logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 94 veces)

Lopez de la Osa

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 4589
  • Ubicación: Almendralejo
  • "Los moderadores no tenemos sentido del humor"
  • Distinciones Colaborador habitual y creador de topics Antigüedad (más de 8 años en el foro) Encargado del juego del mes Moderador y usuario en los ratos libres
    • Ver Perfil
    • Robótica Almendralejo
    • Distinciones
A mesa puesta: Panic Lab
« en: 13 de Julio de 2022, 09:49:28 »
A mesa puesta: 'Se aplica a juegos en los que todos los participantes se conocen las reglas; solo es sentarse y jugar'.

Ya me gustaría estar perpetuo en la piscina, pero no puede ser, tengo que ir y venir todos los días... por motivos laborales (estoy estudiando eso del teletrabajo desde allí), y también porque allí no hay cama para dormir.

Así pues, por la tarde, después de la requerida siesta por parte de mi organismo regulador del sueño, monto los niños en el coche, y para allá que nos vamos. Con alguna cajita en la bolsa de las toallas. Y para que no se estropee, una caja protegida. En este caso, igual que ayer (https://labsk.net/index.php?topic=259705.0), un juego en caja metálica: Panic Lab.

"Pues vaya mierder de juegos" pensaréis algunos... bueno... son juegos adecuados para la ocasión... ya habrá tiempo para otros menesteres más serios. Tened en cuenta que no voy a la piscina a jugar; voy a la piscina a refrescarme. Y los juegos allí son solo un pequeño pasatiempo.

Ninguno de los niños recordaba el juego... con ellos lo habré jugado...  a ver que mire en la BGG... ufff, con ellos quizá nunca. La última partida fue en el 2018, y creo que sucedió en un entorno festivo con adultos. Previamente la partida anotada anterior es de 2013, y ahí como mucho jugaría El Heredero (https://labsk.net/index.php?action=profile;area=showposts;sa=messages;u=5036), Adrián. Total, que me tocó explicarlo.

Empezamos a jugar sin las rejillas de ventilación, en modo básico, solo con los laboratorios de motaciones. Jaime pilló el juego a la segunda tirada de dados, aunque lo hacía lento de reflejos. Una vez recuperó parte de la ventaja perdida con respecto a Adrián, intorucimos esas rejillas. Y además, cada dos o tres tiradas de dados cambiábamos la posición del media docena de losetas, de forma que evitábamos aprovechar la memoria de donde está cada bacteria y cada laboratorio, añadiendo un poquito más de caos.

Finalmente Adrián nos superó a la suma de Jaime y mía, que es donde pusimos el tope de la partida. Y después de eso, volvimos a casa a cenar.