logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 2584 veces)

Lycaon

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1256
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
VICTUS (Reseña)
« en: 04 de Octubre de 2016, 17:34:17 »
El juego de mesa Victus refleja uno de los momentos más relevantes de la historia de Cataluña, que es el asedio final de Barcelona en 1714, en el contexto de la conquista de Cataluña por parte de Felipe V, ya como último episodio de la Guerra de Sucesión. A nivel de juego, nos encontramos ante un tower defense histórico, con componentes sobresalientes y un acreditado trabajo de diseño, producción y testeo. Al final de la reseña, señalaré los pros y los contras que le veo al juego.

¿DE QUÉ VA?

En Victus, basado en la novela histórica homónima de Albert Sánchez Piñol, somos, de 1-4 jugadores, los encargados de defender la ciudad amurallada de Barcelona a principios del siglo XVIII, cuando es asediada por un ejército franco-español muy superior al servicio de Felipe V de Borbón. El hecho histórico es remarcable, porque la mayoría de ciudades de la época se rendían a los 2 meses de ser asediadas, mientras que Barcelona, con 35.000 habitantes, recibió cerca de 30.000 bombas a lo largo de 22 meses de dura resistencia (casi una bomba por habitante). Al final, a pesar de la derrota barcelonesa, la ciudad siguió ofreciendo resistencia y logró negociar con los conquistadores para evitar el saqueo. No consiguió evitar, sin embargo, que Felipe V suprimiese ulteriormente las libertades e instituciones catalanas, reduciendo Cataluña a las leyes de Castilla.

El juego se divide en 4 etapas, en función de quien dirige el asedio y lo avanzado del mismo. Así, tenemos el asedio del duque de Pòpuli, el asedio del duque de Berwick (que reemplaza al anterior), los asedios finales, y el día 11 de Septiembre de 1714 (fecha de la rendición). El objetivo es llegar al día 11 de Septiembre sin que se haya dado ninguna de las condiciones de derrota. 

PREPARACIÓN

El tiempo de preparación del juego, a pesar de su aspecto gigantesco, es bastante rápido, y puede suponer tan sólo 5-10 minutos. En suma, la preparación básica consiste en colocar tropas de Coronela (los gremios armados, de color azul) en los espacios del interior de la ciudad, y tropas de infantería (militares profesionales, de color rojo) en los baluartes. En los baluartes colocaremos también los cañones, apuntando al exterior. Situaremos las agujas de los indicadores en los valores iniciales, y colocaremos también en sus posiciones iniciales los marcadores enemigos de Refuerzos, Artillería y Mina. En función de la modalidad de juego elegida, hay pequeñas modificaciones a esta preparación básica.



La ciudad de Barcelona está ahora lista para resistir

MECÁNICAS BÁSICAS

Al principio de la ronda, todos los jugadores eligen una carta de su mano y la dejan boca abajo. En este punto es cuando se puede discutir sobre lo que más conviene a la defensa o establecer una estrategia conjunta, de forma que las cartas que se elijan, combinadas, sirvan a nuestros intereses o, por lo menos, nos perjudiquen lo menos posible. Las cartas introducen personajes de la novela o describen episodios del asedio, con efectos variopintos, pero también modifican los indicadores y establecen costes prioritarios a la hora de hacer ciertas acciones. El jugador inicial es quien lleva el marcador de la bandera de Santa Eulalia, que le da un +1 a Polvorín (luego veremos para qué sirve). Lo primero que hace cada jugador en su turno es darle la vuelta a la carta que había elegido simultáneamente con los otros jugadores y aplicar sus efectos (a veces, puede elegir entre varias opciones): modificar indicadores, mover tropas gratuïtamente, aplicar curación, etc.

El siguiente paso es tirar los dados borbónicos que corresponden a la etapa. Los dados borbónicos deciden los movimientos de los asediadores y, en este sentido, determinan la marcha del asedio: los borbónicos pueden reforzarse (lo que se indica con un marcador), avanzar su marcha hacia la ciudad, bombardear la ciudad, construir una mina y explotarla, o construir trincheras desde sus campamentos. Una vez resueltos los terribles efectos de estos dados, podemos escoger entre un amplio abanico de posibilidades para defender y reforzar la ciudad y para ello usamos los puntos de acción disponibles. En función de la carta, algunas acciones tienen un coste prioritario (reducido), mientras que otras tienen un coste más elevado. Los barceloneses pueden optar por realizar muchos tipos de acciones: disparar o mover un cañón, reforzar un bastión, mover tropas, sacar tropas fuera de la ciudad para atacar campamentos borbónicos, curar a los heridos, mejorar los indicadores, etc. Los indicadores marcan los niveles de polvorín (sirve para calcular el daño que hacen y resisten nuestras tropas dentro de la ciudad, así como el daño que hacen los cañones), Generalitat (los puntos de acción que tenemos disponibles en ese momento), Hospitales y Puerto (lo que podemos curar o reclutar por el puerto, o incluso perder, si los valores son negativos). Es curioso que, a través del puerto, pueden entrar nuevas tropas de refuerzo, o puede también huir la gente despavorida, lo que refleja muy bien el juego.



Los indicadores nos marcan las capacidades de defensa que mantiene la ciudad. Los dados borbónicos determinan los movimientos del enemigo.



Todavía estoy con el asedio de Pòpuli, y la ciudad ya tiene signos de destrozos y falta de gente. Si al menos llegaran refuerzos por el puerto...


¿Cómo perdemos? El juego contempla varias modalidades de juego (básico, cooperativo, competitivo, solitario), pero siempre se produce la derrota cuando baja a un número concreto el número de tropas de Coronela disponibles (los gremios armados que hacen funcionar la ciudad), cuando las tropas borbónicas llegan a la playa (donde se refugia la población civil) o cuando la ciudad está demasiado destrozada (cuando se llega a un determinado número de fichas de derruído, como consecuencia del bombardeo enemigo).

Ganamos, como ya hemos dicho más arriba, si llegamos al 11 de Septiembre (la fecha histórica de la rendición) manteniendo una resistencia decente, lo que permitió negociar con los borbónicos y evitar el saqueo.

SENSACIONES Y CONCLUSIÓN

En cuanto a sensaciones, me ha recordado un poco al Dawn of the Zeds 2ª edición, porque también es un juego muy temático y transmite una sensación de asedio. Como en Dawn of the Zeds, contempla que los jugadores puedan tomar distintas decisiones y estrategias, pero con un par de diferencias, que a mi entender lo hacen superior: a pesar de que las acciones enemigas se determinan de forma bastante aleatoria (qué es lo que van a hacer, por dónde van a atacar, como se van a mover, dónde van a bombardear), el resultado de los combates y los cañonazos que realizamos nosotros tiene un resultado predeterminado. Es decir, no se tiran dados para determinar el resultado de los combates, sino que se comparan fuerzas, y el más fuerte gana, no sin dejar de recibir bajas, en algunos casos. En el Dawn of the Zeds, nunca puedes saber el resultado de un combate, ya que depende de dados y su aplicación en tablas (tipo wargame), lo que da lugar a resultados dispares, que te pueden cambiar mucho una partida. En el Victus, puedes controlar las fuerzas de las defensas y los militares, y puedes calcular de antemano que si tal ejército barcelonés ataca a ese campamento borbónico, va a ganar, porque sus fuerzas son superiores, y a la inversa.   

Es encomiable el trabajo que Toni Serradesanferm, el autor, ha hecho con las cartas, que introducen directamente elementos históricos y de la novela, que permiten decisiones y estrategia, y funcionan perfectamente, sin renunciar a la inmersión temática. Uno realmente se siente tomando las decisiones que parecen más adecuadas para la resistencia de la ciudad.


PROS Y CONTRAS


PROS

- Temático e inmersivo.

- Decisiones. Tienes decisiones estratégicas, que te obligan a pensar o negociar (en caso de jugar colaborativo) lo que mejor conviene a la defensa. Si juegas tal carta en un turno, te permitirá conseguir las ventajas de esta otra carta en un turno posterior. Si juegas tal carta, tendrás coste prioritario de artillería, que es lo que más necesitas, etc.

- Mecánicas ajustadas. El juego está perfectamente testeado y trabajado, y se nota. Las cartas, los dados borbónicos, las tropas, los indicadores, todo funciona como un reloj. Ésa es la sensación.

- Narrativa. Los textos de las cartas y lo que te permiten hacer (o como te afectan) son increíbles. Da la sensación de que puedes establecer/elegir una cierta narrativa y estrategia al mismo tiempo.

- IA enemiga rápida, sencilla y eficaz. El motor de dados que determina los movimientos enemigos me encanta. Refuerzos, bombas, trincheras, avances.

- Azar controlado. Existe caos y azar en el juego, pero el elemento aleatorio está bastante controlado. No hay azar en los combates de tropas. Las bombas caen en lugares al azar, pero, en función del general atacante, puedes prever un poco por donde las van a lanzar y haberte preparado antes.

- Arte excelente y componentes de calidad. Es uno de los juegos más bonitos que he visto nunca en cuanto a componentes. El tablero es una maravilla (con una magnífica representación de la Barcelona del s. XVIII), pero también son preciosas las tropas y cañones, los indicadores con agujas, el arte singular de cada una de las cartas, etc.


CONTRAS

- Larga duración del juego - El juego es largo. Incluso jugando en solitario se va a más de 3 horas, y puede hacerse extenuante (bueno, es un asedio, al fin y al cabo). Quizás esto no sea un problema para todo el mundo, pero yo preferiría que fuera algo más corto, sin perder en complejidad.

- Personajes feúchos. Personalmente no me gusta el estilo de las ilustraciones de los personajes, con un tono caricaturesco. Creo que con un estilo más realista el juego saldría ganando.

- Reglamento poco claro. El reglamento, a pesar de estar bien ilustrado y con muchos ejemplos, es mejorable. A veces peca de querer explicar cada cosa demasiado bien, y termina explicando algo muy simple de forma muy complicada. Por otra parte, algunos aspectos o situaciones del juego no están bien explicados, o cuesta encontrar dónde se explican. El orden y la forma de las explicaciones en el Reglamento tampoco me parecen siempre los más adecuados. También sería deseable que el juego viniera con una hoja de ayuda o una carta con las acciones que pueden hacer los personajes.

- Gestión pesada de tropas enemigas. Si no tienes las tropas bien ordenadas y clasificadas, se puede hacer pesado gestionar los avances enemigos, rellenando cada vez los campamentos y moviendo tropas.

Por todo lo dicho, le pongo un merecido 8.
« Última modificación: 24 de Octubre de 2017, 12:23:31 por Lycaon »

queroscia

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 2853
  • Ubicación: Badajoz
  • Distinciones Baronet (besequero de la semana) Moderador y usuario en los ratos libres Traductor (bronce) Napoleón de fin de semana Eurogamer Reseñas (bronce) Juego a todo, incluso al monopoly Soy un rolero de nivel 10 Crecí en los años 80
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:VICTUS (Reseña)
« Respuesta #1 en: 04 de Octubre de 2016, 18:27:58 »
Buena reseña, que se añade a la que en su día realizó maltzur y a los vídeos de wargame reviewer, para un gran juego que ha sufrido menosprecios que no merecía por causas del todo ajenas a su autor (causas políticas y empresariales). Es por ello que me congratulo cuando veo que el juego sigue vivo para mucha gente.

Recordar que, además, están disponibles los ficheros para tradumaquetarlo, así como la traducción del reglamento.

Y totalmente de acuerdo en lo maravilloso de su producción y estética y calidad de componentes.

Y totalmente de acuerdo en que el reglamento es el punto más flojo del juego, muy mejorable (aunque hay también disponible un resumen de reglas del que suscribe que ayuda bastante a comprender mejor las mecánicas).
Cada juego tiene su momento y cada momento su juego.

Lycaon

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1256
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:VICTUS (Reseña)
« Respuesta #2 en: 05 de Octubre de 2016, 09:01:15 »
Recordar que, además, están disponibles los ficheros para tradumaquetarlo, así como la traducción del reglamento.
Y totalmente de acuerdo en que el reglamento es el punto más flojo del juego, muy mejorable (aunque hay también disponible un resumen de reglas del que suscribe que ayuda bastante a comprender mejor las mecánicas).

Gracias por tu comentario. Para mí el juego también es una joya que pasó demasiado desapercibida de forma injustificada. ¿Dónde encontramos los ficheros para tradumaquetarlo y el resumen de reglas?

queroscia

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 2853
  • Ubicación: Badajoz
  • Distinciones Baronet (besequero de la semana) Moderador y usuario en los ratos libres Traductor (bronce) Napoleón de fin de semana Eurogamer Reseñas (bronce) Juego a todo, incluso al monopoly Soy un rolero de nivel 10 Crecí en los años 80
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:VICTUS (Reseña)
« Respuesta #3 en: 05 de Octubre de 2016, 09:23:55 »
Estoy fuera. Si nadie te pasa los enlaces, te los paso yo la semana que viene.
De todos modos, en la ficha de la bbg creo que se podían descargar las cartas. Y si en Google pones victus resumen reglas labsk te saldrá.
Cada juego tiene su momento y cada momento su juego.

Lycaon

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1256
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:VICTUS (Reseña)
« Respuesta #4 en: 05 de Octubre de 2016, 09:45:25 »
Estoy fuera. Si nadie te pasa los enlaces, te los paso yo la semana que viene.
De todos modos, en la ficha de la bbg creo que se podían descargar las cartas. Y si en Google pones victus resumen reglas labsk te saldrá.

¡Gracias! Ya lo he encontrado. Un saludo.