logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 2510 veces)

Jerezmeme

  • Experimentado
  • ****
  • Mensajes: 337
  • Ubicación: Jerez
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Encargado del juego del mes
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Hitos relevantes en el Oeste Americano. Juego del mes 03.2012
« en: 28 de Febrero de 2012, 11:32:03 »
Hitos relevantes en el Oeste Americano.



Para darle un poco de crome al Juego del Mes, me he permitido hacer unas pequeñas reseñas sobre algunos de los aspectos más conocidos de los valientes colonos y otros que se atrevieron con incursiones en el Salvaje Oeste. Espero que os guste:

Poney Express:

La anexión de California en 1850 y la fiebre del oro impulsaron una fuerte migración a este territorio, a consecuencia de lo cual, el Servicio Postal de los Estados Unidos se quedó pequeño para satisfacer la creciente demanda postal entre los pioneros y sus familias. Surgieron por ello empresas privadas que ofrecían estos servicios. Una de ellas, el Pony Express, estableció la ruta St. Joseph, (Misuri)-Sacramento, (California) que se cubría con postas de caballos dispuestas aproximadamente cada 20 km. El servicio era tan eficiente que el cambio de animal tardaba dos minutos y la ruta completa alrededor de 10 días. La tarea requería de gran valentía, puesto que el jinete atravesaba áreas inhóspitas y peligrosas frecuentadas por forajidos.



El Pony Express llegó a tener 190 estaciones, 500 caballos y 80 jinetes, entre ellos William Cody, más conocido como Buffalo Bill. El servicio duró dieciocho meses (de abril de 1860 a junio de 1861, como compañía privada; como ruta de correo hasta el 26 de octubre de 1861). Su declive llegó con la expansión del telégrafo y algunos problemas financieros.

El Ferrocarril.

Bajo el mandato del presidente Abraham Lincoln se dio el empujón final al proyecto de unir la Costa Este y el Pacífico. Con la mencionada ley de ferrocarriles de 1862, la Unión Pacific Railroad y la Central Pacific Railroad recibieron la adjudicación para la construcción del Primer Ferrocarril Transcontinental de Estados Unidos. La primera construyó la línea desde Omaha en Nebraska, y la segunda la línea desde Sacramento, California.



Gracias al dinero que pagaba el gobierno por cada kilómetro construido, la interconexión entre las dos costas se convirtió en una competición entre las dos compañías para ver quien llegaba antes. La expansión de este medio de transporte incentivó la compra de territorios por parte de las compañías ferroviarias, con objeto de fomentar el tráfico de personas y el comercio. Esto se hizo exagerando las características del terreno, para atraer al posible comprador. Desde 1850 a 1910, aparecieron numerosos pueblos debido al paso del ferrocarril, muchos de ellos de corta duración, pésima reputación y malas condiciones de vida. Sin embargo, algunos de ellos como Tacoma, Reno, Fresno y Albuquerque consiguieron prosperar.

Mujeres.

En general, el papel de las mujeres en los Estados Unidos fue muy secundario durante el siglo XIX. La participación de la mujer en la vida del oeste fue un importante factor de estabilidad. Los cambios más importantes tanto en los poblados como en las ciudades ganaderas provinieron de gentes de clase media (especialmente mujeres) que fomentaron la unidad de la comunidad a través de escuelas e iglesias. Las nativas amerindias, por su parte, fueron fundamentales en la vida de sus familias al participar en las actividades diarias y dar fortaleza y consistencia a los suyos. Además se creía que una mujer era más indicada para las actividades de curación.



Entre las mujeres que dejaron su nombre en el oeste destacan: Calamity Jane, conocida como el «diablo blanco de Yellowstone»; Annie Oakley, diestra francotiradora y famoso personaje del show de Buffalo Bill; Neillie Cashman, prominente empresaria y activa en obras sociales; Belle Starr, delincuente; Sarah Winnemuca, portavoz de los nativos amerindios; Sacajawea, parte de la expedición de Lewis y Clark; Julia Archibald Holmes, primera mujer en escalar el pico Pikes en Colorado.

Pioneros.

La adquisición delterritorio de Luisiana abrió un horizonte desconocido para los habitantes del este del país. La escasez de tierras, las depresiones económicas y la necesidad de oportunidades animaron a muchos a emigrar al oeste. La presencia de los amerindios no inquietaba, pues muchos pensaban que no eran más que salvajes. Los llamados «pioneros» se dirigían principalmente hacia la región de Texas, al sur, o a la de Oregón al norte. El camino que llevaba a este último territorio se llamaba de hecho, la «Ruta de Oregón» (Oregon Trail). Otra ruta que alcanzó gran prominencia por el intercambio comercial en la época fue el Camino de Santa Fe.



La mayoría de los pioneros comenzaba su viaje en San Luis. Era una travesía dura y llena de contratiempos, expuesta a enfermedades como la del cólera, habitual en los emigrantes y que mató a muchos durante el camino. El medio más habitual de transporte eran las conocidas carretas o covered wagons, llamadas popularmente schooners, que eran tiradas por bueyes o mulas. Los trayectos se realizaban en caravanas (wagon trains), formadas en ocasiones por más de 1.000 personas. En general, la migración no era un esfuerzo individual, sino comunitario.

Representantes de la Autoridad.

 La aparición de poblados, negocios, y demás infraestructuras en los territorios del oeste motivó la necesidad de hacer respetar la ley y perseguir a los delincuentes. Las armas proliferaban, pues todo aquel que emigraba al oeste iba armado para repeler posibles agresiones. Se estima que durante la «fiebre del oro», cada prospector llevaba un arma. Al oeste llegaban también toda clase de gentes, entre ellos delincuentes y marginados potencialmente violentos y muy dispuestos a infringir la ley. A pesar de que la mayor parte de la gente eran sencillos trabajadores, el crimen tuvo también su protagonismo en la expansión de la nueva frontera.

Por regla general, las pequeñas poblaciones eran tranquilas porque sus habitantes sólo querían asentarse y prosperar. Los forasteros eran tenidos como honestos hasta que su conducta demostraba lo contrario. La sanción por alterar la convivencia de la comunidad era el desprecio público, que empujaba al infractor a marcharse. El Duelo y los tiroteos eran una forma admitida de solucionar diferencias. Sin embargo, disparar por detrás, hacerlo de lejos o emboscar, eran considerados una cobardía, además de ser ilegales. La justicia era distinta dependiendo de si el eliminado era un mexicano o un amerindio. El robo de un caballo era considerado un delito particularmente grave, por el que el infractor era usualmente ahorcado.



La presencia del Sheriff (comisario) acompañó la expansión al oeste. El hecho de que el sheriff pudiera ser elegido por voto popular le daba a la elección una dimensión social que reflejaba los intereses y tensiones de la comunidad. También existía un cuerpo de Alguaciles (marshals) encargado de ejecutar las disposiciones federales.

La duración del empleo del comisario era de dos a cuatro años, según las regiones. En sus labores podía valerse de asistentes, conocidos como deputy. En situaciones especiales o de emergencia podía nombrar a otros ciudadanos para que lo ayudaran. Esto dependía del llamado posse commitatus o poder del condado. En algunas jurisdicciones, sus funciones incluían la recaudación de impuestos y la ejecución de penas como el ahorcamiento, que podía hacerse en un patíbulo o bajo un árbol cualquiera. Generalmente no había preparación para este cargo.

Amerindios.

Desde finales del siglo XVIII, el congreso del nuevo estado comenzó el trato oficial con estos pueblos. En 1823 se creó la Oficina de Asuntos Indígenas. En 1830, se ordenó por ley (Indian Removal Act), el desplazamiento de todos los amerindios sureños hacia el oeste del río Misisipi a una zona que se llamó «Territorio Indio» y que fue el primer precedente del futuro sistema de Reservas Indias. Según la ley, ninguna persona de piel blanca podía asentarse en esas tierras. Sin embargo, los problemas se dieron entre los mismos aborígenes al tener que convivir con los pueblos amerindios venidos del este.



En 1851 se firmó el primero de los Tratados del Fuerte Laramie. Este fuerte había surgido para defender las rutas de los pioneros que atravesaban las Grandes Llanuras camino de Oregón y Utah, invadiendo de paso territorios pertenecientes a los amerindios. Para asegurar el libre paso de las caravanas, comisionados del Gobierno se reunieron a negociar con representantes de las naciones Siux, Cheyenne, Arapahoe, Crow, Arikara, Assiniboine y GrosVentre. Las tribus se comprometieron a no hostigar el paso de las caravanas. A cambio reconoció a perpetuidad su derecho sobre esas tierras y se comprometió a dar compensaciones. Con el advenimiento de la Guerra Civil, el gobierno federal intentó adueñarse de los territorios del oeste, para lo cual envió al ejército. Esto provocó la persecución de los nativos y la apropiación desmesurada de sus tierras. Cuando el ejército se retiró, estas zonas fueron ocupadas por las milicias de voluntarios. Estos hechos serían el preludio de las llamadas «Guerras  Indias», que acaecieron durante los años 1870 y 1880.
Los conflictos con los indios se sucedieron durante el siglo XIX e involucraron a la mayoría de etnias. Los más importantes fueron la alianza de Tecumseh, la Gueraa de Black Hawk, el Sendero de Lágrimas, las guerras contra los Navajos y los Apaches en Nuevo México y Arizona y contra los Cheyennes y Arapahoe en Colorado.

Hubo otros destacados conflictos como la Guerra de Red Cloud en el Territorio del río Powder, la resistencia de los Modocs en California, la guerra del oro de las montañas sagradas de Black Hills, donde acaeció la Batalla de Little Big Horn, etc. En 1890, los nativos —ya muy mermados— recibieron a través de una «Danza de los Espíritus» una profecía que anunciaba el retorno de las antiguas costumbres. En diciembre de ese mismo año acaeció la Masacre de Wounded Knee, que algunos autores establecen como el final de las «Guerras Indias». Con la muerte de los principales jefes como Caballo Loco y Toro Sentado, se consideró a los nativos como una raza en extinción.

Cowboys.

Los cowboys estadounidenses heredaron su oficio de los vaqueros mexicanos que habitaban el suroeste y oeste del país, desde Texas a California. Después de la guerra civil, su labor cobró auge con el inicio del transporte del ganado desde Texas hacia el norte del territorio, desde donde era luego distribuido. Esta labor necesitaba jinetes diestros y resistentes que garantizasen el traslado del rebaño. Los cowboys formaban un verdadero brazo armado al servicio de los grandes ganaderos o cattle barons, los cuales se quedaban con la mayor parte de las ganancias. Era gente heterogénea, pues había antiguos soldados, afroamericanos, mexicanos, etc.; en su mayor parte, jóvenes e iletrados.



Las rutas surgidas del transporte a campo traviesa se hicieron legendarias (en promedio un viaje cubría alrededor de 16 a 24 km diarios), tales travesías estuvieron plenas de durezas y peligros. Por sus servicios los vaqueros ganaban alrededor de un dólar al día. Una vez pagados, la mayoría de ellos se dirigían a los Burdeles, Saloons y casas de apuesta de las ciudades ganaderas. Desde esa época el cowboy se transformó en el más prominente encarnamiento del mito de la Frontera.

Bandidos.

Las armas fueron un elemento habitual en la vida del salvaje oeste. Los delitos más frecuentes eran el cuatrerismo, el asalto de diligencias, de bancos y trenes, los homicidios y linchamientos, etc. Las ciudades atraían a multitud de empresarios y comerciantes, pero también a pistoleros, prostitutas, proxenetas y apostadores. Las ciudades ganaderas se revolucionaban cada vez que llegaban los vaqueros.



Muchos malhechores del oeste han pasado a la posteridad: Joaquín Murrieta cuya muerte generó muchas especulaciones; Billy the Kid, que tuvo una vida corta —murió con apenas 21 años—, ha sido objeto de numerosas producciones western; Jesse James fue considerado como un Robin Hood moderno, aunque sus actos eran más propios de un delincuente en busca de fortuna; John Wesley Hardin, a quien se le atribuyen numerosas muertes; Sam Bass, perseguido incesantemente por los Rangers de Texas, etc. Hubo también bandas criminales como la de los hermanos Dalton o la de Dodge City, que tuvo en sus filas a hombres de la ley.





es imposible hacer un apreton de mano con el puño cerrado

kikaytete

  • Visitante
Re: Hitos relevantes en el Oeste Americano. Juego del mes 03.2012
« Respuesta #1 en: 28 de Febrero de 2012, 11:43:47 »
Oye, que buena entrada!!

Con estos datos has conseguido dar chrome a un juego que no tiene nada, como casi todos los euros.

Me ha gustado mucho  ;D

Jerezmeme

  • Experimentado
  • ****
  • Mensajes: 337
  • Ubicación: Jerez
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Encargado del juego del mes
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re: Hitos relevantes en el Oeste Americano. Juego del mes 03.2012
« Respuesta #2 en: 28 de Febrero de 2012, 11:46:14 »
Gracias a ti,

La verdad es que el juego me ha gustado bastante y aunque es un euro si que tiene cosillas que te hacen vivir la Conquista del Oeste  :D

Cuando suba el análisis de las cartas de desarrollo también veremos como estas cartas dan aspectos que adornan muy bien el juego.  ;)
« Última modificación: 28 de Febrero de 2012, 12:21:08 por Jerezmeme »
es imposible hacer un apreton de mano con el puño cerrado