La Plaga Ardiente (AP)

Cuarta aventura de nuestra patrulla ratonil en la primavera de 1150. Es es el Circo Ratonpolis es donde les surge una nueva misión a la patrulla-ratón, el dueño del circo les pide ayuda. Tras el Festival de Musfire tienen que partir hacia poblaciones cercanas a la Frontera del Olor, primero a Gilpledge y luego a Dorigift, y necesitan que alguna patrulla ratón les escolte y les proteja de los posibles ataques. Basta con recordar lo que pasó el invierno pasado en Walnupeck para que sea razón suficiente.

El circo, con la inestimable ayuda de la patrulla ratón, se da prisa en recoger la carpa y reunir las provisiones necesarias para el viaje, congregar a los trabajadores y partir tan pronto como sea posible. El tiempo apremia. El show debe continuar.

El viaje será muy difícil, la maleza que ha crecido durante la lluviosa primavera oscurece la visión de la patrulla, y apenas tienen puntos de referencia con los que guiarse. El camino hacia Gilpledge está bastante peor conservado de lo que se esperaban, y los mapas de que disponen posiblemente les sean de muy poca ayuda. El camino aparte apenas se puede ver o seguir. Aparte, por si esto no fuera poco, la última tormenta ha derribado algún que otro árbol que impide que los pesados y grandes carromatos del circo tengan problemas para proseguir su camino. Es necesario fabricar algún tipo de artilugio o herramienta improvisada, con la que poder cruzar el obstáculo.

Gracias a una buena idea de Vlada, con la inestimable ayuda del Dr. Mortimer y Robert, y sus conocimientos Científicos, logran mover un gran tronco de un árbol que impedía el paso de los carromatos. No fue ni mucho menos una tarea fácil, pero lograron elevar algo el tronco y buscando un punto de apoyo movieron el árbol girando sobre su propio eje.

No sin grandes problemas logran llegar, sanos y salvos, a Gilpledge. La imagen es desoladora. Una terrible enfermedad, a la que sus habitantes han bautizado como La Plaga Ardiente, ha llegado a la pequeña e idílica comunidad de Gilpledge. Empezó calladamente, los ratones volvían a casa quejándose de abrasadoras heridas y una sed insufrible. Poco después de esto, se diezmo el ganado del pueblo del que dependían en gran medida para subsistir, como consecuencia de una enfermedad desconocida y sus cosechas empezaron a pudrirse en los campos.

A su llegada la situación es crítica, muchos ratones están postrados semiinconscientes en una cama. Los síntomas de esta plaga son fiebre, ardientes dolores musculares, inflamación de la garganta asfixiando a la víctima, fatiga y, de no tratarla médicamente potencialmente, la muerte. Esta plaga, es mortal. Así que hay que asumir que cada ratón en Gilpledge o bien está Cansado o bien Enfermo. Si un ratón no está Enfermo y no ha contraído la enfermedad, está encargándose del cuidado de otro ratón. Esto ha hecho que esta población se haya colapsado por completo, no se pueden alimentar o cuidar de sí mismo, y mucho menos mantener sus obligaciones comerciales ratoniles, así que la Plaga Ardiente consume cada día que pasa sus escasos Recursos. En la actualidad tienen graves problemas de suministros y sus almacenes de comida se encuentran casi vacíos. Y por si fuera poco, esta peste ha minado las fuerzas de los valerosos ratones que defendían al pueblo.

Así que hay que actuar rápido y encontrar como erradicar (o al menos detener) la Plaga Ardiente, y conseguir que la gente enferma se recupere. Es un Conflicto al que deben enfrentarse muy complejo. Mientras Boli se encarga de encontrar suministros no contaminados para dar de comer a la gente de pueblo (y de paso seguir cultivando su orondo cuerpo), Vlada con la ayuda de Jazmín tratan buscar remedios naturales eficaces con las que atacar la enfermedad. Sin embargo, a pesar de su esfuerzo, los brebajes basados únicamente en las hierbas de Jazmín no funcionan todo lo bien que debieran; así que nuevamente Vlada como aprendiz de entomologo, intento añadir algún remedio basado en alguno de sus insectos. El problema de todo radicaba en que los pozos de agua estaban envenenados. La respuesta final la encontró en el pulgón verde del manzano (Aphis pomi) del que pudo extraer una encima con la que tartó y anuló el envenenamiento masivo al que estaban sometidos los ciudadanos de Gilpledge.

Una vez la cosa se estabilizó, Vlada, no cejó, y quiso estudiar más a fondo las aguas de Gilpledge, llegando a la conclusión de que no había sido algo casual, y que la mano de alguien (o algo) estaba detrás de la plaga. El agua estaba envenada y el veneno había sido extraido de la Araña de arena de 6 ojos (Sicarius), una de las arañas más venenosas que se conocen y que casualmente habita en terrenos desérticos fuera de la Frontera del Olor; dato que Jazmín, pudo corroborar.

Robert, aprovecho para recuperar su Cansancio acumulado en las últimas jornadas. A pesar de un ser un pietierno, estaba participando como el que más de estas peligrosas aventuras, y su cuerpo no lo había resistido tan bien como en un principio pensaba. Falomir, también se recuperó del Enfado que llevaba acarreando desde su intento de desenmascarar a los trileros en el Festival de Musfire.

Boli, quiso recoger unas grandes moras con las que hacer un pastel con el que celebrar la victoria ante la adversidad, pero en esta ocasión, su pericia como Cocinero no fue tan buena. La tarta estaba algo más dura de lo habitual. Luego, ante lo descubierto por Vlada, acudió junto con él, a los pozos de agua a investigar, y gracias a su pericia como Cazador y la ayuda de Vlada, encontró como había unas huellas de un grupo de seis Comadrejas que se internaban en el interior de una cueva cercana a Gilpledge, por donde pasaba un río subterráneo de donde se abastecían los pozos de la población. Era evidente, desde allí es donde habían envenenado a la población con “La Plaga Ardiente”. Así que en un arrebato de venganza, quiso devolverles su envenenamiento a esas malditas Comadrejas. Envenenó a un animal como cebo y lo puso en la entrada de la cueva para ver si picaban su anzuelo. Horas después el animal había desaparecido, así que esta siendo parte del menú de las Comadrejas, que sin saberlo, estan probando de su propia medicina. Jaque mate.

 PD. Puedes descargar esta aventura ratonil aquí.

Entradas relacionadas

One thought on “La Plaga Ardiente (AP)

  1. Y el quid de la cuestión es… ¿habrán acabado con el peligro de las comadrejas? ¿deberán nuestros valerosos roedores enfrentarse a tamaños adversarios?… to be continued…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *