logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 921 veces)

ArturoG

  • Visitante
VARIANTE DE TERRA (8 JUGADORES Y OTROS AñADIDOS)
« en: 26 de Febrero de 2007, 13:54:23 »
Este fin de semana he probado con unos amigos una variante del juego Terra, con 8 jugadores.

1) PARA 8 JUGADORES:
En nuestra prueba añadimos, por cada uno de los tres colores, un 6, un 5, dos 4, dos 3, dos 2 y dos 1. Nosotros usamos una versión cutre-casera, pero se pueden utilizar las cartas de una segunda copia del juego.

Para no tener que diseñar nuevas cartas de crisis y tener que rebalancear las condiciones de finalización del juego, lo que decidimos fué reintroducir y rebarajar las primeras crisis que se resuelven, de forma que vuelvan a aparecer antes o después. Después de unas pruebas llegamos a la conclusión de que reintroducir aproximadamente las 2 primeras produce el efecto adecuado.

El juego cambia bastante cuando se juega con 4 o 6 jugadores. Con 8, se desvía un poco más. Para empezar es algo más pausado, menos frenético. Aunque el equilibrio no parece difícil de conseguir, el número de cartas que un jugador acumula en la mano es menor, guardarse recursos es menos frecuente (y peor visto por los otros jugadores), las crisis se pueden solucionar más fácilmente cuando aparecen si todos colaboran un poco, pero el incentivo para colaborar es algo menor, ya que hay más jugadores para competir por los puntos de la carta más alta.

Es un juego distinto, pero es perfectamente jugable.

2) SISTEMA DE PENALIZACION A LOS AVARICIOSOS
Una parte básica de un juego basado en el "dilema del prisionero", es que no hay manera de penalizar al contrario si este decide engañarte. Sólo repitiendo el juego muchas veces y haciéndole perder (a costa de perder uno mismo) cuando insiste en el comportamiento egoista. No hay ningún tipo de estrategia más compleja.

Aunque es una característica intencionada en Terra, esto puede resultar la parte más frustrante del juego.

En las últimas pruebas añadimos dos cartas extras. Un inspector de la OTAN y otro de las Naciones Unidas (en realidad era algo mucho más rocambolesco, pero dejémoslo ahí).

Estas cartas se pueden jugar en cualquier momento del turno. Al jugarlas se produce una votación entre todos los jugadores para decidir a que jugador se inspecciona. El jugador inspeccionado pierde la mitad de sus cartas (redondeando para abajo), tanto de la mano como de las que ha guardado. Por ejemplo, si tiene 3 guardadas y 4 en la mano, pierde 1 de las guardadas y 2 de la mano. Caso especial, si sólo tiene una en la mano también la pierde.
Las cartas las elige al azar el jugador que jugó la inspección.
Estas cartas requisadas se muestran y el jugador de la inspección debe colocarlas, si hubiera crisis declaradas del color correspondiente, para ayudar a resolver dichas crisis. Las que tengan un color que no coincida con ninguna crisis se pierden. Si se resuelve una crisis los 5 puntos correspondientes no son para nadie.

El impacto de estas dos cartas no es tan grande cuando hay muchos jugadores, pero eliminan muy bien la sensación de impotencia ante los excesivamente avariciosos. Se crea un clima diferente y el equilibrio del juego cambia.

Espero que estas idea le puedan servir a alguien de ayuda.

Un saludo,
Arturo
« Última modificación: 26 de Febrero de 2007, 19:13:25 por ArturoG »