logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 2070 veces)

Scherzo

Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #15 en: 05 de Mayo de 2017, 12:56:39 »
Los juegos no me han enseñado las cosas en sí, pero sí me han enseñado a despertar la curiosidad por aprender cosas, que creo que es lo más importante para aprender, sentir curiosidad por aquello que se estudia.
Claro, pero ponte en el lugar de un pedagogo profesional. Si le dice a los padres de un niño que lo pongan a jugar hasta que le pique la curiosidad, le llamaría loco y no le harían ni caso. Es muy probable que ocurran situaciones como la que has descrito de tu propia vida, pero a ver quén se decide a instaurar de forma generalizada que los chavales jueguen en vez de estudiar. Es complicado por no decir utópico.

El problema veo que está en que socialmente se ve el juego siempre como una pérdida de tiempo, como algo no productivo, por eso hay tanta reticencia a utilizar el juego en la enseñanza, porque parece que se está perdiendo el tiempo, y como bien comenta kalisto59 no se pretende que el juego sustituya a la enseñanza, sino que la complemente.

He aprendido más cosas sobre la Guerra Fría a raíz de jugar al Twilight Struggle que en toda mi vida. Porque este juego ha despertado mi curiosidad sobre un tema que a priori me interesaba muy poco. Cuando se tiene curiosidad por algo, el resto viene por sí solo. No sólo simplifica el estudiar algo sino que encima consigue que se haga con ganas y no por obligación.

Desde pequeño para mí estudiar era equivalente a tortura, y lo veía como una obligación y casi un castigo. Jamás encontré en el colegio motivación alguna, exceptuando un par de profesores que gracias a las anécdotas que nos contaban relacionadas con lo que nos enseñaban conseguían que los alumnos atendiéramos y nos mostráramos interesados gracias a la curiosidad que despertaban con sus anécdotas (algunas de las cuales a día de hoy creo que directamente eran inventadas, pero cumplían su función de captar nuestra atención).

La motivación es una cosa muy importante para cualquier cosa en la vida, y creo que los juegos en la enseñanza pueden aportarla en grandes dosis, sin sustituir los libros.

Wkr

  • Administrador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 31649
  • Ubicación: Zaragoza
  • La vida es muy corta para lidiar con gente idiota
  • Distinciones Líder de una secta decimonónica Reseñas (oro) Entre los 10 más publicadores Entre los 10 con mayor tiempo conectado Colaborador habitual y creador de topics Disfruto creando mis juegos de mesa Antigüedad (más de 8 años en el foro) Fan de las pirámides de icehouse Encargado del juego del mes Encargado de las Convivencias Lúdicas de labsk
    • Ver Perfil
    • Diario de WKR
    • Distinciones
Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #16 en: 05 de Mayo de 2017, 16:33:51 »
Yo soy de la opinión que cuando a alguien le gusta algo lo suele ensalzar demasiado, incluso más de la cuenta. Yo no veo "tantas" virtudes en los juegos de mesa. Para mi, son juegos. Y si se usan de manera pedagógica, una herramienta más. Ni mejor, ni peor. Todo depende de cómo se use.

cherey

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 1033
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #17 en: 06 de Mayo de 2017, 10:33:36 »
En teoría está muy bien pensar en los juegos como aporte complementario en la educación, pero no nos engañemos: nunca se llevará a efecto. Lo primero porque exigiría un cambio radical en la Ley de Educación para regular la duración de las asignaturas. Ahora mismo vienen siendo en torno a 50/55 minutos por asignatura y luego se produce un cambio de profesor. Esto habría que regularlo para que hubiera varios profesores como monitores simultáneos en el mismo aula. Por otro lado, las mesas de tipo pupitre no sirven. Y luego estaría el tema de qué juegos se permiten y cuáles no. Uno puede aprender sobre la guerra fría con Twilight Struggle, pero no sé cuánto aprendería con Arkham Horror. De todo esto se desprende que la idealización de la escuela como asociación lúdica es un disparate. El foco del problema del aprendizaje y del fracaso escolar no está en los medios utilizados, sino en los profesores. Un alumno se motiva cuando tiene un buen profesor, tanto enseñando como siendo justo a la hora de poner exámenes y calificar el rendimiento general. Es cuando te toca uno o varios impresentables que utilizan las aulas para volcar sus frustraciones personales y esos son el obstáculo a la motivación y al aprendizaje, esos que piden que te leas un libro del barroco y hacen un examen donde hacen tantas preguntas y tan concretas que, o tienes una memoria de elefante, o lo llevas claro. Y luego quieren que la gente se aficione a la lectura. O esos que te ponen tantos ejercicios para hacer y tantos trabajos que se piensan que su asignatura es la única que existe. Por tanto, me parece lamentable que haya que recurrir a juegos o a películas para motivar a los alumnos, con el objeto de enmascarar la verdadera realidad y es que la mayoría de los profesores desaniman al estudiante. El que explica bien, luego es un tocapelotas corrigiendo exámenes. O el que es muy simpático y luego es un coñazo explicando. Y del tema de los favoritismos y de los alumnos sentenciados ya ni hablamos. Vamos, que para encontrar un profesor decente hay que rebuscar con la nariz tapada. Ser profesor no sólo implica conocer la materia, sino también aportar el grado adecuado de disciplina, de justicia y de paciencia, a la vez de ser caritativo con quien puntualmente lo necesite. Recurrir a modificar las Leyes de Educación o a implantar metodologías nuevas no es más que un maquillaje político. Y ya lo último es lo que he podido ver hace unos meses: los alumnos de bachillerato haciendo huelga y manifestándose en la calle, alentados por sus profesores, mientras que la mayor parte de éstos se refugiaban calentitos dentro del Instituto para que no les quitaran su parte de sueldo. Además de inútiles, manipuladores y miserables.

Scherzo

Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #18 en: 07 de Mayo de 2017, 23:20:20 »
Incluso un Arkham Horror podría ser un buen punto de motivación para la enseñanza. Quizá el juego en sí no te enseñe "nada", pero si el juego te gusta puede despertarte la curiosidad por Lovecraft y su mundo y llevarte a la lectura de sus libros, con una gran dosis de motivación personal. Quizá más que lo que te puede motivar que te asignen en clase Viaje a la Alcarria o Cinco Horas con Mario, con 10 años, como nos hicieron a nosotros cuando teníamos esa edad, que lo único que consiguieron era que para mí leer fuera sinónimo de aburrimiento.

Estoy de acuerdo que el jugar, en clase, es algo difícil actualmente, porque no están preparadas para ello, tendrían que plantearse posiblemente como actividades extraescolares o definir dos horas consecutivas a la semana dedicadas exclusivamente a jugar a juegos cuidadosamente elegidos, que estuvieran acordes a la edad de los alumnos y relacionados en cierta forma con el temario de ese curso (directa o indirectamente).

Timeline lo veo un juego educativo y que posiblemente sería asequible de jugar en una clase estándar actual. No como sistema de memorizar fechas, pero sí de establecer correlaciones temporales entre diferentes hechos o personajes de la Historia. Eso luego puede ayudar bastante a estudiar dichos hechos o personajes en sus correspondientes asignaturas.

No sé, creo que el juego en sí (de mesa o de lo que sea) es una herramienta muy buena en la educación (aunque fuera sólo como herramienta motivadora), que se está desaprovechando y que arrastra la etiqueta de algo que sólo sirve para perder el tiempo, por eso le cuesta tanto entrar en las aulas.

Soldadinho

Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #19 en: 08 de Mayo de 2017, 00:38:53 »
Por estar relacionado, os pongo un artículo de QJ sobre el uso de juegos de mesa en las aulas.
Tiene algún tiempo, pero sigue siendo vigente.
Espero os guste.

http://www.queremosjugar.org/los-juegos-de-mesa-modernos-y-las-habilidades-sociales/

Do 4 love

La Verdad está ahí fuera. (O eso dicen)

Dragonmilenario

  • Visitante
Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #20 en: 08 de Mayo de 2017, 13:30:13 »
Yo soy de la opinión que cuando a alguien le gusta algo lo suele ensalzar demasiado, incluso más de la cuenta. Yo no veo "tantas" virtudes en los juegos de mesa. Para mi, son juegos. Y si se usan de manera pedagógica, una herramienta más. Ni mejor, ni peor. Todo depende de cómo se use.

Pero hay beneficios claros si se usan correctamente. Por supuesto desde mi experiencia puntual con mis alumnos.

Antes no usaba los juegos y si había que hacer alguna actividad de tarjetas de pregunta gramatical, las daba y "p´alante", ahora me lo intento currar algo más dando una vuelta de tuerca al asunto, ya sea con mecánicas "push your luck" o adaptando algún juego y metiendo esas tarjetas. Los alumnos lo agradecen y aprenden bien.

La motivación es importante, y motiva más un juego que 20 ejercicios de rellenar huecos.

JC Denton

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 124
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Amigos pedagogos, ya va siendo hora de currarselo un poco... Trivial, oca...
« Respuesta #21 en: 19 de Mayo de 2017, 23:38:43 »
Pues que los profesores, como ya han dicho, adaptan lo que ellos conocen, es una limitación de recorrido personal totalmente normal y que se da en cualquier otro ámbito, solo que esto es un foro especializado y nos da donde somos fuertes, es como si eres físico y no sabes que existe la novela no se qué que explica de forma muy fácil y nítida un concepto, eso te hace peor? no, solo que no la conoces.

Por otra parte de los pedagogos, esos maravillosos profesionales cuya función en la sociedad es decir a otros como deben dar sus clases cuando ellos mismos no dan clases, vamos, que si esto fuera fútbol la narración de la jugada sería así "tu cuñado se pone a despotricar del partido de ayer que por cierto no vio" bravo.

Hasta aquí mi pildorita de amor hacia los pedagogos.