logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 2628 veces)

Gand-Alf

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 9383
  • Ubicación: Barcelona
  • Palantir como los de Alicantir.
  • Distinciones Colaborador habitual y creador de topics Napoleón de fin de semana Eurogamer Ameritrasher Antigüedad (más de 8 años en el foro) Entre los 10 más publicadores Entre los 10 con mayor tiempo conectado Encargado del juego del mes Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
LOS ROLES - Un hombre mayor y gordito en la parada del bus...
« en: 13 de Julio de 2008, 12:55:52 »
Roles


Una de las decisiones más importantes del juego es saber que rol escoger. Es vital no solo pensar en el efecto que tendrá en nosotros sino el que tendrá sobre los demás, ya que todos realizarán la acción de ese rol. En principio habría que cuestionarse algunas cosas:


¿Cual necesito más ahora mismo?

Esta es la primera pregunta que debemos hacernos y la respuesta depende de varias cosas. Obviamente depende de los que han escogido los demás jugadores pero tambíen de nuestra situación en la partida. Ya entraremos a analizar los roles detalladamente más adelante.


¿Cual es el que menos va a beneficiar al resto de jugadores?

Cuando cojamos más soltura con el juego nos acostumbraremos a analizar que cartas tienen los demás en la mesa, si tienen algún combo con alguno de los roles que escojamos. También las cartas de su mano. Por poner un ejemplo sencillo, si tienen pocas posiblemente sea un buen momento para cojer el constructor.


¿Cual es el que debemos evitar que coja cierto jugador ya que le daría demasiada ventaja?

Esto ya nos exige algo más de dominio... ¿Hay algún jugador destacado? ¿Tiene alguna combinación de cartas que pueda hacer si llega a sus manos un rol concreto? Por ejemplo si un jugador tiene el pozo (puede robar una carta cada vez que produzca en al menos 2 edificios), habrá que evitar que le llegue el rol de Productor (salvo que también tenga el acueducto, en cuyo caso le dará igual). Todo esto es muy relativo, normalmente solo nos hará falta preocuparnos de los jugadores más destacados.

Pasemos a analizar los diversos roles:



El Constructor


Este es sin duda el rol más importante del juego. Lo que no significa que sea el mejor en todas las situaciones. Lo que sí deberíamos hacer es analizar seriamente si vale la pena cogerlo cuando se nos presente la ocasión en la partida. ¿Por que? Pues porque es el único rol que nos permite controlar el tempo, el ritmo del juego y esa es una herramienta muy poderosa en San Juan. El juego solo acaba cuando alguien construye 12 edificios, no hay otra forma de que termine y además lo único que puntua al final de la partida son los edificios. Da igual las cartas que hayamos robado, lo que hayamos producido... al final lo único que importa es lo que hemos construido en el momento final. El Constructor nos permite bajar puntos de victoria a la mesa, nos da una rebaja en el coste con el privilegio y además nos permite marcar el momento de la ronda en que los demás jugadores podrán construir. Está claro que como máximo solo se construirá una vez por ronda y el momento de construir es el momento más crucial de esa ronda. Cuanto más se tarde en construir en esa ronda, más se llenarán las manos de cartas, ya sea por prospector, comerciante, burgomaestre, efectos de edificios...

Como norma general, siempre que tengamos en la mano un edificio que nos sea realmente útil y podamos pagarlo, deberemos coger el constructor. No sabemos si los demás jugadores están en esa misma situación, así que por si acaso forcemos nosotros la construcción y es muy probable que pillemos a alguien sin una mano adecuada.

¿Que es un edificio realmente útil? Pues todo depende de la estrategia que sigamos. Algunos edificios como la Prefectura deberíamos intentar construirlos siempre y hay otros como el Mercado Negro que pueden complementar muy bien cierto tipo de estrategia pero que en muchas situaciones nos lo querremos quitar de encima.

También hay que tener en cuenta el momento de la partida. Construir una Mina de oro o una Cantera al principio de la partida puede acabar dándonos bastante ventaja de cartas. Construirlos hacia el final no parece una buena decisión, salvo que necesitemos construir a toda costa, ya sea para forzar el final de la partida o sacar puntos de donde se pueda.

Deberíamos evitar coger este rol si hemos construido una Capilla, ya que nos interesa alargar la partida y que nadie construya mientras nosotros vamos ganando puntos. Lo mejor que nos puede pasar es que en una ronda no se construya. Aunque, normalmente el resto de jugadores intentarán acelerar el ritmo de juego para evitar que saquemos ventaja de la Capilla. Ya hablaremos también sobre este edificio en otros hilos.

Este rol se vuelve especialmente crítico en las últimas rondas. No cojais el constructor si alguien tiene 11 edificios y más puntos que nadie, ya que con toda seguridad le vamos a dar la partida.


(Continuará)
Juegos en venta

(\     /)
 \\ _ //
 (='.'=)
 (")_(") Baronet #122 - 24/09/2012 - Gand-Alf

referee

Re: LOS ROLES - Un hombre mayor y gordito en la parada del bus...
« Respuesta #1 en: 26 de Julio de 2008, 23:18:31 »
Otro título desafortunado...

En fin, asombrado me tienes con eso del San Juan. A ver como sigue.
Los hobbits pescan. Los goblins, no.