logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 1659 veces)

felo

  • Experimentado
  • ****
  • Mensajes: 438
  • Ubicación: Argentina
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro)
    • Ver Perfil
    • Un poco de Go.
    • Distinciones
JdM - Go - Artículos (Diego Ruiz).
« en: 31 de Octubre de 2008, 12:48:10 »
Hola,

Para ir cerrando el Go como JdM damos paso a dos colaboraciones escritas por dos grandes jugadores que se han prestado a ello.

Ha escrito estas línea especialmente para la BSK Diego Ruiz flamante campeón Iberoamericano del último torneo realizado este mes en Buenos Aires, Argentina. Diego suele escribir sobre distintos aspectos del juego y ha realizado numerosas presentaciones en los Congresos realizados en Argentina.

Muchas gracias Diego por la colaboración y sin más vamos a lo importante:

Hola a todos,

felo me ha pedido que escriba un pequeño artículo para este foro
contando mi experiencia con el go.

Antes que nada me presento, mi nombre es Diego Ruiz, vivo en
Argentina, tengo 33 años, soy músico y juego al go. Empecé a estudiar
piano a los 15 años y a jugar al go más o menos a la misma edad. Ambas
disciplinas me han dado muchas satisfacciones y muchos amigos.

Aprendí a jugar durante unas vacaciones con mi tío, Fernando Aguilar.
Fernando ha sido uno de los jugadores más fuertes de Latinoamérica
desde hace casi 30 años y en realidad mi nexo con el juego viene desde
la infancia cuando admiraba los trofeos que él tenía de diferentes
torneos.

Después que aprendí a jugar comencé a ir a la Asociación Argentina de
Go y el juego me atrapó enseguida. Siendo este un espacio sobre juegos
no creo que haga falta explicar la fascinación que puede producir un
juego pero intentaré explicar la fascinación propia del go.

El go es un juego muy simple, tanto visualmente como en sus reglas.
Inesperadamente la profundidad del juego es enorme. La variaciones son
complejísimas y no hay humano (ni computadora por el momento) que
pueda dominarlas todas.

En principio, la herramienta más evidente para tratar de dominarlo es
el cálculo (es decir "si negro juega así y blanco así, entonces...")
pero como es imposible calcular todo, en seguida se vuelve necesario
recurrir a herramientas más refinadas como la memorización de
patrones, el pensamiento estratégico, la intuición visual, el uso de
conceptos abstractos, etc.

El caso es que puestos a lograr un objetivo muy simple (como "capturar
una piedra"), la mente logra mediante el cálculo crear una forma que
puede repetirse. Pero aún para las formas más simples hay excepciones
y en cuanto uno amplia el objetivo la cosa se complica y al mismo
tiempo se enriquece.

Esto se plasma también visualmente. Las formas que se ven van cobrando
cada vez mayor tamaño y belleza a medida que uno progresa en el juego.

En muchos juegos a medida que uno aprende "trucos" para ganar el juego
se vuelve más insípido. En el go cuanto más uno aprende más se fascina
con la profundidad del juego. Los trucos, o técnicas más básicos no
dejan de funcionar sino que se refinan y pasan a formar parte de un
pensamiento más global. Esto sigue indefinidamente. En teoría el juego
tiene un límite pero ningún humano puede alcanzarlo. Eso le da un
parecido con el arte: aunque hay reglas y objetivos que nos limitan
tenemos libertad para expresarnos y manifestarnos dentro de esos
límites.

Por otro lado, las intenciones del rival también pesan y (dado el
marco adecuado) el juego se convierte al mismo tiempo en una lucha de
voluntades (en donde cada uno quiere imponer su pensamiento) y en un
diálogo en donde ambos jugadores tratan de construir el mejor partido
posible.

El go tiene muchas facetas, puede tomárselo como un juego, como un
arte, como una competencia. En mi caso fui pasando lentamente de una
pasión por el go como competencia a verlo como un arte en sí y
finalmente a disfrutarlo como una manera de establecer lazos con la
gente.

Cuando comencé era un joven arrogante como muchos a quienes una
disciplina (o varias) les resultan fáciles. El juego y la competencia
me han enseñado humildad: el juego es más profundo de lo que jamás
podré dominar y hay jugadores infinitamente más fuertes que yo.
Gracias a eso descubrí la otra manera de relacionar a las personas que
tiene el juego, permitiéndoles compartir un entretenimiento y una
pasión común. Muchos de mis amigos son jugadores de go.

Viajé muchas veces a jugar go a otros países, estuve en Chile, en
Cuba, en Brasil, en Japón y en Corea. Alrededor del mundo hay una
comunidad de jugadores de go que se sienten unidos por esa fascinación
que da el juego.

Todos los años, la comunidad de jugadores de iberoamérica se juntan
para realizar un torneo por internet y otro en alguna ciudad. Este año
tuve la alegría de ganar el Campeonato Iberoamericano en Buenos Aires
con la satisfacción extra de ganarle por primera vez a mi tío en una
partida sin ventaja; unos 18 años después de que me enseñara a jugar.
Ha sido un camino largo pero provechoso.

En fin, si llegaron a leer hasta aquí les agradezco y espero que les
haya interesado en algo el juego. Aún en sus comienzos creo que puede
aprehenderse algo de esa fascinación de la que hablaba antes y
entonces podremos estar compartiendo algo.

saludos
Diego Ruiz

« Última modificación: 31 de Octubre de 2008, 13:13:32 por felo »
Io sono l\\\'operario, lui è il contratista.