El Ludomatón: Pedro Soto

El Ludomatón

Pedro Soto

Tras “mis” fiestas del Pilar proseguimos con El Ludomatón. Hoy le toca el turno a Pedro Soto (conocido en la BSK, como Randast). Santanderino de pro y el mayor embajador de los sobaos pasiegos “El Macho” (allá donde va, regala, y doy buena fe de ello).

Con permiso de Chechu Nieto (al que dedicaremos un Ludomatón los próximos días), uno de los autores gráficos e ilustradores españoles con más proyección internacional en el mundillo de los juegos de mesa. En apenas dos años ha metido cabeza en los juegos de mesa (una de sus aficiones) y ha estado trabajando duro para conseguirlo. Entre otros de sus trabajos, ha sido la persona encargada de dirigir y coordinar las ilustraciones de los juegos de mesa de Águila Roja y es el ilustrador de MIL (1049), juego de Firmino Martínez, que próximamente publicará Homoludicus. El resultado de su trabajo es magnífico. Lástima de ese L’Esprit de Marie Antoinette.



1. El juego que te hizo descubrir el gusto por los juegos de mesa. 

Siendo pequeño, descubrí el gusto por los juegos de mesa con el “Misterio” y el “Imperio Cobra” (me encantaban las ilustraciones que tenían todos los juegos de CEFA). Siendo más mayor, lo redescubrí con el Catán, suena clásico, lo sé… pero me sigue pareciendo un gran juego a pesar de sus años.

2. El juego de mesa más perfecto de la historia.

Uau, que solemne. Creo que me quedaría con el “Puerto Rico” o el “Agricola”. Cuando ambos estaban en liza por ocupar el puesto número 1 de la BGG, yo no podía decidirme sobre cual me gustaba más. Uno tenía roles y el otro colocación de curritos. Uno tenía habilidades con los edificios y el otro habilidades en infinitas cartas que te auguran una rejugabilidad casi ilimitada… Al final era como cuando te preguntaban de niño si querías más a papá o a mamá .

3. El último juego que te ha entusiasmado y no te deja dormir por las noches.

La verdad es que si no he podido dormir alguna noche ha sido por trabajar en algunos juegos. La última noche sin dormir fue por acabar la portada del MIL (1049).

Pero si te refieres a entusiasmarme de verdad con un juego, creo que fue con el “Parthenon: Rise of the Aegeans”. Me parece un señor juegazo. Bonito, elegante de mecánicas, rápido de turnos (se juega practicamente en simultáneo), muy interactivo y con esa sensación de crecimiento y desarrollo que tanto me gusta. Me encanta lo diferentes que pueden resultar las partidas sólo por el orden en que salen las 4 cartas de eventos de cada año. Con esas 12 cartas (3 rondas de 4 cartas cada una) ya estás cambiando y adaptando tus estrategias para aprovechar sus beneficios o evitar los perjuicios.

4. Un juego de mesa para regalar.

Pues creo que el “Time’s Up” o el “Dixit” son apuestas seguras, aunque como los dirán mucha gente, añadiré el “GiftTRAP” que no hay otro party game con más pinta de convertirse en regalo (una buena maniobra de marketing), con esa caja y componentes. Lo malo es que es de esos juegos que cuando lo juegas con desconocidos no tiene sentido, así que mejor regalarlo a familias o grupos de amigos numerosos que es donde puede resultar más cañero. ¿Que pasó con esa idea de hacer una versión friki de las cartas?

5. Un juego de mesa que siempre debe llevarse de viaje.

Yo siempre llevo por algún bolsillo un “Nonaga” de Viktor Bautista porque me parece una absoluta genialidad. El año que le descubrí fui a una ferretería, compré arandelas, fui a un chino, compré una bolsa de esas de piedras de río decorativas claras y oscuras) y me puse a hacer paquetitos en bolsas zip pequeñas. Me tiré, esas navidades, regalando Nonagas a todos los amigos que veía y enseñándoles a jugar (es lo único que me faltó, añadir unas instrucciones en miniatura dentro de la bolsa). Lo malo de ese “packaging” es que las bolsas se oscurecían con el tiempo (no sé si por el roce de las piedras, de las arandelas o porqué) y hacían feo .

6. El juego de mesa perfecto para hacer amigos.

“Time’s Up”. Lo primero que tienes que hacer para socializarte es perder el miedo al ridículo y este juego te obliga a ello. Y añadiré el “Hombres-Lobo de Castronegro” porque es mucho más masivo y se puede jugar con cualquier baraja española en cualquier rincón.

7. El juego de mesa que odias que te guste.

El “Magic: The Gathering”. Yo empecé a jugar al Magic cuando la Revised Edition llegó a España en 1995 creo recordar. Entonces todo era estupendo, se lo enseñé a los amigos, jugabamos antes y después de nuestras sesiones roleras, quedábamos con otros clubes y montabas torneillos. Pero luego todo se jodió y se volvió de un abusivo y competitivo que asustaba, haciendo que la gente dejara de jugar en condiciones (con “ante” o apuesta como debía ser ) y que los jugadores más pequeñitos y que gastaban poco como yo, quedáramos fuera de juego.

Me parece un gran juego y aún rememoro las noches en que me pasaba creando mazos con mis limitadas cartas, y odio que me guste porque me da algo de morriña el volver a jugar aunque sé que ahora mismo, creo que no sabría ni ponerme al día con tantas ediciones y tantas habilidades y reglas nuevas.

8. El juego de mesa más rancio o cutre del mundo.

Si nos atenemos a nivel visual, te diría que el “Gloria a Roma” (antes de su reedición, claro) era el juego más cutre que he tenido la desgracia de ver con estos ojitos. ¡Si es que hasta venía en un tupperware!.

Si nos atenemos a juego en sí, mi experiencia más desagradable fue con el “Fits” de Knizia. ¡Qué cosa más sosa y con menos tensión, madre mía!. ¿Cómo se puede hacer una versión del Tetris tan aburrida y poco interactiva? Para jugar eso me juego un Tetris de verdad que al menos la velocidad aumenta tras cada pantalla.

9. El juego de mesa que te hubiera gustado diseñar.

El “Meureter”. Primero porque con él se inventó la mecánica de roles que es una de mis favoritas en el mundillo y segundo porque me encantan los juegos densos pero comprimidos en tamaño (algo que demuestra la habilidad de un diseñador no sólo por crear algo original sino por conseguir que su realización física cumpla unos estándares editoriales, en este caso, encajar como juego de cartas de Adlung Spiele).

Y para más inri, el diseño gráfico y las extraordinarias ilustraciones son del propio autor, Marcel-André Casasola Merkle, así que se puede considerar una obra completa de principio a fin.

(nota del entrevistador: l,a afirmación de que inventó la mecánica de “roles” es incorrecta. Sin ir más lejos, el propio Marcel-André Casasola Merkle dos años antes publicó Verräter).

Así también me hubiera gustado diseñarlo a mi, como una obra completa. Y si algún día me publican un juego diseñado por mi, intentaré también encargarme de las ilustraciones para mimar todos los detalles de la criaturita.

10. El juego de mesa más chorra, pero más divertido.

A mi me gusta mucho el Wicked Witches Way (“Güiquigüichigüey” que decimos por aquí ), me parece que tiene una presentación de las más bonitas que he visto y goza de una mecánica de rapidez visual con los dados que resulta muy divertida.

11. El juego de mesa que no entiendes como puede estar en el top50 de BGG.

Espera que vea el top50…

..

.

¡Ya!

Mira que me estaba costando encontrar uno pero de repente he visto la luz. Sin duda el “Dominion: Intrigue”. Además está en el puesto 7 mientras su padre el “Dominion” está en el 9. La verdad es que aunque el Intrigue sea un juego completo y no una expansión no consideraría a ambos juegos por separado (realmente es el mismo juego con otro disfraz). Es como, si por influencia friki, empieza a ganar puntos el Smallworld: Underground que no deja de ser un Smallworld con otro tablero y otras razas. Yo los consideraría a todos ellos “expansiones autojugables” o algo así.

12. El juego de mesa que te gustaría ver publicado en español.

Yo creo que “El Grande” debería estar en español. Además de porque es un gran juego que a pesar de sus años sigue pareciendo nuevo y de mecánicas frescas (que grande es el señor Kramer, madre), porque es un juego ambientado en la España medieval y creo que resulta raro que no lo tengamos publicado aquí. Eso sí, con una remodelación gráfica más actual y un mapa un poco más exacto a como era. ¡Me ofrezco para pintarlo todo! .

(nota del entrevistador: tengo entendido que hay una editorial española que compró los derechos para editar El Grande en español, pero dado el relativo fracaso de ventas de su primer juego, me da a mi que ya no habrá más. De esto hace ya más de dos años.)

13. Un juego de mesa descatalogado que te gustaría tener en tu ludoteca.

Ya por pedir, me gustaría un “Mutant Chronicles: Siege of the Citadel”. Es un juego lleno de figuritas basado en el universo de Mutant Chronicle que dicen que está muy bien. Siempre me ha gustado ese universo desde mi época rolera póstuma, lo que pasa es que quiero un juego bueno, no coleccionable y que dé para multitud de aventuras y escaramuzas de batalla y de esos no suelen salir sobre este universo.

14. Un juego de mesa que marcó una época.

Coñe, lo preguntas tan abstractamente que no sé que responder. Supongo que el “Catán” por ser el buque insignia del movimiento eurogame, aunque si pienso uno más reciente y de forma más concreta, puede que me quede con el “Dominion” por inventar una mecánica, la de construcción de mazos, que aún tiene que dar mucho juego.

15. Un top ventas.

El “7 Wonders”. A pesar de sus críticas me parece un compedio de aciertos de diseño y funcionalidad: es perfectamente escalable, fácil de explicar, partidas rápidas que piden revancha, los dibujos son de lo mejorcito, la sensación de ir construyendo y mejorando está presente… No sé, creo que es un auténtico bestseller porque como tal se ha preocupado por cuidar todos los detalles para gustar a todo tipo de jugadores y lo ha conseguido.

