Toledo 1085

Portada Toledo 1085

Toledo 1085, es el primer juego editado por Javier Jesus Domínguez Cruz (hensi en la BSK). Fue uno de los juegos finalistas del primer concurso de diseño de juegos temáticos de EDGE. Así que, una editorial empiece a apostar por autores españoles ya es de por sí una magnífica noticia. El juego es íntegro “made in Spain”, ya que los ilustradores:  Antonio Bravo, María Corredera y Esther Sanz, también lo son. Así que todo queda en casa.

OBJETIVO DEL JUEGO

Cada jugador representa a un noble de Toledo. El objetivo del juego será conseguir ser el noble que más fomente las tres religiones (cristiana, judía y musulmana) y el crecimiento de los distintos sectores de influencia de la ciudad. El jugador con mayor número de puntos de prestigio al final de la partida será el ganador.

Las cartas que van consiguiendo los jugadores se obtendrán mediante sucesivas rondas de subasta. Cada jugador, conforme las vaya obteniendo, irá configurando los distintos sectores de influencia de la ciudad.

Cuando un jugador obtenga al menos 10 puntos de prestigio (pp) en cada uno de los 4 sectores de influencia se terminarán de subastar las cartas que queden de esa ronda y finalizará el juego.

Luego, habrá que aplicar unos modificadores finales al jugador que haya finalizado en primer lugar los cuatro sectores de influencia, y dependiendo del número de sectores totales con las tres religiones.

COMPONENTES

Los componentes me parecen correctos.

Cartas

Las cartas tienen unas ilustraciones bastante buenas, pero encuentro que la iconografía no es la más acertada, y sobre todo, la usabilidad de las cartas, en mi opinión, es bastante floja. Los iconos son muy pequeños, poco resaltados, y en ocasiones poco claros e intuitivos (a mi, a una cierta distancia, por ejemplo, me costaba identificar el acuñador de monedas y el prestamista, y diferenciar ambos). Si tenemos en cuenta que hay que estar haciendo continuas cuentas y mirando las cartas que los oponentes van colocando en sus sectores de influencia, hace que no sea demasiado cómodo. Aparte, por poner otra pega, las cartas no tienen un formato estándar de magic, son algo más pequeñas (tamaño FFG), por lo cual si quieres protegerlas tendrás que adquirir las fundas apropiadas. Así que cuenta con ello.

Además, trae 30 marcadores de plástico de FFG, en tres colores (oro, plata y cobre) de gran calidad (si conoces el mercado azteca de Melo editado por NestorGames son similares, pero con colores metálicos).

El manual de reglas creo que es demasiado extenso para lo simple que es el juego, creo que se podrían haber explicado con mucho menos texto, yendo al grano, y además la letra es pequeñísima y en ocasiones algo ilegible (será que nos hacemos mayores, pero cuesta leerlo con comodidad). Hay alguna incongruencia en las reglas, como por ejemplo, que las tres religiones den un bono de +2 para llegar a los 10pp y luego vuelvan a contarse para ver si recibes negativos o positivos dependiendo de los sectores de influencia donde lo hayas conseguido, no se, lo encuentro poco lógico y elegante.

EL JUEGO

Se trata de un juego de subastas, puro y duro. Es una subasta donde se va pujando siguiendo el sentido anti-horario, hasta que todos los jugadores menos uno pasan. Primero se subastan cartas descubiertas, una a una, y luego se subastan un número de cartas (que depende del número de jugadores) ocultas (se van desvelando, una a una). Para ello disponemos de dineros (oro, plata y vellón). El dinero en el juego es un sistema estable, quiero decir con esto que nunca se añadirán nuevos contadores al juego que los iniciales (en todo caso, algunos se trasformaran en mejores gracias al prestamista y el acuñador de monedas, o se robaran a un oponente gracias al pícaro).

Hay cuatro sectores de influencia (icono de la derecha): cultura, comercio, religión y ciencia. Luego hay un quinto símbolo que representa la nobleza, y que es un comodín (puedes usarlo como cualquiera de los cuatro anteriores).

La gracia del juego consiste en ir acumulando cartas de estos tipos y combinándolas entre ellas (por ejemplo, si consigues en un mismo sector de influencia que haya cartas de las tres religiones (icono de la izquierda) será inmune ese sector y recibirás +2 pp). Cada carta tiene un valor de 1 a 4pp (valor de la derecha). En el momento que en cada sector consigues 10pp (incluyendo el bono de las tres religiones) la partida finalizará.

Y además, hay cinco tipo de cartas que hacen cosas especiales, en el juego las llaman cartas comunes: pícaro, bufón, heraldo real, acuñador de monedas y prestamista. Estas cartas sirven para interactuar un poco en el juego con los demás jugadores. El pícaro servirá para robar 1 vellón a un oponente, el bufón elimina una carta en un sector de influencia de un contrario, el heraldo real te permite si lo deseas intercambiarlo por una carta jugada en un sector de influencia del contrario y el acuñador de monedas y el prestamista mejoran una de tus monedas haciendo que valgan más para una única puja.

PROS

  • Es bonito. Las ilustraciones lo mejor.
  • Que sea de un autor español, galardonado en un concurso de diseño de juegos de una empresa española.
  • Su precio. Cuesta 19,95 euros, que si bien es algo caro, creo que es dinero bien invertido.
  • Su escalabilidad, funciona con 2, 3 y 4 jugadores.
  • Es relativamente sencillo añadir nuevas cartas comunes que den un giro de tuerca al juego (¿expansión a la vista?).
  • Estas en tensión continua, no hay respiro.
  • Tienes que estar pendiente de lo que van consiguiendo los demás, así que si no te gustan los juegos de ir contando en tiempo real, ten en cuenta que no es tu juego.

CONTRAS

  • La comodidad y usabilidad de juego. La iconografía debería ser en mi opinión más clara, con mayor contraste y más grande.
  • El tamaño de las cartas (para mí es un punto en contra tener que comprar fundas “especiales”), y tal vez, este sea el verdadero problema de la usabilidad del juego.
  • Que EDGE haya tardado más de dos años en publicarlo.
  • No tengo muy claro la rejugabilidad el juego. Creo que es el típico juego de cartas que acaba cansando a las pocas partidas. No creo que salga mucho a mesa.
  • No es demasiado innovador, de hecho recuerda a otros juegos (sin ir más lejos me recordó cosas a mi Praga 1600).
  • Echo en falta alguna carta común diferente. Cinco se me tornan pocas, además algunas son muy parecidas.

MI VALORACIÓN: 6.5.

Hay algún detalle en el juego que me ha parecido interesante, por ejemplo, que no se reciban cambios de moneda, con lo cual hay que jugar en todo momento con el tipo de moneda, y el hecho de poder mejorar alguna de ellas, hace que el juego sea como mínimo curioso.

Entradas relacionadas

2 Comentarios en “Toledo 1085

  1. Hola,
    Me ha gustado la reseña, solo comentar que para dos no creo que sea ideal, ya que es obligado pujar en turnos alternos interese o no. E acabas quedando muy rápido sin dinero y con apenas 5 cartas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *