La psicología del saldo

Desconozco si es debido a la crisis económica en la que estamos inmersos o a otra “oscura” razón, pero últimamente veo comportamientos compulsivos en los aficionados a la hora de comprar juegos de mesa. Supongo que esto ha ocurrido siempre, de hecho, en mis comienzos yo actuaba de manera similar, pero no deja de ser lo suficientemente curioso para que le dedique una entrada.

Todos sabemos lo que son las rebajas, ese periodo en el que, supuestamente, los mismos artículos nos cuestan menos dinero. Pero en el caso de los juegos de mesa este periodo se alarga todo el año, debido a que hay muchas tiendas online que van sacando saldos cada mes (o incluso semana) de juegos de mesa que, en la mayoría de ocasiones, no han tenido las ventas esperadas, y hay que deshacerse de ellos (imagino que el mantenerlos en el almacén cuesta más dinero que venderlos a precio de coste).

En la actualidad se han convertido en un hábito, o incluso en una tradición, debido a la gran difusión que se hace de este tipo de tiendas en foros y listas de correo, y veo cada día como un grupo de aficionados, más o menos numeroso, se organizan para hacer pedidos gigantescos a estas tiendas con el único propósito de comprar varios kilos (literalmente) de estas gangas.

Es más, en muchas ocasiones, durante la temporada (o tras las convenciones/presentaciones) vamos seleccionando aquellos juegos que compraremos a lo largo del año (las consabidas wishlists), a ser posible en este tipo de tiendas cuando empiezan a saldar o rebajarlos, y al final la lista acaba siendo demasiado extensa como para ser manejable. Cuando se acerca la navidad esto se agudiza, ya que además, pasamos muchas horas comprando para los demás, pero también reteniendo aquello que compraremos para nosotros (los autoregalos navideños son una tradición).

No sé si tiene algo que ver con la filosofía de vida consumista, que convierte a quien más tiene en personas de éxito, y es la razón por lo que todos pretendemos tener el máximo posible. Pero claro, debido a las limitaciones económicas (principalmente), intentamos buscar estos supuestos “chollos” para optimizar nuestro éxito al menor coste económico. Frases de este estilo empiezan a ser frecuentes: “¿sólo te has comprado eso?”, “¿qué juegazo dices que te has comprado?, ¿sólo te ha costado eso? Tú sí que sabes comprar, “mira lo que me he comprado, y sólo me ha costado…”.

Lo que sí que creo que es algo falla, porque muchos de estos juegos que se compran tan compulsivamente, en otro tiempo o momento no se hubieran comprado ni siquiera se hubiera tenido interés en ellos. Por citar un ejemplo concreto, el juego Renaissance cuando salió costaba 45 euros, imagino que fue un rotundo fracaso porque dos años más tarde, se puede encontrar en muchas tiendas por 10 euros. La pregunta es: si no se compró en el 2007 (fecha cuando salió) por 45 euros por considerar que era un juego mediocre o incluso malo, ¿por qué por 10 euros resulta interesante en el 2010? El juego es el mismo. ¿Sólo miramos lo que cuesta y nos da igual la calidad? A 10 euros evidentemente se ha agotado, lo cual esto refuerza en parte mi teoría. ¿Somos tan poco exigentes? ¿Compramos por comprar? Luego muchos de estos juegos acaban en la estantería acumulando polvo, pero oye, lo que mola decir que me he comprado una docena de juegos a peso.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

28 thoughts on “La psicología del saldo

  1. No sé este juego en concreto pero es cierto que otros juegos no son una maravilla y valen 30 y pico o 40 y pico euros, y si encambio bajan a 15 pues ya te los compras. Porque aunque no sean una maravilla la relación entretenimiento/precio mejora.
    Luego está otra razón para comprar ofertas, y es el afan coleccionista. Todo aquel que compra muchas cosas de algo concreto (juegos, DVDs, Comics…), al final activa un chip coleccionista que le hace comprar compulsivamente hasta que no tiene espacio o no tiene dinero (o las dos cosas). Además del consabido “efecto oferta”, en el cual la mente humana (competitiva por naturaleza) nos obliga a comprar algo que creemos a buen precio, autoengañándonos, solamente para no ser los unicos que no hemos aprovechado esa oportunidad que no se volverá a repetir (dicen xDD)

  2. Tienes más razón que un santo. Esta es una de las cosas que no me gustan de la BSK, que a veces se convierte en un mercadillo vociferante, vamos que si dices que te compras los juegos en las tiendas de Arc de Triomf de Barcelona quedas como un panoli. El tema da hasta para un juego de tablero.

