It’s Mine (reseña)

El Dr. Klaus es un genio. Dice haber inventado la cura de la alopecia. Con solo una pastilla de Lush® lucirás unas melenas como si estuvieras en los ochenta. Es un paso enorme para la humanidad…y para nosotros los inversores, a los que nos ha prometido un retorno astronómico. Lamentablemente, la última vez que lo vieron, el genio del doctor estaba cruzando la aduana de Honolulu con un par de maletas bien abultadas. Pero no os preocupéis, tengo un plan…

Así se presenta It’s Mine, un juego para 2 jugadores, diseñado por Unai Rubio e ilustrado por Iván Chacón, de unos 25 minutos de duración que emula la confrontación entre dos bandas de ladrones que buscan obtener los mejores botines en conocidas localizaciones europeas. Es el primer juego de la editorial Mont-Tàber (suerte chicos, la vais a necesitar).

En él, deberás reclutar tu banda de ladrones amateurs entre aristócratas pomposos, chefs temperamentales y mimos callejeros, y convertirte en un famoso ladrón de guante blanco, haciéndote con el control de lugares como la Cappella Sistina, Notre Dame, Harrods o la Sagrada Família.

COMPONENTES

Notables. Un mazo de 110 cartas con 28 de distritos, 27 de jefes, 54 de acción y carta de eje (resumen). El folleto a color con las reglas (en español e inglés) bien explicado. Cada una de las cartas vienen explicadas con detalle al final del manual.

Un troquel con 10 fichas de casino y 2 tokens de jugador. Y 5 cubitos blancos para ir marcando (en la carta de eje, ¿de veras no había otro nombre mejor?) la ronda en la que estás y las puntuaciones finales.

La caja es de un tamaño apropiado para su contenido, y una vez enfundadas las cartas (con card sleeves tamaño estándar) entran como un guante. El inserto (aunque básico) cumple perfectamente su cometido. Todo esto se agradece.

A nivel gráfico, hay que destacar el gran trabajo de Iván Chacón. Las ilustraciones acuarela del juego son fantásticas, y en mi opinión, lo más destacable del mismo.

OBJETIVO DEL JUEGO

El objetivo es lograr dominar los tres distritos en juego y conseguir el mayor número de puntos de victoria (PV). Para ello hay que sumar al final de la partida la mayoría de máscaras tras una guerra de bandas en cada distrito (que proporcionan un bono), el icono de dinero (monedas amarillas) y los bonos por sets con obras de arte (1/3/7).

DESARROLLO DEL JUEGO

Se juegan 6 rondas, donde los jugadores alternadamente, irán jugando distintas cartas de jefe o acción en su área de juego. La gracia del juego es que estas fases se van alternando. En la primera ronda se jugaran jefes, en la siguiente acciones, en la siguiente jefes, y así hasta seis veces.

En cada ronda, lo primero que se hace es robar cartas (Jefe o Acción) tal como indique la Carta de Eje y según corresponda a la fase en la que estemos. La primera ronda se roban 5 jefes por jugador, por ejemplo. Y en las rondas de acción siempre se roban 6 cartas.

Luego viene, lo que han llamado el Juego de turnos. Entonces, juegas una carta. Si es una ronda de Jefe, se debe jugar un Jefe en una de las tres áreas de Distrito (teniendo en cuanta el límite de tres Jefes por Distrito); mientras que si es una ronda de Acción: se debe jugar una carta de Acción en uno de los tres Distritos (bajo un jefe) o descartarla (para obtener 1 ficha de casino). Estas fichas de casino sirven para jugar algunas cartas que tienen un coste.

Por último, se intercambian las cartas. Lo que hace que sea un draft continuo (la clave del juego) y tengas que valorar qué carta es la más óptima en cada momento y minimizar la utilidad de lo que pasas al contrario.

La ronda finaliza cuando tras un intercambio solo queden dos cartas en la mano; entonces se juega una última carta y la otra se descarta (sin recibir ficha de casino como recompensa).

Todas las cartas descartadas van a una pila de descartes. Las cartas de jefes y de acción se descartan por separado en dos columnas y siempre boca arriba, ya que luego hay cartas que te permiten reciclarlas (en la ciudad de Barcelona, por ejemplo).

FIN DE PARTIDA Y RECUENTO DE PUNTOS

Tras las 6 rondas, la partida finaliza y se pasa a un recuento de puntos. Primero se revisa la guerra de bandas y quien domina cada distrito (para recibir su bono), teniendo en cuenta que se obtiene un bono de una máscara por cada Jefe que tenga 3 cartas de Acción (bajo él). Luego, y por este orden, se miran los PV que otorgan las monedas doradas en los Distritos, Jefes y Acciones. Y por último, un bono de 1/3/7 PV por acumular sets de obras de artes diferentes (independientemente del distrito en el que se encuentren, es algo global).

Quien tenga más PV será el vencedor. Si hay un empate, aquel jugador que posea más fichas de casino vencerá. Y de persistir el empate, ganará el jugador blanco (jugador inicial).

Y eso es todo.

PROS

  • La producción del juego es notable. Si no me equivoco está fabricado en Trefl, y la verdad se nota.
  • El PVPr de 19,95€ es ajustado; y más hoy en día (que el incremento del precio de los juegos se ha disparado).
  • Estéticamente es una preciosidad. Las ilustraciones de Iván Chacón son magníficas (no se me ocurre otro calificativo). Sin duda, lo mejor del juego.
  • Gran rejugabilidad; que el juego venga con 4 ciudades (Barcelona, París, Londres y Roma) para una mayor variedad. En otro juego, estoy seguro que habría venido troceado por fascículos y vendidas como expansiones. Dicho esto, ¿para cuándo una de Madrid, Nueva York, San Petersburgo y Berlín?
  • Al incluir un draft con la mano de juego se mitiga mucho el factor azar (aunque considero que la primera mano de cada ronda es de largo la más importante); por el contrario, hace que sea muy complicado pensar en una estrategia a largo plazo. A mí me gusta que sea un compromiso y una toma de decisiones continua. Siempre hay cosas que hacer y valorar.
  • Que en la página web de la editorial puedas consultar y descargar las reglas, ayudas de juego y faqs en PDF. No todas editoriales lo hacen.
  • Que sea un juego bilingüe (español/inglés) y se piense ya en el mercado internacional.
  • El primer juego de una nueva editorial: Mont-Tàber. Eso siempre es una buena noticia.

CONTRAS

  • La temática, en mi opinión, está bastante pegada. Todavía no encuentro demasiada relación entre banda de ladrones y monumentos turísticos. Si tuviera otro tema, mucho más atractivo, posiblemente se hablaría más del juego. En mi grupo hablamos, por ejemplo, de partidos políticos (ahora que están tan de boga con las últimas elecciones). De todas formas, ya que se ha elegido esa temática, ¿cuál es la razón de que no salgan esos monumentos en la portada? Sería un gran souvenir o regalo para el turista. Estoy seguro que si hubieran decidido poner la Sagrada Familia en la portada aumentarían exponencialmente las ventas.
  • Hay una importante carga iconográfica, lo cual hace que en las primeras partidas tengas que estar consultando el manual cada dos por tres. Yo sinceramente, lo hubiera simplificado. Aunque una vez juegas dos o tres partidas, se van entendiendo.
  • El diseño de la carta podría estar mejor estructurado. Yo hubiera dividido los iconos que aparecen en la franja superior en dos partes: lo que ocurre cuando se pone una carta en juego a un lado (el izquierdo), y los iconos para la puntuación final a otro (el derecho). En muchas se entremezclan y pueden causar confusión. Y luego las flechas tampoco ayudan y pueden llegar a confundir; parece que señalan a las cartas que hay por debajo de ella (con ese jefe) cuando en realidad es en toda el área del distrito.
  • No es tan filler como parece. Ninguna de mis partidas ha bajado de los 45 minutos (algunas han superado la hora). En el juego reza 25 minutos, pero a poco AP que haya te vas al doble o más. Es un juego que o bien juegas por intuición (con lo cual creo que pierde bastante gracia) o bien tienes que estar valorando cada carta jugada y pasada en el draft, contando máscaras, dinero, bonos. Lo pongo en contras, aunque sinceramente, para mi no es un problema; pero porque lo tengas en cuenta.
  • Si eres competitivo y te lo tomas en serio, se pierde mucho tiempo contando máscaras para ver quién gana en un distrito, y los puntos de victoria que recibirá cada jugador (dinero, bonos, obras de arte) en el recuento de puntos final. Hay tantas cosas que andar mirando que en (algunas) ocasiones, el AP puede llegar a desesperar. O tiras de memoria a corto plazo y vas actualizando las cuentas, o date por perdido. En ese aspecto es poco intuitivo y algo farragoso.
  • No entiendo que la última condición para desempatar sea a favor del jugador blanco. En mi opinión, no juega en desventaja.

MI OPINIÓN PERSONAL

Estamos ante un juego bastante digno para dos jugadores. Creo que es es el mejor juego de un autor español que he probado en mucho tiempo. Juega en la misma liga que juegos como Battle Line, Lost Cities, Blood Bowl Team Manager o Smash Up!. Si te gustan estos juegos, It’s Mine te gustará y mucho. A nivel de diseño no lo veo tan elegante como Battle Line (que me sigue pareciendo el mejor de largo en esta categoría); y a nivel de combos, sigo prefiriendo el Smash Up! con sus defectos (aunque es otro estilo de juego).

A nivel de mecánicas funciona bastante bien y no veo grandes incongruencias. Quizás lo que más cuesta entender es que en un área de distrito puede haber tres jefes, y aunque pongas cartas de acción debajo en un jefe afectan a todas las cartas de la misma área de distrito; y en ese caso, siempre es mejor (salvo casos muy puntuales) ir rellenando columnas de tres en tres (aparte de que proporcionan una máscara proteges las cartas que tenga por debajo de la quema). La terna draft+mayorías+bonos funciona.

Hay una continua toma de decisiones, mucha interacción y tensión; lo cual se agradece en un juego para dos jugadores (me cansan los solitarios multijugador). Se trata de un juego “relativamente” rápido, en el que hay que adaptarse continuamente a las manos jugadas por nuestro rival para intentar conseguir la mejor combinación de cartas y saber reaccionar a tiempo con las que te van pasando. Siempre hay cosas que hacer y valorar fuera de tu turno. En esto notable. En cada jugada tienes que mirar cuál es tu mejor opción; debes valorar máscaras para la guerra de bandas, PV que obtendrás al final de la partida o fichas de casino que ganarás de inmediato (munición para jugar algunas cartas); pero no debes dejar a un lado que cartas pasas al rival, y debes prever la carta que te va a jugar en contrapartida de la mano que pases. Parece sencillo, pero no siempre hay una opción que es la mejor y más evidente (esto es positivo).

Yo estoy seguro que lo jugaré bastante en el bar con mi grupo de juego, lo cual es lo mejor que se puede decir de un juego. Lo añado a mi ludoteca del día a día.

Algunos consejos de juego. Intenta tener presencia de jefes en los tres distritos (para así aumentar los sitios donde jugar acciones y pugnar por las recompensas de los distritos), protege tus cartas más importantes de la quema, llega a la última ronda de acciones con 4 o 5 fichas de casino (sino vas a lamentarlo). Y por último, valora y detecta que distrito es el más apetitoso conforme vaya avanzando la partida, no solo por los PV que obtengas en la guerra de bandas como bono, sino también por lo que restes a tu oponente; si es necesario reacciona.

ENLACES DE INTERÉS

Página de la editorial:
http://mont-taber.com/its-mine.html
(puedes descargar pdfs de las reglas, una ayuda de juego y faq actualizada en la pestaña recursos)

Ficha en BGG:
https://boardgamegeek.com/boardgame/180256/its-mine

Agradezco el ejemplar regalado por perec para la elaboración de esta reseña.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *