logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 1778 veces)

SergiNS

Euphoria : Construyendo un mejor worker placement. (RESEÑA)
« en: 01 de Marzo de 2016, 00:03:02 »
Tras la anterior reseña y viendo lo agradecida que es la gente por este foro y lo satisfactorio que es compartir experiencias y fotos, me decido a compartir una segunda reseña.

Euphoria: Contruye una mejor distopía.
Un juego de Jamey Stegmaier (creador de otros juegos como Viticulture o Scythe) y Alan Stone.


¿DE QUÉ VA?

Como buen euro, la temática, aunque pegadita, sí es ciertamente original. Nos encontramos ante un juego de colocación de trabajadores, donde los trabajadores son dados, pero lejos de la mecánica que nos ofrecen otros juegos de dados aquí la cara del dado no nos condiciona a qué hacer sino que simplemente modifica el beneficio que sacaremos de la estación en la que estemos.
El juego nos pone en la piel de un ciudadano que habita en una distopía: una sociedad ficticia en el futuro caracterizada por la alienación humana y todo lo negativo que ello conlleva.
Decidiste quedarte tiempo atrás, aun sabiendo que una sociedad así costaría de cambiar, pero preferiste luchar por ello y dejar huella.

Así pues durante la partida forjaremos alianzas con las diferentes facciones (Euphorians, Wastelanders, Subterrans y Icarites) para tener la suficiente autoridad como para ganar el control y liderar el cambio.

¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

Coses, munches coses.
El juego se juega sobre un tablero de cuatro alas de un grosor excelente y unos colores vivos que permiten diferenciar perfectamente las cuatro zonas de juego (para cada una de las facciones diferenciadas anteriormente). Especial atención al arte en general: tanto la portada, el propio tablero y las cartas que luego comentaremos; tienen un aire entre el film "Metropolis" y la novela "1984" de Wells que encaja perfectamente con la ambientación que nos inculcan.

En cuanto a recursos tenemos dos grandes grupos: productos y recursos propiamente dichos.
Los productos serán lo más parecido a las materias primas o las monedas que nos permitirán transformarlos a recursos, más valiosos.
De productos tenemos, de izquierda a derecha: energía, comida, agua y felicidad.


Como comentábamos, estos productos se necesitarán para que una vez colocados nuestros trabajadores, podamos conseguir "recursos". El juego nos presenta los siguientes recursos, de izquierda a derecha: arcilla, piedra y oro.


Todos estos recursos los recogeremos desplegando por el tablero a nuestros trabajadores. En este caso nos proponen dados en lugar de simples meeples, en seis preciosos colores, de un tamaño muy contundente y con detalles de engranajes que le dan un aire steampunk. Luego veremos el porqué de los dados.


 Una de las maneras que tendremos de avanzar en nuestro progreso es cavar los túneles de las diferentes facciones, para ello, el juego nos ofrece cuatro figuras (una extra, para los despistados) de unos graciosos mineros:


Para acabar con la madera, también nos trae diez estrellas de cada uno de los colores de jugador. Éstas son denominadas "puntos de autoridad" y será lo que tengamos que conseguir colocar en el tablero para coronarnos como ganador, puesto que tendremos suficiente autoridad para dominar en la distopía y poder seguir con ella o intentar mejorarla y humanizarla. Como veis tienen unos colores muy variopintos y unos acabados sobresalientes, como el resto de componentes antes citados.


Como podéis observar en las imágenes, el juego no escatima en madera. Tiene una cantidad muy decente de cada tipo de recurso y la versión que podemos comprar en nuestro país viene con todas las piezas de madera, a diferencia de alguna otra versión donde los puntos de autoridad son de cartón. Pero si jugamos con 6 jugadores y nos quedamos sin tokens, podemos usar unas losetas de cartón que sirven para multiplicar nuestros recursos físicos de un modo práctico y funcional:


Cabe destacar que a cuatro jugadores no es habitual tener que hacer uso de ello puesto que en cuanto consigues suficientes recursos es preferible invertirlo para colocar tus puntos de autoridad que esperarte y quedarte sin espacio para ello.

A parte de lo que ya hemos comentado, el juego ofrece unas losetas de cartón que representarán los mercados. El juego nos ofrece 18 losetas de las cuales en la partida usaremos solamente 6, dando así un toque de variabilidad y rejugabilidad. Nuevamente tanto las ilustraciones como el grosor del cartón denotan una calidad soberbia.


En cuanto a cartas, el juego nos incluye dos mazos diferenciados y un pequeño grupo que comentaré al final.

