Djam Slam, o cómo jugar al Djam con el Boggle Slam

Djam, es un juego de buscar palabras de William Attia, dinámico y divertido, de corta duración (rara vez una partida supera los 20 minutos), de 2 a 6 jugadores, que viene magistralmente en una pequeña caja de metal (imitando descaradamente a lo propuesto por Cocktail Games hace bastante tiempo), y recientemente nominado al prestigioso As d’Or 2011 en Francia (pdf). Vamos, en mi opinión, lo tiene todo para convertirse en uno de los juegos del verano.

No obstante, como es un juego que no creo que salga mucho a mesa en mi caso y no he querido pagar los 14,99 euros que cuesta (me parece algo excesivo), he aprovechado un Boggle Slam (también conocido como Scrabble Slam en otros países) comprado hace unas semanas en el Alcampo por 3 euros (el otro día incluso estaba a 2 euros) para apañárme (u homenajear) una versión “similar” a la que voy a bautizar Djam Slam (en un alarde de originalidad) y así darle un nuevo uso a la baraja de cartas con letras que usa el Boggle Slam (y tener lo que comúnmente se llama, un 2×1).

Para jugar a nuestro Djam Slam necesitaremos el mazo de cartas de Boggle Slam90 fichitas (yo usaré una cajita de las tiendas multiprecio con fichas de parchis en dos colores, para marcar 5 y 1 punto) y 2d6 de distinto color: uno para saber, en cada ronda, con qué letra nos quedamos  y otro para determinar el tema propuesto.

5 letras. Como puedes ver en la primera imagen promocional del juego desplegado, en Djam se usan 5 dados de letras con distintos colores, pues bien, para nosotros será equivalente a sacar 5 cartas al azar del mazo de Boggle Slam formando una fila (si sale alguna letra repetida sustitúyela automáticamente por otra carta). Soy consciente de que esto es muy mejorable (solo es una primera idea, y tengo que ver como funciona en las pruebas de juego) e igual en un futuro hay que mejorar este punto para que haya una distribución de letras más lógica y coherente, teniendo en cuenta por ejemplo, la distribución que se usa en el Scrabble, o el Big Boogle o en los propios dados del Djam, de forma que se tenga en cuenta cosas como consonantes vs. vocales, letras más comunes, etc. formando varios mazos con las cartas de Boggle Slam o haciendo un reparto diferente. Para empezar yo obligaría a que hubiera al menos una vocal entre las cinco cartas extraídas.

En cada ronda uno de los jugadores lanzará un d66 (2 dados de seis caras, uno de ellos marca la decena y otro la unidad) para elegir el tema propuesto. Os dejo la lista de temas propuestos que voy a usar yo en mis partidas de prueba, aunque te recomiendo también que crees la tuya propia basándote, por ejemplo, en juegos como el Tutti Frutti o el Scattergories (esta hoja excel o esta entrada en la BSK te puede ayudar):

  • 11: Juegos de mesa o juguetes
  • 12: Cosas que se encuentran en una cocina
  • 13: Cosas que se encuentran en un botiquín
  • 14: Cosas que se encuentran en una guardería
  • 15: Utensilios y herramientas de carpintero
  • 16: Utensilios y herramientas de jardín
  • 21: Personajes de cuentos populares
  • 22: Actores y actrices de cine o teatro
  • 23: Cantantes o grupos de música
  • 24: Escritores
  • 25: Atletas deportivos
  • 26: Líderes políticos, diplomáticos y realeza
  • 31: Frutas y verduras
  • 32: Animales
  • 33: Marcas
  • 34: Comidas mexicanas
  • 35: Comidas italianas
  • 36: Comidas asiáticas
  • 41: Oficios
  • 42: Periódicos, revistas o magazines
  • 43: Comics
  • 44: Dioses de la mitología griega, egipcia o romana
  • 45: Deportes
  • 46: Bebidas
  • 51: Ciudades españolas
  • 52: Ciudades europeas
  • 53: Nombres bíblicos
  • 54: Equipos de fútbol
  • 55: Religiones
  • 56: Nombres de ríos españoles
  • 61: Atracciones de feria
  • 62: Palabras de 6 letras
  • 63: Palabras de 8 o más letras
  • 64: Términos informáticos
  • 65: Partes de un ordenador
  • 66: Partes de un coche

Luego lanza nuevamente 1d6 (si lo prefieres puedes quedarte con el dado que marcaba las unidades en la tirada anterior, pero limitará los temas propuestos). Con un resultado de 1 a 5 nos quedaremos con la letra que haya en esa posición en la fila formada con cinco cartas y cada jugador deberá buscar y proponer una única una palabra que obligatoriamente empiece por la letra que aparece en la carta elegida ajustándose además al tema propuesto; y si sale un resultado de “6” entonces hay que encontrar una palabra correspondiente al tema propuesto pero que no incluya ninguna letra de las que han salido en las cinco cartas, pero en esta ocasión solo se propondrá una única palabra, así que el más rápido se llevará el gato al agua.

Boggle Slam

Recuerda que la velocidad es importante en el Djam Slam ya que todos los jugadores juegan al mismo tiempo, no hay turnos excepto para tirar los dados, de manera que en cuanto un jugador propone una palabra válida cogerá (si juegas con fichas, mucho más cómodo) o anotará (si juegas con lápiz y papel) los puntos correspondientes (que dependerá del número de jugadores en la partida) y esperará a que comience una nueva ronda.

La puntuación es parte de la gracia del juego. En el Djam original se ganan tantas fichas (puntos) como letras de la palabra haya en común con los dados, salvo en el caso especial de que salga color negro (en nuestro caso un “6”) en cuyo caso el primero en proponer una palabra gana 4 puntos. Además, dependiendo del número de jugadores, el último o los últimos participantes no puntuarán: con partidas de tres o cuatro jugadores el último en decir una palabra en el caso no especial no puntuará y con partidas de cinco o seis los dos últimos tampoco puntuarán. Si lo prefieres puedes usar una regla casera de puntuación donde el primer jugador obtenga tantos puntos como el número de jugadores menos 2, el siguiente uno menos, y así sucesivamente, y los últimos incluso podrán perder puntos; simplifica las cosas y le da un “punch” adicional de tensión y mala baba.

La partida finalizará cuando ya no queden puntos por repartir (en el Djam se juega con 90 fichas, pero puedes jugar a los puntos que consideres oportuno). Opcionalmente, si lo deseas, puedes jugar hasta que se acabe el mazo de cartas con letras de Boggle Slam (haya una ronda que no se pueda sacar 5 cartas diferentes, en cuyo caso se finaliza automáticamente), o a obtener un número de puntos prefijado antes de comenzar la partida (por ejemplo, el primer jugador en llegar a 30 puntos).

Para finalizar, en la propia página de Asmodee tienes una curiosa variante de juego que puedes probar, y también te recomiendo que crees tus propias variantes y reglas caseras, tampoco creo que sea excesivamente complicado y modificarás levemente el juego y le darás de esta forma una mayor rejugabilidad. A disfrutarlo!!!.

¿Se te ocurre alguna variante nueva para el juego? ¿alguna forma mejor de generar las 5 letras? ¿qué te aparecido mi homenaje? Deja un comentario.

Entradas relacionadas

One thought on “Djam Slam, o cómo jugar al Djam con el Boggle Slam

  1. hola!
    a mi tambien me llamaba la atencion este juego, pero no sabia si me iba a funcionar o no… asi que me lo hice yo tambien. Las tarjetas me las invente (puse cosas bastante genericas para que sea viable que exista respuesta) y tambien pille fichas del parchis de los chinos para puntuar.

    El tema de los dados? bloques de madera cuadrados de un juego infantil de construccion. Los pinte con subrayadores de colores (amarillo, verde, rosa y naranja) y por encima las letras. El quinto dado lo deje sin pintar (el blanco).
    Lo bueno es q como los dados son grandotes se leen bien las letras siempre, aunque estes lejos y seas un poquillo miope, lo malo es q no hay cubilete para ellos.

    un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *