logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 4944 veces)

Zolle

Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« en: 22 de Junio de 2014, 04:59:54 »

Magic: El Encuentro


Hace muchos años, en un tosco tenderete de playa abigarrado de recuerdos, pulseras y adornos hechos de conchas, yo y mis dos hermanos descubrimos asombrados una caja de inicio de Magic en inglés que traía dos mazos y una bolsa negra llena de perlitas azules claras y oscuras, así como un solitario mazo de cuarta edición en castellano. Hasta aquel momento sólo habíamos leído y oído hablar de boca de otros sobre ese renombrado juego y lo caras y míticas que eran algunas de sus cartas.

El vendedor nos dijo con cara de no saber muy bien lo que nos estaba vendiendo que era todo cuanto le quedaba después de que los locos turistas americanos lo asaltaran ese mismo día y se lo llevaran casi todo. Sin dudarlo tomamos nuestro por entonces escaso dinero y nos llevamos aquel preciado botín fascinados por poder al fin tocar con nuestras manos ese juego del que todos hablaban. Aquella fresca noche bajo el sonido de las hojas de los árboles empecé a comprender sus leyes a través del librillo de su reglamento y con la lectura de los ejemplos de juego comencé a palpar la emoción de sus partidas así como a comprender la razón de su enorme éxito.

Teniendo en cuenta que nuestro precedente fue Spellfire, del que no guardo buenos recuerdos, la impresión que me dejó fue muy honda. Adoraba el diseño sobrio de sus cartas como venido de tiempos antiguos, sus agrietados marcos coloreados según el color al que pertenecían, así como el icónico dorso que incluso hoy se mantiene sin cambios. Leía y releía con avidez todas las leyendas en cursiva del contenido de sus texto como si se tratara de fragmentos bíblicos de una importancia trascendental. Sus ilustraciones eran muy variadas en estilos gracias a la creciente plantilla de sus afamados ilustradores, aunque algunas de ellas eran sencillas e hieráticas me fascinaban descubriéndome un universo inabarcable en historias, hechizos y criaturas que crecía con cada nueva expansión en todas direcciones.

El concepto de los cinco colores, la afinidad de sus características en un sentido u otro me parecía una idea genial, así como la dependencia del maná que hacía progresar las partidas in crescendo hasta una eclosión final de poderes desatados para arañar vidas y doblegar al rival haciéndole perder ese último punto de vida. Que se pudieran componer mazos a gusto e interés de cada uno combinando el carácter de los colores escogidos es un de los puntos que más me gustó, nunca se batían dos mazos iguales. Sus posibilidades parecían infinitas.

Así empezó mi relación con el Magic fuertemente condicionada por mi escaso poder adquisitivo, lo que no me impidió disfrutar del juego en uno de sus aspectos claves y que con el tiempo se revelaría como mi favorito: la creación de mazos. El juego no dejaba de ampliarse con cada nueva expansión, con cada nuevo fragmento de historia. Es cierto que me abastecía fundamentalmente de cartas comunes o que no quería nadie, pero las ilustraciones y las leyendas impresas en él llenaban de colorido mi imaginación invitándome a componer mazos temáticos, escogiendo con cuidado las ilustraciones de planicies e islas que me habría gustado hollar y poblándolas de esos pegasos y caballeros blancos, criaturas que no eran míticas pero que para mí eran especiales por brillar entre las pocas cartas de las que disponía para jugar.

Por supuesto perdía una y otra vez, pero ahí es donde residía la gracia del juego, tras cada nueva derrota mi mente bullía de nuevas ideas, el que hacer del siempre fracasado alquimista, del paciente relojero que toma las piezas que están a su alcance y ajusta y reajusta la pequeña maquinaria, la prueba, acerca el oído con afán de hacerla más precisa y frunce el ceño si el resultado no es el que esperaba. Aclara sus ideas tras cada fracaso y nuevas caminos se revelan en las cartas que manejas, surgen ideas que vuelven bicéfalos tus mazos hasta que se escinden en conceptos y estrategias de juegos diferentes dando lugar a más y más mazos.

Cuando vi que el juego seguía creciendo y creciendo lejos de las posibilidades que el cardiograma plano que dibujaban el gráfico de mis ingresos semanales podía satisfacer, lo dejé y lo olvidé como en su momento dejé de comprar miniaturas de Games Workshop.

Pero hace un año exactamente me volví a acercar curioso, sobre todo por el creciente número de hilos en La BSK sobre el mismo. El juego había crecido en todos sus aspectos, su fondo de leyenda, su gigantesca biblioteca de cartas, y se había enriquecido con términos de juego que me resultaban completamente desconocidos ¿Y qué eran esos seres llamados caminantes de planos?

Justo por entonces se anunciaba el inminente inicio del bloque de Theros lo que fue la chispa que me decidió mi reencuentro con el Magic - pues adoro el tema de la antigüedad - , esta vez sin la pesada losa de los límites económicos de la adolescencia pero con la consciencia despierta de no querer desmadrarme comprando.

Ya ha pasado un año desde entonces y he cumplido en parte lo que me había propuesto de empezar y terminar comprando cartas justo lo que durase la publicación de dicho bloque - reconozco que sí que me he desmadrado comprando - La pregunta es ¿A valido la pena? La vuelta a Magic es muy dura, la vastedad de cartas que ha aparecido en los últimos quince años es desoladora ¿Por dónde empezar a mirar? Sin ayuda es muy difícil tratar de componer un mazo con algo de sentido.

Al principio es como intentar escribir un breve relato juntando letras y no palabras. Así que me dediqué al principio a ver ejemplos de mazos, maravillarme con las nuevas habilidades y efectos de juego mientras las nuevas ilustraciones de las cartas me atrapaban más y más.

Además, y esto es lo más importante de mi vuelta a Magic, volverlo a jugar me ha permitido reencontrarme con un viejo amigo al que no veía desde hacía más de quince años, y cosas de la vida, él también acababa de volverse a reenganchar cuando contactamos. Es el mejor regalo de haber vuelto a dejarse llevar por las aguas de este riquísimo juego.

La gracia de Magic es que te sientes jugando a él dentro y fuera de la mesa, en cualquier parte donde te encuentres las ideas bullen en tu cabeza, visualizas y revisas cada carta que compone tus mazos mesurando la cantidad de sus copias, la consistencia de sus sinergías, la claridad de su estrategia, su capacidad de respuesta, constatando sus puntos débiles. Y cuando se descubren nuevas cartas el espacio limitado de sus mazos te agobia y te empuja a ser más claro en tus ideas, eliminar con dolor esas cartas que tomabas por precisas, quitar lo superfluo. Cada cambio es una difícil decisión que debe ser repensada y comprobada ..., y todo ello sin aún haberte sentado delante de tu adversario y empezado a jugar.

Cuando por fin lo haces, todo lo que habías pensado estaba mal encauzado y tu mazo se estrella contra una roca haciéndose mil pedazos. Vuelves de la partida consternado pero feliz, has perdido pero has visto una nueva vereda, has disfrutado con el maravilloso juego de un experto y eso te llena de fuerza y nuevas ideas.

Ajustas y reajustas y lo sigues intentando, viendo lo que el otro hace, aprendiendo de tus errores, y de repente un día empiezas a advertir que algo late en tu mazo, las cartas que se abocan en tu mano te dictan los pasos hacia jugadas cada vez más certeras, tus cartas responden bien al envite de tu adversario y sientes el placer de que todo empieza a funcionar, de que el maná fluye cuando lo necesitas, que las criaturas se dejan invocar cuando las requieres, el ritmo del contrario ya no te aplasta como al principio y ahora eres tú el que dibuja en la mesa las constelaciones de cartas idóneas para para que el juego brille a tu favor.

Ya no empiezas las partidas nervioso por ser tú el que tome la iniciativa, como por arte de magia las cartas que pides ya se encuentran en tu mano desde el principio, tu mazo ha crecido y madurado, su propósito se muestra claro en cada carta que robas. Encajas los golpes del otro sin miedo a perder vidas y con la confianza de tus posibilidades de reacción. Y esto sólo constituye la parte abstracta del juego.

No olvidemos que el armazón que constituyen las claves de las cartas, sus habilidades y los atributos de las criaturas se corresponden con el título de las cartas, su leyenda y sus espectaculares ilustraciones. Invocas héroes, gigantes, dragones, demonios; traes al juego bosques, pantanos, montañas, islas...

Cuando miras atrás descubres que no has jugado una sino miles de horas al mismo juego, sentado en el autobús, paseando de camino al trabajo, mientras te cepillabas los dientes o comías. Cientos de horas sin ser consciente de ello ¿Con cuantos juegos de los que poseo he hecho lo mismo?¿Me ha salido caro entonces? ¿Acaso ha terminado la diversión? ¿Cuantos mazos puedo decir que ya nunca modificaré y que se quedarán como están?

Aunque el fondo de cartas que poseo no hace sombra ni de lejos a la de muchos otros, para mí ya constituye un abecedario lleno de posibilidades, y mis compras ya han menguado de manera drástica en los últimos meses, pero la diversión continuará, en la mesa de juego y sobre todo, fuera de ella.

Magic es un juego de gran personalidad, cada una de sus cartas es especial por algo, en todas ellas hay una posibilidad, una nuevo camino, o al vez la llave para concluir y darle la redondez que necesitabas para ese mazo tan necesitado. Es un juego que te acompaña todas las horas del día. Para mí Magic es un juego roto, vas a la tienda y vuelves a casa con algo que no funciona de ninguna de las maneras, cuando usas un mazo ves que hace aguas por todas partes, ajeno a tu estilo de juego, ortopédico; y el verdadero juego consiste en arreglarlo.

Cuando compras un sobre de cartas lo que estás comprando en realidad es un manojo de piezas sueltas al azar con la esperanza de que alguna de ellas encaje en una de tus ideas en esos mazos latentes que tienes en tu cabeza o en un cajón esperando que les des el visto bueno para batirlos en la arena, o que tal vez te marque un nuevo camino.

También está la opción de comprar cartas sueltas, y ahí es donde te sientes como una rata de biblioteca, ojeando tesoros de otras colecciones, cotejando en tu memoria qué posibilidades puede ofrecerte cada nuevo hallazgo. Ese papel de jugador-mago-arqueólogo es una de las experiencias más buenas que he tenido entorno a juego de mesa.

Gracias por leerlo.
"Somos el medio para que el cosmos se conozca a sí mismo." - Carl Sagan

¿Nuevo en la BSK?

El cosmos lúdico

kalisto59

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 10898
  • Ubicación: Madrid
  • Crom contara los muertos
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Colaborador habitual y creador de topics Entre los 10 más publicadores Onanista lúdico (juego en solitario) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #1 en: 22 de Junio de 2014, 20:47:49 »
Gracias a ti por compartirlo y gracias por escribirlo tan bien. Muchos hemos tenido esa relacion con magic, yo la tuve, solo que no he vuelto a el, no creo que lo haga y entiendo bien las sensaciones que describes. Un saludo!

ulises7

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 3263
  • Ubicación: Barcelona
  • Distinciones Ameritrasher Antigüedad (más de 8 años en el foro) A bordo de Nostromo Fan del Señor de los Anillos Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • El Baúl de Ulises
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #2 en: 22 de Junio de 2014, 21:48:24 »
Magic tiene un encanto que no tiene ningún otro juego.

Yo también me reenganché, dos veces de hecho, ahora ya no lo juego pero sé que muy probablemente en un futuro haya una tercera.
Mi tesssooro

El Baúl de Ulises

Ash Nazg durbatulûk, ash Nazg gimbatul, ash Nazg thrakatulûk agh burzum-ishi krimpatul.

Gordom

Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #3 en: 22 de Junio de 2014, 22:57:00 »
Mucha gente estamos en esa tesitura de querer volver y no poder bien por la pasta, el aglomerado de nuevas reglas y/o falta de amigos...
Lo que está claro es q Magic deja huella en los q lo disfrutaron y la miradita de reojo a como va el tema no te lo quita nadie.
Cuando el sabio apunta al cielo, el tonto mira el dedo...

Pedrote

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 5352
  • Ubicación: Por ahí, por allá (Catalunya - Asturias)
  • Grognard errante (¿o era errático?)
  • Distinciones Moderador caído en combate Antigüedad (más de 8 años en el foro)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #4 en: 22 de Junio de 2014, 23:21:19 »
Yo lo dejé allí más o menos por Ice Age, pero precisamente ayer volví a jugar... Fue con el cubo pauper de Pensator, que me parece un buen formato de enfocar el juego si no quieres gastarte demasiado.
Si te molesta algo que haya escrito, seguro que ha sido mi Community Manager...

Gordom

Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #5 en: 22 de Junio de 2014, 23:33:07 »
Yo lo dejé allí más o menos por Ice Age, pero precisamente ayer volví a jugar... Fue con el cubo pauper de Pensator, que me parece un buen formato de enfocar el juego si no quieres gastarte demasiado.
Joder el Ice Age igual q yo...
Cuando el sabio apunta al cielo, el tonto mira el dedo...

LORDRIVER

Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #6 en: 23 de Junio de 2014, 03:45:46 »
El mejor juego de cartas jamas creado.

Wkr

  • Administrador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 32674
  • Ubicación: Zaragoza
  • La vida es muy corta para lidiar con gente idiota
  • Distinciones Líder de una secta decimonónica Reseñas (oro) Entre los 10 más publicadores Entre los 10 con mayor tiempo conectado Colaborador habitual y creador de topics Disfruto creando mis juegos de mesa Antigüedad (más de 8 años en el foro) Fan de las pirámides de icehouse Encargado de las Convivencias Lúdicas de labsk Encargado del juego del mes
    • Ver Perfil
    • Diario de WKR
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #7 en: 23 de Junio de 2014, 09:10:28 »
A mi me pasa algo parecido.
Voy a rachas o ciclos.
Un año me juego 1000 partidas como al año siguiente ni una.
Eso sí, lo mejor del juego, al menos para mi, es crearse los mazos.
Puedo pasar literalmente horas, pensando en combos y sinergias.
En definitiva, engancha y mucho.
Y comparto que es el mejor juego de cartas jamás creado. Es más, incluso juego de mesa.
También es cierto que hay un equipo de gente trabajando inasumible para casi todos.
De los pocos dieces que he puesto en BGG.

Reuner

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 1799
  • Ubicación: Alcorcón (Madrid)
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Crecí en los años 80 Juegos de cartas coleccionables Eurogamer Moderador y usuario en los ratos libres
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #8 en: 23 de Junio de 2014, 11:36:57 »
Yo también he pasado por todas las fases que ha comentado Zolle.
Me he tirado mucho más tiempo pensando en Magic que jugando a Magic, buscando nuevas estrategias para los mazos y probando cartas nuevas.
Todavía me pasa que al conocer cartas (las que considero poderosas) que no conocía me pongo a pensar qué sinergias podrían tener con otras cartas o si se podría construir un mazo alrededor de esas cartas.

Sin embargo, últimamente me he centrado mucho en el powered cube y en Legacy construido con mazos de nivel competitivo, así que ya cada vez pienso menos en qué cartas usar y tiendo más a copiar mazos competitivos de páginas web (aunque todavía me monto mazos con ideas que se me van ocurriendo).
Si alguien está interesado en conocer las barajas más poderosas de algún formato en concreto, os recomiendo esta página http://mtgtop8.com/, donde se recogen las listas de mazos del top8 de los torneos más importantes de cada formato (falta pauper).

Me apunto al grupo de gente que cree que es el mejor juego de cartas que hay y pienso como Wkr, creo que es el mejor juego de mesa que conozco.

Kririon

Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #9 en: 23 de Junio de 2014, 12:03:51 »
Yo también he sido de estos, un creador de mazos mas que jugar con los Tier1 para ganar, también jugué de pequeño sin ingresos recogiendo cartas que no quería nadie, luego lo deje y volví unos cuantos años después, esta vez jugué friday nights, bastantes, pero no ganaba nada porque iba con mazos frikis no competitivos y eso que me gastaba mucha pasta, comprando cartas sueltas.

Al final cedí y lo deje, guarde todos los mazos en una caja y me olvide, me pase a los juegos de mesa.

Ahora un amigo que no lo dejo esta incitandome a que vuelva pero solo al formato EDH y jugando con proxys, quizá me monte un mazo porque el formato es enfocado a hacer mazos ultrafrikis, pero de primeras veo las cartas de magic y se me quitan las ganas, le tengo pavor a ese hobbie xd.


BenZombie

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 3070
  • Cereeeeeeebros! Mandad mas!!!
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Fan de los juegos de dados Ameritrasher Encargado de la Mathtrade ¡Iä! ¡Iä! ¡Shub-Niggurath! Camino entre zombies Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #10 en: 23 de Junio de 2014, 14:52:09 »
Creo que Magic es el mejor juego que puede haber,las posibilidades infinitas,facil de montar,de jugar y de transportar, yo lo dejé un poco después de Ice Age y desde entonces hay rachas en las que me pica el gisanillo de volver a probarlo con algún mazo pre-fabricado low cost,para catar esas nuevas habilidades y combos,el fu**ing game es muy viciosillo y como bien ya se comentó:aunque no lo juegues,lo tienes todo el día en mente madurándolo, un must have sin duda...y volveré...algún día :-D

Betote

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 7078
    • Ver Perfil
    • El Dado de Jack
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #11 en: 23 de Junio de 2014, 14:55:26 »
Y soy otro de los que han encontrado en el Cubo todo lo que mola de Magic sin tener que soportar los malos rollos del entorno competitivo. Sólo tiene dos peros: ser exclusivamente para dos jugadores, y lo mucho que se nota la diferencia de nivel entre oponentes, con lo que no es perfecto para todas las situaciones.

Gordom

Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #12 en: 23 de Junio de 2014, 16:02:13 »
Qué es eso de los cubos?
Ando totalmente perdido de las posibilidades actuales...
Cuando el sabio apunta al cielo, el tonto mira el dedo...

Wkr

  • Administrador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 32674
  • Ubicación: Zaragoza
  • La vida es muy corta para lidiar con gente idiota
  • Distinciones Líder de una secta decimonónica Reseñas (oro) Entre los 10 más publicadores Entre los 10 con mayor tiempo conectado Colaborador habitual y creador de topics Disfruto creando mis juegos de mesa Antigüedad (más de 8 años en el foro) Fan de las pirámides de icehouse Encargado de las Convivencias Lúdicas de labsk Encargado del juego del mes
    • Ver Perfil
    • Diario de WKR
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #13 en: 23 de Junio de 2014, 16:19:45 »
Qué es eso de los cubos?

En mi blog hablé del Cube Draft: http://labsk.net/wkr/archives/7970/

Jose-san

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 2094
  • Ubicación: Valencia
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Magic: El reencuentro después de quince años (Reseña)
« Respuesta #14 en: 23 de Junio de 2014, 16:20:35 »
Esto mismo que describís es lo que yo siento jugando a MECCG, o a Netrunner, o a Warhammer: Invasion. No intento comparar unos juegos con otros, pero esas sensaciones de estar pensando en las cartas, construir y optimizar los mazos, competir, perder, mejorar, predecir el meta, ganar... entiendo lo que decís.