logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 3331 veces)

Robert Blake

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 4645
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Reseñas (bronce) Peregrino en la cuarta dimensión Ameritrasher Elemental, querido Watson ¡Iä! ¡Iä! ¡Shub-Niggurath! Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
AEON'S END (Reseña)
« en: 07 de Febrero de 2017, 20:14:41 »


Aeon’s end es un juego de cartas diseñado por Kevin Riley y financiado gracias a una campaña de Kickstarter que recaudó unos 190.00$ (sobre los 30.000$ de partida) de poco más de 2.800 mecenas. Es un deckbuilding cooperativo, una mecánica vista y vivida ya muchas veces desde la salida de Dominion, hace ya unos añitos.

El juego está ambientado en un entorno fantástico en el cual el mundo se ha ido al carajo, y ahora está renaciendo en un ámbito más cercano a la fantasía tradicional que al rollo postapocalíptico madmaxero. Los personajes del juego, entidades en las que nos encarnaremos nosotros, son una especie de magos que se las apañan mediante el lanzamiento de hechizos varios, manipulación de runas y artefactos, y gestión de unas brechas a través de las cuales canalizar su poder.

El grupo de héroes tiene una especie de stronghold, o base, o cuartel general o como queramos llamarlo, el Gravehold, que tiene unos puntos de vida (en concreto, 30) que debemos evitar que disminuyan hasta 0, a riesgo de perder la partida.



Durante cada partida, el grupo de héroes se defenderá del ataque del monstruo de turno, una criatura de dificultad variable cuyas intenciones, como no, son de lo más  agresivas.



Lo de siempre
Aeon’s end es un juego tipo Dominion, Thunderstone y similares; es decir, un juego donde existe un mercado donde compraremos cartas para incluir en nuestros mazos. Dicho mercado está formado por nueve cartas: tres de ellas son runas, dos son artefactos y cuatro son hechizos. La moneda de turno está esencialmente en las cartas de runa, que podremos convertir a recursos (aether) con los que comprar nuevas cartas para añadir a nuestro mazo. En ese sentido, la mecánica es harto conocida por todos. El mercado de nueve cartas puede establecerse al azar, y apañarse con lo que haya, o pueden seleccionarse las cartas con las que jugaremos (siempre y cuando respetemos el esquema anteriormente mencionado).



Las variaciones sobre lo de siempre
En Aeon’s end, y al contrario que con el resto de deckbuidings, nuestro mazo no se baraja nunca, y eso es ya un cambio destacable. Una vez hemos agotado el mazo de robo, la pila de descartes se gira del revés y pasa a constituir nuestro nuevo mazo de robo, con lo que seguiremos cogiendo cartas en el mismo orden en el que se descartaron. Quizá no sepamos exactamente el orden en el que nos van a llegar las cartas, pero sí te permite intuir qué turnos van a ir más o menos cargados de hechizos, o qué turno va a ir más cargado de runas, por ejemplo. O te va a permitir configurar un combo con dos cartas que, una vez resuelto, sabes que te va a venir periódicamente al descartar esas dos cartas una junto a la otra. Es un detalle que parece casi nimio, pero que ofrece un mayor control sobre lo que se tiene en el mazo.
Por otra parte, en Aeon’s end no está permitido descartarse de lo que tengas en la mano al final del turno. Debes arrastrar contigo las cartas que no hayas jugado, lo que permite situaciones tanto favorables como perjudiciales.

Lo que dota de personalidad al juego
Una vez presentado lo que es habitual en todo deckbuilding al uso, llega aquello que hace de Aeon’s end lo que es.

Empecemos con la gestión de tu personaje.



Cada personaje tiene un mazo distinto de inicio. Es un mazo de diez cartas, repartidas entre unos hechizos básicos que infligen 1 de daño y runas que generan 1 aether, más una carta personalizada para cada personaje (que puede ser una runa o un hechizo). La cantidad de runas o hechizos básicos que tiene cada personaje difiere en la  proporción según la personalidad del personaje, y eso está muy bien. Todos básicos de inicio, pero diferentes. Además, la tarjeta de personaje te indica con qué mano empiezas, y qué cartas tienes en el mazo y en qué orden inicial deben disponerse.

