La Gratuidad por todo

Vivimos en una arraigada sociedad de consumo. Incluso algunos psicólogos católicos se han encargado de estudiar el fenómeno, y poco menos que tacharlo de inmoral, perjudicial y no se cuantas cosas malas.

Pero yo veo que las cosas están cambiando, al menos en el entorno en donde yo vivo. La realidad que percibo es precisamente la contraria: que cada vez estamos menos dispuestos a pagar dinero por las cosas que adquirimos, supongo que influidos de una forma directa por la escasa economía que percibe el ciudadano medio, cada vez más ahogada y que no se dispone de este “exceso de capital” necesario para permitirse algunos lujos, fuera de la compra de una vivienda y la manutención y alimentos básicos. Sin embargo, la mayoría de empresas, sea cuál sea su ámbito comercial, no son sensibles a esta realidad (o prefieren colocarse un velo delante de los ojos para no darse cuenta) y pocas son las que adecuan sus estrategias comerciales y económicas, a las expectativas de este nuevo mundo, llamado globalización. Hoy con Internet esta todo más a mano, y es más fácil encontrar cosas a muy bajo precio (o incluso gratis) que antes era imposible ver (de esto saben mucho los chinos que están reventando el mercado en muchos sectores: zapatos, ropa, herramientas, juguetes, etc).

Veamos algunos ejemplos,

Hasta hace unos años, volar en avión a cualquier lugar del mundo suponía invertir el sueldo de un mes. Hoy sin embargo los billetes de avión son ostensiblemente más baratos que hace unos pocos años (tampoco estoy hablando de tanto tiempo), y todo el mundo se puede permitir realizar un viaje de media distancia a un muy módico precio. Basta con ver como proliferan las compañías “Low Cost” (ryanair, easyjet, vueling, etc) que te ofrecen constantemente viajar a Londres, París, Roma o cualquier otra ciudad importante europea por 20 EUR (tasas incluidas).

Los periódicos gratuitos están ganando a pasos agigantados, con no demasiado esfuerzo en mi opinión, una cuota en el mercado de la prensa escrita, y muchos ya no son exclusivamente anuncios. El diario 20 minutos, por ejemplo, lidera la prensa española en número de lectores, superando los 2 millones y medio diarios. Y los periódicos de pago, ya no saben que regalarte cada día para fidelizar sus lectores, y no es de extrañar que te pidan 1,20 EUR por el periódico, y te regalen un libro o un DVD que ronda los 10 EUR. Si a eso unimos las audiencias de blogs, periódicos electrónicos y páginas de noticias, pues tenemos a mano toda la información de forma gratuita, así que no es de extrañar que El País esta pasada semana haya tenido que dejar de cobrar por leer sus noticias en su versión electrónica, pasando a ser gratuito ese servicio.

Si pasamos al sector de la alimentación, diariamente nos podemos encontrar con ofertas del estilo de “comprando 4 yogures te regalamos una mochila, un CD y participas en el sorteo de 500 viajes a Cancún” o “con la etiqueta de 4 botes de café participas en el sorteo de un sueldo de por vida o te regalan una vajilla de diseño”.

La música, sin entrar en el mal descrito pirateo y la compartición de canciones en formato MP3 en las diversas redes p2p (que por mucho que se empeñen algunos sigue sin ser delito), cada vez hay más músicos que eligen como opción la publicación de su obra como copyleft, música libre o bajo licencia creative commons; lo que supone que cada vez hay más discos a mano de una manera gratuita en diversas webs (basta pasarse por sitios como lamundial.net, jamendo, magnatune, etc)

Si pasamos al sector servicios, la “primera revisión” sea de lo que sea: el oído, la vista, tu coche, tus dientes, tú, siempre es gratuita, y a este paso se va a extender a la segunda y tercera, y sucesivas.

Los muebles son de ikea y los aparatos electrónicos y gadgets de Hong Kong. Ya no se busca la calidad sino lo más barato.

En el tema de ocio, puedes encontrar videojuegos como software libre o bajo licencia creative commons, que no tienen nada que envidiar a los más comerciales. Juegos de mesa los hay amateurs print & play, a cientos, y muy buenos. Y ya no cuento las adaptaciones de juegos comerciales que hace la gente o los que te puedes fabricar, literalmente por cuatro duros, con componentes de tiendas multiprecio.

Si quieres tele gratis a la carta puedes utilizar programas del estilo del ppstream, pplive, tvants, sopcast, etc en el que la gente desinteresadamente emite programas de televisión en abierto de prácticamente cualquier lugar del mundo, incluidas esas retransmisiones deportivas por las que estan pugnando Audiovisual Sport y Mediapro. Algunas televisiones están comenzando a ofrecer sus series con algunas restricciones (normalmente anuncios) gratuitamente por internet, como por ejemplo, la NBC. Luego tienes proyectos emergentes, y serios, como pueden ser joost, zattoo, mobuzz tv, que auguro que van a revolucionar el mercado a corto plazo. En youtube y sitios similares puedes ver videos que cuelga la gente, de forma que puedas pasar el resto de vida viendo cosas que tu elijas y no te impongan las cadenas de televisión. También existen webs, como por ejemplo stage 6, que cuelgan series de televisión y películas, como si se tratará de un videoclub online a la carta. Y evito hablar del torrent, pando y eMule. La tele hoy en día es gratis, y si quieres el plus o el cable has de pagar «absurdamente» por ello. Y así con un sinfín de cosas.

Muchos jóvenes empresarios están aplicando unos nuevos modelos de explotación que están siendo tremendamente imaginativos, productivos y que hacen que la cuenta de ingresos atípicos se este convirtiendo, en la mayoría de ocasiones, en la principal.

El pagar por las cosas se está convirtiendo poco a poco en un elitismo social. Y hemos llegado a un punto que únicamente se paga por la hipoteca de la casa y los gastos básicos. Evolucionar o morir. Y me pregunto yo, ¿estámos viviendo un tercer renacimiento?

Deja un comentario o un mensaje en la BSK:
http://www.labsk.net/index.php?topic=11804.0

Comparte este post a tus amigos con:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.