[Proyecto AN] Secuencia de Juego

– Protagonista roba 1 carta del mazo.

– Protagonista usa una carta como elemento narrativo para la Escena. Puede utilizar una de su zona de juego, de la zona común a todos o bajarla de la mano (incluso la que acaba de robar). Si la que baja de la mano tiene que dibujarla previamente su coste es de 1 esmeralda (que se trasvasa de Sherezade).

– Antagonista puede replicar añadiendo algún «pero» a la narración del protagonista. Para ello debe utilizar una carta de su zona de juego, de la zona común a todos o de su mano. Siempre tiene un coste de un rubí, y si la baja de la mano y tiene que dibujarla 1 rubí adicional.

– Protagonista decide si incluye la traba propuesta «malintencionadamente» por antagonista en la Escena. Si acepta, la carta de antagonista se gira 90 grados, e incluye el escollo en su narración. Si no acepta, hay un conflicto y son los alfaquíes (jueces) quienes deciden.

– Cada alfaquí debe apoyar a uno de los jugadores (protagonista o antagonista).

Si ambos apoyan al mismo, se acabo el conflicto. Si los alfaquíes apoyan la objeción (deciden que debe introducirse en la escena), el cuentista debe incorporarla al cuento, y se debe trasvasar un rubí (y solo uno) desde el sultán Schahriar a la carta usada para emitir la objeción por el antagonista que además se girará 90 grados, quedando maldita. Si por el contrario la objeción no se aprueba, prevalecerá la narración del protagonista sin traba alguna, y se debe trasvasar una esmeralda (y solo una) desde Sherezade a la carta protagonista que además se girará 90 grados, quedando maldita.

Si los alfaquíes no logran ponerse de acuerdo entre ellos para tomar la decisión de apoyar a uno u otro (uno apoya al protagonista y otro al antagonista), será la diosa fortuna quien resuelva el conflicto. Coge en secreto, en una mano un rubí del sultán y en la otra mano una esmeralda de Schehrazada, y deja que sea el protagonista quien elija una de las manos, para ver quien vence al final el conflicto. Si en la mano elegida hay un rubí será el antagonista y si hay una esmeralda el protagonista. Sea como sea, ambas gemas se colocaran, según corresponda, en las cartas desencadenantes del conflicto (las dos). Ambas cartas se giraran 90 grados, quedando malditas; y además se descartaran las dos primeras cartas del mazo de robo (el tiempo apremia). Ese será el coste de no ponerse de acuerdo ninguno de los jugadores.

– Cuando el protagonista haya terminado de narrar su escena, podrá realizar una reasignación de las cartas en juego.


Y eso es a grandes rasgos el mecanismo que usará el juego mediante pagos de gemas. Ahora me queda ver:

1) Como asignar cartas a otras (solaparlas), por ejemplo, aladino y su lámpara maravillosa.

2) Como enderezar las cartas malditas (giradas)

3) Como trasvasar gemas desde una carta al sultán y a Sherezade (de forma que sea un sistema estable).

Comparte este post a tus amigos con:
error

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.