Olympians War (reseña)

¡¡ Consigue el poder de los dioses !!

“De todos es sabido que poderosos dioses del Olimpo caminan ocultos entre nosotros. Estos seres mitológicos buscan fieles adeptos para obtener de ellos sus plegarias y hacerse así invencibles. La armonía se ha mantenido durante siglos hasta que la humanidad ha cambiado su postura ante estos seres con gracia. En la actualidad Dioses y hombres libran épocas batallas en las metrópolis, arrasando los templos que dan protección a estos mitos, pues el hombre siempre codicia el poder divino, sin saber, que la divinidad solo es otorgada a unos pocos”.

Esta es la premisa con la que parte el juego de cartas Olympians War de Vicente Cifuentes que aparte también ha ilustrado el juego, y por lo visto es dibujante de cómics de DC Cómics y Marvel (ahí es nada). Ha sido editado por Blauberry tras una campaña exitosa de Verkami.

Se trata de un filler en el que pueden jugar de 2 a 6 jugadores. Con una duración de unos 20 minutos en las que sólo un jugador será el vencedor. Es un juego muy sencillo, pensado para que puedan jugar tanto mayores como niños. Así que en ese aspecto hay que ponerlo dentro de su categoría. Si buscas un juego de cartas complejo, con cientos de combos, estrategias y tal, este no es tu juego.

El objetivo es simple: debes hacer que tu Metrópolis sea la más poderosa gracias al poder que te otorgan las míticas deidades de la Antigua Grecia que vayas desplegando frente a ti. Si consigues el poder de 4 de los 5 dioses (en realidad 6, porque Hércules al ser un semidios también cuenta) vences automáticamente. Sino habrá que jugar hasta que se agote el mazo de robo (Olimpo) y ganará quien tenga más dioses en su Metrópolis (si hay empate, se desempate en este orden con templos, dioses en los Campos Elíseos y sino echando otra partida).

Componentes de Olympians Wars
Componentes de Olympians Wars

COMPONENTES

El juego viene una caja funcional que a mi particularmente me ha gustado mucho. Tiene un tamaño adecuado (incluso si enfundas las cartas, cosa que recomiendo hacer; yo usé las Mayday 59mm x 92mm), y lo más importante, tiene uñero (cosa que muchas cajas lo omiten) y facilita mucho el abrirla. Y es lo suficientemente robusta como para proteger lo de dentro (en la línea de las que usa Looney Labs en sus fluxx).

Un  mazo de 110 cartas, divididas en cartas de dioses, de acción, de invocación (criaturas) y las de Campos Elíseos. No se si es una errata pero la carta de Tártaro viene en blanco (en alguna foto que vi no se si en el verkami, me suena haber visto que llevaba ilustración).

Las reglas son medianamente claras. Tras varias lecturas no nos han surgido dudas importantes. Tras una primera lectura a nosotros nos costó entender que cada jugador tiene dos zonas de juego: Una Metrópolis y unos Campos Elíseos.

Su PVP es 14,95€, precio que considero no excesivo para lo que contiene. En tiendas online, como casi siempre, se puede conseguir algo más barato (un 10% de dto).

Los Dioses de Olympians
Los Dioses de Olympians

DESARROLLO DEL JUEGO

Es sumamente sencillo.

Si solo juegan 2 jugadores hay que retirar todas las cartas que indique 3+ en la esquina superior izquierda a la caja. Para 3, 4 o 5 jugadores se juega con todas.

Cada jugador comienza la partida con 4 cartas y con su carta de Campos Elíseos sobre la mesa.

En el centro de la mesa, al alcance de todos, se ponen 2 Templos y en el Friso de Invocación todas las criaturas que se pueden invocar. Son fácilmente localizables porque su reverso es azul.

Empieza el último jugador que haya comido un yogurt griego (a nosotros nos hizo gracia la chorrada). Y se continuará jugando en sentido de las agujas del reloj.

En su turno un jugador puede elegir entre hacer 2 cosas.

A. Robar una carta del Olimpo, Jugar una carta (opcional) e Invocar una criatura del Friso de Invocación (opcional) pagando su coste con los dioses que tenga en sus Campos Elíseos (recompensas).

o;

B. Descartar al Tártaro cualquier número de cartas de tu mano y robar el mismo número del Olimpo.

Las cartas que se juegan pueden ser de dos tipos: Dioses, o acciones. Los dioses simplemente se colocan en una Metrópolis. Las acciones, a su vez, pueden ser de dos tipos: instantáneos (se realiza su efecto y se descartan inmediatamente) o permanentes (su efecto permanece hasta que vuelva a ser el turno del jugador que la lanzó). Solo existen dos cartas que pueden jugarse fuera de tu turno: Anulación divina y las Parcas. Las cartas puedes jugarlas sobre tu Metrópolis o la de otro jugador. En cada Metrópoli solo puede haber una copia de cada dios (no vale tener varias veces repetido el mismo); mientras que en los Campos Elíseos puedes acumular cuantos quieras (como recompensas).

Las cartas de Templo, que son algo especiales, permiten proteger un Dios en tu Metrópolis. Así que si algo destruye tu dios, en lugar de eso, destruirá el Templo (y tendrá una segunda oportunidad de seguir en tu Metrópolis con vida).

Cada dios a su vez tiene un Poder Divino. Este poder se activa con la carta de Poder divino y a su vez este poder se puede anular con Anulación divina (si un jugador quiere impedir que tenga efecto el poder del dios puede jugar esta carta fuera de su turno para impedirlo). Así que suele ser un tira y afloja.

Cuando destruyes un dios de un jugador oponente (con los tuyos propios no vale) lo que ocurre es que ese dios pasa a colocarse boca abajo (salvo en el modo principiante) en tus Campos Elíseos como recompensa. Con los dioses de los Campos Elíseos es con lo que invocas las criaturas del Friso de Invocación (que a su vez dan poderes o habilidades adicionales y especiales). Tienes que hacer combinaciones con los dioses de tus Campos Elíseos: gastando dos dioses cualesquiera podrás comprar un Templo, o invocar criaturas (por ejemplo, usando a Zeus y a 2 Ares podrás invocar a Hidra), o con cinco dioses cualesquiera podrás invocar la Destrucción de Cronos (que hace que todos los jugadores excepto quien la juega deben descartarse un dios a elección de quien lo invoque). Hay una lista enorme de criaturas, todas explicadas en el libro de reglas.

Como podréis imaginar la gracia reside en los efectos de las cartas, que son numerosos y distintos. Es un juego con mucha interacción y mucho descontrol.

Modo principiante. Si juegas con niños muy pequeños, o en las primeras partidas, en el libro de reglas recomiendan jugar sin Centauro, Atlas, Quimera y Fénix; y jugar con los Dioses de los Campos Elíseos a la vista.

Las invocaciones de Olympians
Las invocaciones de Olympians

PROS

  • Las ilustraciones tipo chibi son estupendas. Teniendo en cuenta que el juego está dirigido a un público familiar es un tremendo acierto. Los niños de la casa lo verán con muchos mejores ojos. Para un público más adulto yo hubiera elegido otro tipo (me viene a la mente las utilizadas, por ejemplo, en Colossal Arena)
  • Es un filler de una duración comedida, que puede dar momentos divertidos.
  • Producto 100% patrio.
  • Ofrece lo que promete.

CONTRAS

  • A nivel personal, lo encuentro demasiado azaroso y caótico. Realmente no hay mucho control ni mucha estrategia a seguir. Simplemente robas e intentas hacer la mejor acción que puedas (que normalmente, salvo casos muy puntuales, suele ser bajar un dios que te falte en tu Metrópolis).
  • Al final me da que casi todas las partidas son similares. La gente baja dioses a su Metrópolis y reza para que no sean destruidos. Así que todo se resume a una alocada carrera por ver quien baja antes los cinco. Esto hace que el Friso de Invocación pase a un segundo plano y no se le preste demasiada atención.
  • Llega un momento de descontrol que hace que la partida gire 180º, sobre todo tras aparecer cartas como Pegaso, Tanatos o Las Parcas (que son bastante desequilibrantes).

VALORACIÓN

Yo he podido jugarlo a 2 jugadores y a ese número no me ha convencido demasiado (quizás haría falta alguna regla opcional o variante en este sentido). El juego donde supuestamente mejor funciona es con 4 o 5 jugadores; siendo si cabe, incluso mucho más caótico e incontrolable.

Es un juego para matar el rato. Hay gente que lo compara con Virus con algún añadido; así que si te gusta Virus, quizás te guste también este juego. Si por sensaciones, yo tuviera que compararlo con algún otro juego, a mi me viene más a la mente Fluxx. Y siendo realistas, prefiero el Fluxx (lo encuentro mucho más pulido y redondo).

Si tienes niños pequeños en casa, es una buena compra. Si recuerdas los juegos de la guerra (top trumps) que muchos jugábamos de pequeño, las sensaciones con este juego son parecidas; pero tiene además, la ventaja que las fantásticas ilustraciones entran por los ojos, y hay bastante más interacción. Por lo que vale, es una buena alternativa.


Las imágenes que aparecen en esta reseña las he tomado de bgg, su página oficial y su crowdfunding en verkami y son copyright de sus respectivos autores.

Agradezco el ejemplar regalado por Blauberry Editorial para la elaboración de esta reseña. 

Entradas relacionadas

One thought on “Olympians War (reseña)

  1. La carta del “Tártaro” (fondo blanco) es una carta que fue creada para dar la posibilidad de diseñar un personaje propio. Aunque es cierto que parece una errata, ya que si tuviera el diseño de fondo quedaría más natural plasmar el personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *