logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 266 veces)

Calvo

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 13598
  • Ubicación: Arganda-Rivas-Talavera-Fuenlabrada
  • "A los frikis no hay que hacerles ni puto caso" BB
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Ether Wars: Primeras impresiones
« en: 28 de Diciembre de 2022, 22:46:46 »
Solemos insistir en que a las reseñas y a las opiniones de los aficionados hay que darles una credibilidad "relativa", especialmente cuando hemos jugado pocas partidas y no siempre en las mejores condiciones. Pues en este caso llevad al extremo la cautela, porque sólo he jugado una partida y a 2 jugadores, que aunque en la caja pone que puede ser jugado así, en la página de la bgg los aficionados que han votado (que tampoco es que sean muchos, ojo) desaconsejan jugarlo a ese número.



Diseñado por Alvaro Arteaga y Javier Alaiz Dominguez e ilustrado por Ulric Leprovost el juego sale publicado en 2017, creo que tras campaña de mecenazgo y con la implicación de la editorial Burning Games.

La dinámica elemental del juego es la colocación de dados en localizaciones con objeto de conseguir recursos. Uno de esos recursos es el "Éter", y consiguiendo 5 unidades de éter (ó 6 ó 7 a menos jugadores) se gana la partida.



Tenemos tres tipos de dados: las unidades (las más frecuentes), los héroes (uno por facción, con resultados más altos) y los mercenarios (que deberán ser "comprados" con recursos).



Tras la colocación de dados, se revisa en qué localizaciones hay dados de héroes, y en esas localizaciones habrá "batallas". Se tiran los dados y el jugador perdedor se retira de la zona ya además sufre bajas en función de la diferencia de resultados.

En las localizaciones en las que no hay batalla (por lo general), los jugadores tiran sus dados y obtienen recursos en función de una "ratio" de resultados/recursos.

Y además de esto tenemos localizaciones en las que podemos conseguir nuevos dados-unidades, un "mercado" para canjear recursos y una zona (los silos) en cada hoja de facción para que las facciones puedan atacarse con objeto de robar recursos.

La localización más relevante podemos decir que es la "Falla de éter", que es precisamente donde se consigue el "éter" (los puntos de victoria), en donde todos los turnos hay "batalla" (aunque no haya héroes) y donde el ganador del turno anterior obtiene un dado específico para defender-atacar esa localización el siguiente turno.

A estas reglas se añaden unas cartas de evento, unas cartas de facción que generan cierta asimetría así como ciertas habilidades de facción y unas cartas de favor con otros beneficios.



SENSACIONES

Esta primera partida ha sido terriblemente plana, ya que hemos tenido la sensación de que, al jugar 2 jugadores y no tener ninguna experiencia, el primer jugador que ha conseguido posicionarse en la falla, ganar ese éter con el consecuente dado bonificador en el siguiente turno, lo cual nos ha parecido una "bola de nieve". Los eventos, además, han precipitado la partida porque han permitido que el ganador de la batalla en la falla de éter consiguiera éter extra, con lo que se han dado todas las circunstancias para que la partida haya sido corta y con escasísimas acciones.

Pese a esta experiencia, digamos tibia, tengo ganas de jugarlo a 4, que tiene toda la pinta que es como debe jugarse, y ver en su plenitud esa mezcla de mecánicas de colocación de trabajadores-dados y mecánicas de confrontación mediante dados, porque sobre el papel esa combinación de elementos y las opciones que permite el juego (dedicarte más a conseguir recursos en algunos momentos, o cartas, o aumentar tu número de unidades, teniendo en cuenta que necesitarás "proteinas" para mantenerlas, o atacar directamente los silos de otros jugadores etc etc) deberían generar una dinámicas de las que me suelen interesar, unas dinámicas además marcadas por una confrontación obligada, ya que los puntos de victoria, el éter, sólo hay dos maneras de conseguirlo: o en la falla de éter, en combate, o robándoselo a otro jugador, también en combate.