logo

Etiquetas:

Autor Tema:  (Leído 838 veces)

Calvo

  • Veterano
  • *****
  • Mensajes: 13563
  • Ubicación: Arganda-Rivas-Talavera-Fuenlabrada
  • "A los frikis no hay que hacerles ni puto caso" BB
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Por qué Clinito me sigue "marcando goles".
« en: 10 de Septiembre de 2022, 22:26:51 »
Una locución que se lleva utilizando un tiempo cuando un compi de juegos te recomienda un juego y resulta ser una decepción es que "te ha marcado un gol", y en los últimos tiempos yo tengo mi pichichi personal: el Condeduque de Albacete, Felix "Clint Barton". Ultimate werewolf "alien" (que me lo pillo y después me doy cuenta de que sólo está en inglés tanto el juego como la aplicación), Batman... en fin.

El caso es que me he encontrado esta explicación al fenómeno de por qué seguimos confiando en las opiniones de otros aunque no hayan coincidido con las nuestras. Muy interesante:

"El experimento clave lo hizo la neurobióloga Elizabeth Phelps en
Nueva York. Una persona juega repetidamente juegos de confianza
con distintos jugadores. Cada uno de sus compañeros de juego era
descripto previamente con una breve biografía inventada que lo
calificaba como moralmente noble o innoble.
Y descubrió algo extraordinario en el cerebro del que juega con un
compañero descripto como moralmente noble, pero que sin embargo se
comporta de manera egoísta. Como el cerebro aprende de las discrepancias, lo
esperable es que se produzca un error de predicción en el núcleo caudado, que
libere dopamina y que esto a su vez permita revisar la opinión sobre la otra
persona. A sus buenos pergaminos, habría que restarle esta mala acción que
uno acaba de observar. Pero esto no sucede. En cambio, el cerebro hace oídos
sordos cuando se da una discrepancia entre lo que a priori puede esperarse
moralmente de una persona y sus acciones efectivas. El núcleo caudado no se
activa, los circuitos de dopamina se apagan y no hay aprendizaje. Esta
tozudez es un capital social duradero que puede resistir ciertos tumbos. Quien
consolidó con la palabra que el otro va a obrar bien no cambia esa creencia
por el mero hecho de encontrar una excepción. Es decir, la trama de la
confianza es robusta y duradera. La semilla de la confianza social es prima
hermana del optimismo.
Podemos reconocer esto en una situación más mundana. Por ejemplo,
cuando alguien cuyas opiniones cinematográficas valoramos nos recomienda
enfáticamente una película que, para nosotros, resulta un fiasco. Entonces
maldecimos el momento, pero la confianza en él persiste. Tendría que haber
muchísimos consejos fallidos más para que empezáramos a cuestionarla. En
cambio, si una persona de la que apenas conocemos sus gustos nos
recomienda un libro malo, raramente volveremos a escucharla."

Podéis encontrar el texto en "La vida secreta de la mente", de Sigman (2015) y aquí enlazo el estudio en concreto:

https://go.gale.com/ps/i.do?p=AONE&u=googlescholar&id=GALE|A185538542&v=2.1&it=r&sid=AONE&asid=bed56d7b

+ab

Re:Por qué Clinito me sigue "marcando goles".
« Respuesta #1 en: 12 de Septiembre de 2022, 14:31:54 »
A mis amigos les animo a comprarse juegos para que así no me los tenga que comprar yo; si fuesen mis enemigos supongo que les robaría la tarjera bancaria para así comprarlos y quedarmelos en mi casa

Daniel

Re:Por qué Clinito me sigue "marcando goles".
« Respuesta #2 en: 13 de Septiembre de 2022, 21:47:22 »
Pues muy interesante la reflexión.

Creo que en el caso que nos ocupa otro gran componente es la manera en que nos mete los goles.

Si nos dice en el podcast "Este juego es territorio Barton." o "Hacezme caso, chavales, este juego es lo mejor y yo solo compro lo mejor de lo mejor." seguramente nos activa las dopaminas y compramos el juego no sólo por el juego en sí sino porque nos debe de dar buenas sensaciones estar en el mismo club que una persona que ese aura de savoir vivre y de disfrutar sólo con lo mejor de lo mejor...

Entonces llega un momento en que no compramos el juego por el juego en sí, sino que lo compramos por disfrutar de la experiencia de comprar un juego recomendado por Clint, con las buenas sensaciones que nos aporta.

Hasta cierto punto es como cuando te compras una colonia sin haberla olida solo por las buenas vibraciones que te dan sus anuncios.

No digo que nos venda juegos como un vendedor de coches de segunda mano pero es que se emociona tanto y habla de una forma que cuesta resitirse... :D

Pero bueno, es parte del espectáculo y de la diversión del programa... Que gana mucho con los audios que mete amarillo...

Daniel


Lopez de la Osa

  • Moderador
  • Veterano
  • *
  • Mensajes: 4611
  • Ubicación: Almendralejo
  • "Los moderadores no tenemos sentido del humor"
  • Distinciones Colaborador habitual y creador de topics Antigüedad (más de 8 años en el foro) Encargado del juego del mes Moderador y usuario en los ratos libres
    • Ver Perfil
    • Robótica Almendralejo
    • Distinciones
Re:Por qué Clinito me sigue "marcando goles".
« Respuesta #3 en: 15 de Septiembre de 2022, 11:46:22 »
A veces el portero juega con las manos atadas a la espalda.

SaturosLibertein

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 1
    • Ver Perfil
    • Distinciones
Re:Por qué Clinito me sigue "marcando goles".
« Respuesta #4 en: 25 de Septiembre de 2022, 11:39:07 »
Interesante reflexión. Muchas veces se cree ciegamente en la "autoridad" que se ha formado acerca de un personaje en concreto y se le proporciona una confianza que, quizá, ni siquiera está basada en nada en algo tangible o de peso. El caso Clint es especial. Si tuviera la cuenta de todos los goles que me ha metido y los pocos con los que ha "acertado" hablaríamos de porcentajes más cercanos a un adivino que a una eminencia de este hobby... Pero ahí seguimos, dando oportunidades fallidas a los juegos que recomienda mientras Clint se mantiene sin perder un ápice de esa aura de "ser superior" (el Florentino de los eurogames)

Y lo mejor es que muchos de los "Territorio Barton" acaban siendo "Territorio Wallapop" y cuando ese cambio da lugar, ese juego que te gustaba y tenía el sello de "Barton Institute" pierde su aura y te planteas: "Si Clint que fue quién lo recomendó lo ha acabado vendiendo, ¿Qué habrá visto que yo aún no?" y probablemente acabe igual. ¿Tendrá que ver con hacer "lo mismo que el que sabe"? Quizá sí... Pero me ha marcado goles tanta gente que creo que es una retorcida forma de justificarme, ya que prefiero que haya sido "culpa de otro" que culpa de una mala decisión propia al elegir un juego en concreto.

Eso sí, el dinero se gasta igual...