014, 13:52:46 »
Autor: Richard Borg, Robert A. Kouba, Corey Konieczka y Nikki Valens
Trabajo artístico: Andy Christensen
Número de jugadores: 2
Edad: a partir de 14 años
Duración: 45 - 90 minutos aproximadamente
Fabricante: Edge Entertainment
Año: 2014
Idioma: español
Dependencia del idioma: alta (las cartas contienen textos)
Superficie de juego: mesa normalita (aunque sean 2 jugadores, hay muchas cosas)


Ilustración de portada de Mathias Kollros

Me da un poco de pena, pero en realidad es una alegría que haya ocurrido. He encontrado por fin un juego que desbanca a mi querido Memoir '44 como máximo favorito en nuestra ludoteca.

Esto no es para nada casualidad, ya que Battlelore también pertenece a la serie Commands & Colors, con lo cual comparte con este casi toda su mecánica. Esa sencillez mezclada con estrategia táctica y algo de wargame, que vino de manos del señor Richard Borg, sigue intacta, pero es que además en esta ocasión se han sumado entre otros los ingenios de los amigos Konieczka y Kouba y el resultado es espectacular.

Me daba algo de miedo enfrentarme al juego, ya que fácilmente podían haberse cargado la el trabajo anterior, como pasa a veces con algunos juegos, pero comparándolo tanto con la primera edición, como con Memoir, la 2ª edición gana por paliza.

Viniendo esta edición por parte de Edge Entertainment, estaba clarísimo que en lo que se refiere al tema visual y calidad de los componentes, la mejora estaba garantizada. Efectivamente así ha sido, pero sí que había una cosa que me hacía temer a Edge y era su gusto por complicar las cosas a veces metiendo un sin fin de elementos y reglas. Afortunadamente no ha sido así. Las novedades son las justas y necesarias para que el juego mejore cosas en las que fallaba o estaban flojas. Le han aportado todo lo necesario para convertirse en una versión moderna del juego, a la que difícilmente podré poner pegas.


Como es habitual en los juegos de Edge,
la calidad de los componentes es impresionante.

Acabaré esta intro diciendo que, aunque comentaré diferencias con la primera edición, tenderé a compararlo sobre todo con Memoir, que es el juego de la serie al que más horas he jugado y el que ha tenido que ceder el cinturón de campeón ante esta maravilla que nos ocupa.

Historia

Como he dicho, Edge no ha complicado demasiado el juego, pero una de las cosas que sí le ha aportado es profundidad. Como no podía ser de otra forma, dada la ambientación de fantasía, han aprovechado para englobar la historia en sus famosos Reinos de Terrinoth a los que pertenecen juegos como Descent o Runewars.

Sin cargarse la sencillez del juego con complejidades argumentales, le dan una pequeña historia, que sirve para aumentar la inmersión y saber por qué nos estamos partiendo la cara con el otro.

El pobre Conde de Greenbridge escribe una última carta desde la Ciudadela a los señores Daqan con  todo el agobio del mundo, tras anteriores intentos infructuosos para obtener refuerzos.

Situados en dicha Ciudadela, esperan el ataque total de los Uthuk Y'llan, que son un devastador ejército malvado, que está avanzando ya para devastar este primer punto estratégico, que sirve de frontera del mundo civilizado.


Unidades Uthuk Y'llan listas para aplastar la Ciudadela.

La muerte está asegurada. La cuestión es refrenar la invasión para proporcionar a los pueblos de Terrinoth el tiempo suficiente para prepararse para el ataque. Una noble causa.


Las unidades Daqan preparándose para lo que  se les viene encima.

Igual explicado así no lo parece, pero según lo lees en el manual, recuerda mucho a Juego de Tronos, por aquello de tener una zona defensiva de los reinos civilizados, que hace de escudo contra el inminente ataque de los pueblos de tierras oscuras, ante los que están en desventaja. Además, la sensación de que cuando lleguen se va a liar un taco que difícilmente será solucionable también está ahí.

A mí me recuerda mucho. Ya me diréis cuando lo leáis.

Expliquemos brevemente de qué va

Battlelore 2ª Edición es un juego de tablero y de estrategia táctica para 2 jugadores.
Como buen juego de la serie Commands & Colors que es, su mecánica se basa en un tablero de casillas hexagonales, que están repartidos a lo largo de un campo de batalla dividido en 3 secciones (izquierda, centro y derecha).

A lo largo de dicho escenario, podrás desplegar a las tropas de los Uthuk Y'llan o los Daqan, situándolos estratégicamente, teniendo en cuenta los objetivos que te hayas marcado y la disposición de los distintos elementos de terreno, que afectarán de diversas formas.

Durante la partida, usaremos distintos tipos de unidad, cada una con sus peculiares atributos y habilidades, que tendrás que utilizar de forma meditada para que no se te queden por el camino y ocupar posiciones ventajosas, utilizando cartas de sección, que indican en qué parte del tablero podremos activar unidades.


Las cartas de sección nos dirán en qué secciones podemos activar unidades,
además de proporcionarnos otras ventajas.

Según sus valores de movimiento, ataque, heridas y habilidades especiales, cada unidad irá moviendo por el tablero conquistando puntos estratégicos que nos darán puntos de victoria y llevando a cabo combates, que se decidirán mediante dados.

Nos ayudarán en nuestro cometido las cartas de saber, que son una serie de hechizos, situaciones o armas, que nos permitirán dar un giro a los acontecimientos, gastando puntos de saber.

Estas cartas y puntos se van reponiendo en cada turno y usados en el momento apropiado, pueden ser decisivos para la victoria final. Una que me encanta por ejemplo es el portal, que permite convertir en adyacentes 2 casillas alejadas del tablero y moverte a través de ellas. Llegas al punto donde menos se lo espere el rival y ¡ZAS!. Añaden un podo de azar, pero a mí me encantan porque hay que saber cuando usarlas y tienen capacidades bastante chulas.


Usadas en el momento adecuado, las cartas de saber pueden dar un giro a la batalla.

Esto es lo que encontraremos en Battlelore contado de forma brevísima. Lo he tratado así solo por encima, porque ya se explicó la mecánica de forma más detallada en la reseña de Memoir, con el que, como he dicho, comparte el 90% de su mecánica.

Voy a dejaros un link a dicha reseña para aquellos que quieran ampliar un poco más esta información sobre el sistema de juego y así nos vamos directamente a las novedades que presenta esta nueva edición, que tampoco es plan de andarnos repitiendo.

http://labsk.net/index.php?topic=128336.0

Diferencias básicas con la edición anterior (y con Memoir '44)

Para empezar, una de las principales novedades es la mejora visual que han sufrido las miniaturas. Se ha aumentado la escala de 20 mm a 28 mm, lo cual ha permitido añadirles más detalle, facilita su pintado y en un momento dado permite intercambiarlas con las de otros juegos.

Este aumento del tamaño, ha llevado consigo una disminución del número de miniaturas y un aumento del tamaño del tablero, pero no es un impedimento, ya que las figuras siguen siendo muy numerosas y de bastantes tipos a la vez que el tablero tiene un tamaño muy llevadero.


Las miniaturas ahora son de mayor tamaño y más detalladas.

Comentar también en este sentido, que las unidades de infantería pasan a estar formadas por 3 miniaturas, en lugar de las 4 de la edición anterior.

Se ha abandonado el sistema de ordenes y colores mediante el que los atributos de las unidades dependían de su color. Ahora cada bando tiene unidades únicas con sus propias características, con lo que se ha ganado variedad.

En 2ª edición los escenarios los generamos nosotros mismos eligiendo entre distintas cartas de escenario que tenemos disponibles antes de la partida. Elegimos una carta según la iniciativa que queramos tener, la disposición de los elementos de terreno y la forma en que se obtienen puntos de victoria. Esto supone una mejora muy notable respecto a la 1ª edición o respecto a Memoir, en los que los escenarios dependían de la fase de la campaña en la que nos encontrábamos y en la que venían predefinidos un escenario fijo y la disposición de las tropas.

En el caso de Memoir, me gustaba especialmente saber que se habían pegado el curro de recrear situaciones históricas, situando terreno y unidades inspiradas en las batallas reales. La verdad es que era una pasada, pero es también una de las cosas que podemos reprocharle al juego y es que esto afectaba a la rejugabilidad y muchísimo a la ventaja o desventaja de cada bando, según como hubiera ocurrido en las batallas reales. Ahora está todo más igualado.


Podremos elegir cartas de escenario según la iniciativa,
elementos de terreno y objetivos que queramos tener.

Esto me lleva al siguiente punto, que es la supresión de unidades fijas para cada batalla y su disposición. Ahora dispondremos de 50 puntos de reclutamiento con los que elegiremos a nuestras tropas para la partida y que posteriormente podremos desplegar en secreto a lo largo de nuestro frente mediante el uso de cartas boca abajo. Además, podremos colocar señuelos, con lo que el rival nunca podrá saber a quién has colocado dónde hasta que empiece la batalla.

Esta selección de escenario, objetivos y unidades, así como su despliegue aportan al juego un componente táctico bestial. Para mi gusto, es en lo que más ha mejorado el juego. Empiezas a desarrollar tu estrategia desde el minuto 1, eligiendo cartas y no sobre la marcha según evolucione la batalla, como pasaba en ediciones anteriores.

Otra diferencia que me ha encantado es que ya las batallas no se centrarán tanto en ganar puntos de victoria mediante la eliminación de unidades rivales. Ahora todo dependerá de los objetivos y podrás perfectamente sacrificar tropas a favor de tus intenciones o pasar de entrar en combate si tienes cosas más importantes que hacer. Es un gran acierto en mi opinión y también aporta una importancia extra a los puntos estratégicos, que ahora estarán más disputados. Por cierto, otra cosa que me encanta acerca de la supresión de unidades, es que las que se queden con una sola miniatura pasarán a ser unidades débiles y tendrán menos efectividad en combate. Parece algo simple, pero antes era un historia que llegara un soldadito ridículo y pudiera reventarte igual que una unidad completa.

Otra cosa respecto al combate. Las unidades en retirada ya no morirán si por el camino se encuentran con unidades aliadas que les corten el paso. Al contrario, si esto ocurre, estos aliados les darán apoyo y podrán ignorar las banderas de retirada mientras estén ahí apoyando.


Al pobre bruto solitario ahora no le vale un resultado de tajo (espada simple) para dañar a sus enemigos.
Un acierto quitarles poder a las unidades débiles.

Conclusión

Aunque no tenía muy claro si lo complicarían demasiado o si me gustarían los cambios introducidos a un juego que siempre me ha encantado, reconozco al 100% que mis temores eran infundados. En mi opinión Battlelore 2ª Edición iguala y mejora todos y cada uno de los aspectos, tanto de la 1ª Edición como de Memoir '44. Los cambios introducidos están más que estudiados, me han gustado muchísimo y ya me costaría volver a jugar sin ellos, ya que creo que mejoran bastante algunos aspectos de reglamentos anteriores.

Su PVP oficial es 79,95, que ya sabéis que es uno de los precios favoritos de Edge. Es carete, pero definitivamente este es uno de los juegos que merecen ese desembolso.

Resumiendo: calidad de los componentes, mejora visual, elección de escenario, elección de ejército, posibilidad de despliegue y algunas pequeñas reglas que mejoran lo visto anteriormente son motivos más que suficientes para hacerse con una copia, aunque ya se tenga la edición anterior. En caso de que ya tengas la edición 1 y por motivos económicos o de espacio no quieres tener las 2, yo recomendaría vender la primera y hacerse con esta.

En el caso de Memoir '44 ya es otro rollo. Al estar este juego ambientado en la Segunda Guerra Mundial, recreando batallas históricas y con una temática totalmente distinta, en este caso sí que creo que pueden convivir los 2 juegos perfectamente en tu estantería. En mi caso particular no pienso deshacerme nunca de Memoir. Aunque reconozco que me ha gustado más este BL, para mí la temática es algo súper importante, así que lo conservaré y seguiré jugando esas batallitas tan épicas con esa ambientación sobresaliente. Si hay una única cosa que echaré de menos jugando a este es que no hay nazis, ni tanquecitos, no tiene artillería, desembarco de Normandía... ¿pues no que al final también me está entrando mono de Memoir? ¿Quién tuviera tiempo para todo?

Curiosidades y briconsejos

- El reglamento incluye un escenario de aprendizaje con el que ir empezando a asimilar conceptos. Siempre me gusta que los juegos incluyan una forma de ir aprendiendo progresivamente y no enfrentándote de sopetón al total de las reglas.

- Aunque la mecánica es básicamente la misma, en esta ocasión no ofrecen la posibilidad de jugar por equipos. Es un juego 100% orientado a 2 jugadores, aunque sí que se podría jugar haciendo equipos de 2, igual que con versiones anteriores.

- Aunque no soy fanático de la fantasía como ambientación, me gusta muchísimo como está planteado el juego y los tipos de figura que trae. Me parecen chulísimas y muy originales. Sobre todo las del bando Uthuk ,que son grotescas, malrrolleras y muy imaginativas.

- Una cosa muy tonta. He echado de menos los soportes para tener las cartas de pie frente a ti, que venían en Memoir' 44. No los han incluido y he tenido que robarlos del otro juego.

- Hay una pequeñísima novedad, que casi no cuenta como añadido, pero que veo vital y es que si no tienes ninguna carta de sección con la que puedas mover unidades, puedes usar cualquiera de ellas para mover a una sola unidad de cualquier sección. Esto elimina ciertas situaciones de bloqueo y frustración dadas por el azar, que también se ve muy reducido con este pequeño detalle.

Medidores


Más reseñas en www.cubiljuegos.blogspot.com


MagoPunk - Cubil Juegos
« Última modificación: 28 de Octubre de 2014, 13:57:30 por Cubil Juegos »
Visita nuestra tienda: www.cubiljuegos.com

frodorik

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 126
  • Yeah madafakas
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:BATTLELORE SEGUNDA EDICIÓN (Reseña de Cubil Juegos)
« Respuesta #1 en: 20 de Junio de 2017, 16:56:48 »
Autor: Richard Borg, Robert A. Kouba, Corey Konieczka y Nikki Valens
Trabajo artístico: Andy Christensen
Número de jugadores: 2
Edad: a partir de 14 años
Duración: 45 - 90 minutos aproximadamente
Fabricante: Edge Entertainment
Año: 2014
Idioma: español
Dependencia del idioma: alta (las cartas contienen textos)
Superficie de juego: mesa normalita (aunque sean 2 jugadores, hay muchas cosas)


Ilustración de portada de Mathias Kollros

Me da un poco de pena, pero en realidad es una alegría que haya ocurrido. He encontrado por fin un juego que desbanca a mi querido Memoir '44 como máximo favorito en nuestra ludoteca.

Esto no es para nada casualidad, ya que Battlelore también pertenece a la serie Commands & Colors, con lo cual comparte con este casi toda su mecánica. Esa sencillez mezclada con estrategia táctica y algo de wargame, que vino de manos del señor Richard Borg, sigue intacta, pero es que además en esta ocasión se han sumado entre otros los ingenios de los amigos Konieczka y Kouba y el resultado es espectacular.

Me daba algo de miedo enfrentarme al juego, ya que fácilmente podían haberse cargado la el trabajo anterior, como pasa a veces con algunos juegos, pero comparándolo tanto con la primera edición, como con Memoir, la 2ª edición gana por paliza.

Viniendo esta edición por parte de Edge Entertainment, estaba clarísimo que en lo que se refiere al tema visual y calidad de los componentes, la mejora estaba garantizada. Efectivamente así ha sido, pero sí que había una cosa que me hacía temer a Edge y era su gusto por complicar las cosas a veces metiendo un sin fin de elementos y reglas. Afortunadamente no ha sido así. Las novedades son las justas y necesarias para que el juego mejore cosas en las que fallaba o estaban flojas. Le han aportado todo lo necesario para convertirse en una versión moderna del juego, a la que difícilmente podré poner pegas.


Como es habitual en los juegos de Edge,
la calidad de los componentes es impresionante.

Acabaré esta intro diciendo que, aunque comentaré diferencias con la primera edición, tenderé a compararlo sobre todo con Memoir, que es el juego de la serie al que más horas he jugado y el que ha tenido que ceder el cinturón de campeón ante esta maravilla que nos ocupa.

Historia

Como he dicho, Edge no ha complicado demasiado el juego, pero una de las cosas que sí le ha aportado es profundidad. Como no podía ser de otra forma, dada la ambientación de fantasía, han aprovechado para englobar la historia en sus famosos Reinos de Terrinoth a los que pertenecen juegos como Descent o Runewars.

Sin cargarse la sencillez del juego con complejidades argumentales, le dan una pequeña historia, que sirve para aumentar la inmersión y saber por qué nos estamos partiendo la cara con el otro.

El pobre Conde de Greenbridge escribe una última carta desde la Ciudadela a los señores Daqan con  todo el agobio del mundo, tras anteriores intentos infructuosos para obtener refuerzos.

Situados en dicha Ciudadela, esperan el ataque total de los Uthuk Y'llan, que son un devastador ejército malvado, que está avanzando ya para devastar este primer punto estratégico, que sirve de frontera del mundo civilizado.


Unidades Uthuk Y'llan listas para aplastar la Ciudadela.

La muerte está asegurada. La cuestión es refrenar la invasión para proporcionar a los pueblos de Terrinoth el tiempo suficiente para prepararse para el ataque. Una noble causa.


Las unidades Daqan preparándose para lo que  se les viene encima.

Igual explicado así no lo parece, pero según lo lees en el manual, recuerda mucho a Juego de Tronos, por aquello de tener una zona defensiva de los reinos civilizados, que hace de escudo contra el inminente ataque de los pueblos de tierras oscuras, ante los que están en desventaja. Además, la sensación de que cuando lleguen se va a liar un taco que difícilmente será solucionable también está ahí.

A mí me recuerda mucho. Ya me diréis cuando lo leáis.

Expliquemos brevemente de qué va

Battlelore 2ª Edición es un juego de tablero y de estrategia táctica para 2 jugadores.
Como buen juego de la serie Commands & Colors que es, su mecánica se basa en un tablero de casillas hexagonales, que están repartidos a lo largo de un campo de batalla dividido en 3 secciones (izquierda, centro y derecha).

A lo largo de dicho escenario, podrás desplegar a las tropas de los Uthuk Y'llan o los Daqan, situándolos estratégicamente, teniendo en cuenta los objetivos que te hayas marcado y la disposición de los distintos elementos de terreno, que afectarán de diversas formas.

Durante la partida, usaremos distintos tipos de unidad, cada una con sus peculiares atributos y habilidades, que tendrás que utilizar de forma meditada para que no se te queden por el camino y ocupar posiciones ventajosas, utilizando cartas de sección, que indican en qué parte del tablero podremos activar unidades.


Las cartas de sección nos dirán en qué secciones podemos activar unidades,
además de proporcionarnos otras ventajas.

Según sus valores de movimiento, ataque, heridas y habilidades especiales, cada unidad irá moviendo por el tablero conquistando puntos estratégicos que nos darán puntos de victoria y llevando a cabo combates, que se decidirán mediante dados.

Nos ayudarán en nuestro cometido las cartas de saber, que son una serie de hechizos, situaciones o armas, que nos permitirán dar un giro a los acontecimientos, gastando puntos de saber.

Estas cartas y puntos se van reponiendo en cada turno y usados en el momento apropiado, pueden ser decisivos para la victoria final. Una que me encanta por ejemplo es el portal, que permite convertir en adyacentes 2 casillas alejadas del tablero y moverte a través de ellas. Llegas al punto donde menos se lo espere el rival y ¡ZAS!. Añaden un podo de azar, pero a mí me encantan porque hay que saber cuando usarlas y tienen capacidades bastante chulas.


Usadas en el momento adecuado, las cartas de saber pueden dar un giro a la batalla.

Esto es lo que encontraremos en Battlelore contado de forma brevísima. Lo he tratado así solo por encima, porque ya se explicó la mecánica de forma más detallada en la reseña de Memoir, con el que, como he dicho, comparte el 90% de su mecánica.

Voy a dejaros un link a dicha reseña para aquellos que quieran ampliar un poco más esta información sobre el sistema de juego y así nos vamos directamente a las novedades que presenta esta nueva edición, que tampoco es plan de andarnos repitiendo.

http://labsk.net/index.php?topic=128336.0

Diferencias básicas con la edición anterior (y con Memoir '44)

Para empezar, una de las principales novedades es la mejora visual que han sufrido las miniaturas. Se ha aumentado la escala de 20 mm a 28 mm, lo cual ha permitido añadirles más detalle, facilita su pintado y en un momento dado permite intercambiarlas con las de otros juegos.

Este aumento del tamaño, ha llevado consigo una disminución del número de miniaturas y un aumento del tamaño del tablero, pero no es un impedimento, ya que las figuras siguen siendo muy numerosas y de bastantes tipos a la vez que el tablero tiene un tamaño muy llevadero.


Las miniaturas ahora son de mayor tamaño y más detalladas.

Comentar también en este sentido, que las unidades de infantería pasan a estar formadas por 3 miniaturas, en lugar de las 4 de la edición anterior.

Se ha abandonado el sistema de ordenes y colores mediante el que los atributos de las unidades dependían de su color. Ahora cada bando tiene unidades únicas con sus propias características, con lo que se ha ganado variedad.

En 2ª edición los escenarios los generamos nosotros mismos eligiendo entre distintas cartas de escenario que tenemos disponibles antes de la partida. Elegimos una carta según la iniciativa que queramos tener, la disposición de los elementos de terreno y la forma en que se obtienen puntos de victoria. Esto supone una mejora muy notable respecto a la 1ª edición o respecto a Memoir, en los que los escenarios dependían de la fase de la campaña en la que nos encontrábamos y en la que venían predefinidos un escenario fijo y la disposición de las tropas.

En el caso de Memoir, me gustaba especialmente saber que se habían pegado el curro de recrear situaciones históricas, situando terreno y unidades inspiradas en las batallas reales. La verdad es que era una pasada, pero es también una de las cosas que podemos reprocharle al juego y es que esto afectaba a la rejugabilidad y muchísimo a la ventaja o desventaja de cada bando, según como hubiera ocurrido en las batallas reales. Ahora está todo más igualado.


Podremos elegir cartas de escenario según la iniciativa,
elementos de terreno y objetivos que queramos tener.

Esto me lleva al siguiente punto, que es la supresión de unidades fijas para cada batalla y su disposición. Ahora dispondremos de 50 puntos de reclutamiento con los que elegiremos a nuestras tropas para la partida y que posteriormente podremos desplegar en secreto a lo largo de nuestro frente mediante el uso de cartas boca abajo. Además, podremos colocar señuelos, con lo que el rival nunca podrá saber a quién has colocado dónde hasta que empiece la batalla.

Esta selección de escenario, objetivos y unidades, así como su despliegue aportan al juego un componente táctico bestial. Para mi gusto, es en lo que más ha mejorado el juego. Empiezas a desarrollar tu estrategia desde el minuto 1, eligiendo cartas y no sobre la marcha según evolucione la batalla, como pasaba en ediciones anteriores.

Otra diferencia que me ha encantado es que ya las batallas no se centrarán tanto en ganar puntos de victoria mediante la eliminación de unidades rivales. Ahora todo dependerá de los objetivos y podrás perfectamente sacrificar tropas a favor de tus intenciones o pasar de entrar en combate si tienes cosas más importantes que hacer. Es un gran acierto en mi opinión y también aporta una importancia extra a los puntos estratégicos, que ahora estarán más disputados. Por cierto, otra cosa que me encanta acerca de la supresión de unidades, es que las que se queden con una sola miniatura pasarán a ser unidades débiles y tendrán menos efectividad en combate. Parece algo simple, pero antes era un historia que llegara un soldadito ridículo y pudiera reventarte igual que una unidad completa.

Otra cosa respecto al combate. Las unidades en retirada ya no morirán si por el camino se encuentran con unidades aliadas que les corten el paso. Al contrario, si esto ocurre, estos aliados les darán apoyo y podrán ignorar las banderas de retirada mientras estén ahí apoyando.


Al pobre bruto solitario ahora no le vale un resultado de tajo (espada simple) para dañar a sus enemigos.
Un acierto quitarles poder a las unidades débiles.

Conclusión

Aunque no tenía muy claro si lo complicarían demasiado o si me gustarían los cambios introducidos a un juego que siempre me ha encantado, reconozco al 100% que mis temores eran infundados. En mi opinión Battlelore 2ª Edición iguala y mejora todos y cada uno de los aspectos, tanto de la 1ª Edición como de Memoir '44. Los cambios introducidos están más que estudiados, me han gustado muchísimo y ya me costaría volver a jugar sin ellos, ya que creo que mejoran bastante algunos aspectos de reglamentos anteriores.

Su PVP oficial es 79,95, que ya sabéis que es uno de los precios favoritos de Edge. Es carete, pero definitivamente este es uno de los juegos que merecen ese desembolso.

Resumiendo: calidad de los componentes, mejora visual, elección de escenario, elección de ejército, posibilidad de despliegue y algunas pequeñas reglas que mejoran lo visto anteriormente son motivos más que suficientes para hacerse con una copia, aunque ya se tenga la edición anterior. En caso de que ya tengas la edición 1 y por motivos económicos o de espacio no quieres tener las 2, yo recomendaría vender la primera y hacerse con esta.

En el caso de Memoir '44 ya es otro rollo. Al estar este juego ambientado en la Segunda Guerra Mundial, recreando batallas históricas y con una temática totalmente distinta, en este caso sí que creo que pueden convivir los 2 juegos perfectamente en tu estantería. En mi caso particular no pienso deshacerme nunca de Memoir. Aunque reconozco que me ha gustado más este BL, para mí la temática es algo súper importante, así que lo conservaré y seguiré jugando esas batallitas tan épicas con esa ambientación sobresaliente. Si hay una única cosa que echaré de menos jugando a este es que no hay nazis, ni tanquecitos, no tiene artillería, desembarco de Normandía... ¿pues no que al final también me está entrando mono de Memoir? ¿Quién tuviera tiempo para todo?

Curiosidades y briconsejos

- El reglamento incluye un escenario de aprendizaje con el que ir empezando a asimilar conceptos. Siempre me gusta que los juegos incluyan una forma de ir aprendiendo progresivamente y no enfrentándote de sopetón al total de las reglas.

- Aunque la mecánica es básicamente la misma, en esta ocasión no ofrecen la posibilidad de jugar por equipos. Es un juego 100% orientado a 2 jugadores, aunque sí que se podría jugar haciendo equipos de 2, igual que con versiones anteriores.

- Aunque no soy fanático de la fantasía como ambientación, me gusta muchísimo como está planteado el juego y los tipos de figura que trae. Me parecen chulísimas y muy originales. Sobre todo las del bando Uthuk ,que son grotescas, malrrolleras y muy imaginativas.

- Una cosa muy tonta. He echado de menos los soportes para tener las cartas de pie frente a ti, que venían en Memoir' 44. No los han incluido y he tenido que robarlos del otro juego.

- Hay una pequeñísima novedad, que casi no cuenta como añadido, pero que veo vital y es que si no tienes ninguna carta de sección con la que puedas mover unidades, puedes usar cualquiera de ellas para mover a una sola unidad de cualquier sección. Esto elimina ciertas situaciones de bloqueo y frustración dadas por el azar, que también se ve muy reducido con este pequeño detalle.

Medidores


Más reseñas en www.cubiljuegos.blogspot.com


MagoPunk - Cubil Juegos

Super reseña, muchas gracias