logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 200 veces)

pablostats

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 192
    • Ver Perfil
    • pablostats in Instagram
    • Distinciones
Origins of World War I (Reseña)
« en: 10 de Abril de 2017, 14:52:38 »
Jugué el pasado sábado por primera vez y es de esos juegos que te dejan poso con el paso de las horas y los días, y te vas dando cuenta de lo buenos que son en su sencillez. Hablo de un juego de treinta y ocho años de antigüedad ya. Espero que esta reseña sirva al menos como referencia, ya que de una sola partida no se pueden extraer conclusiones definitivas.

Título: Origins of World War I

Autor: Jim Dunnigan

Año: 1969

Tema: El propio título lo indica. Cinco potencias (Gran Bretaña, Alemania, Francia, Austro-Hungría y Rusia) se disputan el control político de Europa y algunas colonias en los años previos al inicio de la Primera Guerra Mundial.

Número de jugadores: De 3 a 5, recomendado especialmente a 5.

Duración: Según la Bbg, 60 minutos. Nuestra partida duró algo menos del doble de tiempo, con explicación incluida. Sabiendo jugar estimo que se puede jugar en menos de 90 minutos tomándoselo con calma.

Objetivo: Cada jugador representa a una nación que tratará de sumar el mayor número de puntos de victoria posible al finalizar las 10 rondas que dura una partida. Los puntos de victoria se obtienen mediante tratados con otros países o mediante la consecución de unos objetivos concretos.

Componentes: Estamos ante un juego muy particular ya que... no fue publicado propiamente. Las reglas del juego fueron publicadas en 1969 dentro del libro "A gamut of games" que era un compendio de juegos de mesa conocidos hasta esa fecha. La partida del sábado la jugamos con un print-and-play fácil de encontrar en Boardgamegeek. Un tablero de tamaño DIN A3 representando un mapa de Europa y algún otro punto del globo, un dado de seis caras y una buena cantidad de chits de influencia de diferentes valores (del 1 al 20) para cada jugador. No hace falta nada más.

Mecánicas: El juego dura un total de 10 rondas. En cada ronda cada jugador juega un turno donde puede hacer dos acciones: añadir puntos de influencia política (cada potencia cuenta con un número máximo por turno, siempre el mismo número) sobre tantos territorios/países como desee (nunca más de 5 puntos sobre un mismo país en un turno) y/o atacar (un único ataque) a un rival en un territorio/país concreto. Y nada más.

Al final de cada ronda se comprueban los puntos obtenidos por cada potencia en esa ronda. Los puntos se obtienen mediante "tratados", que no son otra cosa que acumular 10 o más puntos de influencia al final de la ronda en un país/territorio concreto. La cantidad de puntos de victoria que se obtienen por alcanzar un tratado con otro país/territorio son diferentes para cada potencia, hasta el punto de que algunos tratados incluso no otorgan puntos a alguno de los países implicados... pero son tratados necesarios para que terceros países no sumen puntos de victoria.

La otra forma de conseguir puntos es mediante la consecución de objetivos. No recuerdo si las cinco potencias tienen objetivos, pero al menos tres de ellas sí (Francia, Gran Bretaña, Alemania). Los objetivos consisten, por ejemplo en el caso de Gran Bretaña, en evitar que ninguna otra potencia sume 12 o más puntos de victoria. Si se da esa circunstancia, Gran Bretaña suma 10 puntos de golpe.

Los ataques, mediante el simple lanzamiento de un dado de seis caras, sirven para eliminar puntos de influencia de tus rivales en un territorio. Se trata obviamente de un componente de azar, pero un azar controlado, con mayores probabilidades de éxito cuanto más puntos de influencia se tienen en ese territorio. Esto no evita pifias en situaciones de gran ventaja. Pero le da al juego un punto de incertidumbre muy interesante.

Conclusiones: Toda una sorpresa positiva. La fecha original del juego y su título "wargamero" me daba mala espina. Esperaba un juego de reglamento farragoso y me encontré con un juego extremadamente sencillo de aprender (ni 10 minutos para saber exactamente qué hacer y qué no hacer, sin excepciones por aprender, etc) y de jugar. De esos que con cuatro reglas te hacen estrujarte el cerebro durante dos horas tratando de buscar, mediante diplomacia o acción directa, el equilibrio que te mantenga en posición de ganar sin destacar demasiado para evitar alianzas y complots en contra e intentar dar el golpe de gracia en los últimos turnos. El juego mezcla el control de areas con mucha negociación (pactos que se cierran y se rompen con la misma facilidad, puteos y traiciones garantizadas, con lo que cuidado con qué grupo de gente se juega...).

Otra demostración de que con cuatro cañas como componentes y unas reglas simples pero muy trabajadas se puede disfrutar de un muy buen juego. Recomendable para TODO tipo de jugadores, especialmente aquellos que no desdeñan la negociación y que no van a dejar de hablarle a alguien por apuñalarse por la espalda sobre un tablero de juego.

Pedrote

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 4602
  • Ubicación: Por ahí, por allá (Germaña - Asturias)
  • Grognard errante (¿o era errático?)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Origins of World War I (Reseña)
« Respuesta #1 en: 10 de Abril de 2017, 14:58:39 »
Por un momento pensé que te equivocabas con lo de la publicación... pero luego recordé que el que editó Avalon Hill era el Origins of WWII, del mismo autor y estilo, y con el que pasamos muchas tardes, hace 24-25 años. Imagino que el de la Primera Guerra Mundial se les pisaba algo con el Diplomacy :)

Gracias por el recuerdo, en cualquier caso.
Si te molesta algo que haya escrito, seguro que ha sido mi Community Manager...

pablostats

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 192
    • Ver Perfil
    • pablostats in Instagram
    • Distinciones
Re:Origins of World War I (Reseña)
« Respuesta #2 en: 10 de Abril de 2017, 15:23:25 »
Por un momento pensé que te equivocabas con lo de la publicación... pero luego recordé que el que editó Avalon Hill era el Origins of WWII, del mismo autor y estilo, y con el que pasamos muchas tardes, hace 24-25 años. Imagino que el de la Primera Guerra Mundial se les pisaba algo con el Diplomacy :)

Gracias por el recuerdo, en cualquier caso.

Sí, sí. Publicaron esa reimplementación ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Ése juego como tal sí existió a la venta.

Por encontrarle alguna pega al World World I, diría que la rejugabilidad (la lacra del jugón moderno con 300 juegos en su colección) no debe ir muy allá. Los objetivos de cada nación son muy claros y no creo que haya muchas estrategias diferentes para alcanzarlos. Pero vale mucho la pena probarlo.

Con todo, probar un juego de esa "antigüedad" y comprobar que funciona a día de hoy tan bien, es una pasada.