Tres razones para volver a jugar a juegos de mesa que jugamos en el pasado

1. Desmitificar. ¿Estás seguro que este juego es una obra maestra? ¿Y me dices que es de Knizia y que esta en el Top 50 de BGG? ¿En serio? ¿Tú lo has vuelto a jugar hace poco?

2. Mejorar la diversión. No es que ese juego sea injugable y un completo “bluff”, es que me han dicho que hay que jugarlo al menos tres veces para entender todos los entresijos del juego, y saber extraer la mejor estrategia o táctica a seguir. Es tan sutil que cuesta ver sus bondades lúdicas.

3. Justificar la propia ignorancia. A mí ya no me interesan las chorradas de juegos que se diseñan u homenajean ahora, yo sólo juego a los clásicos.

Basado en una tira cómica de Mauro Entrialgo, vista en Plétoras de Piñatas.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *