logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 292 veces)

Lólindir

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 8
    • Ver Perfil
    • Distinciones
BARONY (Reseña en La Taberna de Lolin)
« en: 04 de Marzo de 2021, 00:04:21 »
¡Muy buenas a todos!

Me estreno en este apartado de esta gran comunidad con una reseña de Barony, de Marc André. Un juego de corte abstracto con un fuerte componente estratégico que creo que ha pasado bastante desapercibido. Podéis consultar la reseña tanto aquí como en mi blog.

https://latabernadelolin.com/resena-barony/

¡Muchas gracias y un abrazo!

BARONY

En los confines más lejanos del Imperio, cuatro barones luchar por el poder. Tú eres uno de estos influyentes barones. Como tal, harás todo lo posible para expandir tus territorios y protegerte del resto de barones de la región. Recluta caballeros para que te ayuden a conseguir más tierras fértiles. Protege tus fronteras con ciudades y fortalezas inexpugnables. Demuestra tu supremacía, vence en esta lucha por el poder y conviértete en rey. Sed bienvenidos a Barony.

Barony es un juego abstracto de gran carga estratégica, con mecánica de mayoría en el área. Diseñado por Marc André, creador de otros juegos como Splendor o Majesty: For the Realm. Se publicó por primera vez en 2015 por Matagot. Asmodee se ha encargado de distribuirlo en español, aunque es un juego totalmente independiente del idioma salvo por el reglamento. De 2 a 4 jugadores, con una duración de partida estimada de 45 minutos y un precio de venta recomendado de 39,99€.



CONTENIDO

36 Losetas de Terreno
116 Figuras
– 28 caballeros
– 56 pueblos
– 8 fortalezas
– 20 ciudades
– 4 fichas de Puntuación
1 Marcador
80 Fichas de Recurso
4 Hojas de Referencia
1 Marcador de Jugador Inicial

MECÁNICAS
Barony es un juego muy sencillo de explicar pero con una gran carga estratégica. Y cuando digo sencillo no exagero. El reglamento son 4 páginas. El objetivo para conseguir la victoria es ser el jugador con mayor cantidad de puntos y para poder ser coronados como rey. Estos puntos los conseguiremos de dos maneras, que veremos un poco más adelante.

Antes de empezar a jugar se preparará el terreno de juego. Por cada jugador colocaremos al azar 9 losetas modulares que contienen diferentes tipos de tierra. Estas losetas se dividen en lagos, montañas, bosques, campo y llanura y su tipo afecta al desarrollo de la partida. Esto como imaginareis hará que no haya dos partidas iguales. A continuación, los jugadores colocarán 3 ciudades y 3 caballeros en cada una de estas ciudades en un orden determinado. Una vez hecho, se puede empezar.

Los jugadores se alternarán sus turnos, escogiendo una única acción de entre seis posibles. La mayoría de estas acciones tienen restricciones que pueden impedirnos su uso y son parte del factor estratégico del juego. No entraré a hablaros de cada excepción porque sería como leer el reglamento. A grandes rasgos, estas excepciones en cada acción vienen limitadas por el tipo de loseta y por las unidades que pueda haber en la propia loseta o en las adyacentes, dependiendo de la acción.




Reclutar permitirá colocar 2 caballeros en una ciudad, 3 en el caso de que la ciudad esté junto a un lago. Mover te permitirá desplazar hasta a dos caballeros distintos a una casilla adyacente. Construcción te permite quitar un caballero para colocar en su loseta una aldea o una fortaleza. Al hacerlo, ganaremos una ficha de recurso cuyo valor vendrá determinado por el tipo de loseta.

Fundar una ciudad convierte una aldea en una ciudad (única estructura que permite reclutar). Además, nos otorga 10 puntos, haciendo que desplacemos el marcador en el tablero de puntuación una casilla hacia abajo. Expedición te permite colocar un caballero en cualquier casilla vacía en un extremo del tablero pero sacrificando otro caballero de tu reserva sin posibilidad de ser utilizado en lo que queda de partida. Por último, título nobiliario te permite cambiar fichas de recurso con un valor igual o superior a 15, ganando esta cantidad de puntos y moviendo el marcador un lugar a la derecha.

De este modo tenemos todas las acciones disponibles y los dos métodos que hay para ganar puntos (Fundar una ciudad y Título nobiliario). Cuando un jugador llega al último nivel de los rangos nobiliarios se activa el final de partida, permitiendo al resto de jugadores jugar un último turno. Se suman las losetas restantes que no se hayan intercambiado con la acción de título nobiliario (en este recuento su valor disminuye considerablemente) y aquel que tenga más puntos es proclamado vencedor.

La gracia del juego se centra en dos factores. Por un lado, las acciones y sus excepciones. Por ejemplo, fundar una ciudad nos otorga puntos pero también es una de las estructuras que los rivales no pueden destruir ni traspasar. Nos interesará colocarlas en puntos estratégicos para cortar el paso. Eso implica desplazar caballeros, con los turnos que eso conlleva. Y mientras haces esto tus rivales pueden estar haciendo lo mismo hacia la zona a la cual te diriges o hacia otras zonas de valor. ¿Fundas una ciudad cerca de otra de tus ciudades y te limitas simplemente a conseguir los puntos o intentas que tus caballeros se alejen para cortar el acceso y disponer a la larga de más terreno para ti?

Así llegamos al segundo gran aliciente del juego: el inevitables conflicto con el resto de jugadores. Especialmente porque el terreno es limitado y lo normal es que queramos expandirnos hacia losetas con llanuras o campos, porque otorgan más puntos. Eso nos hará topar con nuestro amigables vecinos. Pero claro, salvo que te hayas colocado en una zona con cuello de botella, las aldeas que ya has construido quedarán desprotegidas, pudiendo ser destruidas por los caballeros del rival. Y cada aldea destruida le permite al rival robarte una ficha de recurso. Eso no nos interesa. Para paliarlo, puedes mandar caballeros para protegerlas, pero eso te hará gastar turnos, dando ventaja al rival para que sea él quien se expanda y dejándote con menos unidades para poder moverte por el mapa.

De este modo, el juego parece una especie de carrera expansionista por conseguir los mejores territorios. Una carrera en la cual acabaremos entrando en conflicto con el resto de rivales. A veces lucharemos directamente por el control de las losetas, a veces se convertirá en una dura guerra fría. El juego es como una gran partida de ajedrez, en la que cada movimiento cuenta.




ASPECTO Y COMPONENTES
De las ilustraciones se encarga Ismaël Pommaz, realizando un trabajo notable. A mi en particular el diseño gráfico de la caja me llamó mucho la atención cuando vi el juego por primera vez y fue uno de los alicientes en querer saber más de él. Creo que si os gusta la temática medieval, las imágenes serán un aliciente más para su compra.

De la caja un detalle que me ha gustado mucho es el interior. Muchas veces, encontramos dentro de las cajas cartón para que ocupe hueco y las piezas al colocarse no bailen demasiado. Aquí ocurre lo mismo con la particularidad que este cartón también tiene ilustraciones. Se que es una tontearía pero agradezco cuando se le pone mimo a la hora de presentar un producto. Aunque sea con pequeños detalles como este.

En cuanto a la calidad de los componentes tengo que decir que es altísima. Las losetas y demás piezas hechas de cartón tienen un grosor muy bueno, lo cual se agradece. Por su parte, las piezas de madera que usamos para movernos por el tablero no solo son de buena calidad y aguantan bien el tute que le damos. Por último, en este apartado, un elemento que choca al principio pero que luego cobra sentido.

Cada facción juega con un color pero los caballeros de cada facción tienen una tonalidad distinta de ese mismo color. Al principio choca ver dos tonos de rojo pero es una ayuda inmensa a la hora de revisar el mapa. De este modo, con un vistazo puedes localizar enseguida a todos los caballeros en el tablero, ahorrándote tiempo a la hora de analizar tu siguiente movimiento.

DIVERSION Y REJUGABILIDAD
Barony me parece un juego muy entretenido. La temática de ser barones que intentamos expandir nuestros territorios le sienta como anillo al dedo. Realmente no deja de ser un abstracto de mayorías en el área, pero los caballeros, ciudades y aldeas complementan bien sus mecánicas. Estas mecánicas son sencillas y rápidas de explicar, pero el juego tiene una gran carga estratégica y táctica. Cada movimiento, incluso la colocación de nuestras ciudades de inicio, son fundamentales.

Eso si, es un juego que invita al confrontamiento directo contra el resto de participantes. Puede ser que una partida acabe sin destruir una ficha al rival pero es casi imposible que no hayáis combatido por terreno. Aunque sea solo haciendo guerra psicológica. Así que si sois más del estilo de jugar a vuestro rollo puede que este aspecto os eche un poco para atrás. Sin ir más lejos, La Jefa es este tipo de jugadora y aunque le gusta no es un tipo de juego que me pida para jugar.

El juego escala a la perfección, pudiendo sacarlo a cualquier número de jugadores. Siempre tendréis la sensación de que vais con el agua al cuello en cada movimiento porque el número de losetas de terreno van en consonancia con el número de jugadores. No nos sobrará terreno. Con dos jugadores se vuelve todo más táctico, ya que la guerra fría la tendrás con un único rival. Con cuatro hay más caos, al haber más participantes, pero se disfruta igual.

La rejugabilidad del juego es altísima. Las losetas modulares hacen que no tengas dos partidas iguales, por lo que si te gustan los juegos de confrontación directa de este estilo, saldrá a mesa con asiduidad. Especialmente si lo usáis como preámbulo para luego pasar a algo con mayor peso.



CONCLUSIONES
Barony es un juego abstracto de expansión y dominación de áreas. Rápido y sencillo de explicar pero con un fuerte componente estratégico. Cada turno es importantísimo. No solo deberás valorar tus intereses sino que también tendrás que tratar de adivinar cuales son los de tus rivales. Un juego que invita al enfrentamiento con el resto, de manera directa o indirecta, lo cual puede hacer que no sea del agrado de todos los jugadores, debido a esa fuerte interacción. No innova en ninguna mecánica y quizá peque un poco de falta de originalidad. Eso sí, si vuestra ludoteca aun es pequeña me parece una gran adquisición, especialmente porque es un juego que se suele encontrar en oferta con bastante facilidad.


doom18

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 3108
  • Ubicación: Palma de Mallorca
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) 100% mallorquín Moderador y usuario en los ratos libres
    • Ver Perfil
    • Baronet
    • Distinciones
Re:BARONY (Reseña en La Taberna de Lolin)
« Respuesta #1 en: 04 de Marzo de 2021, 06:33:01 »
Buen juego. Yo jugué un par de veces y es bastante inteligente.