logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 148 veces)

Calvo

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 13126
  • Ubicación: Arganda-Rivas-Talavera-Fuenlabrada
  • "A los frikis no hay que hacerles ni puto caso" BB
    • Ver Perfil
    • Distinciones


Este 2021 se publicó en castellano la expansión ¡Oh, hermanito! para el juego "Fábulas de peluche", del mismo autor, Jerry Hawthorne, ilustrado en esta ocasión por Chad Hoverter, Kendall Wilkerson, Kristen Pauline, David Richards, Tregis.

ESTA RESEÑA CONTIENE SPOILERS DE LA TRAMA

La protagonista del juego base se ha hecho mayor, y ha tenido un hermano, que es el nuevo protagonista de los cinco cuentos que forman parte de esta expansión. El juguete favorito es Perezosa



una unicornio, y al grupo de peluches se une Manny, una figura de acción del padre de los niños que estaba guardada. Estos dos serán "héroes" que deberían incluirse siempre en las partidas.



La trama se inicia con el hermanito teniendo miedo a dormir solo, motivo por el que le regalan a Manny, la figura de acción del padre. Durante la primera noche aparece un grupo de enemigos nuevo, las chinches, y los peluches son trasladados a "la caida". Allí Lucy, la locomotora, es secuestrada por un cangrejo mecánico, y tendremos que entrar dentro de él para rescatarla. Tras esto buscarán a Crépitus( el antagonista del juego base, que ahora está retirado y ya no se encarga de gestionar las pesadillas, aunque sabe que la Agencia Celestial quiere reclutarle para que vuelva a realizar esa función) para averiguar qué está pasando, y cuando lo encuentran es secuestrado por un MK-1 (los robots del juego base).

En el segundo cuento las chinches vuelven y roban unos calcetines, y nos dedicamos a perseguir a las chinches y a encontrar pares de calcetines, y en uno de los escenarios se encuentran con las marionetas Riff y Raff, enemigos, y con el Señor Parches, que ahora controla el paso entre portarles, quien les indica que deben rescatar al Crépitus en la fábrica-fortaleza de la agencia Celestial, para lo que abren un portal.



El cuento 3 comienza con el hermanito castigado por portarse mal, y los peluchen dejándose capturar para volver a La Caida y así llegar a Mugreburgo para intentar recuperar el equipo de Manny (armas Ithirianas). Visitan la taberna de Saloma donde interrogan a varios personajes y averiguan que el Señor Roñas guarda un alijo de plástico en Mugreburgo, a donde se dirigen. En mugreburgo Nudillos captura a Manny y le aplica la ley de "plásticos y maleantes" (esto último me lo estoy inventando) ya que los plásticos están prohibidos por la agencia Celestial y son confiscados. Los peluches intentan rescatar a Manny buscando en el depósito de juguetes pero solo logran liberar a un nuevo peluche, Debby.



Para el cuarto cuento contamos con la ayuda de un Genio de los Sueños, que nos deja una alfombra mágica para llegar hasta Manny, a cambio de que primero encontremos a "La modista" y consigamos una estrella fugaz. Encontramos la cueva de la Niñas con ayuda de la estrella fugaz capturada, y allí ayudamos a recuperar el habla a la Modista (qué cosas, en cierto modo hacemos de "logopedas"), quien nos ayuda camuflarnos con unos trajes de "Corazones oscuros", gracias a los cuales nos podemos acercar al Funcionario de control de Calidad y ver en sus apuntes donde se guarda el plástico. In extremis, antes de que sea fundido en el horno, conseguimos rescatar a Manny.



El quinto y último cuento comienza con El funcionario despidiendo a Crépitus, que ahora sí quería controlar las pesadillas para que sirvieran de ayuda a los niños haciéndoles enfrentarse a sus miedos y así alejarles de la necesidad de comprar más y más juguetes de baja calidad e inútiles para intentar sin éxito calmar sus miedos (¿podríamos encontrar aquí alguna moraleja con el consumismo irracional que a veces tenemos en el mundillo lúdico?), y con un MK1 secuestrando a los peluches. Tras liberarnos de él (y quizá hackearlo para que nos sirva de montura) subimos a la agencia, esquivando bolos, liberamos al ratón Ñic que nos servirá de ayuda en el camino, rescatamos de su celda a Crépitus, y nos enfrentamos en el último escenario al funcionario de prisiones, al que derrotamos gracias a la espada del Verdadero Poder de Manny, consiguiendo que dimita y que Crépitus vuelva a ejercer las funciones de Rey de las Pesadillas y todo vuelva a un equilibrio natural.

SENSACIONES:
Si no fuera porque en la anterior reseña dije "regulinchis" volvería de decir "regulinchis". Reguleras. Es curioso porque el juego mantiene la misma propuesta y mecánicas del base, y añade alguna cosilla como las localizaciones fuera del tablero (usualmente lugares en los que están atrapados algunos de los personajes) o el movimiento obligado (como en la cinta transportadora). Las misiones son variadas y alejadas del "mata-mata": buscar objetos, rescatara aliados, encontrar información...

Sin embargo, no sé si será una cuestión de expectativas, estos escenarios me han dejado muy frío. El juego base no es que fuese una revolución lúdica, pero, dentro de lo que es un juego fácil y desenfadado, la trama y cómo iban añadiéndose macánicas que resultaban simpáticas temáticamente pero tenían además sentido mecánicamente me engancharon. Quizá esperaba un juego demasiado plano y encontré algo más y por eso me gustó. Y aquí quizá me ha pasado lo contrario: me esperaba una aventura un poco más "apasionada" y me ha parecido todo muy plano.

Los escenarios apenas duraban unos turnos. Hemos conseguido hacer todo prácticamente sin esfuerzo, sin "tensión", y con un desarrollo muy pobre: "ve de A a B, y de B a C", o encuentra entre 5 marcadores el bueno. ES como si los escenarios no tuviesen casi desarrollo. Serán cosas de la memoria y sus engañifas, pero recordaba este juego (el base) como más currado, como si tuvieses que esforzarte un poco más para resolver los objetivos.

Y la historia tampoco me ha parecido muy allá. Ya, ya sé lo que me váis a decir: "¿Y qué te esperabas, Calvo, una trama lynchiana?". Correcto, no deja de ser un juego que busca contentar al publico familiar y que por tanto la trama tampoco puede ser muy enrevesada. Pero, no sé, me ha parecido demasiado lineal.

El juego trae dos tipos de nuevos "esbirros", otros dos jefes, tres héroes (uno sin mini) y nuevas cartas de objetos y encuentro.

¿Me puede gustar? A ver, si te acabaste el base y tienes grupo, dale una oportunidad. Y si no te convence pues lo revendes o lo regalas. Si el base no te convenció, puedes olvidarte de este perfectamente.
¿Es rejugable? No lo veo. Si bien el base sí me dejó una sensación de que quizá pasado un tiempo si podría animarme a volver a jugar la campaña, con este no me ha quedado ninguna motivación por repetir: ya me sé la trama y no hay escenarios cuyo "reto-juego" me motive a repetir.



« Última modificación: 07 de Junio de 2021, 17:00:54 por Calvo »