Distopia

Paranoia es creer, en un orden oculto tras todo lo visible.

Una distopía es una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal, es decir, en una sociedad opresiva, totalitaria o indeseable. El término fue acuñado como antónimo de utopía por John Stuart Mill a finales del siglo XIX, y se usa principalmente para hacer referencia a una hipotética sociedad ficticia (frecuentemente emplazada en el futuro cercano) en donde las tendencias sociales se llevan a extremos apocalípticos, donde la vieja frase de la ciencia ficción esto es lo que podría ser constituye la base de la visión de un mundo peor que el nuestro.

¿En qué se fundamenta este juego? El juego de rol Distopia, parte de tres premisas básicas: 1) La matemática es el lenguaje del mundo. 2) Todo a nuestro alrededor puede ser representado y entendido a través de los números. 3) Si se escriben esos números, los patrones emergen. Conclusión: Los patrones están en cualquier parte de la naturaleza. Y a esa ardua tarea, se dedicaran nuestros protagonistas. A buscar el orden natural, que se esconde detrás del caos imperante en la realidad.

Pero, lamentablemente, o por suerte para nosotros, nuestros protagonistas no son los únicos que está buscando la verdad oculta. Que sepamos, hasta la fecha hay tres que desean encontrar el misterio de sus universos:

1) Alpha Ares, una oscura sociedad de valores independiente, con una reconocida experiencia profesional en asesoramiento y gestión de patrimonios, servicios de inversión y tramitación de operaciones en los mercados financieros, miembro de la Bolsa de Madrid.

2) Una secta de judíos hasídicos, numerólogos, y estudiosos de la kabbalah.

3) La Fundación Española de Sociología Política (FeSPo) para el análisis y los estudios sociales, centro del pensamiento político e ideológico, conservacionista, reducto de la derecha española.

Pi, fe en el caos

Debido a todo esto, nuestros protagonistas se verán envueltos en una serie de incidentes, que los llevaran desde la violencia profana de la sociedad de valores, quien sólo busca predecir las alzas o caídas de la bolsa. Hasta la violencia religiosa de un grupo de judíos, quienes ven en la matemática, el poder de descifrar el nombre oculto de Dios enla Torá.

Nuestros protagonistas, por tanto, son seres obsesos, perseguidos por ser portadores de la verdad, pero también condenado por su propio cuerpo, a pagar el precio de tan valioso objeto. Y es que absolutamente todos los portadores padecen severas migrañas y son hexakosioihexekontahexafóbicos. Cada vez que se encuentran cerca de la hipotética solución, su mente se resiste, se ciega. Y como ha hecho de su vida, un universo cerrado, controlable, manejable y predecible; la migraña no sólo lo ataca a él, sino a todo lo que le rodea. La migraña es la resistencia del cuerpo y la realidad, a dejarse controlar por esquemas numéricos, en donde la imaginación, no tendría lugar.

A partir de esta historia -la búsqueda de la ley universal, una tarea que hace de Dios, tan sólo un número más- el juego de rol Distopia intentará desarrollar y construir, un thriller contemporáneo (aunque con claros tintes de de ciencia-ficción); haciendo de la historia, la irrupción del caos en la perfección del universo que para nuestros protagonistas sean la vida. Distopia consigue hacer de la matemática, el límite perfecto entre la esquizofrenia y la razón; entre el misticismo y la incredulidad; entre la ciencia y la metafísica.

p deja de ser entonces, tan sólo una letra del alfabeto griego, para reivindicarse como uno de los últimos misterios de la matemática, esa ciencia exacta, que siempre se ha jactado de poder formalizar todo conocimiento. p  se transforma en discurso, para acabar con las certezas, para reflexionar sobre la ciencia, sobre la religión, o sobre el misticismo. Y sobre todo, para dejarnos grandes dudas que quizá no tengan solución: ¿si revelamos el nombre oculto de Dios, no acabaremos con su misterio?, ¿si encontramos la estructura del universo, no acabaremos con la imaginación?, ¿si algún día hallamos el valor exacto de ese extraño número, no habremos acabo con la incertidumbre que nos hace humanos?


APUNTES SOBRE EL SISTEMA DE JUEGO

RPG Deck Building
http://www.labsk.net/wkr/archives/11699/


APUNTES SOBRE LA AMBIENTACIÓN

Distopia: Filmografía
http://www.labsk.net/wkr/archives/11926/

Distopia: La inmersión
http://www.labsk.net/wkr/archives/12053/

Distopia: Creer en lo imposible (I)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12144/
Nada es real.

Distopia: Creer en lo Imposible (II)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12147/
Los extraterrestres existen.

Distopia: Creer en lo Imposible (III)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12160/
Experimentos en humanos.

Distopia: Creer en lo Imposible (IV)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12178/
Viajeros en el tiempo.

Distopia: Creer en lo Imposible (V)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12188/
Enfermos mentales.

Distopia: Annuit Coeptis
http://www.labsk.net/wkr/archives/12204/

Distopia: La manipulación de la memoria
http://www.labsk.net/wkr/archives/12212/

Distopia: La inteligencia Colectiva
http://www.labsk.net/wkr/archives/12222/

Distopia: Creer en lo Imposible (VI)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12239/
Niños índigo.

Distopia: El efecto mariposa
http://www.labsk.net/wkr/archives/12248/

Distopia: Creer en lo Imposible (VII)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12264/
Cyborgs y androides.

Distopia: Creer en lo Imposible (VIII)
http://www.labsk.net/wkr/archives/12452/
Diferentes áreas corticales.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *