La Muerte de un Héroe (AP)

Acababa de comenzar la primavera. Nuestra patrulla llevaba ya varias estaciones realizando la instrucción en Lockhaven. Sabían que esta primavera con casi toda seguridad iba a ser la estación donde se les iba a asignar su primera misión de importancia… y así fue.

Como todas las primaveras, una de las primeras misiones que realizan los guardias ráton es “Entregar el Correo”. El invierno corta muchas de las comunicaciones con el resto de comunidades, quedando aisladas. Y eso fue el comienzo. Una misiva recién traída de Pebblebrok anunciaba la muerte de Raymond, uno de los capitanes de guardia más distinguidos.

Gwendolyn ordenó a nuestros cuatro ratones que acudieran a su salón. Era el momento de demostrar su valía. Una vez acudieron allí, les presentaron a Alexia, la viuda de Raymond, que durante toda la reunión no abrió la boca ni mostró ningún signo de tristeza. Gwendolyn les asignó su primera misión que consistía en recuperar, con la mayor premura posible, la dos espadas de Raymond, un legado muy valioso, que representan el honor y la tradición de la guardia ratón, y quiere que pasen a su único hijo, Austin, tal y como es costumbre en su familia. Falomir es asignado como líder del grupo. Es la oportunidad de demostrar su valía.

Sin más dilación partieron hacia Pebblebrok. Vlada intentó predecir el tiempo que les haría, pero todavía no es un gran metereologo. Siguiendo la ruta más corta, atravesaron los alrededores de Shaleburrow, sin llegar a entrar en la población, a pesar de que era la aldea natal de Boli, rescataniños, prosiguieron hasta Barkstone. Allí entraron para preguntar si sabían algo de unos bandidos que actuaban cerca de Pebblebrok y si habían tenido noticias recientes de esa aldea. La respuesta fue negativa, ni sabían la existencia de los bandidos ni tenían noticias de Pebblebrok desde hace días.

El camino hasta la aldea minera de Pebblebrok se complicaba por momentos, poco a poco el discurrir se hacía más lento y peligroso. La primavera había hecho crecer la maleza más de lo habitual, y faltaba limpiar el camino. De repente llegaron hasta un gran lago, que la nieve derretida había formado un gran lago. Hasta donde sus ojos alcanzaban ver había una enorme masa de agua que les impedía proseguir por el camino. Tras debatirlo decidieron retroceder un poco e intentar rodearlo, pero una vez se salieron del camino se encontraron con que el terreno pantanoso les hacía muy complicado su avance. Cortaron unos juncos para ayudarse, e ir tanteando el terreno delante de sus pies. Tal vez eso fue lo que impidió que acabaran hundidos por completo en el barro. Pero, tras varias horas retozando, vieron que su idea de rodear el lago, no iba a ser tan sencilla de realizar. Vlada y Boli se enfadan al no ponerse de acuerdo por la ruta a seguir a través de ese terreno pantanoso.

De pronto, un gran animal les sorprende y salta de la maleza, con la insana y por otra parte natural intención de “llevarse algo tierno a la boca”. Es un zorro, al que bautizaron como Fezzik, y esta hambriento. Un conflicto de lucha animal tiene lugar. El objetivo de los ratones es simple “demostrar al zorro que no son una buena opción, ni son una buena merienda ni van a permitirlo”. Falomir avanza sin dilación y empieza a dar espadazos al zorro para mantenerlo a raya y que no ataque a sus compañeros. Robert, se protege detrás de él visiblemente nervioso. Mientras Vlada saca su única redoma de veneno paralizante de araña y lo esparce sobre el hacha de Boli. Esperan que el veneno les de la suficiente ventaja. Es un veneno bastante potente para un ratón, pero para un zorro tal vez sea escaso. El zorro no se amilana y prosigue sus zarpazos. Es Astuto, y sabe a quien debe eliminar. Entonces, hay una lucha encarnizada. Los ratones saben que les es imposible huir debido a lo embarrado del terreno, así que no les queda otra opción que aguantar e intentar hacer huir al zorro. El primer hachazo de Boli, gran Cazador, hace que el veneno de Vlada afecte al zorro. Fezzik esta algo mareado y sus ataques ya no son tan certeros. Es su única oportunidad de salir con vida. Falomir y Rober sufren en sus carnes los ataques del Depredador Fezzik, de forma que están a punto de abandonarse a su suerte. Pero, en el clímax del combate, Boli balanceo su hacha y propino un certero golpe a Fezzik en su cara, dejándole una bonita cicatriz. Ese golpe hace entender, por primera vez, al zorro que estos ratones no son su merienda y huye con el rabo entre las piernas. A partir de ahora Fezzik es un enemigo para la patrulla y en un futuro piensa vengarse. La patrulla ratón celebra su épica batalla.

Prosiguen. Llenos de barro y enfadados, por fin, llegan a la aldea minera de Pebblebrok. Lo primero que hacen es acudir a la única posada de la villa a preguntar por Raymond y sus espadas. Casualmente el alcalde está allí jugando una partida de domino (por si no lo sabéis el dominó es un juego que les encanta a los ratones). Les cuenta que Raymond murió asesinado por el asalto de unos bandidos a las afueras de la aldea cuando este fue a recoger madera para reconstruir la aldea. Le robaron todas sus pertenencias de valor, excepto su ropa y las dos espadas. También les comenta su romántico idilio con Sylvie, una joven campesina del poblado. ¡¡¡Raymond había sido infiel a Alexia!!!. Al preguntar como llegar hasta la casa de Sylvie, el alcalde, les comenta que precisamente Oliver, su hermano, esta en la taberna.

Oliver, esta algo borracho. A regañadientes accede a llevarles hasta su casa, no sin antes tener ligeros problemas de orientación debido a su visible estado etílico. Una vez allí les abre una joven ratona, que les invita a pasar y les ofrece bizcocho. Falomir, como líder del grupo, intenta preparar a Sylvie. Tras una charla de presentación, le comenta, que su misión es recuperar las dos espadas para llevarlas de vuelta hasta Lockhaven y dárselas a su hijo. Sylvie se niega a entregarlas: “Irónico, ¿verdad? Las espadas, símbolo de las restricciones de la clase que nos separaron, ahora son mi único recuerdo de él. Alexia, su señora, quiere las espadas porque son una reliquia familiar. Ella tiene a su hijo… ¿por qué no puedo conservar yo las espadas?”. Falomir gracias a su Persuasión e insistencia consigue convencer a Sylvie, y visiblemente apesadumbrada les entrega las dos espadas, que guardaba con recelo en un baúl, entre llantos y lágrimas. Oliver, frunce el ceño, desaprobándolo.

Abandonan la casa y la patrulla ratón, antes de partir hacia Lockhaven, deciden investigar la extraña muerte de Raymond. Los rumores que corren por la aldea tienen dos teorías. La primera es que el culpable de la muerte de Raymond no es otro que Oliver. Desde su muerte, parece ser que no deja de hacer ostentación en la taberna e invitar a sus amigos matones a beber. No hay día que no acabe borracho como una cuba. La otra teoría, mucho más enrevesada, dice que su muerte no fue una casualidad. Alexia, su esposa, al enterarse de la aventura que estaba teniendo su marido con la joven Sylvie, envío a un grupo de matones a acabar con la vida de su esposo. Lo primero es el honor de la familia, y no podía permitir semejante ultraje. Inteligentemente, la patrulla ratón supo quedarse con la correcta, y la pista que les confirmo, fue que Raymond había muerto de un cuchillazo por la espalda; así que el asesino tenía que ser alguien de confianza, y Oliver, era su futuro cuñado.

Decidieron por tanto apresar a los culpables, y Boli empezó a anunciarlo en la taberna, para que así llegaran a oídos de los culpables. El anzuelo está lanzado. Estos nada más enterarse corrieron raudos y veloces a su casa a hacer un macuto con el que darse el piro; cosa que no hacía más que confirmar que eran ellos los culpables. La patrulla estaba preparada y les esperaban a las afueras de la aldea, con tan mala suerte, que no conocían la existencia de unos túneles por los que los culpables (Oliver y sus 3 amigos) huyen.

Enfadados, deciden regresar a Lockhaven. Tienen especial cuidado de no volverse a topar con Fezzik, aunque pierden las huellas del zorro; por suerte no se pierden, y logran retomar el camino, sin más problemas. Las dos espadas están en Lockhaven.

 PD. Puedes descargar esta aventura aquí.

Entradas relacionadas

3 Comentarios en “La Muerte de un Héroe (AP)

  1. Hola! Queria comentarte que los enlaces a las aventuras no funcionan (Ni de esta ni de las demás) ¿Podrias resubirlo o enviarmelo particularmente por e-mail? Tienen muuuuy buena pinta 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *