Esnobismo lúdico

Tempus Fugit

Lo primero un preludio con algo de historia sobre el término. “Un esnob (anglicismo de snob) es una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos o de clase social alta; para aparentar ser igual que ellos. Deseosos de pertenecer a la élite, los snobs tienden a reproducir el comportamiento de una clase social o intelectual la cual consideran superior. Muchas veces, imitan las características de esta clase, ya sea de lenguaje, los gustos, modas y estilos de vida. Al mismo tiempo, tratan con desprecio a los que consideran inferiores” (sacado de la wikipedia).

Bien, pues bien, dado la espiral lúdica o segunda época dorada en que nos vemos inmersos en la actualidad en España, parece ser que hay una hipotética clase intelectual que considera que cualquier juego que tenga más de 6 meses de existencia deja de ser interesante y de salir a mesa. Simplemente, parece ser que el canon dictamina que un juego de mesa tiene esa fecha de caducidad (aunque por suerte varía en cada uno) y pasado este tiempo directamente se convierte en un ser apestado del que se huye y se reniega.

No entiendo la razón o ese ansia de tener que comprar compulsivamente cualquier novedad que salga al mercado que venga precedida de un mínimo hype (de esto hablaré en otro artículo que también da para mucho). Y es más, hay que jugar y probar todo que sale al mercado, y si puede ser compulsivamente y rodeado de más personas de la élite, con las que te sientes como pez en el agua y con las que utilizas una jerga especial para comunicaros entre vosotros, mejor que mejor. Basta con acudir a cualquier jornada medianamente populosa para darse cuenta que siempre hay un grupúsculo de gente (los reconoceras fácilmente porque suelen llevar las bolsas de juegos más grandes o incluso algo más sofísticado como carros de la compra o troleys) que tiene la necesidad imperiosa de tener que probar, jugar y destripar cada una de las novedades en el mercado. Desconozco si en lugar de esnobismo de lo que estoy hablando es de una adicción médicamente tratable. Lo que sí que tengo claro es que, sea como sea, quienes logran su meta liberan en este placentero proceso gran cantidad de endorfinas –las que además refuerzan o potencian su sensación de bienestar–.

Por favor, dime que no tengo razón y que lo molón no es jugar al último juego que ha sido premiado, o a ese que más rápidamente ha ascendido en el top de BGG, o al que se va a publicar en unos meses, sí o sí. Dime que no hay gente que disfruta leyéndose cada uno de los reglamentos que se van liberando de las novedades  lúdicas y, una a una, todas las reseñas y videoreseñas que nacen en la red de redes. Hay una sensación (posiblemente falsa) de necesidad. Dicen que el saber no ocupa lugar, ¿pero es necesario llevarlo a un punto tan extremo?

Y digo yo, y esto para mí es lo más grave (al fin y al cabo yonkis siempre ha habido y habrá), ¿significa esto que los demás juegos pasan a convertirse en mero cartón-piedra o artículos de decoración? Esta forma de mimetismo social o manera de actuar no deja de sorprenderme, ¿qué ha sido de ese romanticismo de disfrutar y jugar regularmente al mismo juego? ¿Cuándo eras niño no disponías de una ludoteca de 100 juegos y no jugabas a diario? ¿La culpa de todo la tiene el neocapitalismo? ¿Realmente valoramos en su justa medida cada juego que poseemos en nuestra ludoteca? ¿Es necesario comprar y comprar cada una de las novedades que nos ofrecen en el mercado? Haz acto de conciencia y respóndete a esta pregunta internamente, ¿te compras y pruebas cada uno de los yogures que pueblan la sección de refrigerados de tu supermercado habitual? Si la respuesta es negativa, créeme eres un esnob lúdico.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

22 thoughts on “Esnobismo lúdico

  1. Pienso que a muchas personas que lean este texto les costará reconocerse aunque se les está describiendo a la perfección. El consumo puede convertirse en una adicción y mi opinión sincera es que toda modalidad de coleccionismo tiene algo de adicción y compulsión por comprar, por «adquirir» nuevas piezas.

    Comprar todas, o casi todas, las novedades en juegos de mesa que salen al mercado y tenerlas aparcadas, sin jugar o incluso sin desprecintar, dice muchas cosas de este tipo de personas… como mínimo, que disponen de un poderoso sueldo y que tienen todos los números para padecer un trastorno de ansiedad.

    Eso sí, yo últimamente sólo juego a prototipos… por lo que habría que añadir una nueva clasificación: el metaesnob lúdico 😉

  2. Hombre, comprarse todo lo que sale al mercado hoy en día es casi imposible, porque salen centenares de juegos. Y además a qué precios.

    Demagogia aparte, estoy de acuerdo contigo. Existe esa tendencia esnob en los juegos y en la sociedad en general.

    Todos estamos impregnados de ella, pero lo que debemos hacer (creo) es controlarla.

    Por ejemplo, yo me compré el Troyes como novedad en Essen (porque el autor me interesa y el juego prometía) y me parece un juegazo en toda regla, que no voy a dejar de jugar en mucho tiempo.

    No obstante, también me gusta jugar al San Marco, al Manila, al Colosseum, al Ticket, al Caylus…

    Últimamente compro muchos juegos, pero no sólo juegos nuevos, mayoritariamente compro juegos antiguos «nuevos para mí».

    Creo que mi moderación respecto a lo nuevo (estoy haciendo una reflexión en voz alta) -por ejemplo en Essen compré 2 novedades y 5 antiguallas- demuestra lo que dije antes:

    a todos nos gusta lo nuevo y cada debe poner límite a su autocontrol, el cual es inversamente proporcional al esnobismo.

    Saludos

    Mr. Meeple

  3. Magnífica entrada. Creo que has resumido, con un punto de ironía más que adecuado, algunas de las impresiones del reciente post de labsk sobre el tema. Yo creo que algo de ello hay. Mi prueba personal es comprobar como resulta más difícil sacar a mesa algunos juegos prestigiosos pero ya con unos años, frente a cualquier novedad. Y no digo con gente que ya los ha jugado (mucho o poco), sino con gente que ni los ha probado ni, en algunos casos, tenían noticias de ellos. Todo eso es quizá «normal» y eso es «quizá» lo triste del asunto. Muy buena entrada, sí señor.

  4. perec, créeme que me costo morderme la lengua para que esa ironía NO pasará a ser mofa. No era mi intención, ni mucho menos. Si yo también tengo (o mejor dicho he tenido) mi puntito de esnob. Lo dice uno que tiene 700 juegos en su ludoteca.

    Mr. Meeple, si juegas al San Marco, Manila, Colosseum, Ticket to Ride y Caylus frecuentemente, algo es algo.

  5. Oye, pues luego me criticais por jugar al Age of steam o al Race for the galaxy siempre en las jornadas xD

    Yo no creo que haya tantos snobs, primero porque debe ser muy cansado y agotador y segundo porque creo que mayoritariamente es una etapa transitoria de cuando se llega al hobby, ves por encima los clásicos, juegas a algunos (no todos estan reeditados y el hobby tiene menos clásicos que los que puede tener el cine por ejemplo) y empiezas con el acumulacionismo y a filosofar sobre el alma de los juegos. Buscas las novedades con desesperación, igual que aquel chico que criticas por estar atento a los desfiles de moda y últimas tendencias, te compras mucho, te lo pasas bien pero te falta aquel punto y al final bajas el accelerador de la compra porque ya tienes mucho juego. Eso depende de cada persona, a mi me pasó al pasar hace dos años de 300 juegos conseguidos en poco menos de 4 años, ahora tengo 380 y cada vez el ritmo de compra es menor (y tambien me he vuelto a enviciar a magic). De hecho también se podria decir lo mismo a quienes miran los spoilers de cada ampliación de magic (y yo cuando tengo tiempo los miro por encima colección si, colección no hasta que me agobio, normalmente no llego al rojo y al verde xD).

    Bueno en resumen, que todos los que vivimos en el mundo occidental hemos crecido con el consumismo, y sea este hobby o otro nos dan ataques al principio de consumismo (estamos programados para ello) hasta que la curva se convierte en linea y hacemos un mini burnaut de esos. Buscamos en los objetos de forma insconciente estilos de vida y una forma de poder reflejar en ellos aquella cosa que nos han dicho que debemos ser y que en definitiva tendria que tener ese objeto. Vease cualquier anuncio, incluso de muchas comestibles si son con un minimo de calidad, no te venden un producto sino que te venden un estilo de vida y/o una personalidad.

    Como me enrollo, sera la cercania de navidad. ¡un saludo a tod@s!

  6. Felicidades por la entrada. Comprar más de 6/8 juegos nuevos al año, lo encuentro una absurdidad, porque nadie tiene tiempo para disfrutarlos… a menos que seas «diletante» :).
    Con mi ludoteca actual tengo suficientes para jugar «varias vidas intensamente»

    ACV

    PS: Una analitica reciente me detento las endorfinas bajas ¿Doctor, tendre de abandonar el Civilización y el ajedrez? 🙂

  7. La verdad es que probar cada una de las novedades puede llegar a ser agotador.Personalmente el tema de querer probar un juego nuevo, no creo que se trate de snobismo, es simplemente una forma de moda, como quien va a comprarse el último modelito en las tiendas de moda, o el que sólo va ver la última novedad que se ha estrenado en el cine, ignorando reposiciones, filmoteca u otras películas que buen seguro le gustarán más. Hace tiempo pregunte en la bsk el tema de promiscuidad en los juegos y me quedé sorprendido de ver el alto porcentaje de gente que solo juega una partida (o muy pocas a cada juego), en mi opinión más que jugar los coleccionan.

    En la linea que apunta WKR tambien es muy sorprendente la cantidad de personas que van es busca y captura de la novedad (para su compra), llegando a pedirla en preorder, directamente al autor, simplemente para que les llegue con 1 una semana de anticipación, eso si, si se les olvida de hacerlo, una vez se puede encontrar en las tiendas, ya no se la comprarán. Eso si lo podría calificar de snobismo

  8. En mi opinion mezclas el tocino con la velocidad. Lo llamas esnobismo cuando en realidad lo que críticas es el acumulacionismo/consumismo sin medida. ¿si me compro 100 juegos en un año anteriores a 2005 soy esnob o no? Yo no veo esa «minoría intelectualmente superior» considerando las novedades como lo único interesante, más bien al contrario. Veo mucha gente con muchas partidas a sus espaldas quejándose de que las novedades son refritos de cosas ya vistas y desechandolas por ello.

    Saludos

  9. Se parte de un error de método. No creo que tenga que ver el concepto de snob con el consumismo. Se puede ser perfectamente snob y no consumir nada, e incluso preferir los juegos del pasado a los actuales.

    Se puede ser un consumista voraz y ser perfectamente abierto a cualquier tendencia.

    Si que estoy de acuerdo que hay snobismo lúdico, pero no por el tema consumista, sino por un tema tribal, pero también tengo claro que el snobismo en los juegos es una consecuencia de algo más general, no es nunca una causa per se.

    Lo siento wkr. Acepto que un consumismo «a la moda» puede ser un síntoma de perversión del mundo lúdico por otras razones (pérdida de calidad en juegos y jugadores por masificación por ejemplo), pero no tiene que ver nada con el snobismo. Más bien todo lo contrario.

  10. Es un tema peliagudo, estoy de acuerdo con Bru en que más que un tema de consumismo es un tema social, que en las comunidades de internet por sus características se agudiza aun más… hay que ser el primero en descubrir un nuevo juego, en probarlo, dar nuestro veredicto, etc… para conseguir el aprecio, el reconocimiento o el respeto de nuestros iguales, los que tienen las mismas aficiones que nosotros, en ese sentido todos, en mayor o menor medida, todos somos pecadores.

    El problema puede venir cuando el «disfrute» de jugar termina siendo algo secundario frente a ese «metajuego» social.

    haciendo una analogía es como si un experto en arte ante un cuadro solo pudiera pensar en la composición, las luces, la gama de colores, el estilo, etc.. para publicar un estudio en una publicación prestigiosa y fuera incapaz de dejarse llevar por las sensaciones que la obra de arte provoca.

  11. No es propio del mundillo de los juegos de mesa, sino de la sociedad en general. Cualquier peli que tenga más de dos o tres años deja de interesar a la mayoría de la gente, no hay más que ver la tranquilidad con la que se suelen hacer spoilers de pelis que ya hayan llegado a videoclub, porque se da por hecho que todo aquel que quisiera verlas ya lo habría hecho. Si en una revista de videojuegos regalan uno de hace un año, no importa lo genial que sea, a los jugones no les interesará porque su motor gráfico no es el último del mercado. Los best-sellers dejan de estar de moda enseguida; hay libros maravillosos de hace un siglo o más que ya casi nadie lee porque creen que en la literatura antigua no encontrarán el mismo disfrute que en algo escrito recientemente.

    Todo tipo de forma de ocio se ha convertido en lo mismo que la industria de la vestimenta (para mucha gente, afortunadamente no toda): lo que se lleva en cada temporada tiene que ir al baúl, la basura o la beneficiencia, porque no se puede llevar el año siguiente.

  12. De onda, que caradura de tu parte poner un post con este tópico. «Me gasté 100 EU en un pedido de bla bla bla…» «Tal juego es un aborto pq’ es un tiradados con tema pegado…» «Jugué este juego dos veces y lo voy a dar de baja…» y etcs varias.
    Si visito tu post es por los aportes que hacés, los cuales reconozco y agradezco, pero hay cosas que mejor ni leer.
    Julio César

  13. Tan esnob me parece lo que describes en tu artículo, como tu actitud; que te permites sentar cátedra y aleccionar a los demas, sobre como se debe jugar, sobre que se ha de comprar, como se ha de jugar y que juegos ha de tener uno en su ludoteca. Despreciando la actitud de los que no hacen/opinan lo mismo que tu…..

    Esto no es esnobismo???

  14. master_de_frikiverso, en ningún momento he despreciado la actitud de nadie, ni siquiera he dado yo mi opinión. Me limité a ironizar sobre el hecho. Además, nunca he sentado cátedra ni pretendo hacerlo. Eso se lo dejo a otros.

    Fran, sí el del carro de la compra eras tu. 😀

  15. Vaya, pues yo con juegos de mesa no tendré el problema, pero me ha hecho gracia el ejemplo último que has puesto…¡porque yo si compro una nueva clase de yogures en el super en cuanto los veo! xD eso sí, después de probarlos es posible que no los compre nunca más y siga consumiendo los de toda la vida 😛

  16. Vaya, vaya, aquí por poco a corrido la sangre. Yo llego un poco tarde, casi para recoger cadáveres. Desconozco el caso-ejemplo snob, pero claro yo vivo en un lugar remoto, pero cuando residía en la capital, de todo encontrabas; y más rebuscados que para temas lúdicos. Probablemente ahora suframos una moda con lo bueno: más juegos, más jugadores; y lo malo: snobs-gurús efímeros y juegos mediocres sacados a toda prisa (esto siempre lo hubo en menor medida). Respecto a cuando la aficción se convierte en adicción, si quiero decir que: ésta por lo menos me parece más barata que otras opciones de ocio como los videojuegos, con opciones más amplias de recuperar tu dinero cuando te arrepientas de tu compra o de tu escalada de compras, y que nunca podría acabar pensando egoísta porque salvo contadas excepciones siempre necesitarás otro para aprovecharla, que además de jugar te puede advertir que ya los juegos que acumulas no dejan sitio para una quedada en casa. Por favor, no nos peleemos. Somos pocos, acabemos mal avenidos. Wkr, no te quiero hacer la pelota, pero al que no le guste esto… que no lo empañe, para tener esto al día hay que echarle sin falta un rato con frecuencia. Un saludo.

  17. Quiero corregir esa frase que casi no se entiende:
    «Somos pocos, NO acabemos mal avenidos», el NO era importante, y que sirva esto como insistencia en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.