Incapacitado por los Juegos de Mesa

Un sueco de 42 años obtendrá una ayuda del estado después de que >su afición al heavy metal haya sido considerada como incapacidad. Él mismo confiesa haber asistido a más de 300 conciertos en el último año lo que, junto a su extrema pasión, le causó la pérdida de varios empleos. Su actual jefe le permite escuchar música en el trabajo a la vez que se beneficia de no tener que pagarle todo el salario completo.

Y me pregunto yo, ¿acaso los juegos de mesa no es algo parecido? Hay gente que hace peregrinaciones a toda jornada y convención que se celebra en su país (e incluso fuera de sus fronteras patrias), que solo vive por y para los juegos de mesa, que en su trabajo esta pensando en la partida que jugó el día anterior, y que planes tendrá y cuales juegos probará el fin de semana o como diseñar tal o cual juego de mesa que lleva rondando por su cabeza desde hace unos días. ¿Si fuéramos suecos tendríamos también derecho a una incapacidad? Y en España, ¿sería igual?

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.