Primeramente hay un mazo de artefactos: el juego contiene 6 copias de 6 tipos de artefactos. Estos serán necesarios para algunas estaciones del tablero así como para resolver el dilema ético que os contaré en breves. El dorso de las cartas tiene una forma hexagonal que comparte con las estaciones del tablero en las que podremos usarlas.


El otro mazo se compone de 36 reclutas. No hay dos reclutas iguales con lo que la variabilidad interpartida es muy alta. Los reclutas son personas con nombre propio que forman parte de algunas de las 4 facciones que ya hemos definido más arriba. Cada jugador empezará con un par de reclutas: uno de ellos al descubierto y otro oculto. De este modo todos tendremos alguna habilidad especial, ligada a la facción del recluta, y otro recluta que no podremos usar aún y que solamente nosotros conoceremos, dando pie al faroleo.


Por último, el último componente del juego es un conjunto de 6 cartas de referencia para los jugadores que incluyen en su reverso un "dilema ético". Suena realmente bien y están muy bien encajados en la temática del juego pero, desgraciadamente, no tienen toda la utilidad ni impacto en la partida como cabría esperar. Este dilema quedará oculto hasta que el jugador activo quiera resolverlo volteándolo y mostrando al resto de jugadores cómo quiere resolverlo:


¿CÓMO SE JUEGA?

Bien, aunque ya haya comentado con la descripción de los componentes algunas de las funciones que tienen, quería comentar un poco más en profundidad el funcionamiento de una partida.
Como ya os escribí, nos encontramos en un juego de colocación de trabajadores. A diferencia del clásico juego de Uwe Rosenberg, aquí tendremos abiertas casi la totalidad de estaciones donde colocar a nuestros trabajadores. Las excepciones son los túneles donde deberemos cavar para hacer avanzar a los mineros hasta llegar al final y desbloquear una nueva estación más eficiente que las inicialmente abiertas. La otra excepción son los mercados que deberemos construir antes de poder disfrutarlos.

• DADOS
¡Pero el juego no tiene meeples! Ya lo sé… ya. Pero tiene dados customizados y de un buen acabado, ¿quién quiere meeples ahora?
Así es, cada dado de nuestro color representará un trabajador. Empezaremos con dos trabajadores y podremos "activar" o "despertar" hasta a dos trabajadores más durante la partida con sus pros y sus contras.

Lo primero que diferencia los dados de los meeples es que tienen caras, y cada cara un número. Así pues, al empezar la partida y cada vez que retiremos algún dado del tablero deberemos relanzarlo y dejar los resultados siempre visibles: son el nivel de conocimiento que tiene cada uno de nuestros peones de la distopía que les rodea. Así, si la suma del conocimiento es muy alta, los trabajadores huirán de la sociedad en busca de un mundo mejor.

Es por eso que tendremos un tracking del nivel de Moral y Conocimiento:
Arriba tenemos la moral (simbolizado con un corazón) y abajo el conocimiento (esa cabeza engranada).
Mientras que la moral es positiva (cuanta más mejor) el conocimiento es negativo (preferimos que nuestros trabajadores sean currantes pero no conozcan demasiado del mundo que les rodea para así no perderlos en su huida).

Como podemos ver en el track, la moral nos limita la cantidad máxima de cartas en nuestra mano (artefactos que podremos tener de forma simultánea). Por el contrario, el conocimiento nos determina qué bonus tendremos que sumar a nuestras tiradas de dado cada vez que retiremos los dados al sacar a nuestros trabajadores del tablero. Así, si tenemos un conocimiento de +4 y tras lanzar a dos trabajadores sacamos un 3 y un 5, nuestro conocimiento total es de 12. No pasará nada si no sumamos igual o más de 16; pero si eso ocurre el dado con mayor número actualmente deberá ser devuelto al tablero y lo habremos perdido, aunque podremos activar a otro en su lugar.

Como veis, la mecánica del conocimiento hace que tengamos que vigilar el nivel de conocimiento que tenemos actualmente (evitando acciones que aumenten el track), nos hará ir con pies de plomo a la hora de activar nuevos trabajadores (con 4 dados es muy fácil sumar 16) y también nos hará replantearnos sacar a todos los trabajadores del tablero a la vez puesto que cuantos más tengamos fuera de las estaciones mayor será su suma de conocimiento.

Pero ahí no acaba la cosa. Si en una misma tirada (por ejemplo, al sacar a dos trabajadores), sacáramos parejas, tríos, etc. entonces podremos usar a todos nuestros dados con el mismo resultado en un mismo turno, eliminando así la regla de "colocar 1 trabajador por turno".

• EL TURNO

En cada turno un jugador deberá, obligatoriamente, hacer una de las siguientes acciones:
1- Colocar un trabajador en alguna de las estaciones disponibles (o más si comparten resultado)
2- Retirar tantos trabajadores como desees (pagando su coste de retiro) y relanzando esos dados para estimar el conocimiento colectivo.
3- Resolver nuestro dilema ético.

Como comentaba antes, el hecho de necesitas un turno entero para resolver el dilema ético a veces hace que lo olvidemos o lo dejemos para el final, para colocar nuestra última estrella.
Las acciones 1 y 2 nos recordarán a otros juegos como Tzolk'in o The Manhattan Project. Cabe destacar que a diferencia de éstos últimos, en Euphoria no siempre nos interesará retirar en todos los dados del tablero por dos razones:

- Nuestra tirada de dados puede sobrepasar los 15 puntos y podríamos perder un dado.
- Puede que nos interese bloquear alguna estación y obligar a otros jugadores a echarnos (si nos echan de algún lugar no deberemos pagar nada para recuperar al trabajador) o incluso nos interese dejar un dado alto en una área de producción para molestar al resto de jugadores.

• ESTACIONES DEL JUEGO

El juego nos presenta 4 tipos básicos de localizaciones:
1- Estación de uso temporal : son cuadrados pintados con línea discontinua. Allí podremos colocar un trabajador incluso si otro está allí. De ese modo lo echaremos, devolviendo el dado a su propietario, que deberá relanzarlo inmediatamente (a veces esto será un regalo, a veces un dado más fuera del tablero provoque al propietario sumar 16 de conocimiento y perder un trabajador).

2- Estación multiuso: efectivamente, aquí podremos poner tantos dados como nos apetezca, tantos jugadores como quieran. Desgraciadamente dependiendo de la suma del total de dados que haya nos dará un beneficio u otro. De este modo un número alto nos recompensará con más productos que uno bajo; pero cuando el número excede los 9 puntos empezará a aumentarnos el nivel de conocimiento (tantos trabajadores juntos se cuentan sus cosas, y no hay nada bueno que contar…)

3- Estación con coste: algunas casillas requieren un pago antes de ser usadas. Por ejemplo, los túneles que comentábamos requerirán un producto que, una vez pagado, nos permitirá colocarnos para hacer avanzar al minero correspondiente y ganar un recurso (más valioso que el producto anterior).

Aquí vemos el túnel de Euphoria en el que debemos pagar 1 de Energía para avanzar al minero y conseguir 1 de Oro o bien 1 Artefacto. Si hacemos avanzar la Alianza con Euphoria podremos llegar a conseguir ambos beneficios sin tener que decidirnos por solo uno de ellos.

4- Estación de un solo uso: estas casillas están a la izquierda de cualquier mercado. Previo pago, nos permitirá colocar un trabajador y dejarlo ahí hasta que decidamos retirarlo. Colocar varios trabajadores (de cualquier jugador) en estas casillas, será la única manera de construir los mercados. Dependiendo del número de jugadores deberemos llenar, simultáneamente, un número de casillas de un mismo mercado para poder construirlo, dándole la vuelta a la loseta situada en él y otorgando a todos los participantes de la construcción el poder colocar un punto de autoridad sobre el mercado. En definitiva, es una manera de acercarnos a la victoria ya que nos permite colocar una de nuestras diez estrellas y además penalizará al resto de jugadores que no hayan participado en la construcción con algún hándicap (aunque podrán usar el mercado de todos modos).

Aquí vemos el mercado superior aún por construir y revelar; mientras que el inferior ya ha sido construido, únicamente por el jugador morado, que ha colocado un Punto de autoridad. El resto de jugadores podrá pagar 4 aguas y un artefacto para usar el mercado, pero no podrá echar a sus propios trabajadores de las diferentes estaciones del mapa porque no tienen una estrella sobre el mercado.

• COLOCANDO LOS PUNTOS DE AUTORIDAD

Como ya sabemos, el juego va de deshacerte de tus 10 puntos de autoridad antes que el resto para ser la persona más influyente en la distopía. Así pues, podremos colocar nuestras estrellas en las siguientes casillas:

1- La construcción de mercados: al participar en la construcción se nos permitirá colocar una de nuestras estrellas sobre el mercado. Da igual cuantos trabajadores hayan ayudado a la construcción, solo una estrella será colocada.

2- Mercado de artefactos: son localizaciones con forma hexagonal, como el dorso de los artefactos. En estas casillas, pagando artefactos, podremos conseguir colocar un punto de autoridad en uno de los siguientes espacios:
a) O bien en el mercado que ya ha sido construido pero en el que no participaste en la construcción del mismo. De este modo te deshaces del hándicap que sufrías hasta entonces y estarás un paso más cerca de la victoria.
b) O bien colocas una estrella en la Gran Estrella del territorio correspondiente. Cada mercado de artefactos tiene cerca de él una estrella formada por 6 espacios que podrán contener puntos de los distintos jugadores. Estas estrellas no funcionan como las construcciones de un mercado, así que si somos rápidos podremos poner más de uno de nuestros puntos de autoridad en un mismo territorio.

Cabe destacar que, dependiendo del número de jugadores, se deberán tapar algunos de los seis huecos, limitando así el número de estrellas por territorio que un jugador podrá colocar. Veamos un ejemplo a dos jugadores:

En una partida a dos jugadores solo podremos colocar dos puntos en cada territorio. En este caso, en el Territorio de Euphoria ambos jugadores han podido colocar una estrella de su color, pero podrían haber sido del mismo jugador si el contrincante no se pone las pilas.

3- Usando los mercados construidos: por último, podremos usar el propio mercado, una vez revelado y construido, para colocar un Punto de autoridad en la estrella del territorio en el que se encuentre el mercado. Así, vemos que esta es la segunda forma de colocar nuestros puntos en la Estrella, después del Mercado de Artefactos ya comentado.

• LAS ALIANZAS

Por todo el mapa veremos diferentes estaciones que nos permiten subir el track de alianza de una facción en concreto.

Como podemos observar en la imagen, hay una fila para cada una de las cuatro facciones. Estas alianzas irán subiendo a medida que los trabajadores se coloquen en las estaciones que como resultado aumenten el nivel de la alianza. A medida que se aumente una de las alianzas, ésta ofrecerá unos beneficios en las estaciones de la facción correspondiente para todos los jugadores que se coloquen en ellas. Así, en la fila de Euphoria, si subimos 2 niveles empezaremos a cobrar +1 de Energía en las estaciones correspondientes. Cuando lleguemos al 5º nivel al excavar el túnel de Euphoria nos llevaremos ambos beneficios, en lugar de elegir uno de ellos. Si llegáramos al 8º nivel deberemos revelar todos los reclutas de Euphoria que todos los jugadores tengan boca abajo. De ese modo pasaremos a poder usar su habilidad especial. Por último, si llegamos al nivel 11 (el final de la fila), todos los jugadores colocarán un Punto de autoridad sobre cualquier carta de recluta que tengan en su poder y sea de la facción correspondiente.

Como veis, es otro modo de avanzar en la partida. Es una buena estrategia conseguir dos reclutas de una misma facción e intentar alcanzar el nivel 11. Cabe destacar que sea quien sea quien haga subir el track de alianzas, los beneficios son para todos los jugadores sentados en la mesa. De ese modo si vemos que otro contrincante hace subir una alianza que nos interesa, podemos dedicarnos a otros menesteres. 

¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?


Como veis, el juego necesita cierto espacio para ser desplegado.
La preparación no es excesivamente larga puesto que los diferentes recursos pueden ser colocados por el propio tablero. Aun así, necesitaremos espacio fuera de él para guardar los recursos de cada jugador, los dados, los reclutas y los Puntos de autoridad que deberemos ir colocando.
Los dados son grandes y se agradece colocar una dice tray para no hacerlos rodar por toda la mesa, evitando desastres mundiales.
Como veis, a más jugadores el espacio se incrementa, pero no mucho más de lo que se puede observar en la imagen.

¿QUÉ ME PARECE?

Primero debo decir que soy de los que considera que a veces es suficiente con tener un buen juego para cada tipo de mecánica. Que a veces la temática no lo son todo.

Así pues, yo consideraba que para colocación de trabajadores ya tenía mi cupo completo: he jugado al Agrícola (aunque se me dé fatal) y tengo tanto Tzolk'in como The Manhattan Project. Por eso al ver que este juego se clasificaba como colocación de trabajadores la verdad es que me vine un poco abajo. Aun así, me sentí atraído por la estética del juego y le echamos varias partidas.

