Yo-yó

Duncan Metal Zero Freehand yo-yó

¿Recordáis vuestra infancia? Yo guardo buenos recuerdos de mi infancia, sobre todo jugando con el yo-yó y la peonza (del que otro día hablaré). Sea como sea, todos los años había alguien del grupete (en mi caso yo vivía en un callejón y nos juntabamos una buena troupé de niños en la calle) bajaba con un nuevo juguete que se ponía de moda. El yo-yo era uno de los que no fallaba ningún año, y más teniendo en cuenta que los regalaban a menudo con los pastelitos bimbo (esas pantera rosa), nocilla y la coca-cola.

Todavía recuerdo, entre sonrisas, las exhibiciones que daban en la puertas de los colegios los comerciales de rusell, y como incluso participé en algún concurso, y conseguí un yoyo rusell cinco estrellas (de color negro) al ganar uno de ellos (uno de mis mayores logros como niño). La verdad que no se me daba mal el hacer figuras con el yo-yó (la torre eiffel era mi especialidad). La pena es que hoy en día, apenas se ven niños jugando a aquellos juegos que yo recuerdo de mi infancia (por no decir ninguno). No hay peonzas, diábolos, yo-yos ni taco. Parece ser que las videoconsolas y los productos electrónicos han acabado con los juegos clásicos, y la verdad es una verdadera pena.

Tanta es la nostalgia que algún día de estos pienso comprarme algún yoyo para practicar en la intimidad. Dado que no tengo hijos, ni pienso tenerlos, me temo que el traspaso de padres a hijos de mis aficiones y pulsiones, por mi parte estará complicado. Pero al menos me divertiré con ello y homenajearé posiblemente mis mejores años como niño.

Algo de historia

Junto a la peonza, la rayuela, el boomerang, la comba o a la cometa, se trata de uno de los juguetes más antiguos y populares. Los primeros aparecieron en Grecia, donde se encontró una vasija cuyo dibujo reproduce a un niño jugando con uno (sobre el año 500 a. C).

Duncan Raptor yo-yó

A lo largo de la historia se ha fabricado en madera, metal o terracota. La referencia temporal más tangible es del siglo XVI en Filipinas, donde sus habitantes lo usaban como un artilugio de caza, similar al de las boleadoras de los gauchos, que los tagalos llevaban usando durante más de 400 años.

También se puede observar en una pintura fechada en 1789, en plena Revolución Francesa, como el futuro rey Luis XVII, con cuatro años de edad, juega camino del exilio con su yoyó, llamado en Francia joujou (juguete), de ahí el nombre castellanizado de yoyó. Tres años después, con Robespierre en el poder, se convirtió en el entretenimiento favorito (previo a la decapitación) de los 30.000 guillotinados. Se dice incluso, que años más tarde el mismo Napoleón, derrotado en Waterloo (en 1815), intentó relajarse con uno ante sus captores.

Los británicos, además de yo-yo, lo denominaron “bandalore”, “quiz” y “juguete del Príncipe de Gales” mientras que los franceses lo conocían como “incroyable” (increíble) o “l’emigrette”.

Su producción en serie, tal y como lo conocemos hoy en día, no llegó hasta 1936 gracias a Pedro Flores, un filipino que viajó a California con un vetusto modelo de madera. El empresario Donald F. Duncan lo vio practicando con el yoyó por las calles de San Francisco, y quedó fascinado ante la destreza y diversión que proporcionaba. Le compró los derechos a Flores, y así nació Duncan Yo-yo Professionals, la empresa juguetera más importante de yoyos, que consiguió producir 3.600 unidades por hora y vender 45 millones en un país (Estados Unidos) con 40 millones de niños.

¿Dónde comprar yo-yos profesionales?
http://www.yoyomania.es
http://www.latiendadelyoyo.com/tienda/
http://www.yoyonation.com/
http://www.yoyoz.co.uk
http://www.yoyoshop.co.uk
http://tinyurl.com/c223d5

¿Una comunidad donde hablar y preguntar sobre yo-yos?
http://www.yoyo4all.yoyomania.es/index.php

¿Algunos trucos que puedo hacer con el yo-yó?
http://www.mastermagic.net/Tricks.html
http://www.begin2spin.com/index.php
http://www.yoyostore.com/yoyotrickstips.html
http://www.expertvillage.com/video-series/1832_yoyo-basics.htm

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *