logo

Panel de agradecimientos

Mostrar los mensajes que están relacionados con el gracias. Se mostraran los mensajes en los que has dado un agradecimiento a otros usuarios.


Mensajes - Lupus

¿Os acordáis de que el otro día me quejaba de las montañas, sus cañones encarrilados, su cristo de ZoCs y pa-pa-pa? Bien, pues aquello es uno de esos parques infantiles de la policía donde enseñan a circular a los niños en comparación con este PUTO INFIERNO.

No podía ser de otra forma, no obstante. The Wilderness... Si es que van ya avisando... red escasa de caminos, marchas penosas campo a través, ZoCs limitadas que contabilizan para el primer paso de flanqueo pero que luego se restan en el segundo, Astérix y Obélix correteando por caminos adyacentes a los romanos pero sin ZoC directa... Sólo falta Kurt, diciendo lo de "El Horror", y un guipuchi arroba-setas perdido por ahí.

¿Y qué decir del jolgorio multijugador? Esta vez hemos estado dos generales confederados bajo la tutela de Alberto, y 3 unionistas bajo el mando de Arkaitz. Reglas serias de mando: tan sólo te puedes comunicar con tu comandante supremo, y sólo si está en radio de mando, es decir, 3 hexágonos. Bua, ¡menuda sensación! Ese colega que debe venir a echarte una mano y se desvía porque le ha parecido interesante zumbar por otro lado; ese general de cuerpo enemigo que puede colapsar tu flanco pero no se da cuenta y nadie le puede avisar por no estar en rango; ese Alberto Romero jugando con esos riesgos calculados y nuestra inexperiencia; ese raid de caballería sureña que ha exterminado a una división unionista en cambo abierto como a Custer en Little Big Horn...

En fin, siete tiarrones disfrutando como unos niños, con ansiedad, victorias, derrotas, oportunidades y cagadas. Sin duda, una de las multijugador que más he disfrutado.


Yo me he pillado tambien mi primer OCS: Korea.

Algún consejillo para novatos?

Mi consejo es que vayas directo a la campaña. Se empieza con muy pocas unidades y es muy manejable. A medida que vayan entrando mas unidades en juego ya le tendrás cogido el truco. Te lo digo porque muchos de los escenarios son muy de guerra de atrición, y no son tan divertidos como la fase de maniobra inicial, aunque los escenarios "On The Naktong" y "Enter de Dragon" son muy divertidos.

en: 10 de Diciembre de 2017, 10:59:03 5 TALLERES / Manualidades / Re:Mi goban (Go, Weiqi, Baduk)

Lo compre hace como 3 o cuatro años
 24 euros

en: 07 de Noviembre de 2017, 13:02:15 6 TALLERES / Talleres / Tablero Go

Hola compis, cómo estáis?

Hace un tiempo que estoy dando vueltas a la idea de tener un juego de Go.
Sobre las piedras, si bien es cierto que me gustaría tener unas de buena calidad, no tenía tampoco mayor preocupación (para aprender unos garbanzos me servían :))
Pero sobre el tablero tenía mis dudas en cuanto a comprarlo online.. Me proveerían de una madera de calidad? El precio invertido en el tablero realmente estaría justificado? Todas estas dudas..

Pues bueno, después de más de un año pensando sobre ello.. Hace unos meses le comenté a mi padre esta idea, y de si sería posible hacerlo a través de "J", un amigo suyo cuya profesión es la carpintería.
Estuvimos hablando del juego, las medidas standard, etc y al final llegamos a unas medidas concretas para el tablero, de acuerdo con las piedras que iba a comprar.

Las piedras que finalmente compré fueron unas Yunzi convexas en la web frances aobo-shop, que si bien es cierto al principio me creaba dudas, os tengo que decir que son encantadores, la atención fue espectacular.
Y nada.. llegó el día mundial contra el Cáncer de Mama, así como mi cumpleaños y el tablero finalizado.
En principio desconozco si J podría realizar otros tableros por si alguien se anima, debería preguntar por el presupuesto (finalmente a mí me lo regaló mi padre), pero bueno, cualquier comentario es bienvenido

*NOTA: Me encuentro trabajando fuera de España hasta el día 17 Noviembre así que si queréis que añada aquí algún dato adicional, simplemente dejad un comentario y vamos recopilando, por ahora mi idea es dar el detalle de:

Tablero:
XX,YY cm - Ancho
XX,YY cm - Largo
XX,YY cm - Alto
    7,00 Kg - Peso

Celdas:
XX,YY mm - Ancho Celda
XX,YY mm - Largo Celda

Piedras
22,00 mm - Tamaño Piedras   

Aquí podéis ver la calidad de la madera, podéis ver que ha quedado espectacular:







Un abrazo,
Adri

en: 19 de Octubre de 2017, 11:15:17 7 KIOSKO / Reseñas escritas / La Bataille de Ligny (Reseña)


Un luminoso domingo de verano, justo antes de subirme al coche para ir a la playa me acerqué al kiosco para hacerme con algunas golosinas. Fue entonces cuando reparé en una nueva revista de entre las publicaciones que cubrían el amplio muro tras de mí. Era de figuritas llamada White Dwarf.


Era la número 3 y Teclis, el poderoso mago alto elfo hermano de Tyrion, aparecía montado sobre un dragón rojo empuñando su báculo dorado de cuyo extremo sobresalía esculpida una curiosa figura femenina algo ligera de ropa. A edades tempranas esos detalles cuentan.

Cuando no sabes de la existencia de nada más, Games Workshop es la fábrica de sueños de las figuritas fantásticas. Leyendo las páginas de su revista todo eran bondades hacia los juegos de la casa y cada título parecía brillar en promesas de una diversión sublime,  pero también inalcanzable vistos sus tremendos precios prohibitivos para la reducida paga de un niño. Pero eso no evitaba que devorase con anhelo cada artículo de la publicación imaginándome poseer alguno de sus coloristas ejército, aunque sólo contase con unas pocas miniaturas, y realizar con él atrevidas incursiones contra otras razas dirigidas por otros pequeños generales como yo.

EL pequeño Napoleón de mi interior ya daba muestras de su existencia y alentaba mi imaginación agrandando el ansia por jugar aunque por entonces aún se mantenía limitada. Hoy en día cuando mi madurez y el uso de la razón deberían dar ejemplo de un equilibrio y contención aprendido durante años. Pero por el contrario, ese Napoleón oculto se ha liberado finalmente, está completamente desatado y lanza miradas voraces hacia todo megalómano juego que se pone ante sus ojos, especialmente ahora que tengo un poco más de tiempo para dejarle explayarse en el campo de batalla con cualquier juego de guerra.

Pero por aquella época mi enfermedad aún no mostraba signos tan graves. Por entonces, miraba y remiraba encandilado el aura dorada que desprendían las fotografías de figuras de goblins cabalga lobos que a mis ojos lucían maravillosamente pintados. A su detallado modelado y a mi parecer estupendo pintado había que añadir las ilustraciones de las publicaciones que acompañaban su salida al mercado y el rico trasfondo que los rodeaban.

El mundo de Warhammer siempre ha tenido una gran personalidad, pocos juegos han marcado tanto una etapa de mi vida como este - creo que sólo lo supera el sacrosanto Magic -. Cada uno de sus personajes que aparecían en la revista White Dwarf nacía dotado al instante de una gran historia a sus espaldas que hacía volar la imaginación de los jugadores. Añadirlo a una lista de ejército lo imbuía enseguida de una carga emotiva especial. Tu ejército dejaba de ser anónimo y pasaba a narrar un nuevo capítulo de la historia de tal o cuál personaje.

Pero llegó el día que pude probar al fin algunos de los más representativos juegos de Games Workshop y la ilusión de diversión infinita se desvaneció al descubrir que pasaba más tiempo lanzando dados y sumando resultados que de deleitarme acercando mi cara a las figuras y contemplando desde todos los ángulos el perfil de los portentosos ejércitos que se movían con lentitud por el campo de batalla. Estos eran escasos en número de unidades, lejos de lo que prometían las profusas portadas de las cajas básicas. Además, la mitad de sus figuras eran reciclados de otros juegos de público más amplio como Heroquest o Battlemasters.

Comprobé con desánimo también que cuanto más bonita y destacada era una figura más rápido quedaba eliminada por ser el blanco de todos los disparos y ataques mágicos. Esto se hacía especialmente evidente en juegos como Warhammer 40000, cuando desplegabas con ilusión tu nuevo tanque en un tímido rincón de la mesa para que nadie reparase en él, con ganas de poder estrenarlo. Pero al primer turno era el blanco certero de algún arma pesada que lo hacía saltar por los aires pulverizado. No quedaba ni como resto de escenografía. De vuelta a la caja lo guardabas frustrado diciéndote para ti: Si yo sólo quería verlo correr por el campo de batalla un poco, sólo un poco...

De Warhammer Fantasy lo que más me gustaba era el movimiento de las unidades, contemplar las apiñadas filas de sus unidades formando bosques de lanzas en lo alto y muros de escudos al frente. Aunque soy valenciano no soy aficionado a los Moros y Cristianos, pero debo reconocer que sus formaciones dotadas con estandartes y músicos me recordaban a las fiestas de mi pueblo y es este detalle, el de las formaciones lo que más me agradaba del juego.

Ver cómo pivotaban las unidades preparándose para la carga, situarlas bien tras la línea de despliegue para conseguir ventajas frente a la posición de las tropas enemigas. Y en el encuentro crucial de fuerzas, cuando una carga vencía la moral de la unidad asaltada se producían cosas fantásticas: huidas desordenadas vencidas por el miedo y la derrota, persecuciones gloriosas que segaban la vida de todos los soldados enemigos, se efectuaban reencaramientos brillantes que podían darte la partida y demoledores ataques a los flancos y a la retaguardia del desorientado ejército enemigo. Ese pesado maniobrar de enormes unidades me fascinaba.

Por desgracia este sistema siguió evolucionando aparentemente inclinado a cumplir con las expectativas económicas de su empresa que apostó por figuras cada vez más grandes y donde las escaramuzas entre pocas figuras antes razonablemente asequibles pasaron a ser el vivo reflejo de lo que las portadas de sus juegos siempre prometían: vastas batallas donde no cabía ni un alfiler entre la marea de tropas, donde las infinitas lanzas y escudos formaban colinas y horizontes bajo cielos inyectados en fuego. Y claro, reunir tantas figuras tenía su precio en plástico y metal blanco. El resultado fue que me alejase de tan costoso mundo en aras de otros más asequibles.

Tuve una segunda etapa de Warhammer pero duró muy poco, y fue el feliz descubrimiento de este foro, la BSK, la que la interrumpió. Y es que el súbito conocimiento de la existencia de docenas de juegos que necesitaba tener desesperadamente para tener una existencia tranquila fueron una razón de peso. Con ellos perdí definitivamente cualquier interés por el mundo de Warhammer.

Pero alejarme de aquél sistema de juego lento, y opino que aburrido, no hizo que renunciase a jugar a ese nivel de combate táctico. No pedía que debiese ir necesariamente  acompañado de miniaturas, pero sí reflejar aspectos de las unidades como su vanguardia, retaguardia, flancos, donde las formaciones tuvieran un protagonismo capital. Dónde se encontraba el juego que reunía dichas características, no lo sabía. Aún.

Mientras compraba eurogames tenía un ojo puesto en eso que llamaban wargames, etiqueta poco clara en algunos títulos pero que ello no impedía disfrutarlos a placer. Fundamentalmente buscaba juegos de fichas y mapas hexágonados. Pero había tantos títulos, escenarios, épocas,  juegos de todos los tamaños y escalas, tantos sistemas diferentes, que me intimidaba empezar a estudiarlos. Pasé años formando mi ludoteca de juegos de mesa aproximándome poco a poco a sectores donde se empezaba a denominar títulos como wargames para ver si discernía entre ellos destacado ese GRAN juego de batallas tácticas que sí cumpliría con los sueños de ese niño de antaño. El pequeño Napoleón - ya no tan pequeño - se revolvía en protesta. Sabía que ese juego - o serie de juegos - existía. Ya estaba editado y me esperaba en alguna tienda a ser descubierto. Sólo había que encontrarlo. Fue entonces cuando solté a Napoleón que se lanzó como un perro atado demasiado tiempo y la búsqueda empezó. Hasta hoy.


La Bataille... La Batalla. Un gran título, sencillo y claro para un juego colosal. Me encanta usar esta palabra, parece especialmente hecha para este juego.

Batallas al detalle. Cualquier cosa que imaginé pedirle a un juego táctico lo tiene y con creces. Te sacia sin llegar a la indigestión. O tal vez no he tenido ningún empacho digiriendo su manual por haberme labrado en muchos otros, más duros aunque de proporciones más convencionales. Y ojo, que un juego emplee amplios mapas no quiere decir que sea más difícil que otros de tamaño más reducido.

Lo primero que te encuentras en la lectura del manual es la compleja organización de mando y la estructura piramidal de unidades de combate: cuerpos de ejército, regimientos, batallones, divisiones, compañías ... Es un placer averiguar cómo funciona, sus entresijos, visualizar en el campo de batalla los 15 hexágonos de diámetro de tu general del ejército que es a lo que alcanza su mando, ver que puedes extenderlo a través del resto de líderes en  radios más pequeños. Este aspecto del juego ya me entusiasmó, era nuevo para mí.

Luego viene el movimiento y con él todas las reglas de encaramiento y formación que me hicieron tocar el cielo. Cuanto detalle sin caer en la injugabilidad. Qué gracia en la forma en la que se resuelve el reflejar la formación en la que se encuentra una unidad dependiendo de su posición respecto al hexágono o hexágonos que ocupa.

Que cuente con muchas reglas no significa necesariamente que sea más tortuoso de jugar. Sí, Le Bataille... no es fácil de jugar, no es un juego introductorio, se pide que el jugador tenga un recorrido por otros juegos, sólo así la aproximación resulta más asequible para comprender el denso manual y a unir sus partes, ordenarlas en tu cabeza.


Hay que subrayar y esquematizar un poco para poner en un lenguaje más asequible lo que se presenta en densos e impenetrables párrafos en el reglamento.

Esta asimilación no se hace en una tarde ni con una partida al primer escenario, pero cada minuto que vives en el juego suma experiencia para el siguiente, y la curva de aprendizaje se allana con las ganas de jugarlo.

Soy de los que piensa que el tamaño del manual y la duración que exige un juego no importan, ni tampoco la mesa que ocupe. Si hay ganas e intención de jugarlo se encontrará la manera de hacerlo, sino sobre una mesa en el suelo, como cuando éramos niños. Si es de los juegos que cuando es tocado por un jugador que viene a darlo todo por disfrutarlo, sin peros ni prejuicios en la boca, el juego suena de una manera maravillosa. Valdrá el tiempo y dedicación que se le habrá brindado.  Y La Bataille es uno de esos juegos.
 
El corsé de sus profusas reglas no limita sino expande las posibilidades de juego de una manera increíble, las variables a tener en cuenta se multiplican y las decisiones también, y es la toma de decisiones lo que aliña y da personalidad a esta serie, lo que supone la victoria o derrota en cada rincón de su mapa.


No me atrevo a hablar de si La Bataille de Ligny cae más en la casilla de juego o simulación. Digamos que las mecánicas reflejan bien lo que representan. Para mí tienen la medida justa para provocarte las sensaciones de una batalla plasmada a través de tablas y dados y cuya secuencia de juego en el tiempo y espacio describe todas las luces y sombras de este barroco drama con olor a pólvora.

Por lo tanto dónde termina el juego y empieza la simulación es una cuestión que no alcanzo a ver, pues sumiéndome en las sensaciones que me da el juego no puedo cerrar el grifo de la imaginación que hilvana y junta la tragedia que se teje en cada rincón de este inmenso campo de batalla. Todo está bien contemplado en el reglamento. Ese detalle que algunos llaman simulación, esa riqueza que no tiene porque estar peleada con la jugabilidad es lo que me da aquello que Warhammer no podía a pesar de toda la gloria de su detalladas figuritas.

Infantería, caballería, cañones ¿He dicho cañones? Hacerlos rugir por las colinas, descontando con cada tiro la munición utilizada, teniendo en cuenta el vagón de suministros de éste que ha de estar emplazado a 3 hexágonos del cañón que abastece y a 5 de una carretera o vía para mantenerse suministrado. Un cañón que ha de ser montado en el sitio adecuado, encarado hacia el enemigo. Imaginas allí a su dotación, nerviosa, esperando el momento justo para dar muerte al frente de divisiones enemigas llenas de rostros anónimos, cuyos padres estarán en algún hogar del mundo esperando que sus hijos regresen sanos y salvos a casa. Un drama del que aprendes la triste historia y geografía de las batallas napoleónicas.

Aquí no hay nada que pintar, las fichas - counters - no tienen nada que envidiar a los colores que podamos conseguir con tintas, ricas paletas de acrílicos y osadas capas de pincel seco sobre superficies de plástico. Las fichas de La Bataille están bellamente diseñadas, sus colores perfectamente combinados, juntos son una fiesta para los sentidos, y en el vasto campo de batalla, inviable en la escala de Warhammer, ofrece un cuadro preciosista que hace agradables los momentos de espera mientras los demás jugadores hacen sus movimientos en el mapa.


Counters y mapa forman un marco perfecto para diseñar estrategias, blandir tus ataques y firmar tus victorias, tejiendo en cada uno de sus rincones dramáticos combates que bien valdrían ser contados.

La Bataille, no se juega, se vive. La Bataille no se olvida, sus partidas se recuerdan con precisión. La marea de fuerzas se queda grabada en el mapa: dónde se iniciaron arriesgadas cargas y donde terminaron la huida de orgullosos ejércitos que tras derrumbarse en retirada se revolvieron en su honor, y dieron frente de nuevo al horror reiniciando el combate. 

Con el rugoso tacto de los mapas, hecho de un papel muy poroso y del que me sorprende el  nivel de detalle y claridad conseguido en la impresión -no querrás ponerle una plancha de plexiglás para no privarte de su agradable tacto -, recordarás donde se llenaron los campos de cuerpos caídos el los combates más cruentos,  y dónde todavía parecen resonar los disparos de mosquetes, qué casas ardieron con los disparos e identificarás las torres de las iglesias que fueron testigos mudos de las fuertes apuestas en las vidas de sus soldados de los generales de los ejércitos.

En La Bataille no dices "Yo jugué a Ligny", sino más bien "Yo estuve en Ligny.". Y siempre querrás otra oportunidad para cambiar las cosas. Eso es lo que justifica hacerse con un juego de estas proporciones,  vivir en el cuadro que representa. Un juego que brilla desde el turno 1. No es como otros juegos donde estás preparando la eclosión de tu gran obra para el último turno, para justo en el recuento de puntos levantarte y decir "Olé! Yo primero". Aquí se trata de tejer una historia desde que tus soldados llegan con el uniforme limpio y blanco hasta que yacen en silencio amontonados y bañados por su propia sangre. Más bien terminarás diciendo "Yo luché en Ligny."

Y después de este juego del que me queda mucho por explorar, que me acompañará toda la vida, hay otro titulo que me aguarda, otro La Bataille pero terminado con la palabra Dresde, La Batalla de las Cinco Coronas, con Napoleón a la cabeza defendiendo la famosa ciudad. Este lo dejaremos para reyes, hay que empezar el año con epicidad. Y más a lo lejos pero no tanto como ayer su hermanada serie Battles from the Age of Reason con Fontenoy y Prague, pero eso será otra cima desde la que ver y disfrutar de este bonito hobby, será otra historia, y por supuesto, otra reseña ¡Muchas gracias!

Link a su página en BBG: https://boardgamegeek.com/boardgame/12897/la-bataille-de-ligny
Una completísima reseña sobre la serie La Bataille escrita por el compañero Tío trasgo: http://labsk.net/index.php?topic=100591.0
No me habia fijado en la portada del descent. Es bastante triste...

Mago anciano: oye baldric no te parece que la cosa esa esta un poco cabreada?