Para empezar creo que el tema de los dados y su funcionamiento a la hora de buscar resultados iguales para poder usarlos en un mismo turno, o evitar llegar a los malditos 16 puntos de conocimiento, le dan un aire fresco y el toque justo de azar para no ir sobre seguro durante toda la partida.

Otra cosa que me encanta es la escalabilidad. El juego tolera un rango muy amplio de jugadores que va desde poder jugarlo en pareja a los seis jugadores. En mi colección personal tenemos muchos de 2-4 y alguno que tolera 5; lo no tan habitual es poder llegar a 6 sin meternos en un party game. Además, aunque funciona bien a 2, el juego gana mucho con más jugadores. Aunque contra más seamos más difícil sea finalizar una construcción de mercado, por otra parte es más habitual ser expulsado por un contrario o tener que sufrir las penalizaciones de los números altos en las fábricas de productos.

Además, la rejugabilidad aparenta ser suficientemente alta. El hecho de usar 6 losetas de 18 cada vez que montas los mercados hace que varíe suficiente, eso sin contar los reclutas que nos ofrecen una habilidad que nos hará cambiar un poco la estrategia y contamos con un repertorio de 36 distintos.
Por si esto fuera poco, el juego incluye alguna variante. Realmente las redes opinan que todos deberíamos usar esas variantes a partir de la segunda partida y que casi podemos considerarlas como la mejor manera de jugar al juego. En ellas se nos ofrece una mecánica de draft tanto para elegir reclutas como para formar las losetas de mercado que construiremos durante la partida. De ese modo, aunque se preserve parte del azar, podremos elegir qué mercados preferimos descartar y qué recluta queremos conservar.

PUNTOS POSITIVOS
- Un worker placement con alguna originalidad. Añade frescura tanto en el tema como en el desarrollo.
- La mecánica de los dados aun añadiendo azar a la ecuación lo hace con un margen suficiente como para que difícilmente se estropee una partida por una mala tirada.
- Escalable de 2 a 6. Funciona bien en todas sus composiciones, aunque puede que gane más con números altos.
- Entre turnos muy cortos, casi inexistentes. Se antoja difícil que alguien tarde mucho en su turno por el hecho de solo poder colocar un trabajador por turno. A diferencia de otros como Tzolk'in donde hay más margen de meditación.
- Arte cuidado y colorido, con una buena distribución de las estaciones en el tablero.

PUNTOS NEGATIVOS
- Si no sabes apreciar el toque del azar con los dados y el robo de cartas o la colocación de las losetas puede que no sea tu juego preferido.
- Unos cuantos caminos preestablecidos. Realmente al inicio de la partida debes seleccionar a tus reclutas con el fin de ir a por una facción concreta. Aun así, en partidas de varios jugadores, si más de uno compartís la misma facción es posible que os ayudéis mutuamente y saquéis ventaja frente a otros jugadores.

Este juego ha sido cedido por 4Dados para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Gracias por el detalle.
« Última modificación: 01 de Marzo de 2016, 01:05:55 por SergiNS »

chuskas

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 6377
  • Ubicación: Barcelona
  • Ad astra, ad infinitum
  • Distinciones Entre los 10 con mayor tiempo conectado Mi energizador está entrelazado como un árbol de Navidad Peregrino en la cuarta dimensión Los juegos de mesa me dan de comer Colaborador habitual y creador de topics Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Euphoria : Construyendo un mejor worker placement. (RESEÑA)
« Respuesta #1 en: 03 de Marzo de 2016, 17:07:35 »
Muy buena reseña, gracias.
Rage, rage against the dying of the light

Mis Juegos

tienda 4dados

4dados en Facebook

Baronet

Dark Oracle

Re:Euphoria : Construyendo un mejor worker placement. (RESEÑA)
« Respuesta #2 en: 03 de Marzo de 2016, 21:26:20 »
Estupenda reseña, si señor. Cada vez que he sacado el juego ha dejado buen sabor de boca a todos

SergiNS

Re:Euphoria : Construyendo un mejor worker placement. (RESEÑA)
« Respuesta #3 en: 03 de Marzo de 2016, 21:41:02 »
Estupenda reseña, si señor. Cada vez que he sacado el juego ha dejado buen sabor de boca a todos
Gracias!
Tiene muy buenas intenciones el juego. Saldrá mucho a mesa.

Aseranto

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 5
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Euphoria : Construyendo un mejor worker placement. (RESEÑA)
« Respuesta #4 en: 04 de Febrero de 2018, 10:20:36 »
Solo he entrado para agradecer la reseña.
Hecha con dedicación y detalle.
Muchas gracias por el aporte.