logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 2040 veces)

Samarian

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 32
  • Ubicación: Madrid
    • Ver Perfil
    • Distinciones
MILLENNIUM BLADES (reseña)
« en: 11 de Mayo de 2015, 10:32:07 »
Ya desde mi tierna infancia estuve en contacto con juegos de mesa, desde las damas al Estratego, el Alerta Roja, el Dracos… pero no fue hasta el colegio que descubrí Magic: The Gathering y el mundo de los juegos de cartas coleccionables (Rage, Vampire: The Eternal Struggle, Spellfire…). Nunca he sido buen negociante, pero sí que me encantaba el hecho de crear mazos y de buscar combos y sinergias entre cartas (aunque tampoco creo que fuese muy bueno en ello). Moverse en ese mundillo, yendo al Rastro los domingos a comprar, vender y cambiar cartas, salirse de la tienda en Argüelles porque no se podían comprar cartas si no era a la propia tienda… Cada vez que veo anuncios de Magic, o ilustraciones, me entra morriña y recuerdo esos tiempos de tardes enteras en las tiendas, partida tras partida con mi Erhamgeddon, o con mi Petatierras negro de tipo I.

Y entonces me topé con el Millennium Blades en Kickstarter.


Explicar de qué trata este juego no es algo evidente: es un juego que trata sobre el mundo que rodea los juegos de cartas coleccionables. Hay que recordar que no es un juego de cartas coleccionables (JCC a partir de ahora), si no un juego de mesa que nos sumergirá en los elementos que conforman la experiencia de todo JCC. A saber: conseguir cartas, coleccionarlas, comerciar con ellas e intercambiarlas con otros jugadores, crear mazos y, por último pero lo más importante, los torneos. ¿Os parece que es un concepto extraño, que un meta de los JCC resulta algo difuso e incluso difícil de creer? Empecemos…
 

The Story So Far…
Level99, los editores de Millennium Blades tiene ya un historial de juegos originales en su concepción y, sobre todo, en su tratamiento. Por ejemplificar, tiene el BattleCON, un juego de mesa basado en los combates 2D de juegos como Street Fighter II, Fatal Fury o BlazBlue. Este no es un concepto nuevo, ya que no fue el primero en explotar este mundillo, pero sí añadió un escenario y movimiento por él. Actualmente los personajes jugables con todas las ampliaciones asciende a la cuarentena.

Según sus propias palabras, este proyecto se remonta a hace más de 2 años y actualmente llevan más de 20 revisiones de las normas. Se basa, por supuesto, en cartas, de las que actualmente cuenta con más de 500 en el juego básico y unas 700 con la ampliación. [Nota: estas cantidades pueden verse modificdas a medida que vaya avanzando la campaña de KickStarter.]

En cuanto a la elección de las cartas a usar, ya que no se usarán todas, se basa en el sistema del Dominion, aunque con algunas modificaciones. Tendremos una serie de sets de 9 cartas que conformarán las cartas iniciales de cada jugador. Para conformar el mazo de juego, se utilizarán las cartas Core, 120 cartas, a las que luego se añadirán múltiples sets de 6 cartas (de expansión, premium y master). Todas estas cartas se barajarán y conformarán un mazo bastante voluminoso del que los jugadores recibirán packs de mejora y del que podrán comprar cartas durante la fase correspondiente de una oferta de 9 más la carta superior del mazo.

A diferencia de otros juegos de este mismo género, la trasera de cada carta será distinta, para poder diferenciar el set al que pertenecen y ver el precio que tendrán estas (de $4 a $6), ya que siempre se comprarán a ciegas, sólo basándose en el set al que pertenecen.



El juego
Como ya he dicho, cada turno se divide en dos fases, la creación del mazo y el torneo, ciclo que se repetirá tres veces. El jugador que tenga más puntos de victoria (o reputación) al final de los 3 turnos será el ganador de la partida.

La fase de creación de mazo resulta muy especial y divertida: se divide en 2 partes, al inicio de cada cual se recibirá un pack de cartas de mejora que representarán las que nos habrían salido en caso de haber comprado cartas en nuestra tienda habitual. Este inicio da paso a la parte divertida y un poco estresante, ya que hay un tiempo limitado (en las normas son 7 minutos cada parte, nosotros lo jugamos con 10 minutos en cada una). Durante este tiempo tendremos que leernos todas las cartas, comprar nuevas, intercambiar con otros jugadores, vender las que no nos interesen y hacernos con poderosas cartas promocionales (pero con cuidado, que sólo podemos hacer 3 transacciones en cada turno), organizar nuestras cartas para hacer colecciones (cartas del mismo tipo o elemento) que nos darán puntos de victoria y, por último, preparar nuestro querido mazo de torneo con 8 cartas únicas (no podremos repetir ninguna), una carta de mazo y hasta dos cartas de accesorios, buscando sinergias y combos entre las once cartas para conseguir los máximos puntos de reputación durante el torneo y erigirnos ganadores del mismo.


Durante la fase de torneo jugaremos hasta seis cartas de nuestro mazo, por orden, de izquierda a derecha, intentando lograr una combinación más eficiente que las de nuestros adversarios. Tendremos una cierta dosis de interacción: las cartas jugadas tendrán efecto siempre y cuando estén boca arriba. Si algún efecto las voltea, dejarán de aplicar. Del mismo modo, tendremos los choques, en los que compararemos el valor de nuestra carta jugada situada más a la derecha con la de un oponente, sumando una carta al azar a cada una de ellas procedente del mazo de juego. El efecto del choque dependerá del texto de la carta que lo haya generado, y puede oscilar desde una ganancia de reputación hasta voltear la carta del oponente.

Al final del torneo se repartirán puntos de victoria en función de la posición durante el torneo y de si se trata del primer, segundo o tercer torneo (cuanto más nos aproximamos al final de la partida, más puntos de victoria se conceden). Del mismo modo, se repartirá mediante draft un set de cartas promocionales en orden inverso al ranking del torneo.
 

Conclusiones
[Nota: Tuve la suerte de encontrarme a un grupo que quería hacer un pedido en grupo para evitar los enormes gastos de envío en la medida de lo posible y, entre ellos, alguien que se había procurado una copia de prueba del juego. Estas conclusiones se basan en una partida que jugamos con esa copia.]

Cuando me encontré este juego, por casualidad, me enamoré al instante. El amigo Albretch, cuando vio por primera vez la página del KickStarter me dijo que era igual que el Yu-Gi-Oh, y no puedo culparle por decirlo: el aspecto del juego invita a pensar en ello.

La realidad es que está muy alejado de todos los JCC ya que el juego tiene un punto de vista mucho más abstracto. Las cartas no relacionan su nombre e ilustración con sus efectos, por ejemplo, y los torneos están muy alejados de la interacción entre jugadores de los torneos de Magic o el citado Yu-Gi-Oh. El acercamiento resulta más una comparación entre los combos e interacciones entre cartas de los distintos jugadores que un verdadero enfrentamiento, con la excepción de los efectos de volteos y choques, aunque siempre habrá cartas que nos permitirán evitarlos.


Como experiencia jugable, la realidad es que es un juego que disfruté, a pesar de quedar penúltimo por hacer experimentos, aunque es un juego que se presta a ello: me presenté en cada torneo con un mazo completamente diferente, probablemente sin repetir más de una o dos cartas, y que se jugaba de un modo completamente distinto (el ganador de la partida jugó los dos últimos torneos prácticamente con el mismo mazo). La fase de creación puede resultar un poco estresante por la apabullante cantidad de cosas que hay que hacer y lo limitado del tiempo, pero, en mi opinión, es uno de los grandes encantos que tiene el juego y, probablemente, la fase que más disfruté, leyendo y releyendo, comprando cartas, separandolas por grupos en función de si iba a hacer una colección con ellas o las iba a guardar para este o el siguiente torneo (llegó un punto en el que tenía cinco montones de cartas y no sabía qué era cada uno…)

El torneo me resultó divertido por las limitaciones de cartas. Esto lleva a que a veces tengas que reajustar el orden en las que las juegas (si hay un efecto que te obliga a jugarlas al azar o te voltean una, por ejemplo) o te obliga a realizar las acciones en un orden diferente precisamente para frustrar los combos de un jugador en particular o de todos a la vez. En ese sentido sí que se parece a juegos como Magic, en los que encontrar el combo adecuado entre una gran cantidad de cartas puede darte un torneo.

No voy a engañar a nadie: es un juego denso, bastante denso. Hay muchas interacciones entre las cartas y hay que leer mucho para intentar encontrar esas sinergias. En cuanto a la posibilidad de aprenderse las cartas, como ocurre con el Dominion y otros, hay una cantidad bastante decente de variedad en el Core set, y en la caja básica vamos a tener 24 sets, de los que incluiremos 12 en cada partida, cada uno con sus cartas y sus posibilidades. Con los extras del KickStarter y la expansión, esta cantidad se duplica (por el momento). Evidentemente, los combos y sinergias entre cartas se mantienen y pueden aprenderse, pero hay que conseguir las cartas adecuadas para acompañarlas y creo que repetir un mazo de torneo es complejo por no decir casi imposible.

También diré que en el juego final existirá la opción de jugar con personajes que ofrecerán habilidades especiales que favorecerán ciertos estilos de juego (ventajas en torneo, por ejemplo) lo que acentúa más si cabe lo lo asimétrico del juego.

Me parece un muy buen juego, muy divertido y profundo que exije una atención casi constante por parte de los jugadores, pero que también favorece el poder jugarlo de muchas maneras diferentes. Todo depende de cómo quieras hacerlo tú como jugador y si quieres centrarte en un aspecto o intentar tocar varios aspectos.
Tampoco creo que en mis grupos de jugadores vaya a ver mesa más de una vez cada mes o mes y medio, pero reconozco que me tocó el corazón cuando lo vi y no pude resistirme. Después de probarlo ha pasado de ser una compra compulsiva a estar justificada.

Estos dos últimos puntos pueden ser vistos tanto como pros, como es mi caso, como contras. La realidad es que no creo que sea un juego para todo el mundo, tanto por dinámica como por temática.

Otra buena razón para meter dinero en el KickStarter es que los juegos de Level99 tienen difícil llegada a Europa y que los precios suelen ser prohibitivos, sobre todo por los gastos de envío.

[Tenéis la reseña con imágenes aquí: http://ejcai.net/?p=630]
[En este mismo foro tenéis el grupo de pedido conjunto: http://labsk.net/index.php?topic=153038.0]

[EDIT: ya se ha terminado el KS. A esperar como poco hasta enero del 2016]
« Última modificación: 18 de Mayo de 2015, 08:59:40 por Samarian »

Yirazk

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 44
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:MILLENNIUM BLADES (reseña)
« Respuesta #1 en: 12 de Mayo de 2015, 17:33:15 »
Buena partida y buena reseña.

Yo tambien quede muy convencido con el juego, y es completamente cierto que con tanta carta para leer de nuevas y el limite de tiempo, fue un poco denso (aunque sarna con gusto no pica).

Altea

  • Baronet
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 3752
  • Ubicación: Madrid
  • Distinciones Antigüedad (más de 8 años en el foro) Colaborador habitual y creador de topics Juegos de cartas coleccionables Yo compro en La Comarca Disfruto creando mis juegos de mesa Bloguero Yo jugaba en el Playbar Baronet (besequero de la semana)
    • Ver Perfil
    • Dragon Legion Spain
    • Distinciones
Re:MILLENNIUM BLADES (reseña)
« Respuesta #2 en: 13 de Octubre de 2021, 10:17:13 »
Dado que no hay hilo ¿Qué os parece? para este juego, o al menos yo no lo encuentro, rescato este como hilo en que recopilar opiniones sobre él. Podéis leer una mía en este mensaje, entre otras partidas que he jugado. Juegazo impresionante para cualquiera que disfrute de los CCG/LCG y el mundillo competitivo de los juegos de este tipo.