logo

Etiquetas: wargame 

Autor Tema:  (Leído 1466 veces)

Acier Rouge

  • Baronet
  • Experimentado
  • *
  • Mensajes: 362
  • Ubicación: Vitoria
  • "Teme a los griegos y a sus expansiones"
  • Distinciones Napoleón de fin de semana Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
La Guerra de la Triple Alianza, Juegos Anboto.
« en: 04 de Julio de 2020, 00:38:21 »
LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA

Se me hace extraño cruzar el macizo del Amboto hacia Durango y no parar a escalar esas peñas. Pero el menú también es suculento en esta ocasión: al otro lado de Urquiola me espera Pedro con su bien parido último diseño: La Guerra de la Triple Alianza.

Guerra habitualmente olvidada, ostenta un tenebroso título: a su finalización en 1870, la población masculina del Paraguay se había reducido en un 85%. El país, otrora uno de los más avanzados de la siempre atrasada Sudamérica, había sido reducido a cenizas. Espero haber captado vuestra atención con estos aciagos datos.

La simulación que propone Pedro para este conflicto toma la forma de un wargame sencillo de duración muy ajustada, en torno a las 3 horas. Conceptos claros, explicación rápida y en un momento estás combatiendo en el tupido Mato Grosso.

El turno comienza con un movimiento estratégico a través de los grandes ríos navegables: el Paraná, el Uruguay y el Paraguay. Este aspecto es fundamental, puesto que ambas vías se conforman como los ejes principales de comunicaciones para recibir refuerzos, apuntalar frentes inestables o reemplazar bajas en ofensivas. La verdad es que se te queda ese sabor de Civil Americana y, por momentos, el Paraná y el Paraguay se transforman en el Mississippi y el Ohio, e Itapirú, confluencia de ambos y pivote alrededor del que bascula toda ofensiva, se convierte en Vicksburg, o mejor aún, Fort Defiance.

Tras este pre-segmento viene el movimiento general: 2 espacios para infantería, 3 para caballería. Todas las fichas pueden mover, pero tan sólo podrán entrar en espacios con unidades enemigas, y por tanto entablar batalla, las que vayan con un líder. Hay tres líderes por bando, lo que en la práctica permite tres ofensivas cada turno, y su flexibilidad de movimiento entre-turnos es total: hoy tienes a Estigarribia zumbando en el Chaco y mañana lo tienes en Entre Ríos.

El límite de apilamiento es de 6, que son el número de unidades máximo que se puede calentar las costillas en cada batalla. Éstas son muy simples: se crean dos lineas enfrentadas y cada unidad debe sacar menos de su valor impreso para impactar a la que está enfrente. Si alguna se queda sin contrincante directo, puede "maniobrar" para atacar a la que quiera, libremente. En condiciones normales el atacante ataca con toda su línea primero, excepto en ríos pequeños, que es simultáneo, o en los grandes navegables, en los que la ventaja es del defensor. Posibilidad de retirada tras la segunda ronda y de captura de líder si dejas al ejército enemigo en cuadro. Perder un líder es una jodienda total: no sólo te quedas "con un ataque menos" para el resto de partida, sino que te clavan PVs (o, con Solano, cascas la partida directamente).

El juego no tiene turnos y se termina cuando se agota el mazo de alguno de los bandos (al más puro estilo del Campaign Commander). Al finalizar cada turno, y tras colocar los refuerzos de cada nación (ojo, ficha muerta sale de partida, así que hay que saber gestionar tus reservas de población), cada jugador saca una carta e implementa su efecto. Adicionalmente, el mapa contiene localidades de producción/estratégicas que otorgan más cartas si son tomadas, aunque sólo un efecto al final del turno será implementado. En la práctica, el jugador paraguayo intentará una ofensiva contundente al principio de partida para "gastar" lo máximo posible su mazo, puesto que en los últimos compases, su capacidad para tomar localidades será nulo y sólo podrá contar con "eliminar" la carta automática de fin de turno.

En términos generales estamos ante la misma sensación de vaivén de un estratégico de la Segunda Guerra Mundial: la invasión de Uruguay por parte de Brasil desencadena la blitzkrieg paraguaya, que desciende a amenazar Buenos Aires y Río Grande mientras que alguna columna se interna en el Mato Grosso con ganas de cerrar el frente norte expulsando a los brasileños de Cuiabá. Sin embargo, pronto esas ofensivas se embotan y la MAREA aliada remonta los ríos para devolver la visita. Con un Urugay pacificado y un ratio de reposición de 5 a 2, el jugador paraguayo empieza a recular. La agonía en los turnos finales es máxima, con habituales victorias que, en la práctica, significa poco ante unas hordas argentino-brasileñas inagotables. Tus tropas se inmolan para ganar tiempo y tus antaños orgullosos ejércitos se van disolviendo como azucarillos en mate. Para el agónico último turno, la defensa es ya impensable y todo se convierte en un cálculo acerca de las localidades a conceder al enemigo. Sin apenas tropas en el mapa, llegas a tu última carta con alivio: Paraguay está indefenso, pero la guerra ha terminado y los PVs te sonríen: ¡El país guaraní se ha salvado!





La facción "Blanca" controla Uruguay, pero como dijo Gandalf... "No por mucho tiempo".





Tras "La Violación de Uruguay" (que es como la Bélgica de la zona), Solano y Estigarribia descienden por la Argentina a dar un correctivo. Las tácticas dilatorias de Pedro son buenas, y los refuerzos constantes no permiten grandes avances.





La resistencia uruguaya es legendaria, consiguiendo aguantar tres turnos a inmensos ejércitos enemigos, lo que permite derivarlos y retenerlos un tiempo precioso del frente principal.





La expedición de Caballero es un éxito: una cabalgada de aguerridos jinetes alcanza Yatay, lo que me proporciona una carta más (o un turno menos, que es a lo que juego). Sin embargo...





... los líderes son muy flexibles, pero deben pasar el turno enemigo donde acabaron. Y ahí Pedro no ha tenido piedad: cerco total y me crea un mártir. Eso sí, se embolsa 3 PVs.





Mi intención siempre fue expulsar a los brasileños en el norte y cerrar ese frente. Si bien no hubo fortuna en las batallas, conseguí controlar gran parte de las localidades que reportaban carta e impedir el avance aliado por el norte.





A pesar de ganar varias batallas en posiciones ventajosas como ríos o fuertes, el desgaste constante y la precaria tasa de reposición hace insostenible el esfuerzo bélico, que es la forma educada de decir que no hay mantequilla para tanta tostada.





Los apilamientos aliados ya dan más sombra que el toldo de un chiringuito en el Mediterráneo: es el momento de recular hacia casa, usando el Paraná de última línea de defensa.





Aquí ya me están violando por todos los lados, con una preocupantísima correría de la caballería argentina por la zona del Chaco. Pero mi mazo está a puntito de agotarse...





¡Última carta! En los PVs Paraguay sale ganando, el tratado de Paz es favorable. A Caballero le dedico una pedazo de estatua en Asunción que es la envidia testicular de la de Espartero en Logroño. Un turno más y el descalabro inminente hubiese dado la victoria a Pedro.
Guerras de Cartón, mayor grupo Facebook sobre wargames:

https://www.facebook.com/groups/124107594985321/

Ágora de las Entrebellotas, mayor servidor Discord wargames en castellano:

https://discord.gg/Pn9NRxMH9v

GPDMG

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 950
  • Ubicación: Bilbao
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:La Guerra de la Triple Alianza, Juegos Anboto.
« Respuesta #1 en: 05 de Febrero de 2021, 12:01:11 »
Había creado otro hilo (https://labsk.net/index.php?topic=247989.0), porque no recordaba este, pero yo creo que la información está mejor aquí.

Compra del juego: https://www.masqueoca.com/tienda/producto.asp?item=8285

Vídeo explicativo del autor sobre el tema del juego:


Spectrum

  • Ocasional
  • **
  • Mensajes: 51
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:La Guerra de la Triple Alianza, Juegos Anboto.
« Respuesta #2 en: 05 de Febrero de 2021, 13:13:28 »
¿Es fácil de jugar en solitario? No he tenido ocasión de ver los videos que se han posteado.Ya se que no es lo mejor, pero hay personas que solemos jugar así. Por ejemplo, ¿es parecido en jugabilidad en modo solitario a un Crusade and Revolution?¿Con el método Stuka Joe como quedaría?

Es un poco frustrante ver tantos buenos juegos de cartas que no pueden ser jugados de esta manera. Reconozco que son muy buenos para jugar contra otro contrincante, pero no todos tenemos esa suerte. Y ya se que existe Vassal pero encontrar gente en internet que este tan comprometida en el mismo juego y que no te abandone la partida a veces no es fácil.

clio38

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 159
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:La Guerra de la Triple Alianza, Juegos Anboto.
« Respuesta #3 en: 19 de Marzo de 2021, 02:08:04 »
Yo todavia no lo he jugado pero me preocupa el balanceo a favor de los aliados aunque el paraguayo pueda ganar por puntos de victoria. Quizas estaria mejor un juego totalmente equilibrado.

clio38

  • Habitual
  • ***
  • Mensajes: 159
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:La Guerra de la Triple Alianza, Juegos Anboto.
« Respuesta #4 en: 22 de Marzo de 2021, 22:13:34 »
El creador del juego Guerra de la Triple Alianza Pedro Iñaki Martinez Aramburu me ha dicho que este fin de semana hara una demostración en vivo del juego en el canal de Discord de Entrebellotas, por si estais interesados. Dentro de muy poco saldrá a la venta en MasQueOca, se supone que a finales de este mes, el link de Tabletop Simulator que ya está disponible https://t.co/rzHF8AkeUm?amp=1

GPDMG

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 950
  • Ubicación: Bilbao
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:La Guerra de la Triple Alianza, Juegos Anboto.
« Respuesta #5 en: 23 de Marzo de 2021, 10:49:37 »
Gracias!!! Me tendré que meter en ese Discord...