L’esprit de Marie Antoinette

Este es el nuevo juego en el que he estado trabajando estos días. Le he bautizado como L’esprit de Marie Antoinette (El Espíritu de Maria Antonieta).

Autor: José Carlos de Diego Guerrero.
Tipo de Juego: Un party de deducción, memoria y elección de cartas.
Jugadores: De 5 a 8 jugadores (o más).
Edad: desde 10 años en adelante, un juego para niños y adultos.
Duración: 1 hora.
Web: http://www.labsk.net

Propósito del Juego

Asumiendo el papel de maestros perfumeros en el París del siglo XVIII, cada jugador, compite con artesanía para elaborar el perfume más codiciado y refinado del reino, con el que deslumbrar en la corte de Luis XVI, a la mismísima reina María Antonieta.

Durante el juego deben averiguar cuáles serán los grupos de perfumes que más de moda estarán entre la nobleza parisina, adelantándose antes que nadie. Aceites Esenciales que cambiaran de dueño constantemente para obtener importante información y conseguir descubrir las tendencias en la moda que van a marcar los demás maestros perfumeros de forma que sus elaboraciones y fragancias salgan victoriosas y sublimes. Hay que saber escuchar a los ciudadanos de a bien y la opinión de los demás artesanos, ya que las elaboraciones deben cimentarse en las expectativas de la gente, y debe ofrecérseles los perfumes que buscan y demandan. En ello radica parte del éxito de un buen perfume.

Para conseguirlo, cada jugador debe equilibrar el uso de sus limitadas alacenas (parfumothèque o mano de juego) consiguiendo los más exquisitos y puros Aceites Esenciales con el que elaborar tres nuevos tipos de perfumes (un extracto, un agua de perfume y un agua de tocador) con los que adular al Rey, la Reina consorte, y a otros importantes y distinguidos miembros de la corte.

La nota florida de los perfumes la ponen las esencias de rosa, de narciso o de azahar, o los cítricos llegados de Italia: limón, naranja, mandarina, cidra, bergamota y pomelo. También se utilizan las maderas de Oriente, como el sándalo, y cortezas de aromas especiados, como la canela o la cascarilla. Y domina todo un olor alcanforado, sin duda medicinal, que aporta a cualquier mezcla un efecto tónico muy especial. Los aceites, los polvos y las aguas de olor se aromatizan con rosa, jazmín, violeta, lirio, junquillo, clavel o lavanda, traídas de Grasse, la capital del perfume; pero también con naranja y limón. El ámbar gris y el azahar gozan de gran estima entre la nobleza, mientras que el almizcle desde hace algunos años es menos apreciado por los clientes.

Al final de una intensa hora de juego, el jugador que haya elaborado los tres perfumes más exquisitos, elegantes y refinados, conseguirá un título de noble, ¡y pasará a formar parte de la corte del Rey como perfumero real!.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *