Mis 10 juegos de la Feria Jugar x Jugar

Estos son los 10 juegos de la Feria Jugar x Jugar con los que me quedo:

1. El mercado de Tlatelolco. Indiscutible. Ganador del Primer Premio Ciutat de Granollers de creación de juegos. No tuve oportunidad de jugarlo.

2. Mundialito. Mi juego finalista del Primer Premio Ciutat de Granollers de creación de juegos. Hice tantas partidas, muchas por obligación, que casi he tenido pesadillas con él. Tuvo bastante buena acogida. Durante la feria repartí 25 copias del juego en su versión plegable de bolsillo.

3. Papillons. No muchas veces tienes la oportunidad de jugar con el autor de un juego con su versión primigenia y original. Un buen juego para llevar en el bolsillo. Una lástima que la versión que va a salir en los próximos meses tiene algunos cambios que no convencen a Oriol.

4. Icetowers. Un gran descubrimiento para mis pirámides. Un party que se juega en tiempo real (sin turnos) con grandes dosis de lógica, muy divertido y estresante.

5. La llotja (La Lonja) de Viktor Bautista. Un juego de subastas no muy al uso, en un mercado de pescado, bastante sencillo. Simple y eficaz. Otro filler que podría resultar.

6. Mölkky. Un juego de bolos originario de Finlandia en el que necesitas bastante habilidad. Un gran descubrimiento.

7. L’esprit de Marie Antoinette. Pude hacer varias partidas y algunos jugaron por su cuenta. Me ha servido para encontrar algunos puntos mejorables del juego; pero estoy contento porque la base de la mecánica funciona y bastante bien.

8. Homeworlds. Después del Mundialito (si lo consideramos un juego de icehouse, aunque es independiente) el juego al que más he jugado en la feria con diferencia. Un descubrimiento para muchos.

9. Ice Heimlich & Co. Muchos no comprenden la profundidad, rejugabilidad y versatilidad que tiene el sistema icehouse. Pues bien. Fran F Garea pudo comprobarlo con varios ejemplos. Nuestra partida de Heimlich & Co. fue uno de ellos.

10. Encerrados de José Antonio Abascal. Otro de los ocho finalistas del Primer Premio Ciutat de Granollers de creación de juegos. Quizás el juego que más me llamo la atención de los ocho finalistas. Tras hablar con su autor y explicarme las reglas lo encontré aceptable, aunque yo puliría algunas cosas (que no se pueda desplegar completamente al inicio o ese factor azar, por ejemplo).

Mención especial para el Nottingham, un buen juego de cartas que mezcla mecánicas interesantes (gestión de mano, deducción y memoria) que no pude disfrutarlo como debiera debido a que estaba más en el otro barrio que en este debido a mi dolor de garganta, muelas y estado febril.

Me quede con las ganas de probar El Tesoro del Capitán Flint de Allué, pero vino con su niño pequeño y no pudo ser. Y también me hubiera gustado probar el Visionary, otro de los juegos “curiosos” que me llamó la atención en la feria.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.