16. Un juego de mesa en solitario.

No suelo jugar mucho en solitario la verdad. Las últimas veces me eché unas partidas al “Agricola” a través de una interfaz en flash, java o algo así (es un coñazo preparar el juego en físico para jugar tú solo). Pero si tengo tiempo de jugar a juegos sólo, prefiero jugar a juegos casuales de ordenador, de esos de Big Fish, que te echas una partidilla en media hora o jugar al reto “Rompejarras” del Plants vs. Zombies donde he alcanzado un asombroso nivel 51 y siempre me sorprendo de querer volver a jugar para superarme. ¡Nunca me aburre!

Eso sí, tengo un “Onirim” que a ver cuando le doy uso.

17. Un juego de mesa que es una pequeña joya por descubrir.

“Uruk: Wiege der Zivilisation”. Es un juegazo de DDD Verlag en caja pequeña con cartas y cubitos de estética austera pero clara y con unos mecanismos (acciones y gestión de mano) que funcionan de forma precisa y rápida. En 60 minutos como mucho, desarrollas una civilización a base de inventos y construcciones mientras compites por el favor de los dioses o te defiendes como puedes de su ira. Una gozada de juego que no es más popular porque es de una empresa pequeña y la estética y alguna regla un poco más compleja, lo alejan del mainstream.

18. Un juego de mesa que cueste menos de 20 euros.

Como creo que he hablado ya del “Meureter”, mencionaré el “Iliad”. Es un juego de Dominique Ehrhard que bebe del sistema del “Condottiere” pero aquí le añade más chicha a las batallas y a las relaciones de las cartas.

19. Un juego de mesa que cueste más de 60 euros.

Madre mía, no he pagado tanto por un juego en mi vida (creo que lo más caro fue el Agricola en preorder y fueron 50€).

Por decir uno, digo el “Middle Earth Quest” (aunque yo lo compré más barato por la oferta española de Devir). Me ha gustado mucho tanto por componentes como por mecanismos de juego. Hay ideas realmente buenas en ese juego: el sistema de usar tu mazo de cartas para marcar el agotamiento y las heridas, el sistema de conexiones de influencia oscura, el sistema de combate…

20. Un print and play.

La verdad es que no hago mucho print & play, sólo de los juegos que diseño yo. Cuando empecé en esto de los eurogames si que hacía más. Además me tiraba muchas horas al ordenador traduciéndo juegos, preparando ficheros para que fueran más económicos al imprimir, etc… Recuerdo una adaptación en español del “Unexploded Cow” de Cheapass Games, una que quedó muy bien del “Grave Robbers From Outer Space”… pero todo eso fue al principio. Ahora, con el límite que tengo en los estantes y la de juegos comerciales por estrenar, me da mucha pereza construir juegos. Aunque he de reconoces que muchos de ellos tienen un aspecto prometedor. Como se nota que cada vez se cuida más la estética del juego.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

5 thoughts on “El Ludomatón: Pedro Soto

  1. Un ejemplo de esfuerzo y tesón por alcanzar un sueño. (Sueño que ha perdido, porque el hombre no para de trabajar por las noches :D).
    ¡Enhorabuena Pedro!

  2. Joer Pedro, hemos coincidido en mogollón de respuestas… Y lo del rompejarras ya me ha llegado al alma!

    Saludos!

  3. 😀 😀 😀
    ¡Cuanta buena gente por aquí!

    José Carlos, tío, que conste que sigo con la imagen visual en la cabeza de como pintaría L’Esprit de Marie Antoinette aunque siempre preferiría dibujar esa Mansión de los Doce que no sé si llegaste a terminar de alguna forma. ¡Qué gran conversación sobre el mundillo tuvimos y cuantas ideas interesantes surgieron! Que conste que aunque no fraguaran en su momento, nadie dice que no puedan retomarse 😀

    Gracias por tus palabras, Victor… quien te lo iba a decir a ti aquella tarde que nos conocimos cuando me vendiste un Stilchen que ahora iba a estar respondiendo preguntas cual celebridad friki 😀

    Chemo, sí que hemos coincidido sí. Y porque no conocía el Crokinole cuando le envié a Wkr las respuestas que si no fijo que le pongo como mejor juego de más de 60€… que viciada de partidas nos hemos tirado en Córdoba en casa de mi amigo Pako. Gran descubrimiento.

    La verdad es que es divertido esto de responder preguntas tan lúdicas y con lo que me suelo enrollar yo hablando (o escribiendo) me tiré un buen tiempo hasta completar el cuestionario. Estoy curioso por ver a cuantos frikazos más ha convencido el jefe para que entren en su Ludomaton.

  4. Hay una versión jugable de “La Mansión de los Doce”, pero la duración era inasumible, así que está guardado en un cajón. Quién sabe si algún día la retomo, el juego era divertido y diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.