Fetichismo en los Juegos de Mesa

Hoy en la BSK se ha formulado un interesante debate acerca de si a los aficionados a los juegos de mesa nos gusta más jugar o comprar (coleccionar/acumular) los juegos. Pues yo voy a ir más lejos.

Cuantas veces hemos escuchado que hay gente que se excita cuando una mujer tiene puestas unas botas de piel hasta las rodillas, o un traje de latex tipo Batichica, o con la simple observación de unos sensuales y perfectos pies desnudos, o cualquier otra cosa de similar belleza. Todo eso forma parte de la naturaleza sexual de los seres humanos, y no es otra cosa mas que un fetichismo.

Ahora les pregunto, ¿existen también, a otro nivel evidentemente, estas perversiones y fetichismos con los juegos de mesa?. ¿Alguien se ha excitado como un mandril en celo con alguna buena partida?. ¿Alguien ha llegado a un orgasmo? ¿Alguien ha preferido quedar con sus amigos para jugar antes que satisfacer a la novia?. ¿Alguien ha sido infiel a su juego favorito?

Recuerdo que una de las escenas más morbosas y sensuales de la historia del cine es la que protagonizan Jack Nicholson y Jessica Lange en la película «El Cartero siempre llama dos veces» (en la versión de 1981), donde se daban un atracón de sexo encima de una sucia mesa de cocina. Una escena inolvidable para muchos. ¿Alguien ha hecho algo parecido encima de un tablero de Catan o el Twilight Imperium 3?

El debate está abierto.

Comparte este post a tus amigos con:
error

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.