logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 776 veces)

Scherzo

Re:Jugar a juego con App sin el juego
« Respuesta #15 en: 30 de Abril de 2019, 01:19:15 »
En contra.... dentro de x años la app dejara de funcionar y.....  el 99% de la gente dentro de esos años ni se acordara del juego.

Para mí (remarco esto: para mí), es el motivo por el que no entro a este tipo de juegos. A pesar de las ventajas que aportan, es introducir obsolescencia programada en un tipo de producto que no la tenía, y en mi balanza tiene más peso esto que sus ventajas. Mismo motivo por el que no entro en los juegos legacy.

Remarco también que no me parecen malos juegos, pero no quiero comprar un juego que posiblemente no podré jugar si me apetece el día de mañana. Y si el día de mañana no lo juego, quiero que sea por una decisión mía, no porque han decido dejar de dar mantenimiento a una app o porque he tenido que romper o modificar componentes de manera irreversible.

Tigrónidas

  • Ocasional
  • **
  • Mensajes: 86
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Jugar a juego con App sin el juego
« Respuesta #16 en: 30 de Abril de 2019, 16:45:02 »
El siguiente mensaje lo escribe un cabeza_de_microchip:

No creo que la aplicación que acompaña a un juego de mesa corra un riesgo significativo de quedar irreparablemente obsoleta en cuestión de décadas. Android mismo es mayoritariamente código abierto. La industria del software lleva ya varios años invirtiendo fuertemente en tecnología de emulación para uso industrial, y en un ordenador moderno puedes emular redes complejas de ordenadores antiguos (y no tan antiguos). Si puedo emular una tarjeta de sonido de los años 80 a día de hoy, estoy seguro de que podremos emular un smartphone Samsung de la década del 2010 dentro de 20 años.

Mi problema con las aplicaciones estriba más bien en que introducen una complejidad tecnológica que introduce potencial para fallos. Y me explico:

Una videocolsola de quinta generación o anterior proporcionaba una experiencia de juego muy simple. Enchufabas unos cables, metías un CD o un cartucho, encendías la consola y ya estabas jugando. Una consola de séptima o posterior tiene muchas más prestaciones, tanto cualitativas como cuantitativas. Más RAM, más megaherzios, más $loquesea. También tiene servicios multijugador online, actualizaciones del firmware, mandos inalámbricos, gestión de tu colección de juegos en la nube. En general, cosas que, sobre el papel, mejoran muchísimo la experiencia de juego. Mi experiencia práctica, sin embargo, es que se dan más fallos y retrasos.

Quedas con los amigos para jugar, enchufas la consola, la enciendes, y en vez e estar jugando, te saltan problemas. Que si ahora toca una actualización de firmware. Que si el mando inalámbrico está sin batería. Que si las credenciales de tu cuenta de "skeam" no valen... Al final acabas jugando a juegos mejores y más logrados y trabajados, pero la experiencia sufre tanto que a mí, personalmente, no creo que merezca la pena. Prefiero enchufar una consola y estar jugando con la "Playesteison 1990" en 30 segundos que encender la consola y depurar problemas durante un cuarto de hora para jugar a la "Flipendo Esbuich 2020", aunque los juegos de la última molen más.

Pues lo que me da miedo con las aplicaciones móviles y los juegos de mesa es algo parecido: que vayas un día a jugar al "UBOAST" y no puedas porque te haya entrado una actualización de seguridad del "droide" la semana pasada que haya introducido un fallo y no permita funcionar la aplicación. Que no puedas jugar porque te has quedado sin batería. Que el "droide" entre en un ciclo de encendido-apagado automático porque la baseband del móvil tiene un defecto grave de firmware....

Vamos, estoy segurísimo de que hay muchísimo potencial para hacer juegos muy trabajados, logrados y mejorados con las aplicaciones, pero con el estado actual de la tecnología, soy muy escéptico con nada de lo que pueda salir en los próximos 10 años.
« Última modificación: 30 de Abril de 2019, 17:20:22 por Tigrónidas »