  3. Yo para intentar paliar este efecto (que a todos nos afecta de vez en cuando) es hacer una lista de lo que se quiere, pero poner la fecha de compra bastante en el futuro. Si llegada la fecha de compra todavía veo que ‘realmente’ quiero eso que puse, pues lo compro, sino lo borro y punto.

  4. Grendelkhar, cierto. Parece que si no sigues a la masa el raro eres tu. A veces no entiendo como se pueden hacer pedidos de 20-30 juegos. Yo hace tiempo que he bajado mucho mi ritmo de compras, y aún así no me da tiempo a jugar a todo (y eso que dispongo de mucho tiempo libre). De hecho, ahora compro más “por necesidad o curiosidad” que por “acumulacionismo”. Y la verdad que he ganado, como mínimo, en salud.

    Y prueba a pasarte también por JugarXJugar, la tienda de Avda. Gaudi 39, que son amigos. 😀

  5. Sí…

    ¿Lo necesitas? No.
    ¿Y si valiera 40 euros? Tampoco
    ¿Y si fuera gratis? Tampoco
    Nada nuevo bajo el sol.

    Por cierto que siempre nos andamos quejando de los precios “exhorbitantes” que nos cobran por nuestros amados jueguitos ¿Si costaran menos tendríamos los mismos? No, tendríamos más (excepto imponderables de espacio-esposas), de eso estoy convencido.
    Y sí ,Grendel, somos vociferantes amantes de la compra económica. Lo demás me parece que es hipocresía. El juego que suguieres crear podría basarse en alguno de los hitos literarios de Guy Debord ( diseñador, por cierto, de un mítico juego).
    El que no acumule más de lo que debiera (no juegos sólo hablo) que tire la primera piedra.
    No lo encuentro especialmente compulsivo sino especialmente habitual. Que la calidad de un juego dependa de su precio (suba o baje), o de lo popular que sea , son criterios tan espureos como tantos otros que conducen a la venta masiva de “truños” y al paso desapercibido de “joyas” ¿ Tan bueno es el Offrendes? ¿De pronto todos lo desearemos porque algunas voces expertas dicen que lo vale? ¿En la Mathtrade de la primavera del 2011 no nos encontraremos con media docenita de Offrendes? ¿No se yo? Acaso no sucede en todos los ámbitos: cine, literatura, moda …(¿política?).

    Saludos

  6. Yo de momento el Offrendes lo he añadido a la wishlist. Pero de esa wishlist, al final no compro ni el 10%. A las pruebas me remito. 😀

    Las mathtrade son un invento del demonio. Eso si que engancha. Es mezclar una lotería con acumular juegos. Una mezcla explosiva.

  7. Wkr :

    ACV :
    si

    sí, ¿a cuál de las preguntas? ¿o a todas?

    ¿a las tres? 🙂 , y en especial a la primera.

    Si una cosa te gusta, es buena, te entretiene, porque no comprarla si puedes? yn ocomprar todo lo que hay y enciama es barato…. pero esto es una filosfia para todo, no solo par alos jeugos de mesa….
    Y saber ahorrarte el 80% de las compras. Que una persona normal se compre más de un juego por “estación” creo que ya no es gusto por los juegos de mesa, es más acumulacionismo, o hacerlo en esto en vez que en copas, comics, cine o “tunning”. Nosostros somos “enfermos” por afición, trabajo, o locura, pero aun asi compramos menos, yo tengo 300 juegos y los he acumulado en los últimos 6 años porque he vuelto a este trabajo… pero mi colección básica de toda la vida no pasaba de 20, pero comprarme, comprarme, debo hacer unas 6 compras al año….
    Ahora hay mucha oferta.. y no dejan que los buenos juegos se desarrollen. Puedo entender que tengas una colección de 40 juegos, y te compres uno al mes para jugar con la familia y los amigos o regalar, son baratos, pero más cantidad, corres el riesgo de comprar cosas que no jugaras y no te gusten, o de mala calidad.
    No se mira la calidad del juego, de los componentes, y de la experiencia que te ha de dar, se mira el precio/volumen/hype.

    ACV 😉

  8. Y luego, sobre que pasa en todos los ámbitos es posible, pero yo hasta el momento no he visto ningún sitio donde 20 marujas se organicen para comprarse las “fajas adelgazantes” o el “tensiometro” del saber vivir por cajas de 50.