Baldric el guerrero: ein? Que cosa?

Mago: ese jodido dragon de 8 metros que debe llevar  km siguiendonos y que lilith nuestra elfa exploradora no ha sido capz de ver.

Lilith: schhhhh creo que hay goblins ahi delante.

Como aventureros los veo un poco empanaos

Pues hay más peña como tú, y en principio según comentan en la última actualización, Sí que habrá un 'late pledge' para que entre la peña, se pille add-ons si quiere, y que también servirá para aumentar el montante y desbloquear más cosas como al Van Helsing de Peter Cushing o El Cuervo.

Todo es preguntarles o si se pasan por aquí que lo vayan comentando.

en: 12 de Febrero de 2016, 15:24:38 10 KIOSKO / Wargames / Re:Guerra de wargames. Clasificación

Vamos a ver, yo me considero grognard de toda la vida. Posiblemente jugaba cuando varios de vosotros no habíais nacido aun (pero no todos, porque hay mucho vejete aquí  :D). Me encanta el IgoUgo, AH, SPI, y los juegos de semanas y complejidad brutal...

Dicho esto, creo que lo que salga aquí será importante para mi, porque, como dice el dicho "algo tendrá el agua cuando la bendicen". Es decir, si gana el Combat Commander, juego al que hasta el momento ni le he prestado atención, puede ser que me interese por él y le eche un vistazo.

Quizás me reitere en mi opinión de que no merece la pena, pero quizás le vea alguna cosa y me haga cambiar... yo lo veo así, una oportunidad para ver que juegos le gustan a la peña y curiosear un poco. Si no fuera por cosas así nunca hubiera descubierto el "Hearts and Minds", o incluso el TS por poner dos ejemplos paradigmaticos de juegos brutales que no conocía hace tiempo y a los que no prestaba atención.

Vamos, que siempre se aprende algo....  :P

en: 12 de Febrero de 2016, 14:30:03 11 KIOSKO / Wargames / Re:Guerra de wargames. Clasificación

Un viejo dicho recuerda: "nunca hagas una guerra de desgaste en Asia". Otro, menos conocido, dice: "no apuestes contra un siciliano cuando la muerte ande cerca". Pero el menos conocido aún dice: "no entres en una discusión con borat, que tiene las ideas claras y perseverancia infinita para defenderlas" :)

en: 11 de Febrero de 2016, 09:48:22 12 KIOSKO / Wargames / Re:Guerra de wargames. Clasificación

Aunque cada vez me interesa menos esto, y probablemente no participe en la siguiente vuelta, me permito hacer la reflexion esperando no ser especialmente discolo.
Y digo yo... En virtud de comentarios diversos de distintas personas... Esto de emitir juicios de valor continuos sobre los juegos que se votan o no, pasan o no, se consideran o no wargames... en lugar de argumentar por qué un juego es mejor que otro, o mas jugoso, e invitar con ello a conocer y probar, a interesarse ¿no es un poco cansino? Estoy esperando todavía que alguien me explique por que el Here i stand es mainstream o es peor, por ser CDG por ejemplo, que el Empire in Arms.
Quizás es que soy susceptible, pero es que a mi ya me aburre esta especie de clasismo artificial que ni los eurogameros ni los ameritrasheros tienen...
Como sugerencia, para la proxima se puede crear una guerra de wargames de culo duro donde se entre por invitación bigotil... Y ya de ahí se saca un listado de wargames puros mas jugados en el salón de uno que vive en Carolina del Norte.

Hay mucha razón en lo que expones.
Yo no tengo tan claro, sin embargo, que realmente haya tanto clasismo, o al menos no más que entre el eurogamer de culo duro y el jugador casual. Cuando aquí se empiezan a hacer listas de juegos complicadísmos de 12 páginas de reglas, parece que algunos (no todos, por supuesto) de esos eurogamers de culo duro se sienten intimidados por otros jugadores que, por una simple cuestión de interés y afición (no de capacidad, inteligencia, ni superioridad cutural de ningún tipo) no tienen inconveniente en dedicarle unos días a un reglamento de 50 páginas, y semanas a jugar la partida. Es una cuestión de número, aquí la mayoría son eurogamer/ameritrashers con una cierta trayectoria lúdica, y no pocas veces se ha hablado de lo hostil que puede llegar a ser este foro con el jugador casual.
Respecto al mainstream: bienvenidas sean 15 o 20 mil unidades vendidas de TS en el mundo (desconozco el número real, pero por ahí andará, visto el número de ediciones), si eso permite a GMT producir otro tipo de productos más "de nicho". Y por otro lado, es obvio que si hacemos una votación, lo que va a salir es lo más conocido y popular. Si en vez de la BSK el sondeo fuera en forocoches, barrería el Risk y a lo mejor con suerte aparecían el Stratego o el Lepanto. Es lo que hay :)

en: 09 de Febrero de 2016, 19:16:49 13 KIOSKO / Wargames / Enemy Action: Ardennes -> Mi primera victoria

Después de un montón de intentonas (muchas frustradas al darme cuenta de que estaba haciendo algo mal=) puedo decir que no es imposible ganar la campaña.

Mi primer plan era presionar por el centro con el XLVII y cruzar el Mosa tal vez por Dinant o Givet. Pero qué va, nada más tomar Bastogne ya había perdido todo el fuelle. No paraba de encontrar carreteras bloqueadas, y las reservas aliadas iban cerrando el frente sur tan rápido como yo avanzaba.

Decidí cambiar de plan para concentrarme en el norte, trataría de exprimir el poderoso ISS pánzer. Parecía mucho más difícil. El terreno es más cerrado y habría que combatir por cada paso. Pero en un momento dado los aliados deciden atacarme cerca de Stavelot, con un resultado mediocre para ellos. Esto me permite recuperar la iniciativa y romper la barrera que me frenaba, abriéndome el camino hasta Ouffet y Huy al día siguiente (Manteuffel ha estado dirigiendo el tráfico como un campeón).

Los aliados mientras tanto lanzaban batallones de tanques contra la infantería del LXXXV cerca de Echternach, que iba recibiendo reemplazos al mismo ritmo. A última hora del 22 de diciembre, Patton organizó un asalto masivo contra las posiciones fortificadas cerca de Bastogne, una masacre que eliminó la primera unidad alemana. Pero minutos después, los panzers de la ISS cruzaron el Mosa cerca de Huy; Peiper incluso consiguió evadir los bloqueos de carretera, escapando hacia Amberes.

Victoria automática al final del turno 22, con 57 PVs.



en: 07 de Febrero de 2016, 13:17:31 14 KIOSKO / Wargames / Re:Juegos sobre el desembarco de Normandía

Resucito el tema para pedir consejo, pues ando muy perdido...
¿Conoceis algún juego que se centre solamente en el día D? Es decir, que abarque solo "el día más largo".

Es que todos los que veo cubren toda la campaña... a excepción del de Omaha, que solo cubre Omaha.

¿Hay alguno que cubra solo el 6 de Junio en el sector de las 5 playas + paracaidistas?


Un solo día de desembarco es poco avance para cualquier juego que no sea un táctico, y meter las 5 playas en un juego táctico es complicado, por espacio principalmente. Lo mas cercano a varias playas es el greatest day que cubre las playas inglesas en algun escenario de las primeras horas, pero claro, necesitas buena mesa y buen bolsillo.


Citar
De paso aprovecho para que me digais algo del Mighty Endeavor ¿Que tal es como juego sobre el desembarco? Teniendo ese es tontería pillarse el Naromandy 44?

Es bastante mas sencillo que el Normandy 44, curiosa la regla de poder desembarcar en varias playas, pero a la hora de la verdad, lo que sale mas rentable es bajar en Normandia. El aleman juega mas que en el Normandy en el que solo se limita a recibir y es bastante pasivo, pero tampoco es para tirar cohetes.

A mi me parece terrible la portada, básicamente eliminando la posibilidad de imaginarse la encarnación de Dracula que nosotros queramos y llevando nuestra visión de él a la cutrez de Bela Lugosi y la Universal de los años 30. Lamentable.
Páginas: [1] 2 >>