Los personajes, además de su mazo, tienen dos características más en común: las habilidades y las brechas.



Cada personaje tiene una habilidad que debe cargarse primero, y que se descarga completamente tras usarla. Estas habilidades requieren de 4-5 cargas, en función de los personajes, y cada carga cuesta 2 aethers (recursos). También hay efectos de carta o personaje que otorgan cargas. Las habilidades de los personajes suelen ser muy buenas, y el uso adecuado de las mismas puede salvarnos el cuello en más de una ocasión.

La otra característica de los personajes son las brechas. Cada personaje tiene cuatro brechas (algunos 3), que son unas cartas cuadradas sobre las que se juegan los hechizos. En este juego, los hechizos no se juegan sin más y se descartan, si no que se juegan sobre una brecha en un turno, y se lanzan al principio del turno siguiente, antes de jugar/comprar nuevas cartas. Las brechas, además, tienen dos estados: abiertas o cerradas. Las brechas abiertas no generan problema, podemos bajar hechizos automáticamente y lanzarlos cuando queramos (siempre dentro de la ventana de acciones correspondiente). Sin embargo, las brechas cerradas son más inestables, y el juego nos obliga a gestionarlas.

Para resumirlo, diremos que las brechas abiertas pueden cerrarse, pero eso tiene un coste en recursos que suele ser alto. Para rebajar ese coste, podemos concentrar las brechas, que tiene un coste menor y nos permite rotar la brecha un espacio en el sentido de las agujas del reloj. Además, el hecho de concentrar la brecha nos permite preparar un hechizo en esa brecha, cosa que no podríamos hacer si no hubiera sido concentrada. Así pues, la diferencia básica entre una brecha abierta y una cerrada es que en la abierta podemos preparar hechizos sin ningún coste y lanzarlos cuando queramos, mientras que en la cerrada tenemos que pagar un coste de concentración (que va variando a medida que la brecha se va cerrando) y, además, estamos obligados a lanzar el hechizo al principio del siguiente turno.

Con estos elementos (brechas, habilidades y mazo) tenemos una gestión de mano y personaje muy superior a los deckbuildings de este estilo. En todo momento se tiene la sensación de estar gestionando algo, no simplemente comprando cartas y creando un mazo que al final nos va a escupir las cartas que quiera. Además, el control sobre lo que haces es mucho mayor.



Por otra parte, tenemos a los enemigos de turno.



El enemigo es un concepto muy interesante en este juego. Para empezar, tiene un mazo personalizado (una mezcla de cartas propias de cada enemigo con unas cartas genéricas que se barajan al azar) contra el que hay que luchar. Además, cada enemigo tiene un comportamiento distinto, y todos son muy agresivos.

La partida se desarrolla en turnos, y el enemigo tiene su propio turno. Cuando le toca, el enemigo puede atacar, aplicar un efecto propio o añadir esbirros a la fiesta. Nuestra faena como héroes radica en gestionar tanto a nuestro personaje como la amenaza que se nos viene encima, y no es fácil. Sus esbirros son criaturas que añaden efectos al juego y que ahí quedan mientras sigan vivos, las cartas de ataque suelen ser duras de narices, y a veces incluso hay cartas que añaden otros efectos que permanecerán sobre la mesa durante un determinado número de turnos, y que los héroes (quizá) podrán desbaratar pagando el coste exigido.



Enfrentarse al enemigo dota al juego de algo bastante único. En Legendary Alien hay que superar escenarios, o el Legendary Marvel hay que derrotar a un villano, sí, pero en esos juegos son villanos más bien pasivos que debemos vencer (es decir, cartas que tenemos que derrotar, o escenarios que se superan una vez consigues cumplir la condición de la carta de turno). En Aeon’s end, el enemigo no es en absoluto pasivo: tiene sus propios turnos, y cada vez ataca y hace daño o provoca efectos de juego que debemos gestionar. Y hay enemigos MUY pepinos.

El orden del turno es un factor que también difiere del resto de juegos. Aquí no hay una activación que siga un orden concreto, ni es decidido por los jugadores. Existe un mazo de activación en el que hay un total de cuatro activaciones por los personajes y dos por el enemigo. Ese mazo se baraja, y al robar carta veremos quién se activa. En partidas de dos jugadores, cada jugador dispondrá de dos cartas de activación cada uno. En partidas de cuatro, cada jugador tiene una. Y en partidas de tres, cada jugador tiene una, y se añade un comodín; cuando el comodín se roba, el grupo decide quién va en ese turno.

Para ganar la partida tenemos dos opciones: derrotar al enemigo de turno (suelen tener entre 60 y 70 de vida), o aguantar hasta que su mazo se agote. Perdemos si el Gravehold llega a 0 de vida o cuando todos nuestros personajes están a 0 de vida (cuando un personaje llega a 0 de vida no puede curarse y sigue jugando, pero todo el daño que reciba a partir de ese momento le entra al Gravehold multiplicado por 2).

CONCLUSIONES

En mi opinión, Aeon’s end es un deckbuilding excelente. Habiendo probado Dominion, Legendary Marvel, Legendary Alien, Thunderstone, Star Realms (y alguno más que ahora me dejo), y dejando de lado juegos como por ejemplo A few acres of snow, Fantastiqa o Blood Bowl Team Manager, que tienen mecánica de deckbuilding pero que no son del mismo estilo, creo que Aeon’s end es mucho mejor que todos los anteriormente citados.

En este juego no te limitas a contabilizar puntos de victoria, si no que realmente tienes la sensación de hacer lo que se supone que te están vendiendo temáticamente: enfrentarte a un enemigo que no para de atacarte. Además, el componente de gestión es muy potente. Hay que centrarse en lo que estás haciendo para sacar el máximo beneficio a tus jugadas y para parar las acometidas del enemigo. Las partidas son intensas y ajustadas.

Es un juego que te obliga a tomar decisiones constantes, algunas veces no tan obvias. Cuando en la mayoría de deckbuildings comprarás las mejores cartas cada turno, aquí tienes que decidir entre si comprar la carta más adecuada, concentrar o abrir una brecha o alimentar tus cargas para que tu poder esté disponible. Además, es un juego que te obliga a estar en constante interacción con tus compañeros para decidir cuáles son las mejores opciones a tomar.

Para mí ha sido una gran sorpresa, quizá el deckbuilding que más me gusta de todos los que he jugado. Cada partida se convierte en un reto para superar al villano de turno. Los enemigos, además, están categorizados por nivel de dificultad, y ya el segundo (de los cuatro que vienen en la caja) es muy duro. Tengo que decir que, hasta ahora, sólo me he enfrentado a los dos primeros, y eso me ha dado para más de quince partidas sin tener la sensación de que la cosa se repite en un bucle infinito.

La caja básica viene con ocho personajes y cuatro enemigos. De sobras. Pero, por si alguien quiere más, existen (de momento) dos expansiones que no añaden mecánicas nuevas pero sí más de lo mismo, más tocho y más todo: The dephs y The nameless.

NOTA: las fotos no son mías. Son de la BGG y de otros sitios de internet.
« Última modificación: 07 de Febrero de 2017, 22:07:41 por Robert Blake »
Cuando un médico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.

lluribumbu

Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #1 en: 07 de Febrero de 2017, 22:56:03 »
Gracias por la reseña. Llevaba un tiempo echándole el ojo y viendo comentarios en la BGG que en general lo ponían muy bien. Me faltaba esta última reseña para decidirme a comprarlo o no.

perilla

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 1364
  • Ubicación: Falconia
  • Cari,este juego me lo regalaste tú,no te acuerdas?
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #2 en: 07 de Febrero de 2017, 23:35:09 »
Maldicion Robert, me lo has vuelto a hacer, no me digas que es el deckbuilding que mas te gusta de lo jugado que me tiembla la cartera XD!!. Parece que me lees la mente, cuando quiero que aparezca una reseña en la BSK, zas y me la plantas. Gracias ;)
Esconderle juegos a la parienta no son cuernos!!!!

rheam

  • Experimentado
  • ****
  • Mensajes: 420
  • Ubicación: La Coruña
  • Jugón neófito que progresa adecuadamente
  • Distinciones Onanista lúdico (juego en solitario)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #3 en: 08 de Febrero de 2017, 00:11:23 »
Gracias por una reseña tan bien escrita y al pie. Las echaba en falta últimamente, además. El juego lo compré en retail de segunda mano casi por calentón y ahora ya me tarda enfundarlo y probarlo.

nain_i

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 186
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #4 en: 08 de Febrero de 2017, 09:06:43 »
Muy buena reseña, lo tengo y coincido con tu opinión. Aunque si me permites te ha faltado lo que quizás sea la parte más floja del juego, al menos en mi opinión, que es el diseño y los componentes.

A nivel visual no luce mucho en mesa y los componentes como las brechas, que parecen fotocopias y las fichas de monstruo y personaje al estilo de las de Flying Frog pero más bastas. Los diales, que son el mismo por un lado que por otro también me decepcionaron.

Por lo demás me parece un juego muy equilibrado y muy rejugable.

Calvo

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 11602
  • Ubicación: Arganda-Rivas-Talavera-Fuenlabrada
  • El AP da más grima que el bigote de tu prima.
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #5 en: 08 de Febrero de 2017, 09:30:51 »
Excelente reseña, como siempre. Una gran noticia el que se continúe innovando con la mecánica "construcción de mazos", utilizándola dentro de otros juegos en los que no todo es esa construcción.

Me genera ciertas dudas el hecho de no barajar el mazo. ¿Te ha parecido que eso funciona bien?
No me fío de la gente que pregunta si hace falta comprar cerveza.

Robert Blake

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 4645
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Reseñas (bronce) Peregrino en la cuarta dimensión Ameritrasher Elemental, querido Watson ¡Iä! ¡Iä! ¡Shub-Niggurath! Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #6 en: 08 de Febrero de 2017, 10:06:27 »
Muy buena reseña, lo tengo y coincido con tu opinión. Aunque si me permites te ha faltado lo que quizás sea la parte más floja del juego, al menos en mi opinión, que es el diseño y los componentes.

Cierto, no hice hincapie en el apartado visual, ya me di cuenta. Las fotos ya pueden dar una idea de cómo luce, y la verdad es que no impresiona demasiado cuando lo tienes en la mano, pero después lo juegas y esas cosas se te pasan.

Pero, en efecto; las ilustraciones están bien, pero el diseño gráfico de las cartas no es para echar cohetes. La calidad de las cartas y los cartones es buena, aunque las brechas sí tienen esa calidad de cartulina de hoja de personaje de toda la vida y un tamaño complicado para enfundar, diria que como las cartas cuadradas del KD:M. El inserto es funcional, pero poco amable. No es como el del Dominion, donde separas las cartas por tipo. Vienen unos separadores que ayudan, y los bloques de espuma pertinentes para hacer presión y que no se descuajaringuen los mazos. Con todo enfundado sobra casi la mitad de espacio de la caja, así que tiene hueco para meter las expaniones. Y la caja es grandota, como la del Battlelore, por ejemplo.

Y en cuanto a los diales, también de acuerdo. A las ruedecitas les falta presión, no son como los de FFG, y a veces bailan un poco los números.

Me genera ciertas dudas el hecho de no barajar el mazo. ¿Te ha parecido que eso funciona bien?

Hola, Calvo. Pues la verdad es que sí, porque te permite un control mayor sobre el mazo. Es curioso, y tampoco es que sea determinante (de hecho, si barajaras podrían acabar igual las cartas), pero al menos sabes que determinadas cartas te van a venir en determinado orden.

Hay un orden en el que se añaden las cartas al descarte. Lo primero son los hechizos preparados: se juegan y se descartan en el orden que has jugado. Luego bajas cartas a la mesa: los nuevos hechizos se quedarán ahí para el siguiente turno, y las gemas (en la reseña he llamado siempre runas a las gemas, pero el efecto es el mismo: generar recursos) te proporcionan el aether necesario para comprar cartas. Las cartas compradas van a los descartes en el orden que las compres, y luego descartas todas las cartas jugadas en el orden que tú quieras.

Eso te permite alimentar algunos combos. Por ejemplo, hay una gema que proporciona 2 aether pero que, si es la segunda del mismo tipo que juegas ese turno, te da 2 adicionales. Pues podrías esperar a tener las dos en la mano y descartarlas seguidas, así tendrías 6 recursos con dos cartas cada X tiempo. La idea es construir combos que funcionen y "prepararlos" para que te vuelvan periódicamente. A veces tendrás la mala suerte de que robarás una de esas cartas la última de una mano (se roba hasta tener 5 cada turno), y la otra la primera del siguiente turno, pero es un control aceptable.

Saludos!
« Última modificación: 09 de Febrero de 2017, 09:50:55 por Robert Blake »
Cuando un médico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.

javier

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 45
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #7 en: 08 de Febrero de 2017, 13:05:00 »
Se sabe si va a salir en español ?.
El nivel de ingles es sencillo ?
Gracias por la reseña y saludos de antemano.

Robert Blake

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 4645
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Reseñas (bronce) Peregrino en la cuarta dimensión Ameritrasher Elemental, querido Watson ¡Iä! ¡Iä! ¡Shub-Niggurath! Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #8 en: 08 de Febrero de 2017, 13:37:25 »
Se sabe si va a salir en español ?.
El nivel de ingles es sencillo ?
Gracias por la reseña y saludos de antemano.
Yo no sé nada de eso.
Y el nivel de inglés es más bien sencillo, sí. Hay texto en las cartas, pero a un nivel de Magic, por ejemplo.
Cuando un médico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.

edkofuzz

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 1067
  • Ubicación: Mataró / BCN
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #9 en: 16 de Febrero de 2017, 11:39:16 »
Muy buena reseña Robert!

Primeras partidas ayer al Aeon's End y me pareció un muy buen deckbuilder, interesante, con buenas decisiones y además cooperativo de verdad. Hay que ayudarse mutuamente o no hay manera de acabar contra el agresivo boss que te va minando sin descanso.

Al principio puede parecer que hay demasiadas cosas que hacer, pero en cuatro o cinco turnos lo pillas. Me gusta mucho la mecánica de cargar tu habilidad o de tener que abrir brechas para poder tirar más hechizos, pero ello complica tus opciones, pues normalmente si haces una de estas cosas no te queda dinero para comprar más cartas.

Una cosa que me parece bastante indispensable es construir el mercado de cartas entre los jugadores, pues si se hace a random, lo más probable es que no haya nada que hacer contra el malo de turno.

Me encantaría jugar más veces contra otros monstruos a ver de qué son capaces. Nosotros, tras un repaso sin paliativos en la primera partida, logramos ganar por la mínima y pidiendo la hora en la segunda.

Buen juego, sí señor.

fer76

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 145
  • Ubicación: A la Mancha, manchega
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #10 en: 11 de Marzo de 2017, 17:04:23 »
Estupenda reseña que me llevó a comprarme el juego hace unos días. Tras haber echado tres partidas –y haberle metido, por fin, una paliza de miedo a Rageborne en la última–, puedo decir que el juego me encanta. Por un lado, me gusta la aleatoriedad controlada que genera el mazo de turnos, que hace que puedas saber cuántos turnos tiene cada uno en un número limitado de estos, pero no el orden en el que van a aparecer, lo que da al juego una emoción que no tendría si este aspecto fuera más mecánico. Por otro lado, no barajar el mazo creo que es un acierto: efectivamente, la posibilidad de preparar combos está ahí, y en las dos últimas partidas (una de ellas, que gané por poco, en modo fácil) eso me permitió algunos bastante buenos, incluyendo una batería de hechizos con todas las brechas abiertas que destrozaron a Rageborne o la posibilidad de prever cartas para destrucción posterior. En fin, que la estrategia puede delimitarse a grandes rasgos, pero con la posibilidad de encontrarse con ciertas sorpresas en el camino. En suma, Aeon's End me encanta (de hecho, acabo de pillar las dos expansiones).

agente86

  • Ocasional
  • **
  • Mensajes: 98
  • Ubicación: Madrid
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #11 en: 12 de Marzo de 2017, 08:50:14 »
Me ha pasado casi lo mismo, a raíz, de las buenas críticas que he leído y escuchado, me animé a comprarlo con el cupón de juegamestore y me ha parecido una delicia. Muy divertido, sencillo de aprender y con muchísima rejugabilidad.
Yo he caído también con una expansión y fácil que me vaya a por la otra

lostrikis

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 1594
  • Ubicación: En un lugar de la Mancha
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #12 en: 12 de Marzo de 2017, 23:48:16 »
¿Se me permite cagarme en el puñetero juego aquí?  ;D ;D ;D

Las dos últimas partidas que he jugado son para prenderlo fuego jajaja. En ambas contra Carapace Queen, una de ellas con mercado aleatorio y otra eligiendo un par de cartas (las reliquias de curarnos y la de curar al Gravehold).

- La primera acaba cuando nos vemos con 15 husks, 1 de vida el Gravehold y 1 de vida Carapace Queen y barajamos para comenzar el turno siguiente. Todos estamos con hechizos "cargados" en las brechas y sólo impediría la victoria que salga 1 de las 2 cartas de Némesis y efectivamente ese 33% fatídico se cumple y nos amarga la vida.

- En la segunda estamos con 13 husks (creo) y 3 de vida del Gravehold y 1 carta en el mazo de Carapace, aún quedaban 2-3 minions. En lugar de gastar la habilidad cargada de uno de los personajes de evitar comernos daños o que se los coma el gravehold porque sólo iba a ser para un turno de la Némesis nos la jugamos y esa carta nos hace 2 Unleash más otro de un minion más un husk que nos entra de otro minion,... total Gravehold muerto y cara de tontos por el error. A Carapace Queen le quedaban 53 de vida jajaja.

Ha habido un minion que nos ha amargado la vida y era uno que ponía un husk cada turno y sólo podías matarlo si no había husk y eso ha sido imposible porque siempre nos pillaba a desmano y era una lucha contínua contra los bichos de las narices. Nota mental: matarlo en cuanto lo veamos aparecer la próxima vez.


En ambas partidas la sensación desde mitad es: "No sé por qué no recogemos o echamos otra porque estamos muertos y al final han sido rozando la proeza ambas. Es una sensación de remar contra corriente de manera contínua y el juego perdona lo justo.


fer76

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 145
  • Ubicación: A la Mancha, manchega
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #13 en: 13 de Marzo de 2017, 16:28:34 »
A mí esta mañana Carapace Queen me ha dado también un repaso de campeonato (juego solo). No he tenido ni una oportunidad. Me he dejado preparado todo para ver si esta noche o mañana por la mañana cambia mi suerte. Y Carapace es una malota de nivel 3... No quiero ni pensar lo que tienen que ser los demás. Pero cuando ganas, qué sensación de paz. XD

Robert Blake

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 4645
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Reseñas (bronce) Peregrino en la cuarta dimensión Ameritrasher Elemental, querido Watson ¡Iä! ¡Iä! ¡Shub-Niggurath! Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:AEON'S END (Reseña)
« Respuesta #14 en: 13 de Marzo de 2017, 16:38:40 »
La caparace tiene un evento que jode más que todas las cosas: uno en que sus bichejos tienen 2 de vida durante tres de sus activaciones.
Yo he palmado con ella como seis veces. La ganamos en una partida épica a cuatro jugadores, coordinándonos como cracks con combos molones. Y, como decís, es solo de nivel 3!
Cuando un médico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.