  9. Touché.

    Yo me he comprado el Renaissance por su asqueroso y rebajado precio, luego cumplo con la psi consumista (sea dicho que en su momento me interesó y no lo adquirí por lo limitado de mi grupo de juego entonces).

    Como lo se y me jode, no podía dejar de intentar pasar la pelota por encima de la red en un ataque tan mezquino como se me ocurriese. Lo he intentado…que no se diga. 😉 ;D

    (Por cierto, Grendel, no me tientes. Cuando me persone en tu casa con el R. espero 0 comentarios…El riesgo, de haber comentarios, es que yo me fije en alguna cosilla que tengas por allí encima)

    Saludos

  10. @Wkr
    Ni idea. Ahora mismo, excepto en el tema de los juegos, no he participado en ninguna compra conjunta de nada.
    Igual no creo que sea un fenómeno aislado. Un ejemplo que a mi me deja entre perplejo y divertido lo tengo en mi puesto de trabajo:
    Resulta que allí recibimos unos 100 ejemplares gratuitos de “La Vanguardia” cada día. Como otros muchos diarios LV ha ofrecido cupones de descuento para productos tan dispares como un termo eléctrico, un juego de toallas, una video camara, y un largo etcetera. Pues bien, cada día la telefonista recorta todos los cupones y rellena tropecientas cartillas que mis compañeros/as diligentemente reservan y abonan (porque algo siempre se paga) por cada una de esas “ofertas”. Lo más curioso que, en ocasiones, ya tienen algo similar y, simplemente, quieren aprovechar el precio (quizá lo regale…para cuando tire el otro…) A veces me siento un poco torpe no “aprovechando” yo también.
    Creo que si es genérico y no exclusivo de nuestro “selecto” club 🙂

  11. ¿Y pasará igual fuera de España? Lo de los cupones es de traca, es otra cosa que nunca he entendido. 😀

    Por cierto, yo no me compré el Renaissance, ni siquiera por 10 euros. Así que pase mi tirada de cordura.

  12. Dos comentarios más y no reincido:

    1. Del Renaissance yo no he leído nada especialmente malo (en labsk y en BGG). Más bien datos positivos lo cual parece hacerlo buena compra. Ahora tengo realmente curiosidad por saber dónde encuentro información sobre lo malo o mediocre que parece ser.

    2. Yo creo que en labsk se generan más actos de compras compulsivas por las opiniones de algunos foreros destacados (por su criterio, simpatía, mensajes o lo que sea) que las gangas. Si las dos cosas coinciden la cosa se dispara. Un ejemplo, de ahora mismo, es la gente que de pronto en estos dos días anda interesándose por el War of Roses. No sucedería lo mismo si habláramos de un Horus, por ejemplo. Casos como el Renaissance me parecen que son un mezcla de las dos cosas.

    No se si eso es extrapolable fuera de labsk a otros foros, medios, etc. Supongo que en algunos casos sí.

  13. Yo te puedo hablar del Juana de Arco, el juego en el que se basa, y a mi me pareció infumable. Y dije lo de mediocre porque no se vendió, si hubiera sido la reostia, no estaría de saldo.

  14. @Wkr

    Gracias por el comentario. Del Juana de Arco leí cosas sólo regulares aunque siempre me dió curiosidad. Espero que el R. lo mejore un poquito. Después de jugarlo a ver si saco tiempo de algún lado para dar mi impresión.

    En general estoy de acuerdo contigo. La próxima tirada de cordura espero que sea mía ;D

  15. Vale, a ver si algún dia me paso por esa tienda, que es la única que aún no he pisado. Ya jugaremos a ese Renaissance, señor Perec, seguro que algo bueno tendrá (hasta el Mesopotamien tiene algo bueno: queda precioso en la mesa). ¡Nos vemos!

  16. Entramos en una dinámica dificil de solventar. Que haya pedidos de 20 o 30 juegos entre varias personas no me parece descabellado, sobre todo hablando alguien con más de 600 juegos 😉 Y lo de las compras convulsivas… es tremendamente común con otras cosas aunque no nos llevemos las manos a la cabeza: un ipod pijeril, el televisor mediapared, el teléfonol móvil talpascual 3F XP Deluxe, el coche modelo no tengo 40, la casa en no sabe dónde el GPS, las entradas del concierto del grupo ese que nos gusta tanto en la otra punta de España etc.

