Analaya: Tormenta de Arena

Ahora que tan de moda parece que están los “story games” (o como yo les llamo, juegos de roles o juegos narrativos) me viene a la memoria un experimento que se hizo a principios de los 90 por unos paisanos míos, y que como muchas de estas pequeñas genialidades, pasó sin pena ni gloria en el panorama español.

Analaya

Analaya fue publicado en el año 1993 por el Grupo Editorial Larshiot y sus autores fueron Miguel Angel Friginal y José Luis Laviña; y, aunque sea un juego poco conocido, es uno de los primeros juegos de rol creados en España, y seguramente el más innovador de su época, hasta el punto de que algunos de los conceptos que introdujo entonces todavía son novedosos, y siguen vigentes casi 15 años después.

La ambientación del juego es postapocalíptica y nos presenta el mundo de Arturo, donde la pérdida de tecnología ha hecho que tribus bárbaras y diversas civilizaciones que tratan de recuperar el esplendor perdido convivan por lo que aún queda de fértil en la malhadada tierra. La verdad que como ambientación no aportaba nada nuevo.

Las peculiaridades o en lo que innovaba Analaya, respecto a sus coetáneos, eran dos:

Su sistema de magia, en el que la dificultad depende del campo de acción del hechizo, de forma que primero tenías que elegir el campo de acción del hechizo (ilusión, alteración, transformación y creación), y luego cada uno de estos campos tenía unas dificultades diferentes. Por ejemplo, si intentabas hacer una ilusión que afectara a más de un sentido pues era más difícil o, si intentabas transformar un pájaro (animal de aire y pequeño) en un león (animal de tierra y grande) era más difícil que transformar ese mismo pájaro en un halcón.

Y sobretodo, lo más innovador, era la forma de jugar, ya que además de permitir jugar como un juego de rol tradicional, ofrecía la opción de jugar de manera que todos los jugadores fueran Directores de Juego; pasando a ser un juego narrativo de lo más interesante. Un Director de Juego principal (narrador) plantea el inicio de la aventura y a partir de ese momento todos son Personajes Jugadores y Directores de Juego, incluyendo unas cartas incluídas en el propio libro (normalmente relacionadas con uno de los cinco sentidos) para influir sobre la historia según se encuentre en planteamiento, nudo o desenlace.

Analaya Mapa

Gracias a Analaya, los jugadores de rol españoles podemos demostrar que ya defendíamos la interpretación frente a la mera sucesión de tiradas a principios de los 90, antes incluso que la coletilla esa de “narrativa” que introdujo erronéamente el Mundo de Tinieblas. Un juego de rol difícil de encontrar en las colecciones de los roleros, incluso de los más veteranos… y del que yo puedo vanagloriarme de tener una copia, gracias a un regalo de Marce Andrade.

En su día, mi amigo Fran F G de Te Toca Jugar!, hizo una reseña en la revista Líder, contando un poco más extensamente de qué iba y en que innovaba. Y años más tarde, sayko, en la revista NoSoloRol lo mencionó muy por encima.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.