    Estoy más que de acuerdo con acv, y añado un dato ante la opinión esgrimida por Wkr de “infumable”:
    -jugamos hace nada una partida de Cosmic Encounter.
    Me lo pasé pipa, en una hora y poco y descubrí que el juego era lo que esperaba: “un juego”, donde importa la experiencia, las risas, el momento y no si por el caos reinante no vas a quedar el primero matemáticamente desde el momento 1 de la partida.
    -se pudieron escuchar tajantes opiniones como “es un truño” “te ahorras 40 euros” “es tirar un dado de veinte y ver quién gana” o “igual que el munchkin”.
    -yo, satisfecho aunque con la certeza de que con ese grupo pocas veces más verá mesa. Vale su 7,5 en la BGG y entiendo que determinada gente y grupos les haya dado fuerte por echarse alguna de vez en cuando.

    Conclusión: lo de la infumabilidad de un juego es algo muy relativo, señores. Lo importante es que divierta. Si un juego no ha de tener por valor máximo entretener… ya me dirán ustedes!

  17. A mi el Cosmic Encounter me parece un gran juego, precisamente por lo que comentas: primero me parece divertido y segundo es un clásico que ha envejecido bastante bien, lo cual no pueden decir muchos, y es el padre de muchos juegos. Para mi indispensable en toda ludoteca.

    Y luego, que tenga más de 600 juegos es anecdótico. 😀

  18. Por cierto… que lo anterior tampoco te quita razón. Los saldos compulsivos existen (y el caso citado es paradigmático), y lo reconozco. Ponme un juego que no pensaba por asomo comprar a la mitad de su precio y me lo pienso y casi seguro que acabo cayendo. Y un libro, y un juego de rol, y un videojuego y un DVD y un… los vicios vamos.

  19. Tampoco se trata de tener razón o no. Nadie tiene la razón absoluta, y la opinión es subjetiva siempre, lo que te puede parecer bueno a mi me puede parecer todo lo contrario. La cosa es debatir sanamente y aportar opiniones diferentes. La suma de todo hace que la entrada se enriquezca.

  20. Yo sí he jugado a Renaissance y debo de decir que a mi parecer era muy, muy malo. Desde el tablero, que no tiene un triste contador de puntuación (y se puntua en cada turno), al diseño de algunas piezas, que no encajan bien, a (principalmente) el planteamiento del juego o las reglas de palo para que no haya eliminación de jugadores.

    Luego, como se dice, para gustos los colores, pero pasa lo que pasa aquí: Gente que lo defiende, sin haberlo probado, y (sobre todo) lo que se referencia en el artículo, que nos estamos desviando: Comprar juegos que en realidad no quieres sólo porque están baratos y así tener uno más en la colección.

    No se trata de los que hayan pillado un juego minoritario que les gusta aprovechando unas rebajas, que si es por eso fetén. La vena consumista del juego barato existe, y mucho, aunque no la tengan todos.

    Y Cosmic Encounter mola, leñe.

  21. Totalmente de acuerdo, Eriador. Siempre que pongo como ejemplo un juego de mesa para ilustrar un artículo de opinión, se tiende a particularizar, cuando no ese trata de vilipendiar un juego, sino de hablar de un fenómeno. Paso lo mismo con el Pocket Battles. Podría haber puesto el Renaissance como cualquier otro.

  22. te comprarias las zapatillas que llevas por 100 euros? y por lo que te costaron?

    que el juego se compre a 10 euros es que más gente se lo puede permitir, simplemente. No que se compre por comprar…

  23. Creo que nunca me he gastado 100 euros en unas zapatillas. Aparte no suelo hacer deporte, así que tampoco me servirían de mucho. Para el día a día voy mucho más cómodo con zapatos.

    Es cierto que si cuesta menos mucho más gente se lo podría permitir, pero es que también hay juegos de 6-10 euros y nadie se tira a comprarlos de manera impulsiva y compulsiva. Así que igual el precio no es el problema, el problema es el cartelito que lo identifica como “angebote” (oferta en alemán).

  24. ay amigo, con los juegos de rol pasa exactamente lo mismo… yo mismo soy comprador compulsivo de manuales al peso con tal de que cuesten baratos, y luego ni los ojeo.

    Me anoto el dato de que hay tiendas online con juegos baratos, a 10 euros si se anima uno a comprar un par de juegos, en el peor de los casos sirven para hacer fichas para otros juegos.

    Saludos y disculpas por comentar tan a destiempo.

  25. Britait, disculpas aceptadas. Siempre viene bien tener opiniones distintas.

    Tiendas de saldo hay de todo, no solo de juegos. Es cuestión de perder algo de tiempo, poco si visitas los sitios adecuados.

    Los megapedidos de juegos de saldo a veces asustan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.